#curadeagua·#sacredwatervoices·arte ceremonial·astrología 2020·cura de agua·júpiter en capricornio·Júpiter en conjunción con Plutón·mercurio·samhain 2020

Mercurio directo :: última conjunción de Júpiter y Plutón ::

Entre 6 de noviembre el sol cruza el grado 15 de Escorpio. El grado 15 de Escorpio es el punto medio entre el grado del Equinoccio de Libra y el grado del Solsticio de Capricornio.

Cuando hablamos de grados nombramos la medida del círculo del zodiaco. El grado 15 de Escorpio pertenece a la Cruz Fija formada por Tauro, Leo, Escorpio y Acuario. Los grados 15 de cada unos de estos signos marca el punto central entre un equinoccio y un solsticio. El grado 15 de Tauro es el punto centro entre el equinoccio de Aries y el solsticio de Cáncer.

Nuestros ancestr@s de origen celtíbero celebraban estas fechas. Eran festivales celebratorios del paso del sol, la tierra, las estaciones, las cosechas. Eran fiestas que honraban nuestra pertenencia a una narrativa, y a la continuidad de esta narrativa. Narrativa que cuida a través del tiempo -y los cambios- el hilo de la vida, el hilo de la memoria. Los equinoccios, los solsticios y las festividades de la cruz fija (cuando el sol pasa por los signos fijos) en mayo, noviembre, febrero y agosto, eran las grandes puertas en las que la relación entre la familia humana, la tribu, fortalecía su conexión entre cielo y tierra.

Antes de ser absorbida dentro de la estructura del calendario gregoriano, la celebración de Samhain, el festival de honra a l@s ancestro@s, giraba en torno al paso del sol por el grado 15 de Escorpio. Esta es la fecha original en la que antiguamente los velos se abrían y recibíamos a la familia del otro lado del velo. Esta fecha fue domesticada, y se fijó el 31 de octubre como la noche en que las almas visitan sus parientes vivos. Y lo es, ya que Samhain es un festival, y dura varias semanas.

Es la fiesta de las almas. Es la fiesta de la continuidad narrativa que nos sostiene. Es un honrar a la muerte que da la vida. Sin embargo la fecha en la que el paso del sol pasa por el grado 15 de Escorpio quedó invisibilizada, y con ella su magia. Este año, esta puerta se abre el 6 y el 7 de noviembre.

El 10 de noviembre Mercurio vuelve a entrar en las aguas de Escorpio; el 21 de noviembre Mercurio cruza el grado 15 de Escorpio. El 12 de noviembre tenemos la última de las tres conjunciones entre Júpiter y Plutón en Capricornio.

Las energías que circulan y nos acompañan este mes de noviembre nos hablan de cierres, de duelos y despedidas. Es tiempo de cuidarnos. De sostener nuestra humanidad y de poner nuestra integridad al servicio de la vida.

Les comparto un texto que escribí el año pasado. Este texto hizo parte del camino de La Voz de Venus. Resuena con la astrología de este mes.

***

Hemos aprendido que nuestro dolor es un secreto que debemos guardar y como tal hace parte de la mitología del inconsciente. Es lo que pasa con todos los secretos

Para poder ser guardado, un secreto debe permanecer oculto. Esto implica agregar capas encima del secreto para evitar traicionarlo. Las adicciones suelen ser una gran estrategia de sobrevivencia para mantener enterrada, oculta la memoria. Es una estrategia que nos separa de lo que nos duele. Creamos distancia.

Pensamos que esto nos mantiene seguros: eso es lo que nuestra cultura nos enseña, es lo que en nuestras familias nos enseñan, pero en verdad nos separa de nuestra verdadera naturaleza, de nuestra esencia, de nuestra raíz, de nuestro conocimiento instintivo. Nos priva de saber usar la alquimia y el poder de nuestros duelos como la composta de nuestro gozo.  El gozo de ser, de expresarnos en libertad, en toda nuestra humanidad.

Sostener nuestros secretos crea grandes sombras, puntos ciegos en nuestros paisajes internos, nudos duros y apretados que bloquean la luz de nuestro sol, la luz de nuestro verdadero yo.  La luz de nuestra palabra. La luz de nuestra verdad.  La luz de nuestra voz. La voz de la luz que somos en el corazón de la sombra y del dolor.

