#CaminoPuertaEncrucijada·activismo sagrado·astrología 2020·astrología 2021·construir la esperanza·eclipse en Sagitario·la alquimia de la espiral·marte en aries·nodo sur en Sagitario·nuevos tiempos·saturno en acuario

Luna nueva y eclipse solar en Sagitario :: la iglesia del amor ::

***

Luna nueva y eclipse solar en Sagitario :: la iglesia del amor ::

Mañana lunes 14 de diciembre cruzamos el umbral de la luna nueva en Sagitario. Esta luna cierra la ventana “entre eclipses” abierta con la luna llena y eclipse lunar en Géminis, el 30 de noviembre.

Una luna nueva y un eclipse solar en Sagitario nos habla de la amplificación del poder de la intención. Esta luna nueva en Sagitario nos convoca a comprometernos con el poder de nuestro propósito. Propósito personal, colectivo y cósmico.

Sagitario nos invita a la visión holística, a la amplitud de una perspectiva que nutre nuestra visión de futuro. Necesitamos ver el mapa, el territorio completo, para elegir nuestro lugar, nuestro foco y el rumbo a seguir.

Esta luna nueva y eclipse solar en Sagitario viene preñada de potenciales, de semillas fecundas de información valiosa. Semillas que nos llaman a comprometernos con la intencionalidad, propósito y el sentido codificado en su potencia. Este es un llamado a la escucha de los mensajes.

Esta luna nueva nos invita a comulgar con un sentido (dirección) sentido (en el cuerpo). Nos invita a buscar y encontrar el sentido, el camino, la puerta que amplifica nuestro campo de juego creativo. Puerta que nos lleva más allá de los territorios internos y externos que hemos recorrido hasta ahora. Que nos invita a abrazar la incertidumbre creativa de sabernos escribanos de nuestra historia, guardianes de la sabiduría, custodios de la palabra, fuego de la verdad.

No es poca la tarea. Es enorme. Es lo que el tiempo de estos tiempos (nos) pide.

Para poder conectar con los potenciales expansivos de crecimiento y abundancia (la promesa sagitariana), necesitamos la claridad sentida de nuestra intención, la claridad de nuestro propósito encarnado. Esta es la flecha de Sagitario. La poderosa trayectoria ascendente -llamada consciencia, llamada movimiento, llamada dirección- que impulsa nuestro camino evolutivo. ¿qué dirección tomamos?

Necesitamos la fogosa exageración de Sagitario para darnos cuenta del imperativo de este tiempo. La dirección que tomemos en este próximo ciclo lunar tiene el peso de una pluma y la fuerza de hierro. Cada pensamiento cuenta.

Forjamos la conciencia de nuestra responsabilidad en el fuego de una obligación. Se lo debemos a la vida. Se lo debemos a las futuras generaciones. Se lo debemos a la tierra. Al futuro. Al pasado. Nuestra decisión es patrimonio del cosmos. Nuestra responsabilidad traspasa las fronteras terrenales.

En nuestra micro visión de sobrevivencia inmediata, somos capaces de sacrificar nuestro derecho a la libertad, la soberanía de nuestra consciencia y salud.

Exageremos. Los tiempos son exagerados, y no nos queda tiempo que perder. Este es el imperativo.

Con la pregunta “¿qué dirección tomamos?” invocamos el poder de la respuesta. Bajo esta luna nueva y eclipse solar en Sagitario somos cazadores de respuestas, cazadores de rumbo, cazadores de propósitos creativos.

Sagitario es el arquetipo arquero. Centauro maestro nos recuerda la trayectoria de nuestro deseo. El deseo es esa conectividad humana-animal que nos recuerda nuestra pertenencia en integridad al reino de Gaia, al reino de la tierra.

Sus cuatro patas de caballo, su sexo animal, nos habla de la raíz de nuestro deseo anclado en el poder de nuestros órganos sexuales. Esta es la cede de nuestro poder creador. Aquí la semilla del potencial creativo emerge resonante con el corazón de la tierra. No hay disociación, solo comunión. El fuego de nuestra pasión es el mismo fuego de las estrellas.

“Esta conciencia nos pide que no haya ni represión ni disociación de nuestro instinto animal a la vez que se integra con nuestra capacidad de ordenar mente y corazón en torno a un propósito y una dirección. Así la fuerza de lo salvaje se destila por el corazón y alumbra la mente. Lo llamamos intuición. Es nuestro radar interno, nuestra brújula que nos permite esquivar las trampas de lo falso y caminar nuestra verdad interior.

