#CaminoPuertaEncrucijada·#soberaníaenergética·activismo sagrado·arte ceremonial·arte terapia·astrología 2021·chirón en aries·ecoternura·el tiempo es amor·géminis evolutivo·júpiter en acuario·luna nueva·nodo norte en Géminis·nodo sur en Sagitario·nuevos tiempos·saturno en acuario·urano en tauro

Luna nueva en Capricornio en conjunción con Plutón :: tiempo amor ::

El miércoles 13 cruzamos el umbral de la primera luna nueva del 2021, en el signo de Capricornio. Venus está en Capricornio, Mercurio en Acuario y Marte en Tauro. Nuestro ecosistema interno, creativo, reflexivo y dinámico se experimenta en otra realidad. Es un nuevo escenario y nos estamos adaptando.

Toda luna nueva nos habla del inicio de un nuevo ciclo. Los ciclos lunares son fractales. Son micro-ciclos, de dos días y medio, marcados por el paso de la luna por cada uno de los 12 signos de la rueda del zodiaco.

Están los ciclos mensuales, cuando Luna se alinea una vez a mes, cada 28 días, con los planetas de nuestro sistema solar. Están también sus ciclos con el sol y con la tierra, que nos hablan de sus fases.

Luna es la que marca el tempo, el ritmo del tambor, el compás, es la guardiana y tejedora de los tiempos. Su tiempo precede el nuestro.

Si de algo nos habla esta luna nueva en Capricornio es de la naturaleza del tiempo, de nuestra relación con el tiempo. Esta luna nueva nos habla de nuestra soberanía sobre nuestro tiempo. El tiempo es creativo. El tiempo es amor.

Nos habla de alinearnos con el tiempo de la tierra, su ciclicidad, su espiral infinita, como refugio y amparo de los tiempos falsos. Las narrativas que nos distraen de nuestro tiempo íntimo y personal y de la continuidad de nuestra relación con nuestro tiempo.

Esta luna en Capricornio es un pequeño/gran paso evolutivo en la espiral del tiempo. En cada luna nueva renovamos nuestros votos de porqué estamos aquí, ahora, en este tiempo, en esta tierra.

Renovamos nuestro lugar en nuestra historia, en nuestra narrativa. Renovamos nuestra participación en la narrativa que sostenemos y habitamos. Renovamos nuestro propósito. Renovamos nuestros contratos. Nos situamos y elegimos -en la encrucijada- la dirección de nuestro camino.

El pequeño paso que damos en el micro tiempo del presente, reverbera hacia adelante, hacia atrás, hacia arriba, hacia abajo, hacia afuera y hacia adentro. Así de poderosa es la temporalidad multi-dimensional de nuestra elección y propósito.

Esta luna nueva en Capricornio nos dice que con la astrología de este momento, aunque nuestros pasos parezcan pequeños, son enormes.

De ahí que el llamado es a afinar las decisiones y elecciones que hacemos en estas dos semanas que conducen a la luna llena en Leo -el 28 de enero-.  A través de nuestra intención, nuestro propósito, y del manejo consciente de nuestro deseo y voluntad, estamos codificando un fractal que repercute en diversas líneas de tiempo, tanto en nuestra trama personal como en la colectiva.

Saturno -planeta regente de la luna nueva en Capricornio- está ahora en el signo de Acuario. La mente colectiva se familiariza con el concepto -y la experiencia- del tiempo multidimensional.  Tomamos consciencia del poder de una mente creativa compartida.

Nuestra mente se abre a las distintas líneas de tiempo que discurren a la vez, y se reconoce partícipe creativa de la realidad que quiere crear. Esa es la autoridad y el poder que esta luna nos confiere.

No todo es lo que nos contaron, ni lo que aprendimos, ni lo que creemos creer. El guion de vida planetario está en crisis. La revisión (y confusión) que vivimos tiene que ver con nuestra relación con la información que nos influencia, y cómo nuestras mentes están entrenadas para la no interrogación de las creencias más elementales de nuestra verdad colectiva.

