#soberaníaenergética·activismo sagrado·arte ceremonial·astrología 2020·construir la esperanza·ecoternura·la voz de venus·luna nueva·magia·mercurio·soberanía creativa·venus en géminis·venus retrógrado

Luna nueva en Géminis :: Mercurio en conjunción con Venus

Mañana viernes cruzamos el umbral de la luna nueva en Géminis. Un nuevo ciclo lunar se abre. Cada nuevo ciclo lunar nos ofrece la oportunidad de renovar nuestros propósito e intenciones.

Con la aceleración de los cambios que estamos llamados a integrar más que nunca necesitamos nuestro centro y foco para situarnos y elegir el rumbo que le queremos dar a nuestra energía creativa.

Cada luna nueva es una alineación de la luna entre el sol y la tierra.

En su recorrido cada mes, la luna hace contacto con todos los planetas de nuestro sistema solar. De ahí que desde tiempos inmemoriales la luna es la guardiana de la memoria. La tejedora de la narrativa. Ella conecta las voces de los planetas, y en su rumbo mensual teje la continuidad de nuestra historia, y la de nuestro linaje.

La luna mueve el agua del planeta, el agua de nuestro cuerpo. Influencia nuestras mareas. las metafísicas y las orgánicas.

Ella está en su lugar, haciendo su danza, mucho antes de que la humanidad poblara esta tierra. La luna es la custodia de nuestra génesis, de nuestro origen. Es nuestra testigo más próxima, y más antigua.

La luna es el portal a través del cual se anclan las narrativas del cielo aquí en la tierra. La luna es el portal a través del cual la magia del cielo, activada por nuestra consciencia, encarna en la tierra.

La luna nueva en Géminis nos habla del poder de la magia.

La palabra magia nombra la consciencia del poder creativo de nuestra mente unida a la claridad del propósito e intención de nuestro corazón. Magia nombra el poder de nombrar desde esta comunión de mente y corazón. Esta es la magia evolutiva.

Géminis separa para unir. Es el signo de la dualidad. Esta separación toma forma de juego, de espejo, de danza o de guerra. Al final la danza es interna.

La unión arquetípica entre nuestra mente y nuestro corazón es la danza de la escucha. La escucha  se hacer herramienta necesaria para encontrar el camino del medio, la puerta que armoniza nuestra mente con nuestro corazón.

Cuando hablamos de magia también nombramos la práctica consciente (la higiene) de educar, alimentar y adiestrar nuestra mente para que sirva a los valores e ideales con los que queremos construir nuestra vida. Valores e ideales que sirven  nuestra subjetividad,  nuestra identidad evolutiva y consciente.

La magia nos habla del poder que tiene nuestra palabra para crear realidades, para materializar nuestras visiones en la tierra, en nuestra vida, en nuestras relaciones. Nos habla de la responsabilidad de ser agentes de cambio, y de ejercer nuestra magia con integridad y coherencia. Incluso desde la marginalidad. Incluso desde el cautiverio. Incluso desde la severidad de este tiempo. Siempre tenemos la mente, la palabra, el cuerpo y el corazón para poner nuestro foco, para rescatarnos, curarnos, mirarnos, conocernos, descubrirnos, honrarnos, amarnos.

La humanidad nos ha mostrados los dos rostros del poder de nuestra creatividad, de nuestra magia creativa. El esplendor y  el horror convergen adentro y afuera de nosotros. ¿qué realidades hemos creado/apoyado? ¿qué realidades habitamos? ¿con qué alimento nutrimos nuestra mente? ¿qué narrativas nos guían? ¿qué valores predican las narrativas que consumimos? ¿nos interrogamos?

Bajo esta luna nueva estamos llamados a revisar los fundamentos de nuestra mente, a revisar cómo aprendimos a pensar, ¿qué, quién nos educó, condicionó, adoctrinó?

Quien manda en nuestra mente, manda en lo que pensamos y nombramos, por lo tanto en la realidad que creamos.

Esta luna nueva nos invita una reflexión sobre qué es la soberanía mental. Nos invita a reflexionar sobre si realmente consentimos a la realidad que habitamos, y cuánto poder tenemos de influenciar esta realidad.

