#soberaníaenergética·activismo sagrado·astrología 2020·construir la esperanza·cuadratura cardinal·ecoternura·el corazón del leo·el mito de INANNA·encarnar la voz·la voz de venus 2020·marte en aries·nuevos tiempos·soberanía creativa·urano en tauro

Luna llena en Acuario :: la responsabilidad de solarizarnos ::

Mañana cruzamos el umbral de la luna llena en Acuario. El sol en Leo refleja su luz en la luna en Acuario. Urano en Tauro hace una cuadratura con la luna y el sol. Urano es uno de los planetas regentes de Acuario. El otro es Saturno.

Esta luna llena revela tramas en la narrativa colectiva que movilizan y sacuden nuestras certezas. El caos crece en el colectivo mientas buscamos anclas, raíces para nuestra subjetividad.

¿dónde queda la voz del Yo SOY en esta narrativa? ¿dónde situamos nuestra voz creadora? ¿cómo hacemos vibrar la voz de nuestro deseo, el fuego de nuestra pasión? ¿somos capaces de reconocer la voz de nuestra creatividad como nuestra resistencia ? ¿podemos reconocer la expresión amorosa, erótica, creativa como una forma de resistencia a las macro-políticas dominantes?

¿podemos también reconocer la profundidad del duelo compartido en intimidad como resistencia feroz al endurecimiento y frialdad que la narrativa colectiva nos propone?

Bajo esta luna llena experimentamos nuestro deseo y nuestra resistencia al cambio, a la vez.

Nuestra parte visceral -la que nos conecta con nuestro instinto de sobrevivencia (Sol en Leo/Marte en Aries)- quiere honrar el llamado a la liberación que Urano moviliza con las cuadraturas que hace desde Tauro al sol en Leo y a la luna en Acuario.

Urano sacude, sorprende, de manera abrupta y sin aviso. Trae el caos necesario para garantizar lo nuevo. Para abrirse paso, lo nuevo, sacude las estructuras fosilizadas del poder represor, de las creencias conservadoras y las estructuras protectoras. Es lo que a lo largo de la historia hemos llamado revolución. Si hemos aprendido algunas lecciones del pasado, reconocemos que muchas revoluciones hechas en el nombre de la liberación de una tiranía, se convierten posteriormente en otra tiranía.

Esta es la advertencia bajo esta luna llena : que el llamado que hacemos a la libertad colectiva, no tome forma represora o tiránica.

¿cómo nos protegemos de este destino? ¿cómo transformamos la narrativa?

Entonces bajo esta luna llena (y durante el mes de agosto), si sentimos el llamado de ejercer nuestro derecho a la palabra de fuego, al movimiento irreverente, a la acción defensiva en nombre de los valores sagrados que defendemos y cuidamos, hay un llamado a intentar cultivar nuestra coherencia personal en la entrega que hacemos de nuestra energía en el colectivo.

Nuestra energía íntima y personal es muy poderosa, es nuestro mayor tesoro. El llamado es a cuidarla y a elegir bien en qué movimientos y acciones la invertimos.

Bajo esta luna llena en Acuario hay un conflicto entre lo personal y lo colectivo, entre el honrar la expresión auténtica de nuestro ser, o seguir la voz de la tribu, el grupo, las masas.  Independientemente del bando en el que estemos -a favor de… o en contra de – la pregunta es si estamos actuado o reaccionando desde nuestra soberanía creativa o si imitamos y repetimos las consignas aprendidas.

Bajo esta luna llena en Acuario también se revela un conflicto entre la seguridad y el caos, la comodidad y la incertidumbre. Conviven. Queremos cambio colectivo, pero no queremos movilizar los cambios personales que generar la coherencia necesaria para que se dé este cambio.

El cambio es inevitable, sin embargo, cuesta. Este conflicto se refleja, por ejemplo, en un deseo de libertad, liberación, independencia y -a la misma vez- el deseo de preservar nuestro sentido de seguridad y comodidad. Este conflicto repercute directamente en nuestra relación con el dinero, nuestros recursos, nuestra capacidad de solventar nuestras necesidades básicas. Muchas personas estamos de una manera u otra con la espalda contra la pared. ¿qué cuidamos? ¿lo mío, lo nuestro? ¿hay diferencia?

