astrología 2019·construir la esperanza·eclipse en capricornio·ecoternura·entre eclipses·júpiter en sagitario·luna nueva·saturno en capricornio·Sin categoría·tiempo agua

:: Luna nueva y eclipse solar parcial en Capricornio ::


En este enlace encontrarás el primer artículo publicado sobre la astrología del 2019 hace unas semanas; y en este enlace el segundo artículo publicado hace dos días.

TIEMPO AGUA :: CONSTRUIR LA ESPERANZA :: los horóscopos del 2019 para cada signo :: guía e inspiración para navegar la energía del 2019 :: en tu buzón el 21 de enero ::

:: Luna nueva y eclipse solar parcial en Capricornio ::

Mañana domingo cruzamos el umbral de la luna nueva en Capricornio. Este primer encuentro entre el sol y la luna del 2019 está acompañado por el primer eclipse solar del año. Dentro de dos semanas, día de la luna llena en LEO, tendremos un eclipse total de la luna.

Bajo esta lunación, la conjunción mensual de la luna y el sol se da entre Saturno y Pluto. El ecosistema de esta luna, y los días previos que nos han traído hasta aquí, nos habla de un contacto íntimo con el miedo, con la rigidez autoritaria, con la frialdad del aislamiento y con un sentimiento de pérdida de energía y poder. Si este es el sentimiento que nos acompaña, entonces esta luna nueva -y los días que le siguen- nos invitan a que busquemos la manera de elevar nuestro nivel de energía, que rescatemos tiempo para el retiro, el silencio y la escucha.

También nos indica que si este es el sentimiento que nos acompaña bajo esta luna, es probable que estamos atrapados en algún tipo de queja o victimismo que se alimenta de un sentimiento de “no puedo”, “nos se”, “no soy suficiente”. Si estas voces nos rondan, es tiempo de iluminar nuestra mente con narrativas más creativas y de ordenar nuestro tiempo con prácticas constructivas.

Este hoyo negro depresivo se disuelve con un cambio de actitud, con una petición de ayuda a fuerzas benévolas, o a personas que nos puede dar un apoyo. La salida de este lugar pide humildad y plegaria. Esta luna nueva hace un trino con Neptuno en Piscis -que será extacto el 13 de enero-, por lo cual, hay magia y milagros que se pueden materializar si aceptamos entregar algún aspecto de nuestro control y soberbia… y sabemos pedir ayuda.

En un tono más constructivo, esta posición de la luna y el sol entre Saturno y Pluto nos habla de una graduación, de haber alcanzado un nuevo nivel de maestría como aprendices, de haber culminado un proceso de iniciación. Un tiempo de sabiduría y madurez se abre después de haber braceado las sombras y las pérdidas. Este es un tiempo de poderosas cosechas (espirituales o materiales) para quienes han estado presentes, para quienes han sostenido el hilo de su práctica, para quienes han honrado su energía y tiempo. Este es un tiempo de cosecha también para quienes no han tenido miedo de sostener sus límites, preservar su espacio para dar forma a su visión.

Desde este lugar, la luna nueva ofrenda un sentimiento de pertenencia y de propósito que nutre nuestra confianza en el futuro. Nos reconocemos y sabemos capaces de sostener y crear sueños y visiones en la tierra, de sostener estructuras complejas y de liderar. Este puede ser un tiempo en que muchos sintamos el llamado a emprender, a crecer, a conectar, a conquitar nuevos territorios. Esta luna nueva despierta el poder del liderazgo maduro, de la capacidad de asumir nuestra autoridad como un camino de responsabilidad expansiva.

La temporada de eclipses es un tiempo en el que un nuevo terreno de aprendizaje se abre. Es un tiempo de revelaciones y cambios. El periodo de dos semanas entre eclipses suele ser un periodo de descodificación de un patrón (cuando la luna mengua) y de recodificación (cuando la luna crece). En este caso, las dos semanas entre el eclipse de mañana y el del 21 de enero, nos habla de que es un tiempo propicio para poner nuestra atención y foco en lo que queremos ver crecer y lo queremos materializar a lo largo del año y de cara al 2020 en adelante.

La semilla que sembremos bajo esta luna nueva es particularmente poderosa. Entre el domingo y el martes, es un tiempo propicio para discriminar en qué proyecto y relaciones queremos invertir nuestra energía, dedicar nuestro tiempo. Los tres días que sigues a la Luna nueva son especialmente resonantes para focalizar nuestra intención a través de la ceremonia, el ritual, la meditación, la escritura, la creación.

Nuestra intención es un deseo que aún está en la fértil oscuridad del cierre del ciclo astrológico. De ahí que las intenciones son ahora íntimas, están todavía tiernas, merecen cuido y atención. Discriminar es entonces un proceso de escucha y atención puesta en un proceso que se quiere revelar, que no quiere ser controlado o empujado. Un proceso que necesita que honremos su lentitud, que honremos la quietud interna a la que nos convoca.

Eso no quiere decir que no estemos manos a la obra con tareas, objetivos y proyectos que ya hemos iniciado durante el año, que ya llevan su curso. En este sentido, esta luna nueva también nos habla de la culminación y maduración de un camino hecho. Para muchos este también es un tiempo en que nos sentimos preparados para asumir la responsabilidad -para visibilizar, para dar voz y expresión- de alguna dimensión de nuestra maestría y autoridad. La culminación de un proceso en el que llevamos trabajando una temporada (más o menos larga- meses e incluso años-) alcanza su madurez bajo esta luna.

