astrología 2020·el ángel solar·el árbol de la vida·el corazón del leo·encarnar la voz·luna nueva·soberanía creativa·urano en tauro

Luna nueva en Leo :: el lenguaje de nuestro juego ::

Saludos a todos y todas,

Quiero aprovechar esta luna nueva en Leo, puerta de la creatividad y de la autenticidad, para presentarles a tres personas con las que trabajo y me apoyo en mi proceso personal creativo.

Desde que me formé como arte terapeuta superviso mi trabajo y potencio prácticas de auto-cuido integrativo.

Les presento a Chechu García. Una acompañante en proceso creativos. Desde que trabajo con Chechu no solo he crecido y aprendido con ella, sino que he podido relajarme y dejarme cuidar y guiar. Su trabajo es impecable. Si necesitas un empujón, inspiración, estructura, orden vinculado a un proceso creativo, o una dificultad expresiva, por favor, acude a ella. Chechu está profundamente ligada a la energía de la madre tierra, por linaje, por estudio y por iniciación. Trabaja presencial en Barcelona y online. Está reconstruyendo su web. Aquí su mail : caminartehoy@gmail.com

En sus propias palabras :

Mis sesiones: 

Las sesiones las vivo como un diálogo creativo y delicado, una danza sanadora entre dos personas que se encuentran para transformarse mutuamente.En ellas me abro al otr@ para aprender, para entender y descubrir los espacios en donde ha quedado su alma atrapada, para rescatarla, llevando luz, conciencia y sanación.

La creatividad, la PNL, el Coaching Generativo y la sabiduría ancestral son los caminos que he transitado hacia mi propuesta de acompañamiento holístico. En los encuentros brindo experiencias de cambio y herramientas que aplicadas diariamente permiten vivir conectad@ al presente, compartiendo el amor y el respeto más profundo hacia las personas, la Tierra y el Universo. 

Les presento a Lautaro Zabala. Un maestro de la energía y la vibración. Lautaro es un roble. Me he apoyado en él y su medicina durante meses de desafíos personales muy intensos. Aquí les dejo su web para que exploren sus servicios : http://www.lautarozabala.com/

Les presento a Jonàs Gnana. Un acompañante delicado y transgresor con el cual comparto las narrativas familiares y creativas que nutren mi camino creativo. Su mirada desafía la historia que me cuento, y me ayuda a conectar con la que realmente quiero encarnar. Aquí les dejo sus dos webs, para que exploren su trabajo, lean sus publicaciones.

https://jonasgnana.com/

https://inteligenciaterapeutica.com

Estas presentaciones con un primer paso para crear un espacio de recursos integrativos para el acompañamiento creativo al cambio. Un espacio en el que compartimos recursos y economías solidarias.

Para mi es un honor compartir con ustedes el sol y corazón de estas tres personas que me corroboran cada día que el respeto y la intimidad van de la mano.

***

Luna nueva con Mercurio en Leo :: el lenguaje de nuestro juego ::

La luna nueva en Leo abre un nuevo ciclo de fertilidad creativa. Nuevos deseos brotan para ser reconocidos, para ser nombrados. La luna nueva en Leo nos habla del coraje de sostener nuestra expresión y autenticidad. De visibilizarnos. Nos habla de nuestro lugar en el escenario creativo de la vida. Nos habla de nuestro juego.

Cuando nos expresamos auténticamente, somos como soles (leones) en la tierra, brillamos y alumbramos desde la emanación de nuestro centro, de nuestro corazón. Cuando creamos -y compartimos nuestras creaciones- compartimos nuestro sol, nuestro ser y nuestro corazón. Este es el poder de Leo.

Todos tenemos acceso a la fuente creativa solar. Somos además la individualidad que lo expresa. La materialización creativa pasa por nuestra singularidad. Nuestra expresión es única.

Mercurio en Leo nos permite alinear el poder de nuestra mente con el de la integridad de nuestro corazón. Para crear nos lo tenemos que creer. Sin confianza en nuestro ser, en nuestro centro, es muy difícil que nos atrevamos a mostrarnos. Es difícil subir al escenario de la vida y compartirnos en nuestro juego creativo si no confiamos en nosotros mismos.

¿qué nos inspira? ¿qué relación tenemos con nuestra confianza creativa? ¿podemos cartear nuestro proceso creativo? ¿conocemos sus caminos, sus etapas? ¿de qué fuentes nos alimentamos? ¿de qué maestros, disciplinas, formaciones nos apoyamos? ¿qué mentores nos acompañan en la integridad de nuestras exploraciones creativas?

