astrología 2020·chirón en aries·cuadratura cardinal·eclipse en capricornio·eclipse en cáncer·ecoternura·en primera persona·encarnar la voz·entre eclipses·gran madre·la alquimia de la espiral·luna nueva·marte retrógrado·mística de gaia·mercurio·mercurio retrógrado·nodo norte en cáncer·nodo sur en capricornio·nuevos tiempos·puente tierra·saturno en capricornio·tiempo agua·urano en tauro·venus retrógrado

luna nueva y eclipse solar en Capricornio :: la alquimia de la espiral ::

Saludos a todas y todos,

A quienes han participado de PUENTE TIERRA :: Encarnar la Voz  y TIEMPO AGUA :: Construir la Esperanza :: este año NO HABRÁ el Horóscopo Anual del 2020 ::

Estoy creando otro proyecto de acompañamiento astrológico para el 2020 :: comenzará en marzo del 2020 -mes en el que inicia el año astrológico-. Será accesible.

El propósito de este cambio es acompañar más de cerca -mes a mes- durante el año 2020  :: MÍSTICA DE GAIA :: la Alquimia de la Espiral :: HORÓSCOPO MENSUAL :: para cada signo ::

La primera entrega será para la EQUINOCCIO DE MARZO el 19 de marzo.

***

Esta es la fecha del inicio del año astrológico. Hace tiempo que quiero sincronizarme más con el calendario natural. La convergencia de mi tiempo personal con el tiempo natural me pide que me recoja un tiempo. Estos meses estaré invernando, acompañando al espíritu del tiempo en su descanso en mi. A mediados de febrero subiré la propuesta online de este NUEVO PROYECTO y otros cambios que estamos gestando.

Seguiré publicando artículos para la luna nueva y llena. Serán más cortos y es probable que publique más a menudo. Voy a ver cómo se mueven estos tres meses.

Si no han entrado en la página de Luna de Abril en Facebook, les invito a que lo hagan ya que ahí publico material extra, y es probable que lo haga de manera más regular en este próximo ciclo.

Ya les iré informando como seguir los contenidos y cómo tener acceso a las nuevas propuestas.

Por ahora nos deseo a todos y todas un bellísimo tiempo interno, una bella luz que resplandece desde el interior bendice nuestros pasos en camino. Iluminamos el desasosiego y la incertidumbre con la fuerza de nuestro amor. No hay nada más valioso e importante que cuidar nuestra energía. En este tiempo de fiesta y de consumo, de llamado a estar al exterior, que no perdamos nuestro centro, nuestra conexión.

***

El 26 de diciembre cruzamos el umbral de la luna nueva y eclipse solar el Capricornio :: el 10 de enero tendremos un eclipse luna y luna llena en Cáncer. Cruzamos el umbral del año y de la década entre eclipses.

Saturno se acerca a Plutón. El 12 de enero Plutón y Saturno hacen una conjunción en el grado 20 de Capricornio. Esta conjunción reúne a Plutón y Saturno con Mercurio, Ceres y el Sol.

Es una energía que evoca la depresión, los finales y las pérdidas. Es tiempo de estar atentos a los más vulnerables, a los menos protegidos. No hay tiempo para luchas de poder territoriales e infantiles.

En este tiempo de verdades esquivas, de ficciones emocionales y manipulación cognitiva, hemos de ser muy cautelosos con las divisiones que generan los reclamos fragmentados de nuestra conciencia colectiva. Es una fragmentación mental y es también una fragmentación social y económica. Que nos divide.

El mover el tiempo a favor de nuestras narrativas de cuido e integridad es nuestra responsabilidad. El intento de caminar esta integridad es nuestra responsabilidad.

La gran narrativa de esta alineación planetaria en Capricornio tiene que ver con la desestructuración de la narrativa del tiempo lineal. Si algo pide Capricornio – y la energía del 2020 – es que tomemos el liderazgo de nuestra energía y de nuestro tiempo, lo más posible. Que tomemos el liderazgo de nuestra visión, de lo que queremos cuidar, ver crecer, sostener, emprender, apoyar.