Cuando este orden se da en armonía entonces levantamos nuestro arco y nuestras flechas -que unen instinto, amor y conciencia -hacia las estrellas y el cosmos reconociéndonos parte de una cosmovisión y una verdad más amplia.

En Sagitario honramos ese orden/memoria que conecta cielo y tierra en nuestro interior, nos alineamos y tejemos puente entre las leyes del instinto y las leyes de la conciencia. Este puente pasa por el fuego del corazón.” – texto extracto del audio introductorio de La Alquimia de la Espiral para el mes de diciembre.

El deseo de honrar nuestra comunión creativa con la tierra es el fuego que Sagitario, centauro maestro, levanta -asciende- hacia el cielo. Pero antes de llegar a las estrellas, cruzamos la frontera de la cintura. El deseo animal se hace humano. Tomamos consciencia de esta transición sagrada.

En Sagitario el deseo de la tierra se levanta y asciende al corazón humano, templo del sentido que le damos a este poder telúrico creador. Nuestro corazón -centro entre nuestras dos manos-  da sentido/sentimiento a los brazos que abrazan el arco y la flecha.

La herramienta es humana. Sagitario no caza animales, caza fuego de estrellas. En las estrellas Sagitario nos recuerda (volver a pasar por el corazón) la intención de la búsqueda, el poder de la interrogación, la fuerza de la respuesta.

En la encrucijada del camino, preguntamos : ¿qué rumbo elijo? ¿desde dónde elijo? ¿qué sentido tiene mi elección? ¿la siento? ¿siento la respuesta?

Bajo esta luna nueva y eclipse solar, Mercurio en Sagitario hace un trino con Marte en Aries. El potencial para una acción coherente y en armonía con la respuesta es la semilla viva de este tiempo. Sí, tenemos luz verde, permiso para la acción afirmativa. La pregunta es, ¿para qué idea(l) actúo? ¿mis acciones sirven la vida? ¿a qué vida sirven? ¿la vida artificial o la vida orgánica?

Bajo esta luna nueva en Sagitario Mercurio también hace una conjunción con el nodo sur de la luna. Para alinearnos con los nuevos potenciales creativos necesitamos divorciarnos de narrativas obsoletas, de las creencias que nos amarran a un guion involutivo. Es decir, un guion en el que no asumimos nuestra responsabilidad y participación creativa en la totalidad de la narrativa.

Marte en Aries corta con su espada toda manipulación maligna. Corta la mentira y el engaño cuando se compromete a liderar, a abrir caminos de conciencia, con fe y confianza en su verdad. Guerreros de la mente, guardianas del corazón, el pensamiento y la palabra son la espada que libera.

La narrativa a la cual obedecemos es el camino que honramos. ¿a qué verdad, ley, creencia obedezco? ¿hace sentido seguir este guion? ¿a qué intereses sirve la narrativa que sigo? ¿qué le da sentido a mi vida? ¿obedezco al sinsentido?

Júpiter -regente de esta luna nueva en Sagitario- junto a Saturno, está en los últimos grados de Capricornio. Júpiter no volverá a estar en este sector hasta dentro de 12 años. Saturno hasta dentro de 30 años. Estamos cerrando un ciclo de duras lecciones vinculadas al control y autoridad.

Durante este año, cortesía de la gran conjunción de SATURNO y PLUTÓN en CAPRICORNIO, hemos visto el surgimiento del control del estado corporativo,  hasta el punto en que ahora busca el control total sobre cada faceta de la existencia.

Nuestros cuerpos pertenecen ahora al estado corporativo.

Nos hemos sometido a una obediencia ciega gracias al control mental basado en el trauma como herramienta para potenciar la disonancia cognitiva. El control mental basado en el miedo -aka terror- nos ha forzado a sacrificar nuestras libertades y derechos humanos, sin interrogación. Este sacrificio, a nivel espiritual, y a nivel del alma humanitaria, nos habla del sacrificio de nuestra inocencia .

¿Realmente confiamos en que los gobiernos quieren lo mejor para nosotros? ¿o simplemente obedecemos para preservar nuestras burbujas de comodidad y seguridad? ¿no nos gustan están preguntas? Es hora de que empecemos a valientemente interrogar lo que sacrificamos a diario, ya que el costo es alto e irreversible.”  

