astrología 2019·chirón en aries·construir la esperanza·liderazgo compasivo·luna nueva·mercurio·nodo sur en capricornio·plutón en capricornio·saturno en capricornio

Luna nueva en Aries :: el camino a seguir ::

Este viernes cruzamos el umbral de la luna nueva en Aries el primer signo de la rueda evolutiva del zodiaco. Al ser esta la primera luna nueva del nuevo ciclo astrológico, suele ser un momento intenso en el que sentimos la fuerza y la urgencia de colocarnos en un nuevo lugar en nuestra vida.

Esta es la luna nueva de los nuevos pasos, los nuevos comienzos. Esta luna convoca en nosotros la valentía de encarnar nuestra individualidad, de independizarnos y de ejercer la voluntad de actuar el cambio que invocamos, soñamos y predicamos para nuestra vida. En Aries actuamos a favor de nuestros deseos, a favor de nuestra verdad.

Los días que preceden la luna nueva en Aries suelen movilizar memorias inconscientes vinculadas a nuestro nacimiento. Memorias intrauterinas que emergen para recordarnos el poder de nuestro nacimiento, y tal vez, también, de nuestro miedo a nacer. Este suele ser un momento del año en el que sentimos con fuerza que algo se ha de desprender, algo necesita ser liberado y soltado para que podamos dar un paso hacia una nueva dirección, para que podamos honrar y abrazar un nuevo paso, un nuevo camino.

De una manera u otra -simbólica o literal, consciente o inconsciente- en este momento del año el llamado es a cortar el/un cordón umbilical.

Este nuevo camino puede ser simplemente un cambio de actitud interna. Puede implicar un cambio de prácticas o rutinas para orientar nuestra energía vital hacia nuevas metas y propósitos. En este sentido la tarea de soltar, despedir y dejar ir resulta necesaria -y práctica- para focalizar y atender estos propósitos. Para atender los desafíos del nuevo ciclo que comienza.

Este es un buen momento para preguntarnos, ¿qué patrón de conducta, qué apego, qué hábito secuestra mi propia energía? ¿en qué ámbitos de mi ser (mental, emocional, físico) mi energía se queda atrapada en respuestas del pasado? ¿qué parte de mi no quiere crecer, no quiere evolucionar hacia una mayor autonomía, independencia, responsabilidad? ¿a qué versión de los hechos -o a quienes- me aferro como refugio para no enfrentar el miedo al abismo, de lo nuevo ante mi? ¿qué lealtad a un aspecto de mi persona me impide crecer?

Desde este lugar, desde la intimidad de nuestros procesos internos -y de nuestra relación con nosotros mismos- esta luna nueva en Aries nos habla del miedo a la página en blanco, del miedo a subir al escenario, del miedo a comprometernos con dar ese paso hacia una mayor visibilidad. Aries nos habla de nuestro liderazgo: esa capacidad de tener la autoridad de dirigir nuestra vida en nuestros propios términos, y desde ahí, mostrarnos y compartirnos creativamente. Valentía y liderazgo van de la mano. En esta luna nueva en Aries entonces invocamos la valentía creativa, la voluntad de desperezarnos de las escusas para decir que sí, sí quiero. Sí quiero hacer esto, sí me comprometo a actuar a favor de mi visión, de mi deseo, de mi sueño.

Y también tomamos contacto con la energía que mueve el DAR este sí, y que, para darlo, para confiar en nuestro movimiento hacia lo que queremos crear y caminar, también nos toca abrazar y honrar una renuncia. En nuestro paso hacia el sí, también hay un duelo. El duelo de lo cómodo. El duelo de lo familiar. El duelo de lo fácil.

Entonces, en el umbral de la luna nueva en Aries nos preguntamos, ¿a qué renuncio? ¿a qué me aferro? ¿de qué zona de confort tengo que salir?

Por otro lado, este nuevo camino puede implicar cambios en nuestra manera de intercambiar nuestra energía, tiempo y espacio, con otras personas. Tal vez este es un tiempo en que realizamos que ciertas lealtades, ciertos pactos vinculares nos colocan en un rol, en un lugar, que no es armónico, que no se equilibra con nuestro momento vital actual. Estas pueden ser relaciones que ya cumplieron su función, y que nos llaman a un cierre, a una despedida.