El 2020 nos trae tierra y nos mueve la tierra. Y la tierra nos pide que la acompañemos. Que acompañemos al reino animal; que acompañemos al reino vegetal; que acompañemos al reino mineral; que acompañemos la memoria de las historias de nuestros antepasados; que acompañemos a las almas que encarnan en la tierra. Acompañamos y nos dejamos acompañar por las historias, mitos de nuestros antepasados. Son los huesos del alma colectiva de la humanidad, la llama, aliento palabra viva que nos sostiene.

Nos apoyemos en la tierra -sus reinos, sus historias y sus tiempos- y entonces, al hacerlo, ella también se apoya en nosotros. Es la capacidad de sostener un sistema vivo, de reciprocidad consciente compartida, lo que genera el equilibrio.

El equilibrio entre lo que sostenemos y lo que nos sostiene, es el corazón del aprendizaje para este año. Y pasa por la palabra sincera, la palabra cada vez más cerca de la fuente, la palabra agua.

Durante el 2020 Mercurio -que retrograda tres veces cada año- vuelve a retrogradar en los signos de agua.

Chirón en Aries (que este año también acoge la retrogradación de Marte en este signo) nos permite ver y comprender, acoger, acompañar el duelo profundo que emerge de este proceso de transformación y restructuración que vivimos. Centrarnos solo en la pérdida nos puede llevar a lugares de desconsuelo profundo, que merecen que estemos atentos. No avergoncemos la depresión, el cansancio, ni la debilidad. No hay que hacer nada, solo estar. Ofrecer la mano. Respetar el tiempo del otro. Del propio. No temer los momentos de separación. De desconexión. Respirarlos. No juzgarlos. Acompañar el vacío.

Fortalecernos y madurar es aprender a expandir nuestra energía creativa para que nutra estos espacios de separación en nosotros y con los demás. ¿no conectamos? ¿qué proponemos? ¿creamos, bailamos, hablamos, escribimos? ¿nos abrazamos? ¿abrimos un espacio seguro para manejar un conflicto? ¿confesamos?

El dolor que emerge desde Chirón en Aries, es un fuego que necesita ser acompañado con mucha atención y cuido. Lo podemos ver como la expresión del llanto del niño y de la niña sagrada que sostienen la ignorancia y oscurantismo del mundo. Voz de una inocencia indignada por nuestra indiferencia, de como podemos seguir nuestra vida, a sus espaldas. Este es el costo del futuro que dejamos en herencia a nuestras próximas generaciones.

Apoyarnos en los duelos personales y colectivos es un aprendizaje, un camino delicado, en la medida que -para muchas y muchos- en este planeta los recursos y las libertades se han visto fuertemente disminuidos en estos pasados años. La voracidad de un tiempo y un sistema despiadado muestra ahora las secuelas de las inversiones hechas sin conciencia.

Una de las realidades que nos toca mirar -y cuidar- es cómo a través de la propaganda de la industria del entretenimiento y/o prensa no estemos consumiendo narrativas que nos programan a pensar de determinada manera, que nublan nuestra percepción.

Nos toca cuidarnos de que no nos estemos acostumbrando a la crueldad y el sadismo que emerge como poder dominante en este planeta. Que no aceptemos lo inaceptable.

La energía de Capricornio es la del sabio ahorro. La persistencia de saber sostener el fuego durante el crudo invierno. Hemisferio norte, hemisferio sur, cada uno de nosotros honramos la expresión de la tierra, desde el lugar en el que estamos. Y también reconocemos que -en torno a este fuego- a esta conciencia que nos reúne en el umbral de la luna nueva en Capricornio -en la rueda del zodiaco y la rueda de la tierra- honramos el sabio consejo del norte, el arquetipo de Capricornio.

Es tiempo de cuidar la energía, de hacer ahorro, no desde la carencia y el miedo, sino desde la madurez y la conciencia. Algo ya hemos aprendido con el paso del 2019 vinculado a nuestros límites, a la metabolización del trauma personal y colectivo, al cuido, al poder de nuestra vulnerabilidad, a aprender a escuchar, a nombrar cómo queremos mover e invertir nuestra energía en este nuevo ciclo.

El 2020 es un año de materialización. Veremos nuevos liderazgos creativos emerger en nuestro paisaje colectivo. Voces -proyectos, publicaciones, emprendimiento- que han llegado a una madurez, culminación.

