#shamanismoemocional·#soberaníaenergética·activismo sagrado·arte ceremonial·astrología 2020·chirón en aries·construir la esperanza·ecoternura·encarnar la voz·luna nueva·marte en aries·soberanía creativa·venus en géminis

Luna nueva en Cáncer :: soltar la voz verdugo ::

Mañana cruzamos el umbral de la luna nueva en Cáncer en oposición a Saturno retrógrado en Capricornio. Esta es la segunda luna nueva seguida en este signo. Como si el Sol y la Luna insistieran, subrayaran, que nos quedemos un poco más en la casa evolutiva de Cáncer. Parece que Saturno también tenía que participar del diálogo.

Aquí, en la matriz de Cáncer, el nuevo ciclo de la luna nos llama a casa. La impronta original, cuerpo celular, memoria y base de alma. La memoria del agua que nos trajo al mundo. Es el vínculo con la madre. La leche que mamamos, y la que no. Lo que recibimos para crecer, y lo que no. Un muro antiguo emerge y también el potencial de poner un nuevo límite.

Con esta segunda luna nueva en Cáncer se abre un nuevo ciclo que nos llama seguir en la raíz, en la cueva, en la escucha uterina del pasado que insiste en hacerse presente.  Ese lugar que como cede, raíz, ancla, nos agarra -nos amarra- a una narrativa que también nos ahoga. No nos sostiene.

Tal vez la orfandad que se revela en este tiempo nos muestra que nunca fuimos realmente sostenid@s como lo necesitábamos, como lo merecíamos. Que crecimos a des-tiempos. Que nuestros infantilismos adultos son realmente las malformaciones del cuerpo de las enseñanzas que recibimos. Que nuestro narcisismo es construido, y es nuestro verdugo.

La urgencia de conectar afectivamente en medio del caos se une a las pérdidas de uniones solidarias coherentes. Esto revive los laberintos confusos y fragmentados de nuestra infancia. No nos distraigamos con las frágiles oportunidades de sentir el poder de nuestra voz en medio de la cacofonía de voces que se regañan y maltratan entre sí.

Escuchemos mejor la voz de nuestra orfandad compartida -y sostenida- en comunidad, en red, en hermandad y sororidad. Dejemos de hacernos daños compitiendo por la atención. Aprendamos a apoyarnos.

Ya sea por una cosa, ya sea por otra, tod@s sacamos afuera el dedo que acusa y la mano que reclama. La palabra la tiene el juicio. Los micro juzgados que armamos desde nuestras pequeñas tempestades emocionales. Nuestros tantrums íntimos abiertos en el colectivo. Y lo llamamos activismo. Como si subirnos al púlpito, a la palestra de nuestro activismo sagrado, calmara una gota del fuego que nos quema desde adentro.

Esos dedos acusadores. Esas miradas que traspasan la intimidad emocional y profanan nuestro derecho a sentir el desgarro de nuestra humanidad deshacerse, son el veneno, y también son el virus. Lo que sea que estemos llamando virus. Aquí está.

Esa exigencia que nos clava penitentes a maltratarnos de manera despiadad@s entre nosotr@s, entre herman@s, es la tragedia de este tiempo. Y esta sangría es solo el espejo de la des-unión y la fragmentación de nuestra orfandad colectiva.

Esta es la palabra que hay que honrar. La nuestra. No hay energía guerrera que aguante la verdad de este dolor. Es el atrevernos a sentir y reconocer que lo que más necesitábamos, no lo tuvimos. Y que ahora que lo que necesitamos tampoco lo tenemos. Y este duelo es también la puerta a dar el paso y construir. Entonces el llamado bajo esta luna es a atender la base, poner los cimientos. Usar nuestra fuerza y comprometernos con un proyecto que nos ancle en servicio a tierra, a la vida, a la comunidad.