O simplemente pueden ser relaciones que piden un ajuste, una actualización de propósitos compartidos. No nos separamos de las personas, pero sí, tal vez, de la manera en que nos hemos compartido con ellas hasta ahora. Podemos vivir el duelo de un divorcio, de una separación definitiva con alguien importante del pasado, con todo lo que este proceso implica a nivel energético y emocional. Si este es el momento en el que nos encontramos, es importante honrarlo plenamente, hacer bien nuestros cierres (externos e internos), limpiar los residuos energéticos y emocionales, para abrir el espacio, para liberar el pacto-contrato que nos mantuvo comprometidos hasta ahora.

Si lo que vivimos es un reajuste en algunas relaciones -en las que nos sentimos comprometidos pero, a la vez, sentimos que la estructura de intercambio merece y necesita una revisión común- entonces, puede que sea necesario tejer un nuevo cuerpo de palabras que definan o redefinan el tiempo espacio compartido.

Mercurio, el planeta vinculado a nuestra comunicación -nuestra capacidad de escuchar receptivamente a la otra persona, y nuestra capacidad de comunicar y nombrar nuestras necesidades- ha estado retrógrado en Piscis durante tres semanas. Si bien Mercurio ya recuperó su marcha directa, el 28 de marzo, ha estado lentamente saliendo de una larga conjunción con Neptuno.

Nuestra claridad mental se va abriendo paso poco a poco. La espesura de la niebla cede paso al discernimiento. Es probable que todavía haya confusión, límites borrosos entre lo que sentimos y lo que pensamos, entre nuestras emociones y las ajenas. Nuestras interpretaciones subjetivas y emocionales de las motivaciones ajenas pueden intoxicar una comunicación clara y asertiva. Poco a poco, a medida que Mercurio se aleje de Neptuno, y cobre velocidad, iremos tomando distancia y perspectiva de esta nube que nos ha envuelto en un tiempo espacio de espera, de duda, de ambigüedad.

Tal vez este movimiento de Mercurio se sienta como el rasgar de un velo idealista que no nos permitió ver la totalidad de una situación. Ahora que algo se aclara, nos damos cuenta de que hay más ángulos y más variables de las que habíamos considerado en un principio. Necesitamos un tiempo para digerir, integrar la información (interna y externa) que emerge.

Con la energía de Aries puede haber prisa en querer limitar, definir, encauzar esta información. Con Marte -el regente de Aries- en Géminis, puede que nuestras palabras sean asertivas, sí, y también puede que corten donde no queremos cortar por falta de reflexión profunda, por falta de madurez. Es un tiempo volátil para la comunicación emocional, de ahí que la cautela -y el tiempo- son nuestros aliados a lo largo de las próximas semanas.

El símbolo de Piscis son dos peces que nadan en direcciones contrarias, lo cual nos indica que, al menos dos voces encontradas nos hablan desde adentro. Esta contradicción interna, si no la sabemos escuchar y acoger, necesita entonces del espejo de otra persona para revelarse. De ahí que este es un tiempo para tomar con pinzas las proyecciones que hacemos en otros, o las que recibimos de otros. De ahí que la palabra, si bien necesaria a la hora de tejer puentes con otras personas, también puede resultar movediza. No todo lo que creemos sentir, pensar y percibir con relación a otras personas está escrito en piedra, más bien está mutando, en movimiento.

El 16 de abril, Mercurio sale de su zona de sombra (los grados que ya recorrió durante su retrogradación) y hace su entrada en el signo de Aries. Para esta fecha tendremos las cosas mucho más claras. La recomendación es esperar un poco antes de llegar a conclusiones definitivas, y recordar que los vínculos tienen vida propia, lo que implica que -a veces- salirnos del espejo y ocuparnos de nosotros mismos es la manera más adecuada de cuidar y atender determinadas relaciones.

Este nuevo camino al cual nos convoca la luna nueva en Aries también puede llevarnos a darnos cuenta de que un cambio en nuestras creencias -y en nuestro sistema de valores- nos moviliza a soltar y a despedirnos de ciertos espacios colectivos. Bajo esta luna, puede que sintamos el deseo de independizarnos de organizaciones, círculos y asociaciones que apelan a nuestra participación y presencia desde un lugar de obediencia, costumbre, seguridad o lealtad. Ambos, nuestros valores y nuestra integridad, son la brújula que guía nuestro discernimiento en cuanto a lo que queremos -o no- seguir alimentando . 

