astrología 2020·construir la esperanza·la alquimia de la espiral·la voz de venus·luna nueva·soberanía creativa·venus en géminis

luna nueva en Tauro :: la revolución de la tierra

Entre hoy y mañana -dependiendo de la franja horaria en la que estemos- cruzamos el umbral de la luna nueva en Tauro. Luna de tierra. Luna quieta.

Una de las metáforas que define a Tauro es el toro -o la vaca- cuya quietud le permite, en estado de enamoramiento, contemplar a la Luna. Este sentimiento amoroso-agradecido es la expresión de una conexión sensual, corporal con la vida. Es el gozo de la vida.  De ahí que tradicionalmente la luna está exaltada en Tauro.

El gozo de la vida es sabernos parte, estar en conexión, reconocerlo, apreciarlo y cuidarlo. Es nuestro estado natural, nuestro lugar en el reino de la vida. Es la esencia de nuestra integridad y de nuestra salud.

En el video que les comparto más abajo, la abuela Pat McCabe nos recuerda que, si no nos podemos levantar todos los días en gratitud por estar vivas y vivos en esta tierra, necesitamos ayuda. Esa es la línea, el límite. El límite de nuestro bienestar.

Bajo esta luna nueva en Tauro, es probable que entremos en contacto con su sombra. Con la sombra de Tauro en nosotras. Todos la tenemos. Es energía arquetípica, que pide ser mirada, integrada.

La sombra de Tauro tiene que ver con el miedo a la carencia, de ahí el apego y necesidad de acumular, característica de este signo.

Otro aspecto de la sombra de Tauro es el miedo al robo. La abundancia creativa de Tauro hace que entremos en contacto con mundos de ideas y visiones, diseños y mapas creativos. Tauro (como voz de nuestra tierra) es lento; lentitud que se hace a veces pereza, lo que hace que muchas de esta visiones e ideas tarden en materializarse.

A Tauro le aterra ver “sus” ideas germinar en manos ajenas. Esto nos habla de la parte de nosotros que reconoce el tiempo perdido en la búsqueda de una satisfacción infantil en vez de comprometernos con nuestros deseos y creaciones. También revela el  duelo de traicionar el espíritu creativo que nos visita e inspira, y que no hemos atendido, escuchado, a tiempo. Al cual no le hemos entregado nuestro tiempo.

Bajo esta luna nueva puede que revelaciones del pasado no ayuden a reconocer un cambio de patrón en nuestro sistema de valorización, de lo que es esencial, y lo que nos distrae.

Lo rápido y veloz trae trampas. Lo lento e interno promete crecimiento.

Este es el inicio de un nuevo ciclo, de abundancia y crecimiento. Estemos seguras y seguros que nos acerca a tierra, a los demás, con amor y enamoramiento compartido.

Es una revolución afectiva urgente la de poder colaborar de manera continua, comprometida. Las relaciones superfluas no sostienen el tejido de un devenir construido y compartido.

Estas son algunas reflexiones profundas para hacer en la quietud interna de esta luna.

Bajo esta Luna la invitación es a mirar con profundidad la sombra de nuestra envidia, esa que mide, esa que mira el jardín ajeno, más verde, más fértil. Entonces bajo esta luna nueva en Tauro, nuestra intención, nuestra siembra, es comprometernos con el tiempo de materialización necesario para hacer crecer algo que amamos, valoramos.

Es un duelo enorme reconocer que no tendremos ni los talentos, ni las oportunidades que otros tuvieron. La desigualdad en este planeta es antigua y heredada.

Entender bien lo que es un proceso de colonización como la financiación de los privilegios del primer mundo, es una piedra angular para situarnos en una reestructuración holística del colectivo. Para predicar la coherencia, hemos de reconocer desde qué lugar lo hacemos; y cuánto colaboramos y participamos en restaurar el equilibrio, de verdad. Entonces Urano interroga nuestro deseo de restaurar una seguridad y un orden que nos beneficia, sí, y cuyo costo ajeno no asumimos.

Otro aspecto de la sombra de Tauro es la voracidad. Observemos bajo esta luna nueva, cómo hemos abandonado relaciones -proyectos, ideas, situaciones- simplemente porque nuestra hambre de estimulación no es saciada. Nos aburrimos y nos des-enamoramos.