Esta crisis es cortesía de la larga cuadratura que hace Neptuno con el nodo norte de la luna en Géminis, y el nodo sur de la luna en Sagitario. Encontrar la verdad interior, es decir, nuestra propia autoridad gnóstica basada en nuestro camino -nuestra experiencia, nuestros valores- es imprescindible (y complejo) en tiempos de narrativas represoras y autoritarias.

La des-estructuración de nuestras ceremonias afectivo-sociales, culturales y espirituales, tiene un impacto muy profundo en la definición de nuestra identidad humanitaria del futuro. Estas ceremonias afectivas y espirituales están profundamente ligadas a nuestra consciencia de estar en relación con/entre el cielo y la tierra. De ser puentes en esta relación.

Estas ceremonias son la comunión. Son la memoria de la narrativa de la celebración devocional comunitaria entre cielo y tierra. Son el honrar ser puentes entre cielo y tierra.

Nuestras ceremonias familiares afectivas son el hilo de oro de nuestra continuidad y pertenencia. Son nuestros puntos de referencia para ordenar nuestras narrativas íntimas y comunitarias.

¿Cómo nos definimos sin piel, sin rituales de gozo corporal familiar, sin reunirnos, sin abrazarnos, sin compartir lo que por milenios siempre hemos compartido?

El amor humanitario a la vida se expresa a través de sus ceremonias -las que sean- que nos reúnen a compartir, recordar y tejer juntos la historia que habitamos. De la que venimos, y hacia la que vamos.

Es ingenuo pensar que antes del 2020 fuéramos realmente libres. Hace tiempo que las corporaciones -y sus mafias periféricas- controlan la mayoría de las narrativas que apoyamos y seguimos. La pregunta (profunda) es, ¿hemos consentido a nuestra colonización, a nuestra esclavitud?

A la nuestra, no sabemos, pero a la colonización de otros -y otras- lo hacemos todos los días. Tal vez es tiempo de revisar la “historia” (y de paso la religión) para darnos cuenta de que la narrativa dominante es de aquellos que han prevalecido, por su poder y hegemonía, sobre los más débiles. Para quienes nos hemos beneficiado de la llamada paz, seguridad -y comodidades- del primer mundo, ya no nos quedan muchas piedras acusatorias que lanzar, ni dedos que apuntar, salvo a nuestra propia obediencia ciega a estas narrativas. Este es el único lugar desde el cual podemos cambiar la historia -y la línea de tiempo- que nos atrapa en actuar en contra de la vida, de nuestra vida y la del futuro.

Entonces, si miramos hacia el pasado, podemos hacer el fértil ejercicio de recapitular nuestros consensos. Es decir, nuestras renuncias a nuestra expresión personal, a nuestra creatividad, a nuestra capacidad de dar y recibir placer, a nuestra capacidad de sostenernos en presencia, en la vulnerabilidad de nuestra intimidad, de nuestra verdad en nuestra sexualidad, ante nuestro deseo.

En nuestras líneas de tiempo -biográficas y culturales- descubriremos una historia en común, una narrativa unitaria que pide rescate, reparación, sanación.

Mirar hacia el pasado para auto acusarnos, deprimirnos, avergonzarnos, culpabilizar o sentirnos víctimas no es el camino. La vuelta al pasado es una oportunidad, una invitación a saldar una deuda de nuestro linaje y liberarnos. Lo hacemos purgando nuestra inconsciencia y la de nuestro linaje. Es una purga consciente al servicio de iluminar la sombra que emerge, y que acogemos con la madurez de reconocer que nadie se libra de mirarse en el mismo espejo. Tanto en la luz como en la sombra, estamos juntas y juntos en este tiempo. ¿qué camino elegimos? ¿nos dormimos un poco más detrás de nuestras pantallas, máscaras, velos y proyecciones? ¿o abrimos el taller creativo?

¿a qué nos enchufamos? ¿a qué tiempo entregamos nuestra atención?