El paso de autonomía e independencia de Aries es también un llamado a la integridad. Chirón -arquetipo del sanador herido, del chamán o la chamana, mujer/hombre medicina- está ahora transitando por los primeros grados de Aries. El paso de Chirón por Aries es un tránsito que va a durar 7 años, por lo tanto, estamos ajustándonos a un nuevo cuerpo de lecciones evolutivas que nos llaman a tomar conciencia de nuestro rol de liderazgo en nuestra comunidad y nuestros círculos.

Eso que llamamos nuestra identidad, nuestro yo social, ¿cuán real es? ¿somos marionetas de los deseos ajenos? ¿sobre qué bases está construida nuestra identidad?

Podemos hablar de las máscaras y de los personajes que asumimos para movernos en esferas públicas. Podemos hablar de la autenticidad -o su ausencia- de nuestra voz. Podemos hablar de inhibición, timidez, de miedo (¿parálisis?) a visibilizarnos. Podemos hablar de no sentirnos a la altura, de sentirnos inadecuados. Sin embargo, más allá de estas expresiones, Chirón en Aries nos habla sobretodo de la herida de la fractura identitaria que nos congela en determinadas respuestas y roles.

Y si vamos más allá del juicio, de la evaluación y de la comparación, tal vez nos podemos dar cuenta de que nuestro miedo a expresarnos libremente en determinados espacios es porque existe un código autoritario que opera a través de la mente grupal, que ordena, que regula al grupo. Nos damos cuenta de que, en este contexto, nuestra individuación -la expresión subjetiva de nuestro yo y sus necesidades- no es acogida, bienvenida, aceptada- en la medida que desafía y pone el peligro la seguridad del orden grupal. Esta toma de conciencia nos enfrenta a la herida de la pertenencia, es decir, a tener que elegir entre serles fiel a nuestra verdad y sacrificar nuestra pertenencia al orden grupal, o inhibir nuestra individuación en aras de pertenecer.

Lo ideal es que las y los líderes responsables de cómo circula y se maneja la energía del grupo estén sintonizados con la conciencia de lo manipulable que es la herida de la pertenencia, y promuevan espacios de apertura y diálogo creativo para que nuestras subjetividades sean acogidas en vez de marginalizadas.

El tener que divorciarnos de determinados colectivos porque no acogen nuestra verdad es igual de violento que el tener que callar para pertenecer. Necesitamos encontrar soluciones creativas que abran otras vías, otras rutas, que nos liberen de esta relación opresión-represión- obediencia-rebeldía que nos atrapa en la repetición de modelos rancios de liderazgo y poder.

Y cuando hablamos de soluciones creativas, hablamos de crear, juntos nuevos modelos. Crear es un proceso orgánico, caótico, arriesgado que implica atrevimiento, valentía, osadía. Chirón en Aries señala a las personas que -de una manera u otra- están dispuestas a asumir esta voz de riesgo dentro de un orden grupal. Riesgo porque mueve. Riesgo porque sacude. Riesgo porque visibiliza la herida. Esa es la energía pionera de Chiron en Aries, el sanador herido que pone su herida al servicio del grupo para articular el tejido de una integridad renovada y compartida.

Esta es la energía evolutiva de estos tiempos: la que pasa por la sanación del miedo a dejar de pertenecer, la que se abre y lidera desde la vulnerabilidad y valentía (van de la mano) de romper el guion, de cambiar el juego, de enfrentar no solo a los y las líderes que abusan de su poder, sino también de romper el hechizo de la complacencia grupal.

Y, si observamos las narrativas del colectivo, veremos cómo nos devuelven expresiones antiguas, nos evolucionadas, de estos liderazgos. Y vemos también que por más verdades que salgan a la luz sobre el abuso de poder, las masas dormidas preferimos nos saber, no ver.

¿Qué hace falta para que se rompa este hechizo que nos hace tolerar lo intolerable? ¿lo estamos viendo? ¿nos importa lo que les pasa a nuestros vecinos? ¿nos importa lo que pasa con los refugiados, con los indígenas en Amazonas, con los niños y niñas esclavos sexuales? ¿o acaso nuestra prioridad es preservar nuestros escenarios de juego, nuestras ilusiones, nuestras versiones de la realidad, con tal de no tener que asumir un cambio, un verdadero cambio? ¿y este cambio que exigimos y revindicamos activamente hacia afuera, estamos dispuestas y dispuestos a asumirlo a nivel interno?

