astrología 2019·chirón en aries·mercurio·tiempo agua

Luna llena en Virgo :: la totalidad en el detalle ::

La luna en el grado cero de Virgo hace su oposición mensual con el sol en el grado cero de Piscis. Esta luna llena en Virgo ilumina y revela las áreas en nuestra vida en las que necesitamos mirar de cerca los detalles, enfocar nuestra visión para ver el micro que ilumina el macro. La luna llena en Virgo nos invita a aterrizar, a enraizar nuestra visión. Nos invita a prestar atención a lo pequeño, incluso diminuto, como fractal de lo grande.

Esta luna llena en Virgo nos convoca a poner orden. Este orden pasa por discriminar si eso que soñamos, predicamos o percibimos es real o es una fantasía. Este ordenarnos pasa por revisar si nuestra interpretación de lo que sentimos y percibimos es clara, limpia, transparente, o si está interferida por los patrones de nuestra neurosis. Nuestros complejos, nuestros miedos, nuestros deseos insatisfechos, nuestra necesidad de control, nuestras obsesiones, paranoias y comparaciones obstaculizan nuestra percepción e interpretación.

Bajo esta luna llena se puede revelar en detalle un error en nuestra interpretación de determinados hechos o situación que ha generado algún tipo de conflicto o choque. Entonces esta luna llena en Virgo nos invita a reconocer esos lugares en los que nos entrampamos en repetir una mirada fantasiosa y nos invita a corregirnos, a reconocer el error (propio o ajeno), para reparar, recoger, limpiar, ordenar donde sea necesario.

La fantasía puede ser escapista, siendo ésta la expresión de un deseo inmaduro proyectado en el futuro para compensar una carencia del presente, o una herida del pasado. La fantasía puede ser una distorsión que hacemos de la realidad para que se ajuste a nuestra versión tóxica de determinados hechos. La fantasía puede ser el apego obsesivo a una narrativa estancada que pide un cambio que no honramos por miedo a perder nuestro poder, control. La fantasía puede ser la voz de una parte disociada y fragmentada de nuestra psiquis que, al no estar integrada, actúa de manera autónoma.

Esta fantasía puede expresarse como una paranoia (todos están contra mi), como autosabotaje ( he hecho algo irreparable, no merezco…), o como una confusión que nos paraliza y anula (¿qué pasó? ¿cómo llegué a este lugar? ¿es mi “culpa”?). Estas preguntas buscan orden, buscan comprensión, buscan digestión.

En Virgo necesitamos digerir.  Digerir alguna información, situación, evento que nos ha sacudido, que ha movilizado un nuevo cuerpo energético -mental, físico, emocional o espiritual-. Como parte del ordenamiento de Virgo, necesitamos recapitular lo vivido en las pasadas dos semana para encontrar la llave – la puerta- de los detonantes que han movilizado determinadas situaciones que nos han violentado, confundido, intoxicado. Esta recapitulación, integración y digestión nos pide que nos sambullamos en nuestras narrativas, que vayamos al detalle, a lo pequeño.

¿Con qué tono de voz me habló determinada persona? ¿Su tono estaba en armonía con lo que me decía? ¿Me miró a los ojos cuando me habló?  ¿Cuándo expresé mi verdad, cómo fue recibida, acogida? ¿He estado presente o me he sentido fragmentada? ¿He callado por miedo? ¿Hay personas en mi vida que me agreden? ¿Puedo reconocer una agresión? ¿La acepto sin interrogar? ¿Porqué me callo? ¿Qué diría si no tuviera miedo a hablar?

Estas pasadas semanas hemos sentido el ecosistema de la conjunción de Marte y Urano en Aries. Esta conjunción fue exacta el 13 de febrero. Marte está ahora en Tauro, Urano sigue en Aries, y bajo esta luna llena en Virgo estamos todavía bajo la influencia de estas coordenadas ya que la luna y el sol hacen ángulos tanto con Urano en Aries como con Marte en Tauro. Estos son ángulos benévolos que nos ayudan a empezar un proceso de orden dentro de lo que se pudo haber expresado como caos, paz en lo que pudo haber sido violento, silencio después de haber expresado lo necesario.

La influencia de la conjunción de Marte y Urano ha traído una liberación. Un nudo se soltó y es probable que haya sido a través de una fuerza expresiva, una acción inesperada, un choque. Nuestro deseo de libertad es potente y -de alguna manera- ha abierto brecha. Brecha creativa, brecha sexual, brecha agresiva, brecha violenta. Constructiva o destructiva, esta energía se abre paso y hace falta cuerpo y conciencia para sostenerla. Cuando no podemos con el poder de la energía, cuando no sabemos manejarla, entonces esta nos lleva, nos domina.