Algunos proyectos, relaciones, culminan y mueren. Tal vez el 2019 ha sido el proceso que permite que algo nuevo emerja. Para muchas y muchos, este es un tiempo de cosecha, de sentir una fuerza renacer. La de saber y reconocer nuestra pertenencia a una narrativa de unidad, de apoyo interdependiente, de rezo y realización en hermandad. No solo en la palabra sino en todos los planos holográficos y diversas dimensiones con las que creamos y nos movemos.

El 2020 es un año enfocado a sostener la danza de VENUS y de MARTE. Ambos planetas retrogradan este año.

Una nueva capa de la danza alquímica de la polaridad masculino y femenino – en el colectivo, y en nuestras relaciones, todas- se revela para que acompañemos este momento evolutivo en nuestra práctica. Lo que proponemos en nuestras relaciones es importante. Y lo que no proponemos también.

Marte retrograda en septiembre -en Aries- su propio signo. Algo profundamente sanador acontece en el corazón de la masculinidad colectiva. El despertar del corazón del guerrero a través de la conciencia de su corazón herido. El desconsuelo del guerrero, o el desconsuelo del masculino que despierta a su oscuridad, a su sombra trans-generacional.

Una sanación profunda que se experimenta alma adentro como la boda sagrada, la alquimia interna, the beloved, el amado/la amada como expresión devocional del corazón colectivo de la humanidad.

Martes retro el Aries -el arquetipo del guerrero- recapitula y reconoce su responsabilidad.  Reconoce lo que su poder y fuerza ha sostenido hasta ahora, e interroga al servicio de qué creencias ha estado su integridad y su nobleza.

El 2020 trae encrucijadas energéticas importantes para la expresión de la energía masculina. El agotamiento, el no saber si podemos sostener lo que tenemos entre manos, es la voz de que nuestra armadura. Ha perdido su función, no la podemos sostener más y -a la vez- para algunos sistemas nerviosos y sensibilidades, caminar conscientemente sin la armadura puede resultar insostenible.

Nuestros límites a veces protegen algo tan vulnerable que lo mejor que podemos hacer bajo esta luna nueva es cultivar el arte de decir que NO. En el 2020 cada sí vale oro. Cada compromiso. Cada tiempo vivido, en conciencia, plena, habitado, cada tiempo al servicio de nuestra creatividad, vale oro.

El ciclo de VENUS este año es extraordinario y augura un renacimiento creativo que veremos florecer en los próximos ocho años. En Mayo del 2020 Venus retrograda en Géminis.

Bajo esta luna nueva, Urano en Tauro y Venus en Acuario, nos habla de que ES desde ahora que nos podemos alinear con la visión/deseo creativo que queremos ver brotar en mayo. Tauro y Capricornio aportan la tierra a nuestros sueños y visiones, a lo que queremos cultivar -ver crecer- innovar, renovar en nuestra vida.

Venus en Géminis abre en mayo una nueva estrella de cinco puntas, un nuevo ciclo de ocho años.

Este es un buen momento para recapitular dónde estábamos en nuestra vida en junio del 2012. Esta fue la fecha en la que Venus retrogradó en Géminis y abrió la estrella de cinco puntas y ciclo de ocho años que cerramos en abril del 2020. El patrón evolutivo de crecimiento creativo que reconozcamos en este pasado ciclo de ocho años tiene el potencial de materializarse, de encarnarse en un deseo de emprendimiento creativo hoy (bajo esta luna y a lo largo del 2020) y de crecer exponencialmente en los próximos ocho años.

La narrativa de Venus no solo está vinculada al deseo, a nuestra manera de relacionarnos, y a nuestra creatividad sino también- y sobre todo- a nuestra sexualidad y a nuestra relación con el dinero. Gran parte de la energía creativa que recibimos del cosmos a través del paso de los planetas por las estrellas resuenan en reciprocidad vibratoria en nuestro interior.

VENUS es la vibración de la receptividad femenina al mensaje-fecundación del cielo que se encarna y se manifiesta en la materia. Cuando estamos en orden sagrado esta energía creativa -y el apoyo y sustentabilidad material necesario para que crezca- se da orgánicamente.

La práctica -el taller de construcción de esta visión y energía- se da a través de la maestría de Capricornio. Necesitamos reconocer a la paciencia, la persistencia, el compromiso como la expresión de la pasión y del amor que le queremos poner a lo que queremos emprender.