(…)

El 17 de diciembre Saturno entra en Acuario. El 19 Júpiter se une. El 21 de diciembre, cuando el sol haga su entrada en Capricornio, ambos planetas harán una conjunción en el primer grado de Acuario.

Este mes también damos inicio a la formación de la cuadratura entre NEPTUNO y el eje nodal que culmina el 21 de enero. De aquí al 21 de enero pisamos territorio resbaladizo Hay mucha confusión . Las narrativas contradictorias se siguen multiplicando, no solo distrayéndonos sino también fragmentándonos.

Tal vez lo más difícil, desafiante y necesario de cultivar en estos momentos es la claridad.  La confusión en torno a la información, la verdad, lo que creemos y percibimos, tanto en la esfera colectiva como en la íntima y personal, se revela delicado. La manipulación externa, sumada a las creencias heredadas no actualizadas generan un terreno fértil para el abuso y el control mental. Esto genera un choque entre lo aprendido sobre la realidad versus lo que experimentamos subjetivamente. Lo que sentimos.citas del audio introductorio de La Alquimia de la Espiral para el mes de diciembre.

Entre la luna nueva y eclipse solar en Sagitario y el Solsticio de Capricornio, más la Gran conjunción de Saturno y Júpiter en Acuario, tendremos la oportunidad de posicionarnos, de elegir hacia donde apuntamos nuestro arco y nuestra flecha. Tener un foco para nuestra vida, un rumbo claro de nuestro lugar entre cielo y tierra, de las fuerzas a las cuales servimos y de la vida que queremos cuidar y honrar, son la diana que nos ayuda a navegar un tiempo de confusión y distracción feroz.

Nuestra atención es nuestro mayor tesoro. El tiro al arco es un acto individual y solitario. Es una meditación en cuerpo encarnada. Es un cuerpo al servicio de ser puente, de tejer, de construir la visión. Cada visión cuenta. Cada cuerpo alineado cuenta. Cada corazón puente cuenta.

Cuesta separarnos de la narrativa consensuada por el colectivo. Especialmente si la mente grupal está manipulada por la propaganda del miedo y la distracción. Es de valientes sostener otra versión, otra historia. Cuantas más personas anclen su verdad en el cuerpo de su sentido, más se irá delineando la narrativa colectiva que soñamos benévola y comunitaria.

Mucho se dice de las Gran Conjunción de Júpiter y Saturno en Acuario como el umbral de la nueva era. Lamentablemente los idealismos sin ancla nos hablan más de sueños escapistas que de realizaciones pragmáticas. Construir la esperanza es una labor que pocos estamos dispuestos a asumir, una responsabilidad que pocos vislumbramos necesaria.

La pasividad es el mal del tiempo. Enchufados a nuestras pantallas digitales vivimos revoluciones de sofá, mientras el bosque, el agua, la piedra, el reino animal es explotado por los intereses corporativos que nos quieren todavía más comprometidos con la inteligencia artificial.

Nuestra intención es presentarnos ante la luna nueva y eclipse solar en Sagitario el 14 de diciembre con una flecha clara de cómo queremos movernos en este nuevo ciclo. En Sagitario nuestros deseos -o siembras de luna nueva- están orientadas a honrar el ecosistema mitológico y energético de Sagitario.

Es decir, nos presentamos ante la luna nueva con la flecha, deseo, intención de seguir rescatando la memoria de la pertenencia al mismo fuego de las estrellas que reunió a nuestros ancestros, bajo el mismo cielo, la misma luna. Honramos la memoria de poder recordar nuestro lugar en el cosmos, de recordar nuestro valor espiritual.

La dimensión no evolucionada de Sagitario tiene que ver con las leyes humanas que han interferido con la ley natural.  Sagitario también rige las religiones, los dogmas, el patriarcado espiritual, la búsqueda de la trascendencia e iluminación, el rigor, el fanatismo religioso, espiritual new age. No importa el color, el credo, el dios , la sombra de Sagitario es la idea de que la verdad pertenece a unos y no a otros. Esta sombra la podemos ver dentro nuestro. La podemos ver en nuestro colectivo.

Desde la narrativa de la astrología, el verdadero camino espiritual es un camino sin mediadores con la fuente. Lo que llamamos Dios, la conciencia,  es un camino de aprendizaje y conocimiento. Es el camino de la escuela de la vida. Un camino antiguo hecho de las primeras piedras puestas en círculo por nuestros ancestros para honrar el sol, la luna, los equinoccios ,los solsticios. Esta es la primera iglesia y será la última.