Bajo esta luna nueva en Géminis queremos tomar consciencia del recorrido interno que hacemos a la hora de nombrar lo que deseamos. A la hora de nombrar nuestro propósito e intención. Este recorrido nos habla de cultivar las prácticas -y adquirir las herramientas- necesarias para actualizar nuestra narrativa interna, para alinearnos con las fuerzas evolutivas de este tiempo.

Dentro de la rueda solar, la luna nueva abre la puerta para que podamos nombrar nuestra intención, para que hagamos nuestra magia. En cada luna nueva conectamos con un deseo de ver algo crecer en nuestra vida, y lo proyectamos a corto, mediano y largo plazo hacia el devenir.

Para conectar con este deseo evolutivo necesitamos hacer vacío, dejar espacio para que nuestra mente (y sus voces fragmentadas) no interfiera en el proceso de escucha interna necesaria para elegir con claridad el rumbo que le queremos dar a nuestra vida.

El desafío bajo esta luna es poder escuchar el susurro con el cual nuestra alma nos habla.

Bajo este cielo y bajo esta luna, la recomendación es que lo que nombremos esté íntimamente conectado con la voz de nuestro corazón. Nuestra voz puede estar resonando en nuestro interior, en nuestro cuerpo, a través de síntomas que no escuchamos, alertas y señales que no atendemos. Bajo esta luna nueva estemos atentos a no disociarnos, a darnos tiempo interno, a recogernos si lo necesitamos.

Si nuestra mente está disociada del cuerpo, está disociada de la escucha interna. Parar el cuerpo es un primer paso necesario para conectar.

Bajo esta luna hay una mezcla de confusión, de escapismo neurótico, de fantasías proyectivas,  mezclado a un poder regulador de los afectos que potencia la necesidad de escapar. Escapar del dolor. Y esta vulnerabilidad afectiva emocional mezclada con el estrés y la fragmentación mental nos lleva a tomar decisiones desconectadas de nuestra verdad.  La importancia de sacar tiempo para la conexión íntima con nuestro ser, nuestra voz, nuestro corazón, nuestra verdad, es necesaria.

* * *

La astronomía es el ancla de la narrativa arquetípica astrológica que estamos delineando. Es la astronomía la que nos recuerda que estamos inmersos en una danza en el cielo, somos parte de una historia, de una narrativa que no está escrita en los libros.

Es una narrativa que hace parte del libro de la vida, y es nuestra responsabilidad recordar y reconocer nuestro lugar y nuestra voz en este libro. Estamos unidos a las estrellas, somos parte, pertenecemos a esta historia.

Venus está retrógrado, y está descendiendo en nuestro cielo del atardecer, en el oeste. A fin de mes desaparecerá para cruzar entre el sol y la tierra. Venus va bajando de norte a sur de la elípitica.

El 3 de junio hará una conjunción con el sol. Entre en sol y la tierra, Venus estará en el corazón del sol. Esto es el equivalente a una luna nueva, es una venus nueva. Una semilla de Venus fecundada por el sol.

La convergencia astronómica astronómica el 3 de junio abre un nuevo ciclo de Venus. Un ciclo de ocho años. Un nueva estrella de cinco puntas. Una nueva rosa en el cielo. Una nueva realidad creativa para la humanidad en la que cada una y uno somos partícipes desde la resonancia, frecuencia y coherencia de nuestro corazón.

Esto quiere decir que estamos cerrando el ciclo de Venus abierto hace ocho años, el 6 de junio del 2012.

Esta fecundación del sol a Venus con la luna creciente nos habla de lo importante que es esta lunación, de lo valiosa que es nuestra conciencia, y de que es nuestra responsabilidad saber cómo manejar nuestra mente al servicio de nuestra energía creativa.

El 9 de junio Venus reaparecerá nuevamente sobre el horizonte, esta vez como estrella del amanecer, en el este. A partir del 10 de junio la veremos crecer en brillo y altura en nuestro cielo matutino. Para quien tenga línea abierta sobre el horizonte, les recomiendo recibirla.

Bajo esta luna nueva, otro dato astronómico valioso es que Mercurio acaba de emerger en el horizonte al atardecer. Mercurio sube y se mueve hacia el norte de la elíptica.

Venus y Mercurio se están cruzando en el cielo, Venus hacia el sur, Mercurio hacia el norte.