Depende de nosotros, en nuestro camino individual, hacernos conscientes de nuestro dolor. Al hacerlo arrojamos luz sobre los secretos colectivos. De ahí que todo liderazgo que denuncia abusos merece nuestro respeto, ya que una voz libre, una voz soberana, es también una voz escuchada en su resonancia y en su poder. Por lo que nombra y -sobre todo- por el lugar desde en cual nombra lo que nombra.

Esta es nuestra voz . Encontrar ese lugar íntegro, sano, libre, y seguro, requiere sumergirnos en las aguas prenatales, en las aguas de nuestro linaje, en las aguas de nuestro nacimiento, las aguas de nuestra infancia. Las aguas del pasado.

Para vivir esto no hace falta aislarnos. Este proceso no tiene que ser vivido en secreto. Podemos dejar el dolor pasar, que se exprese, que fluya, ahora mismo, contando nuestras historias, compartiendo la verdad de nuestras experiencias -tan naturales, tan humanas- de dolor y de vida.

El agua nos inspira a que seamos portadores y portavoces de nuestras historias, las de nuestra biografía y linaje. Somos la voz del agua. Somos la voz de la memoria.

Contemos nuestra historia. Rescatemos las historias de nuestra tierra, de nuestra comunidad, de nuestros ancestros. Rescatemos su dolor, rescatemos su gozo, su amor.

Busquemos los mitos que reúnen a los niños, niñas, jóvenes, ancianos en círculo en torno al fuego, en torno al tambor, al árbol, a la mesa y los alimentos. En torno al agua. Narremos. Cantemos.

Recuperemos el poder de resonar la memoria viva en palabras arcanas que honran una cosmovisión humanitaria tan rica como diversa.   

Mitos compartidos para rescatar el hilo de la historia.

Narremos la tierra y nuestra pertenencia a ella. Y para narra la tierra nos tenemos que poder narrar a nosotr@s mism@s porque estamos hecho de lo mismo. Contar historias nos sana, nos une, nos teje, nos salva, nos hace reir, nos hace llorar, nos hace duelar, nos hace celebrar, nos hace encarnar juntos una misma voz.

Narrar es una tarea seria. Tan seria como saber que ahora mismo mueren hombres y mujeres por nombrar la verdad.

Estamos en medio de la amnesia occidental atrapados en las burbujas del privilegio tecnológico. En espacios asépticos, en vitrinas digitales. Detrás de los filtros y las pantallas, detrás de la censura y el miedo a nombrar, late viva nuestra verdad.

Mientras la tierra -la vida- queda cada vez más arrinconada, nuestra historia y nuestra voz es necesaria, está viva y es nuestra responsabilidad cuidarla.

Honremos el agua y la tierra de las palabras de pasado y llevemos el fuego al mañana, para que las futuras generaciones recuerden y honren el hilo de la vida. Aunque sean historias que abran las puertas del llanto, traen la voz del agua sanadora que nos reúne. Aunque sean historias que nos recuerdan la verdad de lo que pasó y nos dolió, honrémoslas para que vuelen libres.

El saber cómo llevar nuestra historia, el contar nuestra historia, el sentirnos sostenidos por nuestra historia no solo puede salvar nuestra propia vida sino que también alimenta la vida en otros. Ahí nos reconocemos en unión.  

Y si seguimos la voz del agua, el rio, el arroyo, la cascada,  si nombramos sus pasos bordeando la roca, la orilla, cruzando el valle y braceando senderos de vida hacia la mar, encontraremos el eco de las palabras agua, de la voz de nuestras lágrimas, de pena, de alegría, de gozo y verdad que nos habitan.

Encontraremos su recorrido en nuestra biografía, la de nuestro linaje, la de nuestra familia y la de la tierra que nos vio nacer.

Y cuando narramos también recordamos los cimientos de la piedra hueso que somos.

Honramos la voz de la cueva, la estalactita, el fósil, el árbol vegetal que somos, el animal salvaje indómito que somos, el mito vivo que somos.

Esta arqueología que nos habita puede estar dormida, fragmentada como casa devastada y olvidada, como templos violados, como exilios forzosos. Pero el poder de nuestra voz, -aliento hecho palabra, sonido que rompe los hechizos de un mal sueño-, despierta y levanta las ruinas de nuestra vida. Este es el poder que tiene narrar.

