astrología 2020·luna llena·mercurio·mercurio retrógrado·urano en tauro

luna llena en Virgo :: la tarea de hacernos fuertes ::

Este lunes 9 de marzo cruzamos el umbral de la luna llena en Virgo. Mercurio, planeta regente de Virgo, recupera su marcha directa el día de la luna llena.

La luna llena ilumina lo que Mercurio mueve. Una visión de futuro se revela. ¿Nos enamora o nos aterra? Un poco de todo, parece.

Queremos entender el futuro. Queremos integrar la lección. ¿qué hemos aprendido estas pasadas tres semanas? ¿qué viejo orden se desprende con la facilidad de la fruta madura? ¿qué nuevo orden empuja con fuerza la visión de un futuro en el que la vida creativa brote?

El 2020 es un año en el que nos hacemos fuertes.

Esta luna llena hace una oposición con Neptuno en Piscis. Necesitamos sistemas inmunológicos fuertes. Fortalecer nuestras prácticas, redefinir nuestras prioridades, cuidar nuestra energía. Esto no implica movernos con miedo. Sí de movernos con la cautela de reconocer que el mundo que habitamos cambia rápido.

La luna llena en Virgo nos habla de orden e higiene.

Mientras los medios se enfocan en el coronavirus, también hacen silencio sobre cómo la malaria, el dengue -entre otras enfermedades letales- están brotando nuevamente. Muchas vidas desaparecen silenciadas detrás de las cortinas de los escenarios de la propaganda. Estamos atrapados en las narrativas de los circuitos de información global. También hacemos parte de un ecosistema viral compartido.

Algo de esto nos revela la luna llena en Virgo con Mercurio en Acuario.

Este virus global nos ofrece un espejo de nuestro deseo de unión. Es una expresión viral de la sombra de nuestro deseo de unidad. De la conciencia de que estamos todas y todos en esta tierra en unidad. Que somos una familia. Que somos un solo círculo. Que deseamos recordarlo. Que lo más que anhelamos es la reconexión -con la tribu, con la tierra-. Este es el mensaje de Mercurio desde Acuario + Venus y Urano en Tauro.

La luna llena en Virgo -Sol y Neptuno en Piscis- revelan la parte orgánica de esta sombra del deseo de unidad. A través de un sentimiento de amenaza -y búsqueda de protección- ante el alcance y la magnitud de este virus, nos reconocemos todos y todas vulnerables. Esta vulnerabilidad nos une. Esta vulnerabilidad nos habla. Pide un cambio. Un cambio de mirada hacia el mundo que habitamos. Y un cambio de mirada hacia nuestro lugar y situación en este nuevo mundo.

Desde el punto de vista de la astrología del 2020, estas amenazas virales hacen parte del nuevo paisaje global. Esta es una tendencia puede que nos acompañe a lo largo del año. Hay que ver cómo se comporta -el nivel de contagio y/o la resolución de la cura- durante el paso de Marte por Piscis a partir de mayo. Cuando Marte entre en Piscis en mayo tal vez se propague, tal vez encuentren el antídoto.

Otro tiempo delicado es durante los eclipses de junio y julio, y en septiembre cuando Marte retrograde en Aries.

Estamos entrando en una era en que las guerras bacteriológicas son usadas como una herramienta de control social. El control social se da a través del control del movimiento, y el control de las creencias. La luna llena en Virgo nos invita a tomar con pinzas la cantidad de información con las que nos bombardean. Esos virus narrativos son letales.

La luna llena en Virgo revela la necesidad de una dieta de información, de una limpieza mental de lo que consumimos a través de las redes sociales, e industria del entretenimiento.

Vivimos en una realidad virtual que va a aumentar exponencialmente en los próximos años. Si no nos queremos ir volando a mundos creados para que consumamos basura -mientras la tierra es depredada, la memoria profanada- es tiempo de ordenarnos y situarnos. Esta es la voz de la luna llena en Virgo.

Entonces, nos toca adaptarnos. Entramos en una era humanitaria en que la salud y la protección viral toma protagonismo. Y que este es el tiempo en el que hemos de tomar las medidas y decisiones adecuadas de cara al nuevo orden mundial que se perfila. Y no desde el miedo, sino desde el cuido. Una cosa es no consumir la narrativa del miedo, y otra es no estar atentos, y ser irresponsables.

El intentar poner un límite a la amenaza de este virus pasa por un control de la higiene, por prestar atención, y por cuidar nuestro sistema inmunológicos.

Ese cuido pasa por hacernos fuertes. Estar informados. Adaptar nuestros hábitos y necesidades alimenticias para optimizar nuestra respuesta inmunológica, y nuestra recuperación y sanación. Es nuestra responsabilidad no potenciar más caos del que hay. Desde el lugar en el que estemos, desde nuestros movimientos, solo estemos atentos.

Esta luna llena en Virgo revela una nueva visión de la salud colectiva mundial, y personal. Revela los cambios y ajustes necesarios para adaptarnos, para movernos con resiliencia en estos tiempos mutantes.

Adaptarnos empieza desde adentro, tomando la soberanía de nuestra salud y también tomando responsabilidad por nuestros movimientos.

Si tomamos aviones, que sepamos que -aunque estemos fuertes- también podemos ser mensajeros portadores. Esta conciencia nos ofrece una mirada, una perspectiva, delicada de los espacios y ecosistemas compartidos. Una cosa es no alimentar el miedo, y otra es ser irresponsables.

