activismo sagrado·astrología 2020·el tiempo es amor·encarnar la voz·gran conjunción de saturno y júpiter·gran conjunción de Saturno y Plutón·gran cruz cardinal·júpiter en capricornio·la alquimia de la espiral·la voz de venus·marte retrógrado·plutón en capricornio·saturn in capricorn·soberanía creativa

El Sol entra en Aries :: nuevo año ::

Entre hoy y mañana cruzamos la puerta del Equinoccio de marzo. Este es el día del equilibrio entre el día y la noche. Es un giro temporal que anuncia días más largos y noches más cortas en el norte, y días más cortos y noches más largas en el sur. Este es portal. Entre hoy y mañana, como humanidad, estamos en el mismo equilibrio de luz y sombra.

El equinoccio de marzo es un tiempo de magia y poder. La energía tiene un gran potencial. Nuestra energía está concentrada, lista para brotar, lista para nacer. Lista para la acción.

Este es el inicio de la Rueda del Zodiaco con sus narrativas vinculadas a los ciclos de cosecha de la tierra, y del paso del sol por las constelaciones y las estrellas.

Aries, es el primer signo de la rueda del Zodiaco. Cuando el Sol cruza el grado cero de Aries iniciamos un nuevo ciclo solar. Este es el nuevo año astrológico.

El Sol en Aries aumenta en poder de la energía cardinal de Chirón en Aries, además de la alineación planetaria de Júpiter, Saturno y Plutón en Capricornio.

En el 2008 Plutón entró en Capricornio. En el 2012 se abrió la cruz cardinal con siete cuadratura entre Urano en Aries y Plutón en Capricornio. Estas fueron las primeras grietas evidentes en una estructura destinada a venirse abajo. Ahora ya no son grietas. Son abismos los que se revelan.

Me gustaría decir que esto pasará, sin embargo, las narrativas planetarias realmente nos dice es que esto solo empieza.

Lo que vemos ahora -que los velos se desprenden maduros- es la trastienda de nuestras creencias, y de lo que hemos creado y apoyado desde nuestra ceguera.

Saturno entra a fin de mes en Acuario. Estará directo en este signo hasta el 11 de mayo, luego retrogradará en Capricornio. Esto libera peso de la tensión de los signos cardinales. Por lo menos hasta julio, que es cuando vuelve a entrar en Capricornio.

Saturno hará su entrada definitiva en Acuario el 21 de diciembre.

Ambos -Júpiter y Saturno- harán una conjunción en el grado cero de Acuario el 21 de diciembre. Este es un tránsito que -como el de la Gran Conjunción de Saturno y Plutón (enero 2020)- marca una nueva era social, política y comunitaria para la humanidad.

Saturno va a revelar las fallas estructurales de nuestras redes comunitarias. Nos ofrece una revisión de los modelos ideológicos  que hacen la sociedad más justa, equilibrada.

Ya tenemos el término : “distanciamientos social”. El logos de la energía de Saturno en Acuario encarna perfectamente en esta palabras. Sin embargo, esta configuración astrológica también puede ser nombrada “trabajar juntos”, lo cual también está pasando.

Entonces los vientos del cambio están aquí. Es un nuevo territorio. Lleno de incertidumbre y de miedo, sí. Y también lleno de potenciales. Lo que decidamos ahora es vital para nuestra situación más adelante.

¿qué sociedad queremos construir?  ¿queremos actuar, participar?

Nos espera un tiempo de sobriedad colectiva.

Ya sea por la depresión económica que inevitablemente se avecina, ya sea porque el nuevo mundo que vamos a habitar ya no nos permite seguir apoyando la ilusión y la travestía, muchas y muchos elegiremos alejarnos de este modelo social que no acoge ni representa nuestros valores. De ahí que buscaremos crear redes alternas de apoyo y convivencia.

Es en el contexto de esta conjunción entre Saturno y Júpiter, a fin de año, que nos queremos situar ante el portal de este equinoccio. Con la flecha clara de cómo nos posicionamos de cara al futuro que se perfila.

La luna mengua hasta el 24.

El 23 Júpiter hace una conjunción con Plutón.

El 25 el Sol hace una conjunción con Chirón.

Esta luna nueva nos habla de pérdida y dolor.  De ahí que la elaboración ceremonial del duelo como una expresión  ancestral de amor y conexión es imprescindible para este tiempo.

Es importante conectar con el proceso de sanación colectiva que estamos viviendo. Esta conciencia de que estamos sanando el alma de la humanidad -juntos y juntas a la tierra- es nuestra visión, es nuestra ancla,  es nuestro norte. Es el alimento de cada paso, acción y decisión que estamos llamados a dar.

¿y qué otra narrativa nos ofrecen las estrellas para este tiempo que nos sea la militarización global?

¿qué nos cuenta Venus, por ejemplo?

En la antigüedad Venus -vinculada a la diosa sumeria Inanna- era la diosa del amor y del guerra. El patriarcado fue suprimiendo la ferocidad inherente de Venus. La ferocidad femenina.

Mercurio y Venus son planetas tan poderosos como Plutón, júpiter y Saturno. Simplemente operan desde otra esfera. Los planetas transpersonales como Plutón impactan la narrativa colectiva, y desde ahí la personal.

