activismo sagrado·astrología 2020·construir la esperanza·eclipse en capricornio·eclipse en cáncer·ecoternura·el tiempo es amor·luna llena·plutón en capricornio·saturno en capricornio

luna llena y eclipse lunar en Cáncer :: gran espíritu del cuido ::

Este viernes 10 de enero cruzamos el umbral de la luna llena y eclipse lunar en Cáncer.

Con esta luna llena y eclipse cerramos el tiempo “entre eclipses” abierto con la luna nueva y eclipse solar en Capricornio, el pasado 26 de diciembre. Estos dos eclipses -en el eje Capricornio y Cáncer- se dan en el contexto de la gran conjunción de Plutón y Saturno en Capricornio. Esta conjunción será exacta este domingo 12 de enero. Sin embargo, llevamos estas dos semanas entre eclipses, sintiendo la energía de estas fuerzas arquetípicas aumentando en intensidad.

A la conjunción de Saturno y Capricornio se le suman Ceres, Mercurio y el Sol. Bajo esta luna llena, el Sol y Mercurio hacen una conjunción exacta. Y Júpiter recién entrado en Capricornio, también influencia este tiempo.

Si a esta gran alineación planetaria le sumamos la fuerza de los eclipses, no es de extrañar que – de una manera u otra- estas dos semanas nos haya tocado sentir, vivir, testimoniar emociones profundamente intensas, tanto de angustia, miedo, duelo, tristeza, desasosiego como de compasión, empatía, amor e intimidad. Van de la mano.

Las narrativas colectivas nos devuelven una imagen devastadora de nuestro legado humanitario. Parece que el gran despertar de la conciencia que soñamos -esa visión de una era dorada para la humanidad, en la que florecen los valores de la cooperación, colaboración, co-creación y equidad, y en las que retomamos nuestro lugar en el orden natural, en respeto a la tierra, a la vida-, parece que se nos esfuma. Sin embargo, si logramos sostenernos en medio de este caos emocional, y nos permitimos sentir, reconoceremos que sí, que estamos en un momento delicado, incluso peligroso, y también estamos en el umbral de una gran oportunidad.

La gran conjunción de Plutón y Saturno en Capricornio nos invita a reconocer que -más allá del proceso de integrar la sombra, y reconocer las dinámicas de abuso de poder- parece que en este tiempo de lo que se trata es de mirar a los ojos -y con los ojos bien abiertos- el mal que mueve los hilos del mundo.

Reconocer que los desastres, las devastaciones, la violencia que vivimos en este momento es el resultado de decisiones concretas y reales, tomadas por personas que cuya agenda no es el bien común de la humanidad es imprescindible para situarnos. Reconocer que las personas que detienen el poder de elegir y decidir por el bienestar de otros, son mayormente narcisistas sicópatas al servicio de multinacionales depredadoras. Su único objetivo es seguir explotando los recursos de la tierra, sin ninguna consideración por las consecuencias del abuso y desgaste hecho a la red de vida, al planeta tierra.

Reconocer cómo -de una manera u otra- nuestra pasividad, nuestro estilo de vida, nuestro privilegio y nuestro confort depende y alimenta esta perversión es tal vez el despertar de la trampa más grande que nos toca vivir.

¿Cuántas especies tendrán que desaparecer para que despertemos? ¿cuánto drama- trauma tenemos que seguir soportando? ¿cuál es el límite de esta devastación? ¿hasta dónde llega la codicia, la indiferencia, la crueldad de las personas llamadas responsables de nuestros destinos? ¿cuándo paramos y decimos : basta, hasta aquí, esto es insostenible? Y una vez aquí, ¿cuáles son las alternativas que tenemos para responder a lo que nos está tocando vivir?

Pareciera que tenemos que pasar todas y todos -juntos y juntas- por la noche oscura del alma de la humanidad, para en unión despertar y reconocernos como hermanos y hermanas, en comunidad solidaria -en autonomía y soberanía- para elegir nuestros destinos. Destinos que contemplan la reparación de la red de la vida. Destinos que nos hablan de un retorno a la solidaridad como remedio a la depredación del individualismo capitalista.

