activismo sagrado·astrología 2019·construir la esperanza·ecoternura·el tiempo es amor·mística de gaia·mercurio retrógrado·nuevos tiempos·urano en tauro·venus en escorpio

luna nueva en Escorpio :: un sentimiento compartido

Entre el 27 y el 28 cruzamos el umbral de la luna nueva en Escorpio. La conjunción de la luna con el sol (luna nueva) se da en el grado 4 de Escorpio, y hace una oposición exacta con Urano en Tauro. Marte es uno de los regentes de Escorpio y -desde el grado 15 de Libra- hace una cuadratura con Saturno en Capricornio.

Bajo esta luna en Escorpio es importante situarnos para navegar las coordenadas energéticas de las próximas semanas y meses. Venus y Mercurio están en Escorpio. El nivel de intensidad emocional ha ido en aumento. Muchos detonantes, colectivos, vinculares e internos están activando nuestras emociones. Nuestras aguas profundas están movidas y a partir de esta luna nueva puede que se intensifique un sentimiento de desbordamiento, de no saber cómo encauzar, contener, dirigir, digerir la cantidad de información, memorias, emociones que pueden emerger en estas semanas. El 31 de octubre Mercurio retrograda en Escorpio hasta el 20 de noviembre

La luna nueva en Escorpio es regeneradora, transformadora y sanadora. Esta es la luna del descanso de los curanderos, de las brujas y brujos, de los terapeutas, de todas las personas que trabajan en servicio al cuido del alma y/o que acompañan a otras personas en su camino evolutivo y de conciencia. Quienes trabajan en conciencia energética con otras personas, quienes son sensibles al campo psíquico emocional del colectivo, quienes son guardianes de la tierra, del agua, del fuego, del aire, de la vida, del umbral al misterio, guardianes y cuidadores de los niños y las niñas, quienes sostienen la relación y la comunicación con los ancestros …. esta luna nueva en Escorpio es un llamado.

Este es el tiempo del año -esta es la puerta de la rueda del año- en el que renovamos nuestra energía. Es el portal en el que necesitamos (con mayúsculas) reciclar nuestra energía para servir con integridad.

Es nuestra responsabilidad el cuidarnos y el saber retirarnos. El retiro y el cuido -íntimo y profundo, libre de autoengaños- son la base de nuestro tejido vincular y de nuestra relación con el mundo. Quien no se cuida a sí mismo, no puede servir. Si estamos agotados, con pocos recursos, en situación precaria, o sacrificamos nuestra energía por otros y nos drenamos, no estamos en integridad.

Cuando estamos desvitalizados, agotados, tendemos a perpetuar ciclos o patrones de intercambio energético que sostienen determinada vibración, determinada narrativa.

Si nos sentimos atrapados a narrativas opresivas, si alimentamos relaciones de codependencia, si nos implicamos en luchas de poder, si nos sentimos enganchados a algo o alguien, entonces esta luna nueva en Escorpio tiene el poder de romper el hechizo -la captura, el secuestro energético- que nos impide liberarnos de lo que nos atrapa. Que nos impide encontrar soluciones creativas, recursos internos para salir de relaciones y situaciones que no suman, sino que restan. Que nos restan energía.

Esta lunación en Escorpio nos invita al recogimiento necesario para regenerar nuestra energía y honrar el proceso de cambio que se está gestando.

La oposición de la luna nueva con Urano nos habla de una liberación, de un cambio radical de rumbo -especialmente al nivel interno, emocional, espiritual y vincular-. Un nuevo potencial creativo se quiere abrir paso en nuestra conciencia, y para lograrlo, rasga, separa, rompe con lo que bloquea o inhibe el paso a esta energía. Si estamos conscientes que una fuerza creativa nos empuja a transitar territorios nuevos, entonces podemos dialogar y negociar con esta fuerza su dirección y materialización en nuestra vida.

Si no hay conciencia, si no escuchamos, si no desaceleramos el paso para escuchar, si negamos la necesidad de un cambio radical, y si nos negamos a participar de este proceso de manera creativa, es probable que el cambio nos sorprenda y nos sacuda.

Entonces cuando decimos que bajo esta luna nueva en Escorpio existe el potencial de romper un hechizo -de separarnos de una narrativa dañina en nuestra vida- también hablamos de una toma de contacto con un miedo que puede ser tan antiguo que estremece la raíz del árbol de nuestros ancestros.

De ahí que bajo esta luna nueva en Escorpio -guardiana del portal de los ancestros- también se despierta la canción dormida en nuestros huesos. Tal vez podemos escuchar el reclamo de libertad -de fuerza y de una sabiduría antigua que vive en lo profundo de la memoria de nuestra aguas- que nos habla, nos pide escucha, nos pide paso y cauce, para encarnarse en estos tiempos.

Bajo esta luna nueva en Escorpio -desde esta ancestralidad, desde la memoria ancestral de nuestra libertad natural, que es nuestro derecho natural a la vida- recordamos.