Desde esta perspectiva el cambio tiene sabor a sacrificio personal, a reconocernos chivos expiatorios de la inconsciencia del colectivo. La rabia que este sentimiento de injusticia despierta es sagrada, humana, necesaria para reconocer el límite de tolerancia que tenemos al abuso, al robo y a la violencia. Sin embargo, el llamado es a cuidarnos de cómo las agendas colectivas manipulan nuestra impotencia y nuestra rabia a favor de un caos que legitima más represión en el futuro.

Esta fricción también se revela en un conflicto entre cuidarnos, cuidar nuestros intereses individuales y personales, o cuidar algún ideal grupal.

La tensión entre el colectivo y lo personal se revela también en la lucha por la atención social y mediática. La competición polarizada por los liderazgos virtuales genera caos, ruido, desinformación y va neutralizando nuestra capacidad de escucha, es decir, de recepción. Nos quedamos en la respuesta y reacción sin nutrir nuestra capacidad de interiorización.

Bajo esta luna llena en Acuario se revela la competencia por quién destaca más, quién brilla más, quién convence más en las redes sociales, en el mundo de la imagen, en los grupos. El escenario actual nos llama a que ocupemos nuestros momentos de fama, nuestras cosechas de aprobaciones superfluas, nuestros debates calientes, que despiertan el fuego, sí, y que también nos dejan vacíos porque estamos fuera de nuestro centro, desnutridos de nuestra fuente.

El sol el Leo nos quiere solarizando nuestro centro, cuidando el fuego de nuestro corazón, cultivando nuestra coherencia interna, solar, espiritual.

El sol en Leo no quiere honrando nuestro fuego, nuestro templo, nuestra luz.

Nos pide que cualquier fuego (palabra, acción) que entreguemos al colectivo lo hagamos desde el calor de nuestro centro, sin disociarnos, sin fragmentarnos inconscientemente en lo superficial.

La luna llena en Acuario revela lo poderosa y manipulable que es la mente colectiva . Lo manipulable que es nuestra mente (individual) cuando está sintonizada inconscientemente con las narrativas del colectivo. El sol el Leo nos invita al discernimiento afectivo, al activismo social y público que nace del calor de nuestro corazón como regulador de nuestra voz, de nuestras acciones, de nuestras intenciones.

Bajo esta luna llena Mercurio está en los últimos grados de Cáncer y estará haciendo una conjunción con Vesta. Este es un llamado a atender el cultivo de nuestra mente devocional como una herramienta de soberanía íntima, de discernimiento energético y como camino y ancla para retornar a la sabiduría de nuestro corazón.

Antes de actuar, antes de predicar, antes de comprometernos con un movimiento colectivo, la propuesta es no dar por sentado la verdad que nos mueve, y sacar el tiempo para meditar, escribir, interrogar, reflexiona, visionar, danzar, crear para retornar a la voz de nuestro corazón. Si escuchamos receptivamente, tal vez nos invita a movernos de otra manera.

Eso sí, recordemos que Leo ruge, Leo reina, Leo comanda.

La recomendación bajo esta luna llena es a cultivar nuestra mente libre, autónoma, soberana. Cultivar, atender, hacer tiempo para el retiro de lo mundano como una práctica de activismo sagrado. Es decir, una práctica de atención plena. Una práctica de cultivo del sentimiento sutil de escucha interna, como un paso responsable, necesario para nutrir nuestra participación en el colectivo.

Hay una presión a la acción y a la movilización que nos lleva a ocupar voces y espacios públicos. Si no cultivamos la consciencia plena de nuestras intenciones -de manera sagrada y devocional- sin darnos cuenta, poco a poco, vamos entregando nuestra luz (nuestro fuego, nuestra esencia, nuestro corazón) a narrativas que nos disocian de nuestra verdad más profunda.