La luna llena y eclipse lunar en Cáncer nos hace un llamado urgente a nutrir la vida. La vida madre, la vida tierra, la vida alimento, la vida red sostenedora, memoria ancestral de nuestro origen. Las narrativas devastadoras nos abruman, sí, y también tienen el potencial de activar en nosotros esa loba madre protectora de la vida, que hará -sin miedo ni duda- lo que haga falta para cuidar lo que ama, y merece y ha de ser cuidado para las futuras generaciones.

Esta es la encrucijada bajo esta luna llena y eclipse. ¿seguimos en nuestra burbuja de privilegio, nuestra zona de confort, esa que se alimenta de precisamente de lo que criticamos? ¿damos un paso?

Mercurio y el Sol en Capricornio en oposición a esta luna en Cáncer, evidencia las palabras vacías versus el compromiso verdadero con la continuidad de la vida. Podemos levantar los puños en alto, ser veganos, apoyar múltiples causas, incluso ser activistas comprometidos y sinceros, pero si nuestras palabras, si nuestra prédica no está acompañada por cambios reales y verdaderos de contribución al cuido y a los cuidos (de las personas, de la tierra, de la vida, de los animales, de la energía, y del tiempo, de la memoria) ¿de qué sirve protestar?¿de qué vale hablar si no lo acompañamos con cambios concretos nuestras palabras?

Esta luna llena y eclipse en Cáncer nos libera de la obediencia al sistema, al poder, a los discursos vacíos, a las prédicas disociadas de acciones reales de cuido, amor, nutrición. Palabras que nos entrampan en seguir creyendo en personas y propuestas que no solo no nos cuidan, no nos saben cuidar, sino que nos dañan.

Nos liberamos y abrazamos el cambio.

La corriente nos lleva, soltamos las amarras, ya no podemos sostener la farsa, despertamos de la trampa. ¿y ahora qué? ¿qué hacemos con esta conciencia? ¿cómo abrazamos este ciclo de caos y pérdidas? ¿cómo abrazamos este ciclo de gran amor?

Parece que ya no podemos sostener la mentira. Parece que no tenemos más remedio que perderle el miedo a eso que nos ha supuestamente cuidado y protegido, y que realmente nos ha reprimido y abusado. Y la grandeza de este momento -vivido desde la intensidad que la conciencia del duelo nos ofrece- es que nos solo nos liberamos, sino que lo hacemos con el corazón abierto, con compasión.

Este cambio duele, es incómodo, ya que implica una renuncia a nuestra comodidad, a nuestra seguridad, a nuestra burbuja. Esa que descansa precisamente en lo que daña y hiere. Son cambios que implican una entrega inmensa y transformadora, que brota de un corazón abierto por la conciencia que el dolor y el duelo despiertan.

Estamos despertando, sí y esta es la esperanza de este tiempo de pérdidas.

Despertamos, y nos damos cuenta de que detrás del miedo y la tristeza -de la indignación y la rabia- la fuerza de la vida nos sostiene, la red esta viva, sí, y el amor que emana de ella abre los surcos de los caminos que estamos llamados a transitar para palear la narrativa de estos tiempos.

La única narrativa es la que cuida la vida. Lo demás es falso.

Y abrazar esta certeza nos desafía al verdadero cambio, el que cada una y uno podemos hacer desde lo más íntimo de nuestro ser, en servicio a nuestro cuido personal, al de nuestras relaciones, círculos y comunidades.

Entonces miremos también a los ojos a esos y esas líderes que con sus bellas palabras nutrieron nuestra sed de pertenencia. A esos -y esas- maestros guías que haciendo de padre-madre nos enamoraron con sus enseñanzas y promesas. Los miramos con la luz de las lágrimas de estos tiempos y abrazamos la claridad de nuestra emancipación e independencia. Miramos si sus actos, si sus prácticas, corresponden con el camino que predican, y si no reconocemos la coherencia que este tiempo merece, los dejamos ir.

Los cuidadores somos nosotras y nosotros, desde lo más íntimo de nuestro ser, cuidamos y lideramos. Nuestro liderazgo empieza profundo adentro, cuando aceptamos la verdad que tiembla en nuestro interior, cuando la emoción se hace torrente y canal para la palabra que liberada de la opresión nombra lo innombrable, rompe le hechizo y dice lo que tiene que decir. Este es el primer paso para hacer lo que hay que hacer.

