#soberaníaenergética·activismo sagrado·arte ceremonial·astrología 2020·eclipse en capricornio·el tiempo es amor·liderazgo compasivo·marte en aries·mercurio retrógrado·saturno en capricornio

:: Luna llena y eclipse lunar en Capricornio ::

Tuvimos un eclipse lunar en Sagitario el 5 de junio, un eclipse solar el Cáncer el 20-21 y , en unas horas, cruzamos el umbral de la luna llena y eclipse lunar en Capricornio. Con este eclipse cerramos un ciclo.

Estas son las fechas de los pasados eclipses en el eje Capricornio y Cáncer :

5 de enero de 2019- eclipse solar en Capricornio

2 de julio de 2019- eclipse solar en Cáncer

16 de julio de 2019- eclipse lunar en Capricornio

25 de diciembre de 2019- eclipse solar en Capricornio

10 de enero de 2020- eclipse lunar en Cáncer

20 de junio de 2020- eclipse solar en Cáncer

4 de julio de 2020- eclipse lunar en Cáncer

Saturno, ahora retrógrado en Capricornio, unido a Mercurio retrógrado en Cáncer, nos invita a recapitular. A no temer sumergirnos en las memorias del pasado y traer al hoy la instrucción necesaria para encarar nuestro presente y devenir.

Esta luna llena y eclipse nos invita a tomarnos el tiempo y recapitular la narrativa que emerge a la hora de visitar estas fechas y estos eclipses. Este es un buen tiempo para reconocer el patrón de sufrimiento heredado y poner un límite a las narrativas devoradoras de la familia y del linaje. El pasado está aquí, ¿qué hacemos con él? ¿obedecemos a sus heridas? ¿abrimos un diálogo para aprender y sanar?

El pasado necesita mirada, reconocimiento, escucha y también nuestra autoridad y nuestros límites. Si el pasado no nos encuentra presentes, nos devora. El pasado nos quiere escuchar ejercer el arte de la curiosidad sagrada e interrogarlo ¿qué se puede cambiar? ¿qué se puede corregir? ¿qué hay que soltar para seguir?

Bajo esta luna llena y eclipse en Capricornio emergen algunos fantasmas antiguos cargados de miedos, resentimientos, rencores, carencias y  soledades no habitadas, vergüenzas y culpas pérdidas en el tiempo, hilos de desamor que piden rescate. Es tiempo de liberarlos.

Tal vez emergen para atormentarnos con miedos antiguos. No es para menos, todo lo que emerge en la narrativa del colectivo es el espejo de lo que nos habita dentro. Todo parece devolvernos a lo que no se ha resuelto.

Y mientras unas y otros empujamos frenéticamente hacia el progreso, (como si esa fuese una palabra que todavía nombrara algo constructivo) otros y otras ponemos el freno.  Esta tensión hace más grande la brecha que separa la contracción de la expansión.  ¿abrimos o cerramos? ¿luchamos o huimos? nos preguntamos.

Ya sabemos qué maquinarias alimentan el progreso. Ya sabemos que los intereses que nos gobiernan están al servicio de corporaciones y realidades artificiales, no al servicio de lo orgánico, ni de lo humano.

Ya sabemos que los mares están contaminados, que la tierra se calienta, que la esclavitud sexual intantil se ha desbordado, que los fuegos, los volcanes, los temblores intentan despertarnos del falso sueño y nos avisan de que algo profundo se mueve dentro nuestro.

Ya sabemos muchas cosas más y, sin embargo, obedecemos.

Obedecemos a lo que más nos daña, tanto en nuestra relación con nosotros mismos, como con el sistema.

Bajo esta luna llena interroguemos nuestras lealtades y obediencias ciegas. Entreguemos Al Fuego Del Sol Reflejado En La Luna todo engaño, toda farsa, toda mentira, todo programa heredado que se alimenta de nuestra obediencia inconsciente, que se alimenta de todo lo que hay detrás de nuestras obediencias ciegas.

Capricornio pide obediencia. La pregunta es a qué y a quién. ¿obedecer las leyes de la tierra? ¿obedecer las ordenes de nuestro corazón? ¿obedecer a voz del alma? ¿obedecer el agua profunda del amor? ¿obedecer al miedo? ¿obedecer al estado, al gobierno, al poder?