Plutón está en el núcleo de esta narrativa y lo que este planeta suele mostrar es el aspecto cloaca, perverso, malévolo que nos domina a través de nuestro inconsciente y/o nos pide a gritos liberación, luz y consciencia.  

Mirar y sentir el cuerpo energético de la sombra reprimida es una tarea titánica. Las fuerzas planetarias que convergen en nuestros cielos son titánicas. Estamos en una encrucijada en la cual convergen ciclos de tiempo que reverberan tanto hacia el pasado como hacia el futuro. Tenemos una responsabilidad por el simple hecho de estar aquí, ante este contrato, ante esta narrativa.

El pasado es un cuento que nos contaron. El futuro lo escribimos quienes estamos aquí, ahora, despiertxs.

En el micro de nuestro día a día estos grandes cambios no se revelan tan importantes, por lo cual pueden desaparecer debajo del radar de nuestra atención y consciencia. Esto hace que no participamos del poder del momento. Hace que no nos damos cuenta del poder enorme de nuestra elección. De la importancia de nuestro posicionamiento en las líneas narrativas activas hoy, y su impacto en múltiples líneas del tiempo que estamos creando.

Entonces, bajo esta luna, recapitular nuestra responsabilidad en la narrativa que habitamos, puede enfrentarnos a esqueletos dormidos en nuestro inconsciente. Y con “nuestro”, nos referimos a los propios de cada subjetividad, y también a los del inconsciente colectivo.

La narrativa que consumimos dentro de los márgenes de la realidad consensuada del colectivo está dominada por los dueños de la información, -banca, gobiernos y plataformas tecnológicas-, entre otros poderes. Esta narrativa no es ni la realidad ni la verdad en su totalidad, sin embargo, gobierna el mundo. Con la astrología que se abre a partir de esta luna nueva en Capricornio – y a lo largo del mes de enero y febrero- vamos a tener evidencia de que lo que se cuece en la trastienda de este juego es mucho más complejo y perverso de lo que nuestra mente puede o quiere aceptar.

Este es el espejo de obsidiana que Plutón con la luna nueva nos ofrece. Es una enorme oportunidad de reconocer el poder creativo de nuestra subjetividad cuando ejercemos nuestro discernimiento, y tomamos la responsabilidad de sernos fiel, de serles fiel a la narrativa íntima que experimentamos como verdadera.

Desde ahí, vinculamos y tejemos puentes, sostenemos nuestras ceremonias, cuidamos nuestros valores, cuidamos nuestros procesos de duelo y celebración, de vida y nacimiento, de muertes y renovación, de adaptación y sanación. Nos apoyamos y apoyamos, sin desgastarnos. Nos tomamos el tiempo para habitar nuestro tiempo. Ahí nos regeneramos.

La dificultad en la encrucijada de este momento es el miedo. El trauma de aceptar que la narrativa oculta que domina la mente grupal no sirve nuestros intereses, y somos llevados hacia un futuro no consensuado, no reconocido, no elegido conscientemente, es un shock, tome la forma que tome. Es el shock de darnos cuenta de que ha habido un robo. Un robo de tiempo.

El nivel de propaganda emocional y de manipulación energética -y su propagación del virus del miedo- tiene a nuestros cuerpos, nuestros sistemas nerviosos, y nuestra capacidad de discernimiento, colapsados.

Y es desde este colapso energético que estamos llamados a enfrentar cambios radicales en la definición -y la experiencia- de lo que es ser humano. Dormirnos en el momento en que nos toca estar lo más despiertos posibles es la trampa del momento. Bajo esta luna nueva en Capricornio el llamado es rasgar los velos narcóticos con los cuales anestesiamos el dolor, el duelo y tapamos la sombra, y valientemente nos hagamos cargo de nuestros valores, y cómo los queremos cuidar, defender y compartir.  

La narrativa compartida de nuestra colonización no consensuada va más allá de los patrones de consumo que nuestro privilegio primermundista nos otorga. La toma de consciencia de nuestra participación en la depredación del planeta, lo que nos pide es correcciones y cambios radicales en nuestra forma de vivir. Esta es una responsabilidad que nos toca asumir. No es ni desde el mea culpa ni desde la acusación. Es desde la corrección y la toma de responsabilidad. Esto implica un cambio de elección. Un cambio de contrato.