Recordamos nuestra libertad y reclamamos el apoyo de nuestros ancestros para que nos apoyen en la expresión evolutiva del don de nuestro linaje. Este don es energía creativa, neutra. Es poder. Somos nosotros los responsables de tomarlo y de materializarlo en nuestra vida, en nuestro día a día, a través de nuestros valores, en nuestras relaciones, en lo que cuidamos y sostenemos.

Entonces esta luna nueva nos despierta, nos sacude el miedo viejo, espanta los fantasmas que hemos adoptado como nuestros, para revelar -develar- un sentimiento de pertenencia a la vida y a la humanidad. Este proceso es sentido en cuerpo y alma a través de nuestras aguas, a través de nuestra capacidad de sentir la profundidad emocional y espiritual que nos habita. La luna nueva en Escorpio no convoca a honrar esta iniciación.

Son nuestras aguas las que se mueven, las que circulan, las que brotan. Aguas estancadas -que al acoger la luz de la conciencia- se abren y revelan verdades, secretos que nos desafían a sentir, a liberar las memorias que emergen del olvido.

Esta es la alquimia de Escorpio : la disolución en la crisálida, que no es otra cosas que recordar cómo morir en vida el dolor del pasado. Recordar también es aceptar sentir la memoria trans-generacional del abuso, del trauma, de la injusticia, de la violencia que – detonada por los eventos del colectivo- activan las memorias, despiertan los fantasmas, levantan los miedos.

Elegir parar, hacer tiempo cuerpo y espacio para sentir. Solo desde este sentir profundo -que honra la memoria de todo nuestro linaje y que también honra nuestro lugar como líderes en el presente- podemos elegir otro camino, otra narrativa.

Esta luna nos invita a elegir aceptar este sentir -intenso, a veces desgarrador- y decidir ocupar otro lugar en la narrativa, personal y colectiva.

La oposición de la luna nueva en Escorpio con Urano en Tauro nos habla del poder de la magia a favor de la vida y de la tierra. Entonces, esta luna nueva nos ayuda a liberarnos del miedo a usar nuestros dones, recursos y poderes a favor de la vida. Nos invita a traspasar el miedo a dejarnos ver, a salir de la sombra, a quitarnos los falsos velos para encarnar y actuar a favor de la vida -que es a favor de la memoria del agua, y a favor de las futuras generaciones- para que hereden la belleza que conocimos y custodiamos para ellos.

Venus en Escorpio nos invita a desatar los nudos-hechizos de la desvalorización. Esas voces que nos hablan desde la negación de nuestro brillo, de nuestra belleza, de nuestra verdad. La carga de la desvalorización -nuestra y de nuestro linaje- necesita ser liberada. No hay tiempo para menos. Esta luna nueva nos invita a purgar todo aquello que no sea la pura entrega al amor que somos. Al amor que somos y que hemos de poder expresar -más allá del miedo, la culpa y la vergüenza- en beneficio de la vida. Entonces, aquí, ahora, en este portal -y hasta el 20 de noviembre cuando Mercurio recupere su marcha directa- tenemos tarea.

Esto quiere decir que -de alguna manera- esta luna nueva en Escorpio nos habla de un proceso de regeneración energética, de alquimia transformadora que nos autoriza a tomar el poder y usarlo a favor de la vida. Si nos sentimos inmaduros, inseguros, limitados o si estamos atrapados en patrones abusivos, obedientes a poderes ajenos, – lo que sea que nos impide tomar y reclamar nuestro poder creativo-, entonces esta luna nos ofrece la oportunidad de un cambio. Nos ofrece la oportunidad de vencer el miedo, soltar la vergüenza y la culpa, de liberarnos de pactos y contratos que nos esclavizan a roles y situaciones insostenibles. Nos dice, “sí, maga, brujo, médico, creadora, padre, madre, tribu, partera, maestra, está en tus manos, haz tu magia, con impecabilidad e integridad, construye la esperanza”.

Nuestra flecha está orientada hacia la vida. Nuestra flecha está orientada a custodiar la memoria de los códigos originales de la vida. El agua es la emoción, el sentimiento, la sangre, el adn, los ancestros, es el origen. El NO OLVIDO de nuestro hilo de vida es la flecha de estos tiempos. Para recordar. Para no repetir los daños de la inconsciencia del pasado.

Entonces, bajo esta luna nueva en Escorpio nos situamos, ocupamos nuestro lugar, reconocemos nuestro poder y nuestro valor, y hacemos el trabajo, es decir, abrimos la puerta, decimos sí al cambio y a la regeneración necesaria para que se dé de una bella manera. Nos comprometemos a decir sí a sentir, porque es el sentir la llave de la transformación y la alquimia. Es un sí a morir, sí. Y también a renacer.