Recapitular y ordenar implica mirar de cerca nuestra motivaciones, nuestras acciones y movimientos para ver con ojos claros y mirada abierta en qué áreas de nuestra vida es tiempo de liberarnos, de decir basta, de salir de una situación tóxica dañina. También es tiempo de reconocer con claridad los tiempos del sí, ahí donde el deseo se abre paso para crear lo nuevo, ahí donde nuestro fuego se despierta para crear. Entonces estamos en un momento importante en el que tal vez llegó la hora de elegir, de posicionarnos, de actuar a favor de una narrativa más clara, benévola para nuestra vida.

Una de las voces de Virgo nos convoca a la acción y el compromiso a través de nuestro amor al servicio, a través de nuestra devoción, nuestra entrega y abnegación. Estas son expresiones del alma noble y también de fácil manipulación. Entonces este proceso de ordenamiento, de limpieza y digestión, nos invita a interrogarnos sobre la integridad de los tiempos, espacios, situaciones, proyectos y/o personas en los que nos entregamos en servicio. Proyectos y procesos en los que hemos entregado esa sagrada expresión de alma que es la devoción.

No puede haber servicio sano sin un sistema de cuido recíproco. Si no hay un sentimiento de nutrición compartido entre quienes dan y quienes reciben entonces no es servicio, es sacrificio. El servicio no puede ser violento, humillante, degradante. El servicio no es una esclavitud, ni una obediencia ciega. El servicio no puede ser una negación de nuestro valor. El servicio no puede ser un ataque contra nuestra vida y energía. El servicio es amor en acción. Y donde hay amor hay cuidado. Y donde hay cuidado hay gozo. Este es un buen tiempo para interrogar y corregir los lugares en los que entregamos nuestra energía devocional. ¿Qué damos? ¿Qué recibimos? ¿Vale la pena el sacrificio?

Entonces la luz del sol en Piscis reflejado sobre la luna en Virgo junto a la influencia de Marte y Urano nos habla de que -para algunas, para muchos- este puede ser un tiempo en el que nuestro servicio -entregado con amor- revela ser una fantasía devocional. Una fantasía en la medida en que la narrativa que hemos alimentado hasta ahora no se sostiene ante los hechos de la realidad. Un cuento que nos creímos y que en la práctica, en el día a día, revela las fisuras que corrompen la integridad necesaria para que la visión se sostenga.

El despertar liberador de esta fantasía devocional puede ser doloroso, en la medida que hemos entregado nuestro amor y no hemos recibido en reciprocidad íntegra y orgánica el respeto o cuido que merecemos. No se trata de dar como si te tratara de un negocio, midiendo nuestro pago, no. Se trata de honrar nuestra energía para servir tiempos y espacios en la que es honrada, respetada. Solo así se multiplica la abundancia. Nuestra devoción es sagrada, es una expresión de nuestra esencia más pura. Marte y Urano nos hablan de una energía guerrera que corta de raíz cualquier confusión en el que podamos haber caído vinculada al servicio, al sacrificio.

La claridad de esta luna llena nos convoca a que reconozcamos las dinámicas tóxicas de abuso, manipulación y control que nos dañan, que nos enferman. Este es un tiempo de revelación importante para quienes nos movemos en círculos espirituales, en espacios ceremoniales, en redes en la que se hacen trabajos que comprometen nuestra energía. De ahí que la digestión (separar lo sano de lo tóxico) es útil y necesario para rescatar nuestra energía comprometida, para renovar nuestros votos devocionales y para elegir cómo situarnos de ahora en adelante en nuestro camino de servicio.

Esta renovación puede darse de muchas maneras. Tal vez en estos momentos no se trata tanto de saber cuál es esta manera, como de honrar el proceso de digestión que nos permitirá soltar lo que ya no está en armonía con nuestro servicio, nuestra salud, nuestro bienestar.

Mercurio hace una conjunción con Neptuno en Piscis, los que nos indica que las cosas no son lo que aparentan ser, que necesitamos un tiempo para que la neblina se disperse y ver con más claridad la realidad que quiere ser reconocida.

Las palabras son ambiguas, resbaladizas. Decimos una cosa, sentimos otra. Nuestra mente va contracorriente de nuestro corazón. Nos perdemos con tantas opciones. Decimos una cosa, entienden otra. ¿Quién miente? ¿Quién dice la verdad?