Hay muchos llamados a brillar, con sus tiempos correspondientes de visibilidad y liderazgo en el colectivo, la pregunta. ¿qué trabajo interno estamos haciendo para sostener la responsabilidad de nuestra entrega pública? ¿cómo cultivamos nuestra energía vital, nuestra salud, nuestra coherencia? ¿cómo participamos del colectivo sin desconectarnos de nuestro centro?

Mercurio entra en Leo el 4 de agosto. El fuego de la palabra abre el camino necesario para que nuestra dignidad emerja, para que brillemos e iluminemos desde nuestra solarización, desde nuestro corazón, el camino.

Este mes hay varios tránsitos que nos desafían a ser dueños soberanos de nuestros pensamientos, palabra y acciones. Bajo esta luna llena en Acuario Marte en Aries hace una cuadratura con Júpiter en Capricornio, a mediados de mes Marte hará una cuadratura con Plutón y a fin de mes con Saturno, ambos también en Capricornio. Urano empieza su marcha retrógrada el 15 de agosto, hasta el 14 de enero del 2021.

Agosto es un mes que puede traer caos colectivo, luchas y confrontaciones entre quienes reclaman y exigen recuperar libertad e independencia versus el deseo de protección, seguridad y conservación de lo que tenemos y queremos preservar. Estas confrontaciones emergen en todos los planos. En las discusiones entre amigos, en los círculos en lo que nos movemos, en nuestras comunidades y en la macro política. Sobre todo se mueven a nivel interno.

Esta luna llena nos pide que despejemos el camino. Nos pide que sacudamos nuestras creencias, ideas, circunstancias, para reconocer lo que emerge, lo que queda, lo esencial.

Bajo la energía de la luna llena en Acuario lo más propicio es dejar que las cosas tiemblen y se caigan donde así tengan que hacerlo, en lugar de tratar de controlar, dirigir, direccionar. Y sobre todo, a lo que nos convoca esta luna llena es a que tengamos claro cuál es nuestra dirección personal dentro del llamado colectivo. Así, la coherencia de nuestra participación, ya sea en primera línea o en la retaguardia, no sacrifica nuestra subjetividad en nombre del bien común. Este es un cuidado y desafío que estamos llamadas y llamados a escuchar. A elegir bien nuestro lugar y desde ahí brillar y penetrar el mundo con el fuego de nuestra coherencia.

 

***

Este próximo 13 de agosto abrimos un nuevo ciclo de LA VOZ DE VENUS. Este es un proyecto de acompañamiento creativo grupal al ciclo de Venus como estrella del amanecer y estrella del atardecer. Durante 18 meses seguimos a Venus en su ciclo y sus fases. Estas fases del ciclo de Venus corresponden a la narrativa del mito de la reina Inanna y su descenso voluntario al inframundo. Este año incluimos el tránsito de Marte en la narrativa.

La polaridad arquetípica representada por Venus y Marte corresponde a la dimensión femenina y masculina de nuestra psiquis. Si quieres saber más sobre este proyecto, si sientes el llamado de unirte, te invito a que leas estos dos artículos en donde explico sobre el camino de LA VOZ DE VENUS Y MARTE :: LA PERLA DE SOFÍA

https://lunadeabril.com/2020/07/20/la-voz-de-venus-y-marte-la-perla-de-sofia-inscripcion-abierta/

https://lunadeabril.com/2020/07/27/la-voz-de-venus-y-marte-inscripcion-abierta-hasta-el-12-de-agosto/

 

 

 

 

 

7 comentarios sobre “Luna llena en Acuario :: la responsabilidad de solarizarnos ::

  1. Muchas gracias Paloma por tus palabras, son como un linda brisa para mi hoguera interna.
    Bendiciones a todes.

  2. Son flasheros me gusta
    Se podría decir que abarcan todo el espectro cognoscitible de la reality. Me siento muy identificado, y si yo lo siento así es porque somos más también, muchos más, ya que compartimos el pensamiento colectivo. Asi que enhorabuena! Sintonizan muy buena data, aunque esto último ya lo sabían.

Los comentarios están cerrados.