Bajo la luz de esta luna llena, ahí dónde ha habido negación de la palabra, ahí donde la palabra se ha usado para controlar y dominar, se rasgan las estructuras opresoras y emerge la verdad, dolorosa y liberadora.

La maestría, la sabiduría que tanto anhelamos encarnar, tal vez solo pide que salgamos de nuestra zona de confort, renunciemos a lo que creemos querer, y abracemos el llamado y la entrega de cuidar lo que realmente valoramos.

Este es el valor de la pérdida y el duelo : rasga los velos de la complacencia y nos empuja a crecer y asumir cada una y uno nuestro liderazgo íntimo. Ya nadie sigue a nadie. Nos seguimos a todos entre todas, y así, vamos mitigando el impacto de una sociedad que ha normalizado el narcisismo, la psicopatía, la crueldad, la violencia sexual, la denigración de la vida.

En esta luna llena en Cáncer invocamos al Gran Espíritu del Cuido, esa manifestación unificadora, esa conciencia de pertenencia, ese sentimiento cálido y húmedo que nace de la vulnerabilidad de sabernos vivos, en la intemperie. No estamos solos. Nos tenemos. Y esa fuerza no hay mal ni perversión que pueda con ella, de ahí que nos corresponde alimentar esta red. Alimentarla, cuidarla y repararla.

En esta luna llena en Cáncer invocamos al principio sagrado de la Madre Padre nutricia. Esa fuerza sagrada que nos dobla las rodillas y nos inclina en reverencia : ahí decimos sí, me rindo, ¿cómo te sirvo Madre Padre?

Ahí en el corazón de esta conciencia emocional, de este sentimiento que nos penetra, y deshace los hechizos del miedo, nos transforma y nos revela que ya no podemos vivir así ¿cómo queremos vivir? ¿qué, quién y con quienes queremos cuidar?

En esta luna llena en Cáncer honramos a todas y todos los sostenedores de la red, a quienes arriesgan sus vidas en las primeras líneas, feroces guardianes del derecho a decir que no, no queremos más abuso.

En esta luna llena en Cáncer honramos a los protectores de los niños y niñas, las almas que incansables intentar acabar con la cultura de la pedofilia y esclavitud infantil.

En esta luna llena en Cáncer honramos a quienes entregan su vida al cuido de los animales; a quienes custodian la sabiduría de las plantas; a quienes guardan los bancos de semillas; a quienes en silencio sostienen la red de cuido día a día.

En esta luna llena en Cáncer honramos la memoria sagrada de un tiempo pasado en el que como humanidad, hombres y mujeres, nos uníamos en amor a la Gran Madre.

En esta luna llena en Cáncer honramos a las parteras; a quienes acompañan a morir; a quienes cuidan a los enfermos; a quienes protegen a los más vulnerables.

En esta luna llena en Cáncer honramos a nuestros ancianos y ancianas vivos, a los abuelos y abuela que se fueron, que sus vidas no hayan sido en vano, que podamos dar continuidad a sus sueños.

Buena luna, bendiciones y mucho cuido y cuidado, ya que estamos todas y todos delicados y sensibles. Aprovechemos para sentir, para arroparnos mutuamente, para que nuestras palabras sean de aliento, para que la guerra interna y vincular acabe, para que nos unamos, de verdad, con los ojos y el corazón bien abiertos y hacer frente a este tiempo.

29 comentarios sobre “luna llena y eclipse lunar en Cáncer :: gran espíritu del cuido ::

  1. Paloma. En que podemos apoyar. Como?Un abrazo  en mis pensamientos está y en mi corazón todo lo que está oasndo

    Enviado desde Yahoo Mail con Android

  2. Amor puro emerge de tus palabras… amor que inspira, que cuestiona, que toca el corazón, el alma, la mente y que convoca a la unidad del Yo soy… Es amor que invita a comprometerse con la mayor conquista para nuestra plenitud: la coherencia… aquella que sólo puede surgir de ser-hacer-tener en función de la autenticidad de la esencia propia y de aquella consciencia superior de la que hacemos parte…

    Gracias por tus mensajes para el alma.

    Deseo muchas bendiciones para ti!

  3. L’havies llegit?? Quadra amb el que estàs Vivint i jo també per la part que em toca!! Quin vespre he tingut més únic…

    Una abraçada de les bones!!