Puede que nos estemos mintiendo a nosotros mismos. Tal vez estamos enganchados a una versión de los hechos, una que nos conviene, una que no nos mueva de donde estamos. ¿Qué no queremos ni ver ni escuchar? ¿Qué realización nos duele tanto que preferimos anestesiarnos con nuestro drama de turno? ¿Qué realidad nos cuesta tanto aceptar que huimos y nos refugiamos en el pasado, lo único que parece seguro? ¿Qué ilusión se desmonta y tratamos de sostener? ¿Qué fantasía revela su veneno engañoso? ¿Qué miedo nos enfría el alma y nos paraliza a actuar con integridad?

Venus hace una conjunción con Saturno en Capricornio. Esta energía es armónica con la luna en Virgo, lo que nos indica que quienes estemos en disposición de ordenarnos y mirar más de cerca la realidad de lo que está pasando -es decir, cerca de la tierra, cerca del cuerpo, cerca del corazón- de manera práctica, realista, encontraremos un tesoro. El amor a veces se esconde debajo de las piedras, en la quietud madura de quien sabe callar a tiempo, de quien sabe escuchar sin miedo.

La visión puede ser enorme, maravillosa, hermosa pero si no está anclada en prácticas coherentes, en tratos dignos, en integridad de hechos y palabras, entonces está visión no tiene raíces, se la lleva el viento. La raíz está en el amor a lo pequeño, en la humildad de sabernos siempre en servicio, en el cuido, en nuestra devoción cotidiana encarnada día a día, paso a paso.

Ahí, ese amor sobrio, sencillo, profundo, real, se enraiza, se hace cuerpo y sostiene encarnada la visión.

En esta luna llena la invitación es a sostener este amor pragmático, que aunque no tenga el glamour de lo romántico si tiene el poder de la continuidad. Bajo esta luna es importante recordar qué es lo que estamos construyendo, qué foco queremos sostener a lo largo del año y qué necesita ser liberado, despedido para honrar los nuevos caminos, los nuevos encuentros en los cuales nuestro servicio y devoción, nuestro amor crezca y florezca.

Hoy, 18 de febrero, Chirón hace su entrada definitiva en Aries, signo por el cual transitará durante siete años, abriendo así un nuevo ciclo de conciencia sanadora y evolutiva, en lo personal y en lo colectivo. La entrada de Chirón en Aries -tan próxima a esta luna llena en Virgo- nos habla de que las revelaciones que emergen tengan un tono afirmativo y doloroso. A veces afirmarnos duele y a veces afirmarnos en nuestra verdad es lo único que podemos hacer para caminar en salud e integridad. Así que bajo esta luna llena también puede que emerja un sentimiento de indignación que como fuerza vital nos levanta, nos saca, de alguna situación en la que hemos sacrificado nuestra integridad en el altar de la devoción.

La próxima luna nueva será el 6 de marzo en Piscis. Piscis es el último signo de la rueda del zodiaco por lo cual estas próximas dos semanas tienen sabor a cierre y recapitulación. El 5 de marzo Mercurio retrogradará en Piscis durante tres semanas. Este es el primer tiempo agua del año. Entonces esta digestión va a tomar un tiempo, va abrir un proceso profundo que queremos honrar con presencia y escucha. Esta escucha revelará mensajes importantes para eventualmente cruzar el umbral del equinoccio de Marzo con nuestras aguas más claras, nuestra mochila más liviana, con la casa en orden.

***

Te invito a que te acerques a TIEMPO AGUA :: CONSTRUIR LA ESPERANZA :: el horóscopo del 2019 para cada signo. Un audio de más de una hora de duración para cada signo del zodiaco que delinea las energías planetarias más importantes del 2019 :: la página de pago está en este enlace :: los audios estarán a la venta hasta el equioccio de marzo ::

*

En este enlace encontrarás las nuevas fechas de los talleres de ALQUIMIA LUNAR en Barcelona :: si sientes el llamado a hacer este taller te recomiendo que te comprometas ahora ya que no volveré a repetir este trabajo en el 2019 :: estas son las únicas sesiones de trabajo grupal que haré en España este año ::

*
♥ COMPARTE CON AMOR ♥ Este texto está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Copyright textos e imágenes ©Paloma Todd para http://www.lunadeabril.com


6 comentarios sobre “Luna llena en Virgo :: la totalidad en el detalle ::

  1. Wow, muchisimas gracias por este don que tan bien sabes emplear, cuanta claridad en cada palabra, gracias gracias gracias.

  2. . . . no para de llover, el viento es de huracán, aun que dicen que es una fuerte depresión. . . y yo aquí des de el 17, dejando que mi cuerpo limpie lo que mi mente mi corazón no supo resolver, en medio del atlántico, tanta agua inundo mi tierra y tanto aire la mareo. Bienvenidas tus palabras Paloma! son anclas donde dejarme estar.

Los comentarios están cerrados.