astrología 2018·ecoternura·el corazón del leo·el tiempo es amor·encarnar la voz·luna nueva·mercurio·nuevos tiempos·puente tierra·saturno en capricornio

Luna nueva y Mercurio en Virgo :: encarnar la voz del Sol en la Tierra ::

luna nueva en virgo final

Este domingo cruzamos el umbral de la Luna nueva en Virgo. El Sol y la Luna hacen su conjunción mensual en el espacio transitorio de la mutabilidad de la Tierra de Virgo. Virgo (junto a Sagitario, Piscis y Géminis) es un signo de cambio. Teje puentes, nos invita al tránsito, al movimiento consciente de una realidad a otra.

Virgo en un signo que enlaza y que comunica. Desde la narrativa de Virgo este proceso de comunicación es orgánico. Por orgánico nombramos aquello que pertenece al principio de la comunicación entre todas las formas de vida. Vida y comunicación van de la mano. Esta comunicación la podemos llamar transmisión energética, o telepática. Se puede referir a nuestra receptividad intuitiva de mensajes no verbales; se puede referir a traducción de códigos -matemáticos, geométricos-, y a los diversos lenguajes que nos rodean y nos habitan.

Esta dimensión de Virgo está vinculada a su regente -Mercurio- el mensajero de los Dioses (el mensajero del Sol- el mensajero de la Vida). ¿ porqué Mercurio, un signo atribuido al elemento del aire (nuestros pensamientos y nuestros procesos mentales) está vinculado a Virgo, signo elemental de Tierra?

Virgo rige nuestros intestinos que es el lugar donde procesamos la información del alimento. Virgo rige nuestra receptividad visceral. Este signo está vinculado a un tipo de intuición corporal orgánica que nos habla desde el vientre. Este proceso de discriminación digestivo de Virgo tiene un eco en nuestro cerebro. El circuito interno entre los mensajes de nuestra tripa y los de nuestra percepción mental están regidos por Mercurio. Por eso, de todos los dioses, Mercurio es el único autorizado a entrar y salir del inframundo.

Nuestros pensamientos – nuestra bioquímica cerebral- están ligados a la calidad de la energía que absorbemos a través del alimento y a la conciencia con la que nos relacionamos con el alimento. Dentro de nuestro cuerpo todo es comunicación, todo es un circuito de mensajes y receptores. Cuando hablamos de alimento no solo hablamos  de la comida sino también lo que entra por otros receptores. Cuando hablamos de digestión, no solo hablamos de la que se da a nivel intestinal, sino que también hablamos de la digestión (o indigestión) de todo aquello que entra en nuestro campo energético.

Dentro de la narrativa de la Rueda del Año Solar, Virgo gobierna el trigo, la cosecha. Con Virgo celebramos los frutos de la Tierra y sus mensajes. La tierra está constantemente emitiendo mensajes. Depende de nosotros, de nuestra presencia, disponibilidad y receptividad, si los escuchamos, si los aceptamos, si los integramos y los digerimos -o no.

Esta Luna nueva en Virgo nos convoca a la disponibilidad de ofrendarnos como receptores de la Voz de la Tierra. Nos convoca a ofrendar nuestra presencia, servicio, tiempo y trabajo a ser comunicadores de la Vida.  Nos convoca a presentarnos en servicio, a afirmarnos en nuestra voluntad como guardianes, cuidadores, amante de la Tierra y de la Vida. Este es un paso necesario para la materialización de nuestras visiones porque implica una renovación de nuestros votos espirituales. Implica un asumir la realidad y seriedad de este llamado. Implica ordenarnos con el compromiso y la entrega que conlleva la reestructuración de nuestras prácticas en  nuestra vida para alinearnos con este llamado.

La escucha de los mensajes de la Tierra es vital para alinearnos con las posibilidades creativas que esta Luna nueva en Virgo abre para nosotros. Como lo es reconocer que este mensaje de la Tierra es también el mensaje del Sol que la fecundó, y que también nos fecunda con su luz, con su energía. Somos la unión del Sol y la Tierra, y ese vaso comunicante que es Mercurio -como enlazador de códigos –  conecta  la información de los códigos Sol con nuestro cuerpo. Mercurio, el mensajero alado, es la voz del Sol en nuestro interior.

En Virgo manejamos el arte de la discriminación. Separamos el grano de la paja. Esta Luna nueva en Virgo nos invita a hacer un inventario de las fuentes de información de la cual nos alimentamos, conscientemente o no. Información externa, información interna : memorias de traumas; heridas del pasado activadas por detonantes, hoy; voces de nuestro linaje, agitado porque no lo escuchamos, porque estamos tan distraídos que no nos presentamos al vínculo, a la relación.