Vamos más allá de nuestro nacimiento. Ahí en la historia -memoria- de nuestra agua uterina, la sangre de nuestra madre -que gota a gota formó nuestro cuerpo, nuestro tejido, nuestros huesos- nos damos cuenta que nuestra vida es un rezo al agua.

Agua de nuestro padre que fecundó a nuestra madre con el poder del sol hecho semen, el poder del trueno, el poder del cosmos y las estrellas. Y nuestra madre, hecha tierra, acogió y moldeó el cuerpo que hoy se hace tambor de agua, resonancia de palabras que viajan en el tiempo. La memoria en la mitocondria de nuestra abuela, en las células de nuestros abuelos, tatarabuelas, hasta viajar más allá del tiempo imaginable y recordar que esa voz de agua, es la de la piedra. La voz de nuestros huesos.

Porque es adentro- y abajo profundo- que encontramos la fuerza original, el poder que necesitamos para rescatar la voz del olvido de capas de condicionamientos, códigos invasivos que la condenan al silencio. — La Voz de Venus, 2019

Entonces para quienes deseen profundizar y aprovechar esta poderosa energía de transformación que los planetas nos ofrendan, durante los días entre el 6 y el 15 de noviembre, a medida que la luna mengua, tenemos una oportunidad sentir esta sutil y antigua narrativa que ha vivido el olvido. Ya pasó la fiesta del 31 de octubre, y sin embargo si seguimos a sol y a la luna, nos invitan a seguir conectados, a nutrir la relación. A seguir en la intimidad de lo familiar, en casa del misterio.

Hoy es el día 21 de la Cura de Agua que abrimos desde Sacred Water Voices. Para la familia de Luna de Abril que ha estado siguiendo este rezo, para quienes han hecho el trabajo del Portal del los Ancestros del año pasado, siguen la Alquimia de la Espiral y/o la Voz de Venus y Marte esta es una invitación a seguir con los altares abiertos para esta luna menguante y luna nueva en Escorpio.

***

Entonces para quienes deseen profundizar y aprovechar esta poderosa energía de transformación que los planetas nos ofrendan, durante los días entre el 6 y el 15 de noviembre, -a medida que la luna mengua-, tenemos una oportunidad de sentir la sutileza de esta narrativa que ha sobrevivido el olvido. Ya pasó la fiesta del 31 de octubre, y sin embargo, si seguimos al sol y a la luna, nos invitan a seguir conectad@s, a nutrir la relación. A seguir en la intimidad de lo familiar, en la casa del misterio.

Hoy es el último día de la Cura de Agua de 21 días que abrimos desde Sacred Water Voices . Para la familia de Luna de Abril que ha estado siguiendo este rezo al agua, para quienes han hecho el trabajo del Portal de los Ancestros el año pasado, o siguen la Alquimia de la Espiral y/o la Voz de Venus y Marte, esta es una invitación a seguir con los altares abiertos para esta luna menguante, y luna nueva en Escorpio.

Los mensajes y la instrucción que llegan son la abundancia sobre la cual tejemos la narrativa del futuro. Estos mensajes se revela para quienes siguen presentes, atent@s… para quienes tienen oídos para escuchar.

#sacredwatervoices

#curadeagua

#portalancestral

7 comentarios sobre “Mercurio directo :: última conjunción de Júpiter y Plutón ::

  1. Hola Paloma, solo agradecer tu acompañamiento y guía. Hace días que me viene cuán importante está siendo tu aportación desde la Alquimia del Espiral , la Voz de Venus y Marte y todos los artículos que recibo. Son tiempos apasionantes y a la vez muy duros y yo he ido depurando y puliendo hasta poder vivir desde lo esencial , y aún me queda mucho por soltar y aprender, pero hacerlo a tu lado está siendo un privilegio por el confort, la integridad y la coherencia que imprimes al momento.
    También agradecerte la recomendación de trabajar con la Dra. Cuevas, está siendo un camino de evolución profundo y liberador.
    Espero que estés bien, tu y tu familia, y que la vida te cuide y te nutra profundamente como tu también haces con la vida y con todos aquellos que queremos vivirla con los ojos abiertos.
    Gracias

  2. Paloma , hay posibilidad de volver a comprar El portal del los ancestros ( lo tome en su tiempo ), perdí mi cuaderno De apuntes de ese material. Siento que necesito retomar ese mismo trabajo , quizá me llama una posibilidad de mayor profundidad .

Los comentarios están cerrados.