El camino de Sagitario es un camino de mentores y maestros que nos ayudan a recordar (con alegría, gozo, generosidad y confianza) como habitarnos con fe y esperanza en medio de las dificultades de encarnar nuestra verdad, es decir nuestra singularidad. Estos maestros benevolentes que tanta falta hacen, que tanta falta hacemos somos nosotros.La Alquimia de la Espiral para el mes de diciembre.

En Sagitario nuestra verdad interna se hace fuego e ilumina el camino a seguir. La dirección viene de bien profundo adentro. Nuestra palabra cobra fuerza, recuperamos la confianza, la fe.  

Esta luna nueva y eclipse solar en Sagitario nos habla de una encrucijada. ¿de qué manera podemos comunicarle a la tierra, al cosmos, al alma del mundo, que es la nuestra, nuestro compromiso con nuestro propósito sagrado?

Es ahora. Dar la palabra. Honrar el acuerdo. Sembrar la semilla. Alinear la acción.

***

:: Sobre la Gran Conjunción de Júpiter y Saturno en Acuario ::

(Extracto del audio introductorio de La Alquimia de la Espiral del mes de diciembre).

Conocida como “la gran conjunción”, la conjunción cíclica entre Júpiter y Saturno ocurre cada veinte años. En la astrología tradicional ha demarcado eras históricas.

En el siglo pasado, el ciclo de estos dos planetas se ha alineado con la transición entre décadas. Las conjunciones y oposiciones entre Júpiter y Saturno han marcado el inicio de cada década.

Por ejemplo, hubo una conjunción de Júpiter y Saturno en 1980, una oposición en 1990, una conjunción en 2000 y una oposición en 2010.

Júpiter y Saturno formarán su próxima conjunción el 21 de diciembre de 2020 en el primer grado de Acuario.

Cuando Júpiter y Saturno se unen, las formas antiguas mueren, así como la fertilidad de un nuevo crecimiento comienza a tomar forma. La última vez que ambos planetas estuvieron en conjunción el ACUARIO fue en el 1405. Antes fue en 1226 y 1285.

Este año además estarán tan cerca el uno del otro en el cielo que los veremos como un planeta doble. Un evento astronómico único que nos se repite desde el 4 de marzo del 1226.

Para los seguidores de las narrativas gnósticas reconocerán que esta fecha está vinculada al tiempo de los cátaros. Si te intriga esta narrativa te invito a que tires del hilo de la Profecía del Laurel.

Honramos el espíritu Sagitariano que con el nodo sur de la luna nos indica que el pasado vuelve. El tiempo vuelve. Nos habla del retorno de una arqueología -de una verdad- oculta y enterrada viva y pertinente para hoy y para el futuro.

Aquí les dejo este alentador texto. Palabra viva. Fuego ancestral encarnado.

:: La iglesia del amor ::  Profecía Cátara ::

La profecía cátara de 1244 d.C. readaptada por Colin Bloy

No tiene tejido, solo comprensión.

No tiene membresía, excepto aquellos que saben que pertenecen.

No tiene rivales, porque no es competitiva.

No tiene ambición, porque solo busca servir. No conoce fronteras ya que los nacionalismos no hablan de amor.

No es para sí misma porque busca enriquecer a todos los grupos y religiones.

Reconoce a todos los grandes maestros de todas las edades que han mostrado la verdad del Amor.

Quienes participan, practican la Verdad del Amor en todo su ser, a diario.

Los que son, saben.

No busca enseñar, sino ser, y siendo, enriquecer.

Reconoce la colectividad de toda la humanidad,  que todos somos uno con el Uno. Reconoce que nuestra forma de ser puede ser la forma de ser de quienes nos rodean porque somos así.

Reconoce a todo el planeta como un Ser, del cual somos parte.

Reconoce que ha llegado el momento de la transmutación suprema, el último acto alquímico, el cambio consciente del ego en un retorno voluntario al todo.

No se proclama a sí misma en voz alta, sino en los reinos sutiles del amor.

Saluda a todos aquellos que en el pasado han blasonado el camino, pero pagaron el precio.

No admite jerarquía ni estructura, porque nadie es más grande que otro.

Sus miembros se conocerán por sus hechos, su ser y sus ojos, y no por ningún otro signo exterior, salvo el abrazo fraterno.