Esta luna llena en Virgo revela el límite de nuestra integridad íntima y personal. Un llamado a la entrega devocional y al servicio.

Lo que ya no aceptamos, lo que ya no encarnamos, lo que ya no apoyamos, se revela. Tal vez ver duele, a la vez que la claridad nutre nuestro camino, y nos permite comprometernos, dar un paso.

Venus acaba de hacer una conjunción con Urano en Tauro. Nos enamoramos del llamado de la tierra de alinearnos con su pulso, de caminar su latido, de seguir nuestro corazón. Un corazón con raíces, un corazón que camino cerca de la tierra.

A medida que entremos en el 2020, la actividad mental irá en aumento. Marte y Saturno hacen una conjunción en Acuario a fin de mes. En mayo el nodo norte de la luna entra en Géminis. Ambos son signos de aire.

Vamos a dar un salto cuántico en la evolución informática cuyas consecuencias en nuestra relación con el tiempo, la comunicación, la realidad, la intimidad, las relaciones, la ética, la libertad son irreversibles. Este es un tiempo de reflexiones profundas de qué es lo que encarnamos, y lo que no queremos encarnar más.

La Luna llena en Virgo nos devuelve a nuestro sacerdocio. A nuestros votos. ¿qué enciende la llama blanca de nuestra devoción? ¿cómo se encarna nuestro servicio en la tierra?

Bajo esta luna, mensajes y visiones nos hablan de cambios de rumbos, de adaptaciones creativas y espirituales.

Nuestro deseo de unión compartido no necesita la voz de un virus letal para que nos unamos.

Esta luna llena en Virgo revela un llamado a que las familias espirituales -que están sintonizadas a colaborar juntas en este tiempo- se encuentren. Líneas de tiempo creativos compatido se abren para quienes resuenan se unan y cooperen.

Qué el espejo de esta luna llena refleje nuestros rezos, nuestros deseos y visiones compartidas, para encarnar el tejido que nos mantiene unidas y unidos a la red de la vida.

Qué nuestras intenciones en armonía compartidas retumben en el corazón del universo.

Qué las líneas del tiempo creativo -que estamos llamadas a abrir y sostener- encuentren su curso expresivo.

Qué nuestras voces se encuentren.

Qué traspasen la espesura de la ilusión.

Qué la luz de nuestra pureza ancestral nos reuna en torno a la tarea compartida.

Este es un tiempo de florecimiento creativo, de emprendimiento colectivo consciente, experimental e innovador.

A partir del 19 de marzo, con la entrada del Sol en Aries -día el Equinoccio- Marte hace conjunciones con Júpiter, con Pluto y con Saturno.

De ahí la importancia de encontrar nuevas herramientas -y ayudas- para fortalecernos y vitalizarnos. Bajo esta luna invocamos la buena salud y buena mente para nos sucumbir a los virus, especialmente el mental. El que nos paraliza de miedo.

¿Qué tiempo de celebración, relajación, placer, creación nos podemos ofrendar?

Bajo esta luna hay un llamado a conectar con el deseo, la vida. Un llamado a no dejarnos llevar por la corriente de narrativas letales, a estar presentes, sí y desde esta presencia encauzar nuestra energía hacia nuestro bienestar.

Si nos sentimos perdidos, el mejor lugar para encontrar el equilibrio es en el día a día, en la práctica, en la tarea.

La luna llena en Virgo nos devuelve a mirar nuestra vida a través del filtro de nuestra salud y de nuestros hábitos.

¿Qué nos manda a corregir la Luna?

Esa la tarea.

***

En este enlace encontrarás la información de LA ALQUIMIA DE LA ESPIRAL :: el horóscopo mensual para cada signo.

Para quienes han escuchado los audios anuales de PUENTE TIERRA :: ENCARNAR LA VOZ (horóscopos 2018) y TIEMPO AGUA :: CONSTRUIR LA ESPERANZA (horóscopos 2019) y me han preguntado por los HORÓSCOPOS 2020, este año la propuesta es LA ALQUIMIA DE LA ESPIRAL.

En vez de ser un horóscopo anual para signo, es un horósocopo mensual.

Te invito a que te acerques, leas la propuesta y si sientes el llamado te unas a LA ESPIRAL.

Puedes hacerlo en cualquier momento del año. Gracias por tu apoyo.

5 comentarios sobre “luna llena en Virgo :: la tarea de hacernos fuertes ::

  1. Gracias nuevamente por la información; clara, profunda y directa.
    Aprecio mucho estos informes.
    Isabel

    Sent from my iPhone

  2. Estaba esperando leer tus palabras. Esta luna llena me tiene movilizada. Gracias por tu sabiduría.

  3. excelente sintesis, y comparto plenamente el sentimiento de vulnerabilidad ante las guerras que se arman desde los lugares de poder, ante las cuales la unica manera de responder es fortaleciendonos como individuos con alto sistema inmune y cuidado , tambien en lo colectivo, aunando nuestras voces y acciones al servicio de frecuenciar cada vez más alto, la dieta de mass media global es algo que estoy aplicando. gran abrazo desde Argentina, y Gracias Paloma, por la compartida. Carla Scotti

Los comentarios están cerrados.