¿conocemos el lenguaje de nuestro juego?

Cuando nos inspiramos de las creaciones de otra persona, nos nutrimos de su proceso, nos nutrimos de su creatividad, de su singular y única conexión con la fuente. Nos nutrimos de su sol.

Su brillo nos alumbra. Nos inspira su palabra, sus creaciones, su camino. El valor de esta admiración es fundamental para honrar esta inspiración como la nutrición necesaria para emprender nuestro propio camino. En la inspiración íntegra no hay copia, solo gratitud por la luz que alumbra el camino a nuestro centro creativo.

Sin embargo, hay inspiraciones que van más allá de la nutrición y del alimento. A veces pasamos de la inspiración a la imitación.

La imitación implica que nuestras acciones se asemejan a la manera que otra persona a creado. Copiamos la manera de hacer.

Y en un nivel más profundo, entonces, pasamos de la imitación al plagio. Plagiamos cuando usamos el trabajo, ideas, palabras de otra persona como si fueran propias. Copiamos contenido y forma. El plagio está sancionado por ley.

¿es un original, o es una copia? ¿quién lo hizo primero?

Nuestra creación tiene mucho valor. Cuando nace de nuestro ser, y es original, es un tesoro. De ahí que el agravio que sentimos cuando alguna persona nos plagia es doloroso e hiriente. No solo roba nuestra esencia creativa, sino que también hace suyo el tiempo y esfuerzo invertido para que ese contenido y esa forma naciera al mundo desde la singularidad de nuestra voz, de nuestro corazón. Borra nuestra historia y nuestros recursos invertidos.

Además de generar capital y valor (energía) con algo creado por otra persona, quien plagia invisibiliza al ser que creo el contenido, proceso y forma original. El plagio es un robo de identidad y es un acto violento.

La luna nueva en Leo nos invita reflexionar en torno al tema de nuestra autoría y vanidad, en torno al poder de nuestro ego disociado de nuestro ser creativo. Esta luna nos invita a reflexionar sobre el costo de nuestra importancia personal. Nos invita a vibrar desde la coherencia e integridad de nuestro corazón encarnado y preguntarnos ¿qué fuerza servimos cuando lo que nos motiva es un momento de fama, de reconocimiento y de poder?

Todo esto nos habla de nuestra desvalorización creativa. No creemos en lo que podemos crear si somos nosotros mismos, auténticos. Esta desconexión creativa no apaga el deseo de expresarnos y de participar del juego, del escenario. Somos actores, todos y todas. Queremos participar. La pregunta es si estamos conectados o si estamos desconectados de nuestra fuente creativa.

Cuanto más necesitamos apoyarnos en las formas y contenidos ajenos, más lejos estamos de nuestra fuente.

Hay algo que rasgar para parir un proceso creativo genuino. Hay una ferocidad envuelta en el proceso de creación.

Quien entra al escenario público actual sabe conscientemente que habrá depredación de sus creaciones. Lo contrario es ingenuidad. Visibilizarnos con nuestras creaciones auténticas siempre conlleva el “riesgo” de que inspiremos a otros, y que nos quieran imitar, copiar e incluso plagiar.

Ser guardianes de nuestro ser creativo implica poner límites, cuidar y custodiar nuestro trabajo como extensión de nuestro ser. Implica señalar -si podemos y es necesario-, los agravios irrespetuosos a nuestra identidad creativa.

Por otro lado, tal vez es nuestra vanidad, o nuestro ego disociado, quien nos hace percibir imitaciones donde tal vez no las hay. Nos podemos ahorrar algunos rugidos en vano, algunos reclamos defensivos, que no merecen nuestra atención.

Esa parte guardiana es sagrada. Tempera nuestro orgullo y nos reconoce partícipes del juego. Sin embargo, hay un lugar en nuestro proceso creativo más profundo, que nace del poder de la emanación mística creativa. Desde ahí nos salimos del juego de las comparaciones y las mediciones. Desde ahí nos sembramos en la tierra fértil de nuestro proceso creativo. Somos árbol. Y de nuestros frutos muchos comerán y se multiplicarán. Esta es la verdadera generosidad creativa.

La fuente es de todos y todas. Todas y todos tenemos acceso a los códigos de la creación. Sin embargo, éstos se encarnan y materializan desde la singularidad de cada corazón. Necesitan nuestra disponibilidad, entrega y compromiso para gestar y actuar el proceso creativo que los traerá a tierra. Muchas y muchos queremos el reconocimiento de lo creado, sin pasar por el tiempo de materializarlo y parirlo.