Esta reflexión es cortesía de Venus en Géminis. Este tema va a revelarse importante cuando Venus retrograde en Géminis a mediados de mayo.

La voracidad es un apetito destructivo, insaciable. Bajo esta luna nueva en Tauro, miremos detrás de nuestros deseos desatendidos, y descubriremos algunos arquetipos que merecen ser reconocidos.

La voracidad como la voz de nuestra víctima empática, esa que dice : soy tan sensible, tan especial, tan delicada; necesito tu tiempo, dame tu atención. Esa que lo pide y lo demanda, lo exige, lo toma. Y también la que no lo sabe pedir.

La voracidad de nuestra adicta, adicto, que necesita engancharse a lo que sea, para salir de sí misma, sí mismo.

La luna nueva en Tauro nos pregunta ¿cuál es tu adicción?

Venus en Géminis, nos indica que nuestra adicción es mental.

Adictos a creencias, teorías. Adictos a cierto tipo de relaciones. Adictos al romance -en la pantalla, ficción o “realidad”-, ya no sabemos, las películas se mezclan.  De ahí el llamado a tierra, a enraizar y respirar el cambio en el cuerpo.

Adictos a los estímulos, adictos a la energía detonada en nuestro sistema nervioso; adictos a lo familiar, sí, y también tóxico.

Le podemos preguntar a nuestra voracidad, a nuestro adicto, a nuestra víctima ¿qué quieres? ¿cómo te expresas en mi vida? ¿qué mensaje tienes para mi?

Usemos la energía de Venus en Géminis para interrogarnos piel adentro. Para reconocer el mapa de nuestro saboteador interno, para dedicarle un tiempo a la escucha de lo que pide. Con Urano en la ecuación, esta interrogación -hecha con genuina y amorosa curiosidad- abre la puerta a un cambio afectivo y creativo, a una liberación.

A Tauro no le gusta el cambio. Lo nuevo produce rechazo.

La sombra de la carencia nos hace desconfiados. Medimos lo que los otros tienen. Nos avergonzamos de nuestra miseria. Nos avergonzamos de nuestro privilegio. La desigualdad y la falta de equidad hacen de espejo de nuestra avaricia, nuestra falta de generosidad. Todo lo tomamos. ¿Qué devolvemos?

Reclamos. Demandas. Queremos esto. Queremos aquello. Queremos volver a lo que había. Queremos que las cosas no cambien. Queremos que se queden como estaban, con tal de sentirnos en territorio seguro, con tal de no perder lo poco que tenemos, lo que nos queda de control.

Nos aferramos a nuestras posesiones, a nuestras creencias, a nuestras interpretaciones, a nuestros territorios.

Queremos compartir, y cuando llega la hora, ahí en la frontera, nos apegamos a lo poco que nos queda. Cerramos la puerta.

El cambio es rápido. Abrupto. No hay tiempo de asimilarlo, hay nuevas narrativas, nuevos dramas que se multiplican.

La Luna nueva en Tauro nos invita a pausar, a detener la velocidad. A habitar un tiempo la quietud de nuestra esencia integrada, en conexión con el deseo de la vida, vivo dentro nuestro. No es fácil, ya que Venus, regente de la Luna nueva, está en Géminis, revoloteando curiosa, disfrutando las posibilidades creativas, conectando a través de la palabra, ideas, visiones, revoluciones.

Urano en conjunción con la luna y el sol nos habla de una revolución interna primero.

Sin un cambio interior la antorcha de la libertad colectiva es igual de peligrosa que lo que intentamos derribar.

¿repetimos o evolucionamos?

La luna nueva hace una cuadratura con Saturno en Acuario. Urano nos llama a despertar de nuestra pereza, burbuja de confort, para asumir nuestra responsabilidad colectiva. La presión a madurar se siente. ¿tenemos las herramientas?

Bajo esta luna, el deseo de cambio se hace sentir con fuerza, la revolución está viva. Sin embargo, ¿estamos dispuestas y dispuestos a asumir el trabajo que implica caminar y sostener este cambio? ¿tenemos claro la responsabilidad que estamos invocando?