Sin embargo, Venus, Mercurio y Marte, al tener ciclos solares más cortos influyen en la esfera de lo personal, vincular, intercambios etc. Es desde lo personal que estos planetas tienen impacto en el colectivo.

Si sintetizamos, Venus es el amor y Mercurio la comunicación. Es en ellos que nos queremos enfocar para encontrar vías y caminos alternos a la realidad dominante.

Las rutas que abrimos y nombramos en el cielo, se encarnan en la tierra gracias a nuestra conciencia y a nuestra voluntad de servirles, de dejarnos guiar por ellas. Este es el camino de las estrellas.

Venus es nuestra amada estrella. Todos los pueblos de la antigüedad la han seguido y es por una razón : es poderosa. Y lo es en femenino.

Venus es la hermana de la tierra.

Venus es nuestra guía, y feroz protectora de nuestro deseo creativo en este tiempo. No sabemos si es más o menos fuerte que las voces patriarcales que nos hablan desde Capricornio. No es importante, porque Venus no opera desde la competitividad.

Ella inspira y magnetiza. Ella es la maga. La verdadera.

La que predica y camina la magia de la tierra. La que nos conecta a nuestros huesos y nos permite despertar el florecimiento de nuestra genética de gozo.

En el 2012 se abrió un tránsito poderosísimo de Venus que duró ocho años, y que cierra ahora el 13 de mayo . Eso quiere decir que a partir de mayo Venus abre un nuevo ciclo de ocho años. Abre una nueva estrella de cinco puntas en el cielo. Una nueva flor. Una nueva estrella.

Este es el tránsito con el cual nos queremos alinear.

Entre abril y mayo Venus y Mercurio empiezan una danza que los llevará a pasar un tiempo juntos cerca de las Pleyades. Tal vez esta es una invitación a una comunicación benévola y amorosa con la inteligencia cósmica de la cual hacemos parte.

Una plegaria humanitaria en belleza, armonía y amor que mitigue y sosiegue la crispación, la angustia, el miedo. Un llamado a desear encarnar la voz de Venus en la tierra.

 

Marte está en una encrucijada. O vuelve a la lucha sin cuartel por ganar, o acepta que algo tiene que cambiar. Marte retrograda en Aries en septiembre. Si próximamente se vuelven a abrir las fronteras, es probable que sea por poco tiempo, ya que en septiembre, con este tránsito de Marte y el panorama actual, puede haber otro cierre.

Es importante que nos podamos mover en la espiral del tiempo para prever, para prepararnos, simplemente para elegir dónde queremos estar. Esta mirada cautelosa y respetuosa hacia el futuro nos permite administrar nuestra energía, y habitar nuestro presente con cada vez más autonomía en nuestra mirada, intención y desición.

En este contexto la autonomía es una expresión de la libertad -incluso en la celda- porque la autonomía que buscamos potenciar es mental.

El paso de Saturno por Acuario nos alerta a una reducción de la libertad social , y también mental.

Pensamientos derrotistas de un futuro deshabitado por nuestro deseo. Ese es el miedo. De ahí que Venus y Mercurio, íntimos y cercanos -en casa, como nosotras y nosotros- nos ofrecen una narrativa útil (y más fácil) de seguir.

El nodo norte de la Luna entra en Géminis en Mayo. En Mayo Venus retrógrada en Géminis y abre la estrella de cinco puntas de la creación que cierra en el 2028. Entramos en un renacimiento, una era nueva en la comunicación. Un florecimiento afectivo, creativo de como hacer circular el poder y la magia del amor a través de la palabra.

Quienes tenemos el privilegio de poder mirar a las estrellas, seguir sus mitos, nutrirnos con su belleza, tenemos la responsabilidad de comprometernos. En nombre de los que viven una tragedia en estos momentos, miremos a Venus. Sostengamos la llama del amor. El fuego de nuestra estrella que nos guía simpre hacia el corazón.

Y ahora que tenemos tiempo, miremos al oeste después de la caída del SOL. Ahí está majestuosa, testigo de nuestra evolución.

En este portal, pongamos la piedra. Abramos el círculo. Encendamos el fuego. Recemos el agua. Cantemos.

Somos el nuevo tiempo.

***

En este enlace encontrarás la información de LA ALQUIMIA DE LA ESPIRAL :: el horóscopo mensual para cada signo.

Para quienes han escuchado los audios anuales de PUENTE TIERRA :: ENCARNAR LA VOZ (horóscopos 2018) y TIEMPO AGUA :: CONSTRUIR LA ESPERANZA (horóscopos 2019) y me han preguntado por los HORÓSCOPOS 2020, este año la propuesta es LA ALQUIMIA DE LA ESPIRAL.

En vez de ser un horóscopo anual para signo, es un horósocopo mensual.

Te invito a que te acerques, leas la propuesta y si sientes el llamado te unas a LA ESPIRAL.

Puedes hacerlo en cualquier momento del año. Gracias por tu apoyo.

 

 

 

5 comentarios sobre “El Sol entra en Aries :: nuevo año ::

  1. Hola!

    Es verdad, Venus está magnética, incluso algunas noches tiene un hermoso halo y la miro y me mira.
    Es siempre hermoso leer las palabras que dedicas a esta experiencia canviante, misteriosa y motivante que es la vida y el crecimiento.

    Gracias por compartir tu visión.

    Mar

Los comentarios están cerrados.