Los podremos ver brevemente mañana viernes, a la caída del sol (arriba Venus, y abajo Mercurio). La luna nueva no está visible, pero sí presente. Ella es la guardiana de esta semilla.

* * *

Bajo esta luna nueva en Géminis, Mercurio hace una conjunción con Venus retrógrado en Géminis. Y mientras el sol y la luna hacen un trino con Saturno retrógrado en Acuario, Venus y Mercurio hacen una cuadratura con Neptuno en Piscis.

Valores, recursos, deseo, creatividad, vínculo, relación son algunas de las palabras de conforman la constelación evolutiva de Venus.

Cada una de nuestras palabras siembra una semilla, una intención. Esta luna nos invita a tomar conciencia de la responsabilidad que acompaña la magia, la intención que ponemos en la palabra creativa.

Tanto Géminis como Acuario son signos de aire. Hay algo en este nuevo ciclo lunar que nos convoca a una revisión de los valores (cuerpo de creencias)  colectivos que hemos heredado de nuestros predecesores.

Bajo esta luna Mercurio es el portavoz del corazón de Venus.

De aquí al 3 de junio estamos en un tiempo muy especial. Cada pensamiento cuenta.

La propuesta es que veamos este tiempo entre la luna nueva de mañana y el 3 de junio como una práctica devocional creativa que nos permita enfocar nuestra energía en nuestra escucha, en nuestra voz , en nuestra verdad.

Bajo esta lunación el asteroide Vesta hace parte de la conjunción de Venus y de Mercurio. Vesta es la guardiana del fuego sagrado del templo, del hogar, del corazón.

En Géminis, su presencia está vinculada a la plegaria, al canto, la poesía, todas las artes expresivas como herramienta de conexión devocional.  Ella pertenece al reino de la tierra, guardiana de la pureza del diseño de la vida. No pertenece a la realidad social. Ha hecho una renuncia para servir a un bien mayor. Es custodia de una frecuencia amorosa, vinculada a la devoción y a las ceremonias y prácticas de purificación e higiene, energética. Una higiene que implica una ética y una estética. Vesta custodia el fuego del templo, el santuario, la casa, el altar. El fuego de la palabra.

Bajo esta luna que nuestra palabra sea aliada creativa, mensajera de la magia benevolente de nuestro amor a la vida. Este es el fuego que custodiamos. Esta sigue siendo nuestra intención, nuestra semilla.

* * *

 

 

12 comentarios sobre “Luna nueva en Géminis :: Mercurio en conjunción con Venus

  1. La conjunción Sol/Venus será exacta en mi ascendente.. e irónicamente también tengo al Sol y a Venus en conjunción a mi ascendente en mi propia carta natal, ojalá sea un buen presagio como la poesía de tus palabras. Saludos ❤

  2. Muchas gracias por siempre, amo tu sabiduría y tu sensibilidad, agradezco mucho la presencia de tus palabras en mi vida, gracias

  3. gracias gracias gracias por contar conmigo

    Obtener Outlook para Android

    ________________________________

  4. Hola,
    Leyendo tu escrito, he podido entrar en el cuento que narras. La información entra en mi mente y como flecha se dirige a la diana de lo que percibo en mi estos días. Los Cabos se unen, está todo conectado. La información existe, está en todas partes y es diversa. Es nuestro tambor el que hace sonido de la información.
    Gracias Paloma,
    Gracias Hermana.

    1. No quiero dejar de decir que la información que procede de ti es sabiduría, poesía, tanta sensibilidad…
      Gracias por compartir de una forma tan bella 🙂

  5. Que bonito Paloma, muchas gracias. Siempre espero con ansias tu informe astrológico porque me resuena mucho lo q dices. Saludos y abrazo grande desde Argentina!

    Obtener Outlook para Android

    ________________________________

  6. Muchas gracias, Paloma!! Me llega una luz y una narrativa muy hermosa a través de la luna nueva: venus, mercurio, sol,… plegaria, altar, palabra, creación, corazón, recogimiento e higiene mental. Desde que podamos nos pondremos en contacto. Tenemos la intención de crear un grupo interesado para entrar en la Espiral. Deseo a todas/os una “línea abierta al horizonte” para ver la luz de Venus al amanecer. 

    Enviado desde Yahoo Mail con Android

Los comentarios están cerrados.