Esta luna nueva nos invita a hacer un inventario de nuestras relaciones, discernir con quienes queremos y podemos construir. Construir no solo desde la belleza de una visión compartida por una palabra iluminada, creativa. Más bien construir desde la capacidad de sostener largos periodos de sobriedad, trabajo, compromiso – a menudo muy ingrato y solitario- para materializar el cambio.

La rebelión es una herramienta para la revolución. Rebelarse por rebelarse es unirse a la destrucción. Para revolucionar necesitamos saber crear nuevas formas, proponer.

¿de qué sirve deshacer sin proponer?

La rebelión nos ayuda a des-hacer, la revolución a construir.

Esta luna nueva en Tauro nos invita a reflexionar sobre qué semilla de cambio queremos ser, y nos alerta a no irnos por los mundos de la mente y la palabra sin que nuestras teorías pasen la prueba del tiempo, la prueba del compromiso, la prueba de la experiencia, la prueba de la tierra.

La revolución se aprende, y se corrige. Una mirada al pasado nos revela los errores cometidos. ¿podemos revolucionar un sistema externo si no hemos pasado por una revolución interna?

De ahí que los vínculos -espejos resonantes- se hacen terreno de cambio y crecimiento. Nos vemos, nos escuchamos, nos compartimos desde la afinidad de nuestro compromiso, desde la resonancia de la madurez de nuestro sueño-proceso compartido.

Una revolución integrativa y holística implica un cambio profundo en la manera en que nos rebelamos, nos organizamos, en la manera en que circula el poder en nuestras relaciones más íntimas.

¿predicamos una revolución enraizada en la verdad, y nos mentimos a nosotros mismos?

¿predicamos liberar a la humanidad de la esclavitud sexual, sin poner conciencia en el abuso que hacemos de nuestra propia energía sexual?

¿predicamos la paz, y aceptamos la violencia ajena?

¿vamos por la vida como pequeñas dictadoras y pequeños dictadores mientras denunciamos las dictaduras globales?

La luna nueva en Tauro revoluciona nuestra mirada hacia nuestra propia disociación entre lo que predicamos y lo que caminamos.  Esta mirada no pide ni culpa, ni vergüenza, ni juicio. Solo responsabilidad y cambio.

Esta luna nueva nos convoca a madurar la revolución que queremos construir.

Buena luna y buenas siembras

 

***

Aquí el enlace del video que menciono.Aquí la abuela MacCabe encarna la Voz de Venus.  https://www.youtube.com/watch?v=15tLNsAKHbs&feature=share&fbclid=IwAR0vlOBZvFn2VfqamUl7hX1B0mLsAd2h9H8EFhI_4mT6ibGRklcFnK3GKqw

Para quien maneja el inglés recomiendo escucharlo hasta el final. Es oro molido. Nos quedan cada vez menos abuelas y abuelos, guardianes de la conexión sagrada, ejemplos vivos de los que es caminar la revolución de la descolonización. Escucharles y dar continuidad a su voz es nuestra responsabilidad.

Si todavía no te has unido a La Alquimia de la Espiral, te recomiendo que lo hagas. Una vez al mes recibirás el horóscopo mensual para cada signo; así como una guía mensual para cada signo de cómo trabajar con la luna nueva.

Si te subscribes ahora, recibes el horóscopo del mes de abril.

***

 

9 comentarios sobre “luna nueva en Tauro :: la revolución de la tierra

  1. y para quienes no manejamos el ingles, como hacemos para escucharla, saber que dice? gracias de todos modos

  2. increíble leerte.
    Fue un reflejo muy claro de lo que estuve observando estos días.
    Muy nutritivo
    Gracias gracias
    ♥️

  3. Oro Molido…

    Revelarse; el nuevo rebelarse. Contemplar lo que se revela de nosotres en este tiempo de intimidad cotidiana, tiempo que afina sensibilidad y visión.
    Discernir qué vale la pena compartir.

    Gracias por compartir oro molido.

  4. Genial! soy taurina y pareciera que has leído mi corazón. Gracias por la variedad y delicadeza y profundidad de tu análisis y de tus aportes!

  5. Totalmente. A trabajar con y a escuchar a la adicta interna para poder construir más y mejor. Gracias Paloma, como siempre gracias!

Los comentarios están cerrados.