Sin embargo, esta luna también nos invita a ir más profundo.  A ver lo que hay debajo de la punta del iceberg de nuestra realidad consciente. Nos invita a reconocer la narrativa que nos ha colonizado de manera no consensuada a través de la intervención energética en nuestros primeros dos chakras. Es en las narrativas vinculadas a nuestra sexualidad, y a nuestra seguridad y sobrevivencia, que encontraremos las tramas más profundas de nuestros condicionamientos, por lo tanto de nuestras respuestas.

Iluminar esta sombra nos ayuda a darnos cuenta de que tal vez estamos respondiendo a las narrativas del presente de una manera no consensuada. ¿desde dónde elegimos? ¿qué propósito ilumina nuestro camino? ¿dónde sembramos nuestro compromiso, madurez, responsabilidad y autoridad? ¿nos presentamos en el círculo de la vida y decimos presente?

No podemos hablar de soberanía creativa compartida si no hacemos el trabajo de restaurar nuestra integridad sexual personal. Las narrativas judeocristianas codificadas en nuestro inconsciente han intervenido en el orden de nuestra expresión energética, creativa y sexual. Es un veneno narrativo trans-generacional que compartimos. Más allá de nuestras creencias -y de nuestras posibilidades de elección- somos una civilización judeocristiana, y en el corazón de esta consciencia estamos todos y todas influenciados por el veneno del pecado, la culpa y la vergüenza.

Este es un ciclo propicio para interrogar las narrativas afectivo-sexuales que han nutrido nuestros valores, han influenciado nuestra polaridad femenina masculino, nuestras narrativas de género, así como las narrativas románticas y/o las pornográficas que hemos consumido.

Juzgarnos los unos a los otros es compartir la sombra de los espejos oscuros de nuestros primeros dos chakras. Miremos nuestros conflictos vinculares, nuestra relación con el dinero, nuestro sentimiento de seguridad, nuestro sentimiento de pertenencia o exilio, y veremos que nuestras heridas más profundas toman asiento en el fondo de nuestra copa, en nuestra matriz creativa.

La belleza de esta consciencia se revela profundo adentro, en el descenso a la profundidad de esta herida colectivo/comunitaria compartida. Este es un paso, un camino, hacia la posibilidad de encontrarnos -debajo del radar de todas las distracciones- en una sola mente/matriz creativa. Cada paso individual que demos a favor de nuestra autenticidad, de nuestra expresión creativa, de nuestra singularidad, de nuestra valentía de ser, se multiplica. Nuestra liberación personal se multiplica.

Es probable que en los próximos días -o próximas semanas- la situación mundial se sienta inestable y precaria. Como nación, Estados Unidos está viviendo su retorno de Plutón. Los eventos que se están dando ahora en este país, tienen relevancia e importancia a escala mundial. Mucha de la sombra que el imperio americano ha acumulado se presenta hoy, de espejo. Los ciclos de Plutón son de 250 años.

De cara a la inestabilidad de la realidad colectiva, y de cara a la pérdida de ceremonias de vinculación afectiva, es posible que bajo esta luna los ánimos estén bajos, irritables, delicados, y que las narrativas virales del miedo aumenten. El cultivo de un espacio de auto-reflexión y nutrición creativo temporal soberano es imprescindible para cuidarnos en tiempo de posible shock y caos. Prepararnos para micro colapsos (de energía, comunicaciones y circulación de alimentos) son realidades que se pueden presentar a lo largo del año. Esta luna llama a la madurez, seriedad y sobriedad. A ordenarnos de cara a un mundo cuya narrativa histórica colapsa implica cuidar nuestros valores y los vínculos con quienes los sostenemos de cara a la continuidad y el crecimiento compartido que queremos cuidar. Esto no se puede forzar, de ahí que también pueden haber cierres de vinculaciones que ya cumplieron su contrato colaborativo.