La pereza es una de las sombras de Leo. Como lo es el deseo de brillar sin ofrendar el tiempo trabajo servicio.

La generosidad creativa es siempre fértil y siempre abundante. Y si lo honramos a nivel íntimo, entonces desde ahí nos reconocemos creadores. Desde aquí solo puede haber amor y respeto por la creación ajena.

Hay respeto porque quien crear y sostiene su propio proceso creativo, sabe que para crear hay que saber morir. Hay que saber renacer.

Robar, copiar descaradamente o plagiar es simplemente un síntoma de una desconexión íntima con la fuente, y un desconocimiento de cómo sostener un proceso creativo íntimo. Es un miedo a la muerte creativa. Merece límite y compasión.

La honra y el respeto por el sol creativo ajeno es expresión de nuestra realeza espiritual. La energía del Leo, cuando está alineada con el espíritu místico creativo nos otorga una autoridad espiritual silente, una presencia que sostiene las puertas del templo del proceso creativo auténtico. No como presencia guardiana del ego, sino como presencia guardiana del Ser.

Otra sombra de Leo es el egoísmo. El egoísmo es un yo roto, un yo disociado de su real poder creador. Yo primero, dice nuestro egoísmo. Leo oscuro compite por el brillo, ruge por cualquier agravio que opaque su autoridad y protagonismo.

En su luz, Leo comanda con solo emanar la verdad desde el corazón. Su autoridad pone las cosas en su lugar. Cuando se levanta es porque la ofensa ha sido grande, el robo evidente, la falta de respeto violenta.

Desde este lugar el robo/plagio -o la copia de forma, estructura y lenguaje- nos mueve hacia la defensa del honor, es decir, nos sentimos autorizados a ser vocales en la defensa de la valorización del tiempo y maestría que hemos invertido para crear algo, para materializarlo.

El universo creativo se mueve con el poder de nuestra integridad, esa es nuestra sintonía con la tierra. La tierra nos habla a través de su relación con el sol, los planetas y nos habla a través de sus dones, todo lo que nos ofrece. El hambre creativa se sacia acercándonos a la tierra, tomándola de maestra.

Si a la falta de fe en nuestra expresión auténtica sumamos que no tenemos acceso a una fuente de inspiración genuina, y no hemos aprendido a sostener un proceso creativo continuo, reconoceremos que nuestra hambre es insaciable. Tomaremos todos los cursos, talleres, seminarios, escuelas sin encontrar la fuente de nuestra soberanía creativa.

Esta es una crisis humanitaria, provocada por un mercado explotador de la innovación y la competitividad. ¿quién lo dijo primero? ¿quién lo hizo primero? ¿quién se lleva la gloria? Sin conexión a la fuente, nos depredamos unos a otros, nos devoramos la imaginación. La pregunta es, ¿somos creadores o marionetas de un juego perverso?

En este juego, lo más difícil de saciar es el hambre de triunfar, de ganar, de ser mejor, de alcanzar más. Eso nos hace mercenarios y vamos cortando cabezas a quienes “nos roban las ideas”.

Es importante poner la palabra, nombrar los límites, atender y entender lo que es el respeto creativo dentro de un juego-circo competitivo y decadente. ¿qué alimentamos con nuestras acciones? ¿podemos compartir la trastienda de nuestro proceso creativo? ¿cómo llegamos a crear esta idea, esta propuesta? ¿cómo llegamos a esta forma? ¿la parimos?

La integridad de nuestro proceso creativo está en la intimidad de nuestro camino, en nuestra biografía, en nuestros ciclos de vida, muerte y vida. Nuestra integridad descansa en el poder que nos confiere el poder revelar el camino que hemos recorrido, y el tiempo invertido para caminarlo.

Podemos abrir nuestras libretas y talleres, rincones de nuestra alma, y de nuestro camino creativo. Esta es nuestra coherencia. No hay mirada ni autoridad humana que pueda evaluar la integridad de este proceso. Es por eso que acusar de robo creativo sin pruebas materiales es delicado. ¿inspiración, imitación, copia, plagio? ¿quién mide? ¿quién fiscaliza?

Es en nuestras libretas, en nuestros archivos, en nuestros pasos íntimos y silenciosos con nuestro corazón resonante con la tierra que nuestro proceso creativo se revela. Y es el tiempo invertido tras-bastidores el que nos duele cuando vemos la facilidad con la que otras personas hacen y dicen lo que nos tomó sacrificio y sudor crear. Esta es una realidad y, al menos que tengamos pruebas concretas, es también subjetiva.