Entonces esta luna nos convoca al retiro voluntario regenerativo para honrar la muerte de un ciclo, el fin de una manera de ser y estar en la vida y en la tierra. Nos convoca asumir la responsabilidad de voluntariamente sostener este poder y dar forma a lo que la vida nos ordena ser y encarnar.

Necesitamos tiempos y espacios en los que conectamos con la tierra, con el cosmos, el gran misterio, con nuestros ancestros, para situarnos, para desacelerar nuestro paso, para habitar el tiempo, para amarlo. Este es un tiempo de renovación de votos en el que recapitulamos con sinceridad para reconocer lo que ya no queremos que nos acompañe. En esta lunación también purgamos y expiamos nuestros errores, nuestras deudas conscientes.

Este llamado a la pausa, o al retiro puede implicar dar un paso atrás para escuchar y observar. Del 31 de octubre al 20 de noviembre Mercurio retrograda en Escorpio. El 12 de noviembre tendremos la luna llena en Tauro. El clima de esta temporada es intenso. A medida que se multiplican los estresores externos que alimentan el miedo, violencia, inseguridad, más necesitamos cuidar nuestra capacidad de sostener nuestra energía e integridad.

El clima de Escorpio tiene que ver con el tiempo espacio psíquico emocional compartido. No el propio. El colectivo.

Eso quiere decir que en esta temporada del sol en Escorpio -y con Mercurio retrógrado- necesitamos estar atentos a nuestra vulnerabilidad o permeabilidad energética ya que a medida que el estrés colectivo aumenta, sentiremos el impacto en nuestro ecosistema energético personal. No se trata solo de adaptarse. Las prácticas de regeneración energética, retiros, acompañamiento cuidadoso, prácticas creativas, colaborativas -de impacto suave-, con intención reparadora y sanadora, espacios de duelo, de encuentros para honrar el dolor colectivo, espacios de juego etc. son imprescindibles para adaptarnos a los cambios y para acompañar estos cambios en el campos psíquico-emocional del colectivo.

Es vital hacer pausas. Y más vital es poder hacerlas en sincronía con el cosmos y con la tierra. Los antiguos de la vieja Europa ya señalaron la lunación de Escorpio-Tauro en noviembre como portal de honra al misterio, a los ancestros y a la tierra misma. Alineándonos con la visión del ciclo de vida muerte vida, voz de la tierra que se respira a sí misma, con su luz y con su sombra, con su invierno y con su verano, que son una misma canción, la canción eterna de nuestra ancestralidad aquí en la tierra.

Entonces este es un tiempo de ofrendas, de fuegos celebrativos, de velas en las ventanas, para dar la bienvenida al cambio, a la transformación. Y este es también un tiempo de reconocer el duelo sagrado por todo lo que nos hiere en lo más profundo de nuestro ser y corazón, y acompañarnos. Acompañarnos en el sentir compartido.

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Copyright textos e imágenes ©Paloma Todd para http://www.lunadeabril.com

Licencia de Creative Commons

9 comentarios sobre “luna nueva en Escorpio :: un sentimiento compartido

  1. Gracias hermana! Como siempre tan afinado el rezo y el trabajo! Seguimos caminando para acompañarnos en alegria, confianza y fe!, bendiciones! Deseo que la estes gozando!

  2. Hola,

    Muy bonito texto, perfecto alabeas que remueven, orientan, esclarecen, crean y acompañan.

    Gracias por tu trabajo personal, coraje y compartirlo con tod@s.

    Un abrazo

  3. Gracias Paloma por esclarecer mi visión , tengo que trabajar en esta luna , soltar lastres de dependencia ,
    a mí me reconforta acompañar a las personas más al final entran en dependencia es un patrón de mi madre que siempre decía necesitarme,así que querida Paloma tu sabiduría hizo diana en mi,a trabajar pués 🙏💜

  4. Gracias totales 🙂 hace un tiempo que me siento baja de energía…ahora comprendo un poco más el porqué, un abrazo.

  5. Hola

    Me gustaría recibir notificaciones de las nuevas publicaciones de la web. Mil gracias y fortuna

  6. Hola Paloma.

    Te comento que no es la primera vez que veo que está persona comparte tus textos sin aclarar la fuente. No sé si la conoces pero hasta donde yo entiendo esto es plagio

    Gracias por tus aportes que siempre vienen a traer luz.

    El sáb., 26 oct. 2019 13:50, luna de abril escribió:

    > luna de abril posted: ” Entre el 27 y el 28 cruzamos el umbral de la luna > nueva en Escorpio. La conjunción de la luna con el sol (luna nueva) se da > en el grado 4 de Escorpio, y hace una oposición exacta con Urano en Tauro. > Marte es uno de los regentes de Escorpio y -desde el gr” >

  7. Gracias, gracias, gracias. Son esclarecedoras tus palabras. Ayudan a entender este remolino de energías que se respiran allí por dónde transitamos…

Los comentarios están cerrados.