Estamos en un tiempo que requiere un ajuste radical y urgente de nuestros modelos de organización grupal. La censura, las mentiras, los secretos, la disociación entre la prédica y la práctica, el bullying, son moneda común de sistemas de autoridad dañados. Nuestra pasividad, pereza, comodidad y desidia entrega el poder a otros y alimenta estas malas prácticas.

Este es el ecosistema tóxico del abuso de autoridad y poder que nos trae la unión de Plutón con el nodo sur de la luna y Capricornio en Saturno. Es una configuración dura, oscura, compleja y también una oportunidad de liberarnos de miedos ancestrales al poder de la autoridad patriarcal. Y cuando hablamos de patriarcal, hablamos de un sistema que va más allá del género, hablamos de un sistema que explota y esclaviza a muchos y muchas en beneficios de unos pocos.

La configuración astrológica que se da en Capricornio merece un artículo aparte, pero lo que sí nos es útil entender bajo esta luna nueva en Aries es que si nos sentimos en una encrucijada íntima y personal vinculada a un sentimiento de abuso de poder hacia nuestra persona, que este es un buen momento para dar un paso y abrazar la valentía de individuarnos, cortar el cordón umbilical de una lealtad a un sistema tóxico, creer en nosotros, creer en nuestro deseo, visión sueño, y nacer. Nacer a nuestra propia vida.

Parirnos duele sí, y separarnos es un duelo. La encrucijada bajo este cielo es discernir bien los valores que nos inspiran a caminar con integridad e intentar no traicionarnos una vez que reconocemos el camino a seguir.

Buena luna. Buenas siembras de intenciones íntegras. Y buen camino.

***

En este enlace encontrarás las nuevas fechas de los talleres de ALQUIMIA LUNAR en Barcelona :: si sientes el llamado a hacer este taller te recomiendo que te comprometas ahora ya que no volveré a repetir este trabajo en el 2019 :: estas son las únicas sesiones de trabajo grupal que haré en España este año ::

*
♥ COMPARTE CON AMOR ♥ Este texto está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Copyright textos e imágenes ©Paloma Todd para http://www.lunadeabril.com

14 comentarios sobre “Luna nueva en Aries :: el camino a seguir ::

  1. Gracias Paloma, como siempre es un placre llerte, tan clara, tan reflexiva, tan GENIAL…
    Amo tu trabajo, lo honrro y disfruto mucho mucho de tus palabras.
    Le doy gracias eternas a la energía porque nos encontramos, mas alla de las distancias fisicas que nos separan. Estoy siguendo con vos el camino de Venus, y es maravilloso las reflexiones y puertas de trabajo personal e intimo que esto abrió en mi vida !!!! MUY AGRADECIDA!
    LOLI (m Dolores Comas)

  2. No podría ser mas exacto con lo que estoy transitando. Recién encontré tu blog, gracias por compartir tus saberes ❤

  3. Gracias Paloma por la profundidad y sinceridad de tu análisis. Trasciende que sos un persona con mucha sabiduría. Me conmueve que hayas expresado en este texto muchas intuiciones, visiones, pensamientos que también tengo, aunque desde otro contexto. Especialmente me refiero a la necesidad de ser conscientes que estamos viviendo un momento, una etapa de transición hacia una vida renovada y esto requiere de mucha valentía. Cuando hablamos de un nuevo “paradigma” es parecido a este modelo que vos describís con tanta claridad. Dejar lo viejo de uno mismo, los apegos, los miedos, animarse a cambiar. Te felicito por tu lectura e interpretación de los movimientos del Cosmo!!! Un abrazo

  4. Gracias de 💜 Paloma ! Por todo tu aporte a nutrirnos más y más…
    Abrazos 💜

  5. Es una gran responsabilidad dar este paso, ya que implica renovar nos en todos los aspectos y abrazar lo que queremos con luz y armonía. Gracias

  6. Gracias Paloma, Gracias por estas palabras que van directas a nudrir nuestra consciencia y nuestra voz! Gracias por poner luz en el camino a seguir. Leerte en cada luna, en cada voz de Venus es sentirme acompañada, es sentir que pertenezco a un colectivo que camina a mi lado, es sentir que no ando sola.

    Conocerte el año pasado fue una herramienta, una guia que me esta ayudado a encontrar mi voz, a redescubrir-me!

    Gracias por compartir tanto de todo corazon.

    un abrazo

    Caro Cañellas fotografia http://www.carocanyellas.es 650.067.723

Los comentarios están cerrados.