El territorio creativo es muy delicado y compete al universo femenino de Venus, planeta más cerca del sol y de la tierra. Venus es la expresión de nuestro espíritu creativo en FEMENINO. Venus y Mercurio son los dos únicos planetas que orbitan entre el sol y la tierra. Son los dos planetas conectados con la fuente de la vida -la emanación SOLAR- y con la materia, la tierra. Eso quiere decir que la creatividad está conectada a lo solar. De ahí que el signo de Leo esté vinculado a nuestra expresión solar, a nuestra autenticidad, a nuestra capacidad de emanar y ser soles creativos. Eso quiere decir que la función del creador y la creadora es alumbrar a través de la confianza en su ser y su inspiración.

Venus está ahora en Cáncer y desde ahí nos recuerda la fuente, el origen de nuestro proceso creativo. El silencio uterino de la gestación donde fuimos código puro de la creación. La matriz del silencio creativo. La cueva de la imaginación. Nuestra creatividad oscura. Tenemos acceso directo a la fuente. Ella nos inspira.

Nuestra fuente creativa es infinita, nos sacia infinitamente. Nos sostiene, enamorados del proceso creativo, del sentimiento de gozo de sabernos en co-creación con la vida.

Cuanto más desconectados estamos de los valores de Venus más difícil se nos hace sentirnos inspirados. Es el vacío desconocido. Siempre lo queremos llenar. Buscamos inspiraciones. Nos inspiramos en las creaciones de los demás. En un mundo cada vez más huérfano de espacios de expresión y creación auténticos, en un mundo desnutrido, es normal que la búsqueda por inspiración sea despiadada.

En un mundo cada vez más desconectado de la fuente, nos perdemos en los reflejos de las imitaciones, copiamos sin saber lo que buscamos.

Bajo esta luna nueva el Leo sembramos la dignidad recuperada de reconocernos creadores. Desde ahí no hay escusas, o damos un paso adelante y creamos nuevas realidades, es decir, dejamos de imitar y mostramos con coraje nuestros verdaderos colores, o dejamos de quejarnos porque nos roban, y seguimos compartiendo nuestros verdaderos colores. No hay salida. Es tiempo de ser. De ser y hacer desde el ser. Toma tiempo, compromiso, dedicación parir un proceso creativo auténtico.

Bajo esta luna nueva en Leo sembramos el deseo de encarnar nuestra creatividad auténtica e íntegra como un acto de amor hacia nosotras mismas, hacia nosotros mismos y hacia los demás.

La creatividad es un acto de amor. No de competición.

6 comentarios sobre “Luna nueva en Leo :: el lenguaje de nuestro juego ::

  1. Muchas gracias Paloma. Homero tu creatividad y tu generosidad por compartir tus conocumientos.
    Cariños. Vivi

  2. No se por donde realizar esta pregunta, opto por este medio. Llevo el equipo de la Psiconeurodontologia Metodo Christian Beyer. fue leerte y sentirnos tan identificados en este proceso.. estamos atravesando por un grave de problema de imitación y plagio, .
    una vez más tus palabras son nectar para mi, Renata Arzani Capitini, llevo años leyéndote.
    me pregunta es la siguiente: es posible compartir parte del texto, por supuesto junto con tu nombre y directorio y ponerlo en nuestro perfil de instagram ? Bueno ante todo tu autorización al respecto, por supuesto. Gracias gracias. eternamente agradecida de tu canalización, tus lecturas y ese constante regalo a la humanidad!

  3. Cómo se puede plagiar el poder de un león? (esa autoridad espiritual siliente)
    Realmente el que plagia, es un adversario para el rey?
    No es la manada la encargada de distinguir el brillo de la realeza y protegerlo?
    Cuando el león se levanta, no va directamente a su adversario?
    No es la manada la que valora el tiempo y la maestría del león?
    Acaso el león no tiene que conocer y confiar en su manada y permitir la vida y la muerte que la rodea?
    Y el león, protege su brillo o protege a su manada?
    He visto muchos documentales ☺️ Y ahora puedo distinguir a los auténticos leones. Un falso león no puede hacer daño al rey, pero si a la manada. Es por ésto (para mi) que un león ha de protegerla a élla, la manada, y no a su propio brillo. Y un león tiene que estar dispuesto a dejar su vida, no por su brillo, sino por su manada; y es ahí (para mi) donde reside el brillo de Leo.
    Cada uno tiene un león en un lugar, yo soy ascendente acuario

    Gracias por tus palabras, me han hecho reflexionar profundamente.

Los comentarios están cerrados.