El tejido, la red de la vida, se repara sembrando en la tierra. Sembrando alimento, escuela, comunidad, intercambio. También se repara en la trastienda de nuestra subjetividad. Las semillas que sembramos ahora, crecen mañana. Lo demás es ruido, falsos códigos. Estamos aquí para sostener narrativas colaborativas en proyectos y comunidad, familia, en torno a la soberanía alimentaria. Ese es el futuro. Ese que es también la escuela, la farmacia, el templo, la casa.

La insistencia de la luna y sol es a que nos quedemos un poco más, ahí en las raíces, callados y en silencio reverencial, semilla dentro. Tal vez nos cuesta escuchar la sabiduría anciana que nos despierta e insiste -porque es importante- a que simplifiquemos. Es un llamado a la sobriedad y a la coherencia. Saturno también insiste.

La sabiduría que somos capaces de reconocer se activa en nuestras células, en nuestras almas, nos mueve. Si no hacemos el trabajo interno, nuestra energía busca cauce y se polariza en el colectivo, hacia afuera. La expresamos sí,  pero también la entregamos y la perdemos de manera inconciente.

Ahí en la arena, aún con la mejor de las intenciones, participando del intercambio de juicios y acusaciones, ponemos el néctar de nuestra energía al servicio de narrativas que están adulteradas. Nuestro sistema nervioso recibe su recompensa energética. La batalla despierta nuestra sangre y nos sentimos vivas, vivos, un rato. Sin embargo, la insistencia del pasado a presentarse es tal vez porque tiene las claves, las respuestas, que nos avisan de las trampas narrativas del presente.

Tal vez el pasado nos educa en la administración de nuestra energía, especialmente la de la ira. Ya sabemos que si no se atiende, nos come por dentro, nos devora. Necesitamos aprender a mover la energía de la ira de manera constructiva y creativa.

La hostilidad va a ir en aumento, con sus desafíos y provocaciones, para que explotemos y revelemos nuestro fuego a destiempo. Habrán muchas oportunidades para explotar. Marte ya está en plena ruta en Aries, y en agosto hace cuadratura con Plutón, Júpiter y Saturno en Capricornio.

Dentro de seis meses con la luna nueva en Capricornio, en enero, estaremos ante el umbral de una gran decisión. Lo que sembramos hoy es lo que cosecharemos entonces, en la luna llena en Cáncer.

¿qué dragones alimentamos hoy? ¿desde qué lugar en nuestra biografía hablamos? ¿nos hacemos cargo de lo que juzgamos en otros? ¿porqué necesitamos fiscalizar a otras personas? ¿merecemos ser tratadas como nos tratan? ¿cómo tratamos? ¿los demás merecen nuestro trato?

La dinámica de dominio y sumisión circula en la pirámide de víctima opresor. La pirámide del abuso de poder se alimenta del espíritu rebelde para crear el caos que necesita, para apretar su control y hegemonía.

Desde la opresión las voces acusan a los de arriba, a los grandes. Les gritamos desde las trincheras. Que nos devuelvan… que nos den… gritamos -en el abismo- por la atención que no tuvimos. Esta es la orfandad colectiva que perpetuamos en sacrificio frente a los altares y los dioses de la autoridad.

Hay otras narrativas que alimentar.

El estado, las corporaciones, solo temen aquello que se materializa en continuidad, no lo que se grita en el viento. Es en el cuerpo. Lo que acontece en la siembra. En el compromiso. En la construcción.

Somos generaciones mutiladas. El llamado es a organizarse, desfragmentarse. Cuidar la base. Pensar con estrategia. El camino es largo y necesitamos nuestra energía, cuido y bienestar. Necesitamos celebrar la vida en hermandad. No olvidar.

Esta luna nueva no solo nos devuelve al nido, sino que nos reconfigura energéticamente para que se revelen los nuevos límites que necesitamos para preservar y cuidar nuestra biodinámica saludable.

Toda acción orientada hacia movernos hacia lugares más próximos a la naturaleza, proyectos que nos saquen de las ciudades, de las dependencias al sistema, a supermercados, del estilo de vida que seguimos alimentando, son las que conviene seguir.