Emprender un cambio. Emprender una idea. Un proyecto. Una nueva manera de relacionarnos. Emprender un sueño.

Bajo esta luna honramos a nuestras abuelas y madres cuidadoras. A nuestras maestras del amor, madres sostenedoras de nuestra humanidad, guardianas de la memoria, paridoras de la tierra y la vida, hilos de sangre y continuidad.

Y honramos la voz de nuestros padres, guardianes de la frontera, protectores de los templos. Padres impecables en el respeto hacia sus hijas, hacia sus hijos. El poder de un linaje masculino que se encarna, que recuerda el poder de su semilla.

El eje de Capricornio y de Cáncer nos habla del Padre y de la Madre. Este es el lugar en el que somos fieles guardianes del legado de nuestros linajes, de la conciencia, palabra que hemos heredado, del fuego que cuidamos.

El eclipse solar en Capricornio se suma a la serie de eclipses que tuvimos en julio del 2019. Podemos observar la secuencia de eventos entre el Solsticio de junio y el de diciembre. ¿qué nudo se ha desatado? ¿qué puerta se ha cerrado? ¿qué pacto, contrato, lealtad se ha liberado?  ¿qué patrón hemos reconocido y liberado? ¿qué memoria del trauma inscrito en las capas profundas de nuestro inconsciente ha sido atestiguada, integrada?

Bajo esta luna nueva y eclipse en Capricornio, Chirón está en cuadratura con varios planetas. Bajo la carga de la luna negra -que nos lleva a lo profundo-, la fuerza del eclipse y el solsticio, y el cruzar este nuevo ciclo entre eclipses es equivalente a una carga electromagnética de gran fuerza evolutiva, sí, pero también que requiere atención, rezo, amor, cuido. Este tiempo entre eclipses merece nuestra atención.

Los pensamientos -semillas de luna creciente- que cuidamos entre eclipses tienen un gran poder de materialización y manifestación.

De ahí la cautela con lo que deseamos y cómo lo nombramos. Ante la duda -ante no saber qué queremos materializar o emprender, o cambiar- entonces orientamos nuestros pensamientos hacia adentro, hacia corregir -discernir, elegir, discriminar, acompañar el proceso- de lo que queremos ver crecer en marzo.

Durante los próximos tres meses incubamos nuestras ideas y semillas, deseos, certezas, preguntas. Las presentamos ante el portal del este eclipse solar y luna nueva en Capricornio. Las acompañamos durante las dos semanas entre eclipses, cuidando nuestros pensamientos, nuestras prácticas. Este es un periodo propicio para poner en marcha un nuevo plan, una nueva estructura, de algo para nuestra vida.

***

Les invito a que vuelvan a escuchar los audios de Puente Tierra y Tiempo agua para repasar las narrativas de los planetas transpersonales :: Urano en Tauro :: Chirón en Aries :: Plutón, Saturno, Júpiter en Capricornio :: Neptuno en Piscis :: las delineaciones de estas configuraciones astrológicas -que emergen del colectivo y mueven nuestras narrativas personales- siguen con la narrativa delineada en los dos y el mensaje de TIEMPO AGUA también sigue con su narrativa, más profunda, este año.

De ahí que la propuesta sea la de acompañar este año con un horóscopo mensual. A través de una subscripción mensual -o anual- en la que, además del horóscopo mensual para cada signo, compartiré contenidos extras. Estoy ahora en un proceso de restructuración de Luna de Abril y poco a poco verán algunos cambios emerger.

Luna de Abril cumple 10 años online en abril del 2020. Luna de Abril nació en Barcelona, creció en la Garrotxa, y ahora -que me he mudado de vuelta a Puerto Rico, mi tierra de nacimiento- estamos en un proceso de integración. He reducido mis servicios por un tiempo. La consulta astrológica está en pausa, el tiempo que tome acompañar el cambio creativo que este espacio está pidiendo.

Espero que este proceso de renovación de Luna de Abril -y también de celebración por estos diez años de servicio, de amor y sano compartir- nos siga ofreciendo un espacio de convergencia, de propósito común, de apoyo interdependiente tan necesario en estos tiempos.