Nuestra brújula en el camino es el tiempo y nuestra relación con él.

Bajo esta luna nueva en Capricornio el llamado es a habitar el tiempo, a traerlo cerca a casa, a sentirlo, cuidarlo, honrarlo. Tiempo ceremonia. Tiempo puente. Tiempo relación. Tiempo amor. Todo tiempo es oro. ¿qué hacemos con el nuestro? ¿cómo lo queremos cultivar? ¿al servicio de qué valores lo ponemos? ¿reconocemos nuestra relación de amor con el tiempo? ¿lo valoramos?

***

CAMINO :: PUERTA :: ENCRUCIJADA :: el horóscopo anual del 2021 :: es una guía que delinea los tránsitos planetarios más importantes del 2021 para cada uno de los 12 signos de la rueda del zodiaco.

Consiste de 12 audios de una hora y cuarenta minutos de duración, uno para cada signo, más un audio introductorio.

CAMINO :: PUERTA :: ENCRUCIJADA :: el horóscopo anual del 2021 :: estará a la venta hasta el 21 de marzo.

Hay tres precios por el mismo material.

Puedes compartir los audios. Los precios escalonados se ajustan al número de personas con quienes vas a compartir los audios.

***

Una vez que hagas tu pago recibirás un mail con el enlace y la contraseña para la descarga de los audios. Si no te llega en las próximas horas de tu compra, escríbeme a membresia.lunadeabril@gmail.com

Si estás en Agentina, en este enlace encontrarás la opción de pagar con STRIPE.

***

PRIMERA OPCIÓN de PRECIO

Individual :: para compartir con dos/cinco personas

55,00 €

SEGUNDA OPCIÓN de PRECIO

Círculo cercano :: para compartir con cinco/diez personas

88,00 €

TERCERA OPCIÓN de PRECIO

La tribu :: para compartir con más de diez personas

122,00 €

8 comentarios sobre “Luna nueva en Capricornio en conjunción con Plutón :: tiempo amor ::

  1. Bella Paloma, te sigo desde hace tiempo aquí y en la Voz de Venus y Marte. Lo que presentas en cada escrito/audio es de una potencia única. Potencia por la poesía con la que mirás el cosmos y también (y esto no es menor) por lo acertado de tus recomendaciones/predicciones.
    Soy doble tauro a 8 ° en conjunción a marte. Mi luna está en Leo. Desde 2019 mi vida es un tsunami con momentos de baja y otros como este enero 2021 que me tienen durmiendo 4 hs. x día y con una energía que me impulsa y me inquieta a la vez. Vengo haciendo cambios radicales en mi vida y cuando parece que todo se acomoda otra ola mueve el tablero de nuevo como en estos dias. Me pasaron muchas cosas buenas pero siempre acompañadas de decisiones complejas y desgarradoras.
    No te quito más tu tiempo, solo agradecerte. Tus palabras me acompañan cada vez que tambaleo o dudo ante una encrucijada. Apuntan directo a mi corazón. Cariños.

  2. Disculpa, Paloma. Te lo envié por error.

    Era para mi amiga con la que comparto la ALQUIMIA que me preguntaba si había un audio exclusivo para el mes de enero 🙂

    Aprovecho para darte las gracias por todo lo que compartes. Me llena e inspira muchísimo.

    Gracias

    Sandra

    El El mié, 13 ene 2021 a las 23:27, Sandra Vicente escribió:

    > > Por si echas de menos info sobre este mes, te paso la publicación de esta > luna nueva > > > El El mié, 13 ene 2021 a las 0:34, luna de abril <

  3. Gracias por compartir tu don Paloma!! Espero tus correos en cada luna nueva, me acompañan en mis espacios de lectura y escritura personal .  Admiro mucho tu trabajo/ servicio.Gracias  Gracias  Gracias 💚💫Virginia  ( Mendoza, Argentina) Enviado desde mi Samsung Mobile de Claro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s