¿Obedecer a nuestra conciencia? ¿ a nuestra visión ? ¿ a la memoria del potencial que venimos a encarnar, compartir?

Las máquinas vinculares que armamos con los demás son un espejo de nuestra herida con padre/madre. Bajo esta luna, y con Mercurio retrógrado en Cáncer, interrogamos.

¿Nos quedamos en la queja, para que papá/mamá nos dé lo que reclamamos?¿vamos reclamando a otros y otras los cuidos y atenciones que no recibimos? ¿nuestra niña buena, nuestro niño bueno, va armando vínculos de ayuda a otros para luego sentirse desvalorizado?

¿seguimos buscando a papá y mamá afuera? ¿somos autónomos?

¿qué implica emanciparnos de lo que más nos daña?

Este eclipse cierra una puerta. Un portal.

Es un buen tiempo para el ritual, la ceremonia. Encender un fuego, si podemos.

Encender un fuego y entregarle el pasado muerto, el pasado que ya no nos da vida. Entregamos esa parte de nosotros fiel a ese pasado.

Encender un fuego para despedirnos de nuestra dependencia interna a la autoridad externa.

Encender el fuego para entregar nuestra inconsciencia heredada, para redimir los agravios a la vida que laten en nuestra memoria, en nuestro linaje, en nuestros actos, gustos y hábitos.

Si tenemos fuego en tierra, podemos levantar la hoguera por lo personal y por lo colectivo.

Si tenemos brasa podemos hacer ofrendas.

Si tenemos una vela podemos hablarle.

Con la luna llena en Capricornio y eclipse lunar también es tiempo de honrar a los ancestros, sí, y lo hacemos ocupando nuestro lugar. La benevolencia de nuestro pasado nos quiere al mando. Eso es emanciparse. Tener criterio propio. Reconocer la voz de nuestra autoridad interna.

Bajo esta luna se cierra una puerta. Un portal.

Este nuevo ciclo nos exige a que, como adultos, nos emancipemos. Nos pide que reconozcamos la responsabilidad que tenemos de emanciparnos, desinfantilizarnos y crecer. Crecer para participar de la nueva realidad que queremos crear.

Esta nueva realidad que habitamos y nos propone la autoridad nos lo exige. No podemos cuidar a las futuras generaciones -ni a la memoria de benevolencia  humanitaria que honramos- si no nos hacemos también cargo de la sombra y el horror que criticamos. Nuestros reclamos y protestas se anclan en lo que creamos. No podemos dejar de crear la vida. Somos creadoras de vida.

Si obedecemos a la búsqueda de la comodidad, si buscamos asegurar nuestra seguridad y la de los nuestros, sin contemplar el costo de nuestras elecciones y decisiones en las futuras generaciones, estamos participando del horror. Cada decisión personal es colectiva. Cada obediencia inconsciente tiene un costo humanitario. Cada una cuenta.

Esta luna llena y eclipse lunar Capricornio nos pide una renuncia a una identidad basada en valores y creencias que ya no sostienen nuestra integridad. Emanciparnos es definir nuestra integridad en nuestros propios términos, sin permiso de nadie, y al servicio de la vida, de la integridad de la vida. Nuestra integridad personal contribuye a la integridad de la red de la vida.

Bajo esta luna llena y eclipse lunar en Capricornio quemamos el tiempo muerto, quemamos la estructura rígida y limitante, castrante, que nos habita -llamada obediencia inconsciente, obediencia ciega- para abrazar la obediencia íntegra, la obediencia plena.

Obedecer al amor que somos, siempre fuimos y seremos, es no olvidar.

 

#narrativascreativas #vocesarquetipicas #arteceremonial #soberaniacreativa #lapasiondemarte  #eltiempoesamor #liderazgocompasivo

 

 

6 comentarios sobre “:: Luna llena y eclipse lunar en Capricornio ::

  1. Muchas gracias, Paloma. Me resuenan tus palabras:  《Marte, como Venus, va más allá del género. 

    La humanidad necesita que restauremos el equilibrio femenino-masculino. Para eso hemos de reconocer y honrar lo que hemos heredado para transformarlo.》 A nuestra puequeña “alquimia de la espiral” de 5 le gustaría asistir en grupo al taller on line ¿Es posible pagando una sola inscripción? Un abrazo

    Enviado desde Yahoo Mail con Android

Los comentarios están cerrados.