Es en términos de los nuevos proyectos, las nuevas visiones y las nuevas intenciones, que necesitamos tomarnos un tiempo para que las ideas germinen, para que cojan fuerza. Bajo esta luna algunos podemos sentir que estamos caminando entre dos terrenos. Uno en el que estamos atendiendo la culminación de un proceso creativo, a la misma vez que estamos escuchando los susurros de lo nuevo que quiere brotar.

Desde esta perspectiva, estas dos próximas semanas -entre la luna nueva y la luna llena entre eclipses- requiere que estemos particularmente atentos a lo que creamos, a lo que decimos, a lo que compartimos y entregamos, a lo que gestamos. En estas semanas la potencia creativa desde lo invisible está a nuestra disposición, por lo cual la invitación es a enfocarnos, a no despistarnos, y a no distraernos.

Capricornio es un signo que nos convoca a la madurez, a la previsión, al compromiso, a la determinación, a la disciplina. Estas dimensiones de la práctica suelen despertar en nosotros reacciones de rebeldía, escapismo. Una parte de nosotros, -la que lo quiere todo ya, ahora, fácil- se resiste a la implicación de esta práctica.

Para muchos esta luna puede revelar los lugares en los que no queremos crecer, en los que – ante los límites y dificultades- preferimos frustrarnos, quejarnos, pelear, buscar alivios externos, proyectar nuestra insatisfacción- en vez de conectar con la fuerza de nuestro amor y nuestra compasión.

Bajo esta luna podemos conectar con un bloqueo creativo, con el miedo, con la soledad, con el aislamiento, con la vulnerabilidad. Es en el poder abrazar nuestra vulnerabilidad compasivamente que encontramos la magia interna que desmonta nuestras resistencias, neutraliza nuestra soberbia y ablanda nuestra rigidez. La brecha que abre la compasión genera milagros y crea nuevas posibilidades. Pero para encontrar esta brecha hemos de estar presentes con el malestar del miedo y de la frustración, hemos de quedarnos y sostenernos, ahí donde es incómodo, un rato, un tiempo suficiente, para sentir la energía cambiar.

Estar presentes quiere decir no huir, no escapar, no anestesiar el dolor que se despierta cuando conectamos con el miedo profundo a no realizarnos, a nos ser capaces de dar cauce a nuestra expresión. Este dolor es un complejo de memorias vinculadas a nuestra herida de infancia -primigenia- que nos pide que seamos padre-madre que acompaña, que acoge, que ayuda, en vez de ser nuestros propios jueces, déspotas castradores de nuestra creatividad.

Entonces, bajo esta luna nueva -y con la atención puesta en las próximas dos semanas entre eclipses-, si honramos el poder de nuestra presencia compasiva, si sostenemos nuestro foco de amor incondicional a lo que emerge, es probable que encontremos nuestro tiempo agua.  Un tiempo y un camino en el que otras opciones emergen a raíz de permitirnos sentir lo que sentimos sin juzgarlo. Esta es el agua que nutre la tierra de nuestra realización.

Esta es la voz de Saturno en Capricornio sextil con Neptuno en Piscis, un tránsito que nos acompaña a lo largo del 2019 con tres portales en los que este ángulo planetario es exacto: el 13 de enero, el 16 de junio y el 21 de septiembre.

Que esta luna nos inspire a creer en nuestros sueños, a nutrirlos con el agua de nuestro sentimiento y a realizarlos con la tierra de nuestro compromiso. Buena Luna!

♥ COMPARTE CON AMOR ♥ Este texto está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Copyright textos e imágenes ©Paloma Todd para http://www.lunadeabril.com

16 comentarios sobre “:: Luna nueva y eclipse solar parcial en Capricornio ::

  1. Increibles para mi las das ultimas publicaciones, de verdad no tengo palabras para agradecerte Paloma. Parecia que estubieras poniendo voz a todo lo que me ha ido por dentro estas últimas semanas: miedos profunda y antiguos, sentir la vulnerabilidad de mi vulnerabilidad, transformar en mi la jueza severa a la madre que me arropa y me acaricia las heridas…. Muy emocionante y de gran ayuda. Gracias Paloma, de todo corazon ❤️

  2. Gracias Hermosa!!! siempre es un gran placer llerte y abre en mi un espacio de reflexion sumamente potente. agradecida a la vida de haberte conocido

  3. Gracias por tu compartir Paloma. Estoy cerrando un enorme proceso creativo mientras otro brota suavemente. Tus palabras son siempre guía acertada.

  4. Gracias Totales Paloma, mantendré este mensaje encendido como una velita en el altar de mi corazón para este tránsito. Gracias por tu acompañamiento con este mensaje tan necesario. Buena Luna!

  5. Es maravilloso ver en tus palabras mi momento y mis sentires, de manera tan exacta. La soledad deja de entenderse como desolación y se integra, como abono para un bien mayor. Agradezco cada uno de tus textos, siempre. Abrazo enorme!

  6. Paloma gracias por iniciarme en estos procesos. Ayer estaba con una amiga y le hablaba de miedos que estos días estoy sintiendo y que sé que son mi herida, mi herida primaria, y leerte ahora, sentir que esta energía es la que se está produciendo con esta luna, y todo lo que en tu articulo nombras, me da fuerza, me emociona, y me devuelve de nuevo a mi… para poder sostener y no olvidar quien soy. Un abrazo grande.

Los comentarios están cerrados.