Cada uno dedicará su vida al amor silencioso del prójimo, del medio ambiente y del planeta, mientras realiza su tarea diaria, por exaltada o humilde que sea. Reconoce la supremacía de la gran idea que solo puede lograrse si la raza humana practica la supremacía del Amor.

No tiene recompensas que ofrecer, ni aquí ni en el más allá, salvo la inefable alegría de ser y amar.

Sus miembros solo buscarán promover la causa del entendimiento, dentro de cualquier iglesia, grupo o familia que sea.

Harán el bien con sigilo y enseñarán sólo con el ejemplo.

Sanarán a su vecino, a su comunidad y a nuestro Planeta.

No conocerán el miedo, no sentirán vergüenza y su testimonio prevalecerá sobre todas las adversidades.

No tiene secretos, ni arcano, ni iniciaciones salvo la de la verdadera comprensión del poder del amor y,  si queremos que así sea, el mundo cambiará, pero solo si nos cambiamos a nosotros mismos primero.

TODOS LOS QUE PERTENECEN, PERTENECEN, ESTA ES LA IGLESIA DEL AMOR

Muchas iglesias, grupos y sectas son imposiciones de unos pocos sobre muchos, aprovechando la debilidad.

La Iglesia del Amor es al revés, libera y promueve la fuerza individual. La estructura vestigial que eventualmente pueda tener proviene de aquellos que saben que son parte de ella.

***

Hay una atmósfera de anticipación ante el 2021 de estar en la frontera de una nueva era, mientras que a la vez resurgirán antiguas narrativas que necesitan rescate y resolución.

Juntos, Júpiter y Saturno en Acuario, combinan la visión expansiva con la estructura y disciplina necesarias tanto para materializar resultados como para disolver lo no esencial.

Si bien Júpiter significa generosidad benevolente y oportunidades afortunadas, también puede conducir a la codicia egoica y los delirios de grandeza que requieren de la sobriedad de Saturno para limitar los excesos y fortalecer así lo que está listo para madurar.

También necesitamos la revitalización e inspiración de Júpiter para mediar con la visión negativa de Saturno, que puede generar miedo a las pérdidas, limitaciones y obstáculos y conducirnos al estancamiento depresivo.

Durante 2021 estaremos en un constante acto de TEMPLAR a Júpiter con Saturno. Este temple se revela en la necesidad de alternar entre la fe expansiva de Júpiter y el reordenamiento pragmático y austero de Saturno.

Aunque la conjunción de Júpiter y Saturno -cada veinte años- siempre es importante, su unión en 2020 tiene un significado especial, por no decir extraordinario.

Júpiter y Saturno tienen un patrón de hacer sus conjunciones en el mismo elemento durante aproximadamente doscientos años. Esto ocurrió en los signos de agua desde principios del siglo XV hasta principios del siglo XVII ;  en los signos de fuego desde principios del siglo XVII hasta principios del siglo XIX.

Desde 1802, las conjunciones de Saturno y Júpiter han estado ocurriendo en los signos de tierra. La última ocurrió el 28 de mayo de 2000 en Tauro.

Después de la conjunción de Júpiter y Saturno en Acuario en 2020, solo seguirá habiendo conjunciones entre Júpiter y Saturno en los signos de aire tropical hasta 2159.

Por lo tanto, 2020 es el final de una era de doscientos años de Júpiter y Saturno uniéndose en signos de tierra. Si bien el elemento tierra significa un enfoque en la seguridad material y la consolidación de recursos, es resistente al cambio. La era del AIRE traerá importantes interrupciones a los órdenes establecidos así como cambios dramáticos en las ideas colectivas y la forma en que nos comunicamos.

Júpiter y Saturno no solo se unirán en Acuario, sino que también formarán una cuadratura con Urano en Tauro. Urano es el regente de ACUARIO.

En este momento crucial de nuestro camino evolutivo, las fuerzas energéticas creadas por la cuadratura de Júpiter y Urano no solo derribarán las viejas estructuras sociales, sino que también nos impulsarán a liberar viejos sueños y dramas personales a los que hemos estado aferrados.

7 comentarios sobre “Luna nueva y eclipse solar en Sagitario :: la iglesia del amor ::

  1. Gracias por guiarnos Paloma. Seguiremos siendo todo lo libres que podamos aunque los gobiernos nos quieran oprimir con sus mentiras, encontraremos el camino. Abrazos

  2. Maravillosas palabras, resuenan profundamente, descrbiendo este momento único…..muchas gracias, bendiciones

Los comentarios están cerrados.