Para que nuestra voz justiciera se haga sentir con integridad, tiene que poder resonar íntegra. Ahora mismo la voz de nuestro liderazgo está teñida porque el medio a través del cual se expresa es parte del problema. Esta es la trampa y el acertijo. Atacar a otros es un auto-ataque.

La belleza está en educar, no castigar y regañar. Desmontemos la cultura del maltrato. Eduquemos, y usemos las herramientas a favor de la vida, de la tierra, la suavidad, la lentitud, el respeto. Pero si entregamos nuestras herramientas a  la narrativa de la polarización, la venganza y la acusación, estamos alimentando con nuestra energía creativa una máquina perversa, que juega y explota las respuestas de nuestro sistema nervioso, y nos atrapa en la polaridad de las fuerzas contrarias. Estas energías son familiares porque crecimos con este programa. Ahora toca desmontarlo. De esto se trata.

Se dice que en casa se lavan los paños sucios. Ahora parece que están todos al viento. La familia humanitaria se reconoce en su descuido, en su cultura del maltrato, violencia, culpa, vergüenza, humillación.

Para que podamos predicar y compartir nuestra medicina, no olvidemos los ciclos de humildad y silencio, de muerte. Pongamos la casa en orden. Somos responsables de lo que hacemos -y dejamos de hacer- con nuestra energía y, desde ahí , reconocer cuánto alimentamos la cultura del maltrato. Cuánto lo hemos hecho, en el pasado.

Esta luna nueva en Cáncer llama a honrar la semilla esencial de nuestra biografía, nuestra narrativa. Llama al cuido radical del uso que hacemos de nuestra palabra, a qué energías la entregamos, qué narrativas apoyamos.

Deseándonos mucho cuido y cautela en estas semanas de luna creciente. Afinemos nuestras prácticas para no caer en las trampas de la provocación. Tomemos ancla en nuestra verdad más profunda, y si podemos, esperemos a que pase la ola. La energía es muy delicada y necesitamos aprender a manejarla antes de ser manejad@s por ella.

Bella siembra en favor de la vida, siempre. Por lo reinos que sustentan la vida, por nuestros antepasados y por las futuras generaciones, que el agua clara y diamantina nunca falte, y que sepamos honrar con nuestra buena palabra el legado que estamos llamados y llamadas a cuidar y transmitir.

Que nuestra rabia esté al servicio de la memoria, dignidad, verdad y honra que la familia humanitaria, hombres y mujeres, merece. Y que toda disociación que nos haga vulnerables a ser marionetas de las narrativas polarizantes de las redes multidimensionales, y sus virus de manipulación, se revele. Que nuestra conciencia despierta las queme de retorno a la fuente.

#soberaniacreativa #soberaniaenergetica

* * *

Hoy he abierto la inscripción al proyecto de LA VOZ DE VENUS 2020/2021

Este es un camino en el que durante 18 meses seguimos el tránsito de Venus en el cielo como estrella del amanecer y del atardecer. Seguiremos a Venus en el cielo en sincronía con el mito sumerio del descenso de Inanna.

Este año, en honor a la dualidad sagrada a la cual el Nodo Norte de la Luna en Géminis nos convoca, y en honor a que Marte retrograda en Aries, caminaremos el tránsito de Venus con Marte.

Para más información sobre LA VOZ DE VENUS Y MARTE pueden ir a este artículo que he publicado hoy.

https://lunadeabril.com/…/la-voz-de-venus-y-marte-la-perla…/

Es largo. Les invito a que lo lean completo antes de comprometerse. Gracias.

Bella luna nueva, bello inicio de ciclo

 

 

 

 

7 comentarios sobre “Luna nueva en Cáncer :: soltar la voz verdugo ::

  1. Mi hermana bella,cada publicación es un golazo en la portería del momento en que acontece…que así sea, así es

  2. ¡Infinita gratitud Paloma! Tu mensaje es una luz radiante para mí. Buena luna para todos los que vamos sembrando en silencio, con cantos, tejiendo, bordando ¡creando!

Los comentarios están cerrados.