    Oriol

    > El 9 gen 2020, a les 22:34, luna de abril va escriure: > >  >

  4. Honro tu trabajo, hermosa chamana! Gracias, gracias, gracias!!! Tus mensajes me llevan al despertar, a la toma de conciencia y acción en consecuencia. A nutrir esa red que nos sostiene, a servir a la Madre-Padre tierra con humildad y valentía! Namaste

  5. Hola soy María del Mar desde Barcelona, muchas gracias por tus palabras, estos mensajes me llegan muy profundo porque resuena dentro de mi. Coinciden muchas cosas, aunque no me había atrevido a ponerle palabras , Siento que es una temporada intensa y todo lo que ayude a vernos mas profundamente o entender mejor lo que se mueve alrededor hace que estemos mas conscientes de nuestro ser y poder entregarnos, decidir sin poner resistencias desde el corazón. Muchísimas gracias otra vez. Haces un buen servicio ayudándonos a ver . Sigue escribiendo. Bendiciones para tu vida. Un abrazo a tu corazón. Mar

    Enviado desde Correo para Windows 10

    ________________________________

  6. Gracias por canalizar y traducir desde tu sentir !!!

    Yo actúo…pues Yo Soy

    Ahora toca pasar a la acción, desde donde estemos, desde donde podamos, con mucha alegría, mucho coraje, mucha compasión y…mucho cuido!

    Gracias de nuevo!

  7. Gracias Paloma, tus palabras resuenan en mi interior y me siento en paz al ver que ya somos cada vez más las que miramos hacia el cambio de paradigma sabiendo que ya está aquí.
    Un gran abrazo lunar!

  8. Gracias Paloma. Tus palabras siempre llegan como bálsamo ante tanto movimiento energético. Buenos cuidos para ti tmn . Y q estas nuevas estructuras que armemos entre tod@s, nos encuentren unidos en AMOR y armonia. Nos honro y respeto 💛💚💜

  9. Gracias gracias gracias!!!
    Tus palabras hacen verdadero sentido en lo más profundo de mi ser….
    Emocionada hasta las lágrimas escribo…
    Somos Siendo parte de esta red-vida q nos guía a despertar
    Gracias gracias gracias!!!!

  10. El despertar, la mano negra siempre manipulara para q nos matemos entre nosotros, espero q este despertar sea para todos, y q nos unamos para luchar contra esta mano negra, la q está destruyendo la madre naturaleza, nuestra casa, nuestro planeta.

  11. Gracias por la sinceridad y el entendimiento y coraje de estas palabras sanas y nutritivas de leer.
    Que todos nuestros deseos se cumplan.
    Me gustaría saber qué hacer hacia el exterior tambien, cuando esté lista del todo saldrá…

  12. Estoy conmovida por tus palabras. Gracias de corazón. Mi alma quedó vibrando. Abrazo desde Argentina.

  13. Es admirable tu sensibilidad y claridad para compartir lo que se siente y se percibe interna y externamente en la sociedad y en el mundo. Gracias!

  14. Me encantó!!! Gracias por ponerlo claro y tomar postura 🙂

    El jue., 9 de ene. de 2020, 4:34 p. m., luna de abril escribió:

    > luna de abril posted: ” Este viernes 10 de enero cruzamos el umbral de la > luna llena y eclipse lunar en Cáncer. Con esta luna llena y eclipse, > cerramos el tiempo “entre eclipses” abierto con la luna nueva y eclipse > solar en Capricornio, el pasado 26 de diciembre. Estos dos e” >

  15. Gracias por poner las palabras que expresan verdades tan actuales, tan intensas y tan intimas, que nos sacan de nuestra soledad mental y nos pone en la misma red espiritual vivificada por todas y todos.

  16. Gracias Paloma, aunque no lo creas es reconfortante compartir contigo tantas inquietudes, y por qué no, tristezas, por lo de Australia, por lo del Medio Oriente, por lo de los emigrantes africano, etc. Aveces pareciera que no hemos alcanzado el nivel de consciencia requerido, para dar el salto cuántico. Es por eso que estas energías planetarias están causando tantos estragos. Una cosa he aprendido de la vida, si no hay dolor no hay aprendizaje!están causando tantos estragos

Los comentarios están cerrados.