Les deseo una bella y cuidada temporada, nos vemos para la luna llena en Cáncer el 10 de enero. Felices festividades, desde donde celebren, si celebran. Y a las almas solitarias, que no tienen con quien unirse y reunirse, que sepan que no están solas, solos. La tierra, la luna, las estrellas, el tiempo de la magia, los ancestros nos acompañan.

Un abrazo

Paloma

23 comentarios sobre “luna nueva y eclipse solar en Capricornio :: la alquimia de la espiral ::

  1. Muchas gracias bella, he disfrutado mucho el horóscopo 2019 y ahora este escrito tan sentido de tu parte
    Éxito en todo lo que te estas proponiendo

  2. Paloma, te leo siempre y me resuenan fuertemente tus palabras. Gracias por hacerlo siempre desdebun lugar de amor y apertura.

  3. Hola Paloma, Gracias por tus sabias y sanadoras palabras calaron mi alma.
    Enamorada de tu trabajo, me gustaría preguntarte como puedo saber si carta astral.
    Gracias

  4. Paloma, te sigo desde hace tiempo. Gracias por tu servicio. Felicidades por estos 10 años de vida del proyecto Luna de Abril. Deseo que este tiempo que estás tomando para ayudar a la evolución del proyecto sean muy fecundos. Un abrazo desde Barcelona

  5. Paloma querida! te estoy siempre agradecida por tus lineas, amor y sabiduria. Felices fiestas para ti tambien y que este tiempo de magia sea bendito para ti y tu vida!!! gracias por tu compania lunar… gracias por tu dedicacion… por tu entrega. Seguimos caminando juntas… Dios te bendiga
    Daniella

  6. Gracias Paloma. Espero seguir compartiendo contigo esta evolución de luna de abril. Que el 2020 traiga todo cuanto necesitamos para ser expresión de Amor. expremejorpermin

  7. Muy bella explicación astrológica. A veces la información llega cuando tiene que llegar. Ojalá podamos aceptar ese dolor y ver en la dirección que señalan las miradas “inocentes” de la nueva humanidad. Ojalá la solidaridad prime por sobre la avaricia, y que la unión sea en favor de los más vulnerables y no en su contra. Por suerte vienen tiempos de sacudir estructuras anticuadas, de defensa del planeta de recursos limitados que tenemos, de compresión del tiempo para su uso sabio por parte de cada uno con objetivos claros. Hagamos con alegría, dando lo mejor, desde lo propio. Y flores seremos.

  8. Agradecida por la sincronía de llegar a conectarnos Paloma. Infinitas gracias por tu valiosa guía. Mucho éxito en tus proyectos y buen retorno a tu tierra natal.
    Un abrazo 🙏✨

  9. Hermana! Que bueno leerte así! Con tanta claridad, gracias por compartir! Seguimos caminando en estos tiempos para cocrear lo mas bello y llevar la paz en nuestros corazones para nutrir a todas nuestras relaciones!!
    Felicitaciones para estos 10años de compartir, y que sean muchos mas! Bendiciones para este nuevo camino de lunadeabril!
    Gracias, gracias, gracias!! Con ganas de escucharte mes a mes! Seguimos!!! Un fuerte abrazo des de tierras volcánicas!!

  10. Hermosa narradora de las estrellas, gracias por recordar y compartir tanta sabiduría.Bendiciones para esta luna nueva, buena siembra.

  11. Hola Paloma, muchas gracias por compartir tu saber y conocimiento de las estrellas y del ser, me ayuda muchísimo. Tengo una pregunta, no logro encontrar los audios de Puente Tierra, podrías por favor indicarme dónde puedo escucharlos. Muchas gracias.

  12. Gracias Paloma!!! Estoy con tigo. Y me encanta que lo creativo anide en tu fertilidad. Sentía que vendrían cambios que asimilarán los procesos que cuidaste, criaste. Me encanta tu acompañamiento. Tu guía. El paisaje que describes con tus cuentos (narrativas) me enseñan, invitan a una responsabilidad cuidada y consciente. Al intento de empatizar, profundizar la comprensión. Gracias. Te sigo atento. Juan José

  13. Muchas gracias Paloma. Gracias por mapear la energía y darnos pistas. Hasta la próxima (luna llena de enero).

  14. Todo mi agradecimiento a tu inmensa generosidad, visión y claridad, que para ti sea de gran riqueza volver a tu tierra natal. Gracias preciosa Paloma.

Los comentarios están cerrados.