Esta Luna nueva en Virgo también nos invita purificarnos de las influencias energéticas que interfieren con el estado de presencia necesario para estar en la receptividad orgánica de la escucha de la Tierra en nosotros. Nos convoca a desintoxicarnos de los venenos que hemos consumido hasta ahora. En este sentido la Luna nueva en Virgo también nos invita a remendar, reparar, corregirnos de los errores y las prácticas que contaminan nuestra mente y nuestro cuerpo.

Estas prácticas nos hablan de compromisos – pactos y contratos previos- que han perdido su vigencia. Nos habla de maneras de relacionarnos y compartirnos que ya no sostienen nuestra verdad. Nos habla de una despedida de compromisos previos hechos con círculos y creencias que ya no son pertinentes para nuestro camino. Nos habla de una toma de conciencia de los lugares tóxicos en los que hemos comprometido nuestra energía.

Lugares con poca higiene psíquica. Lugares en que la integridad está comprometida por mascaradas y engaños, mentiras y medias verdades. Lugares en los que hemos alimentado una fantasía. Lugares en los que hemos escapado de la realidad. Lugares en los que hemos entregado nuestro poder a figuras de autoridad, buscando el amparo de la pertenencia, de la familia, de la comunidad. Lugares en los que hemos llamado amor al apego. Lugares en que hemos llamado apego a la adicción.

Lugares en los que hemos creído ciegamente. Lugares que hemos llamado casa. Lugares en los que hemos entregado nuestro sueño. Lugares de ensueño. Lugares burbujas en los que nos hemos sentido protegidos y que ahora nos dejan a la intemperie, perdidos, confundidas.

Para muchos esta es la secuela de las energías evolutivas de los pasados cuatro meses. Para muchas el costo de este ciclo astrológico ha sido el constatar la muerte de un sueño, la pérdida de una visión y el duelo de haber entregado tanto tiempo y energía a relaciones o causas que, al final, no son eco de nuestros verdaderos valores. Y, si bien es importante honrar este duelo -sobre todo por la parte de nosotros que se entregó  por la parte de nosotros que creyó- también es vital reconocer que este duelo hace parte de una fase de un despertar y de un crecer. Es una fase evolutiva de madurez. La realidad nos libera, aunque duela.

Esta Luna también es propicia para mirar de frente nuestros vicios y adicciones e interrogar con qué posibilidad creativa interfieren, qué apego al pasado representan, qué deseo no honrado visibilizan. Esta Luna nueva en Virgo nos ofrece una oportunidad de sembrar la intención de recodificación de nuestro propósito, y esta semilla empieza con una decisión de limpieza, de corrección y de purificación.

Aunque en estos momentos no tengamos clara una visión para nuestra vida, o, aunque estemos perdidas o confundidas sobre la forma en la que esta visión se va a materializar, es ahora, bajo esta Luna nueva en Virgo que podemos dar el primer paso.

Este primer paso es el deseo de alinearnos con el corazón de la Tierra y con el Sol que late en ella. Este primer paso es el de alinearnos con el Sol que corre en nuestra sangre y da impulso a nuestro corazón. Necesitamos nuestra salud para estar en servicio íntegro. Necesitamos nuestro cuerpo vibrante y vital para sostener nuestra integridad y servicio. Necesitamos nuestra integridad para crear y materializar una visión que esté al servicio, y en armonía, con los códigos de la Vida y de la Tierra.

Más que nunca necesitamos estar conectados con nuestras vísceras, ese lugar de receptividad intuitiva que nos alerta, que nos habla, nos guía a abrir puertas, a poner límites, a decir que sí, o no. Sin esta vigía profunda en nuestro cuerpo bien enraizado, sin estas raíces bien ancladas en nuestra tierra interna, es difícil discriminar lo tóxico de lo sano, lo pertinente de lo impertinente, lo verdadero de lo falso.

Ahora que los eclipses han pasado, ahora que Marte, Saturno y Mercurio transitan hacia adelante, de lo que se trata es de hacer acopio de las lecciones y revelaciones de este tiempo para recalibrar y reordenar nuestra realidad de cara al futuro. No como una negación del pasado sino como un acto de soberanía creativa, un levantarse de las cenizas y un posicionarse con integridad en un camino real, propio.

Las posibilidades y oportunidades de crear en la materia la forma en la que nuestra visión quiere encarnarse es un arte. Es lo que llamamos la magia. La magia de la materialización consciente empieza con una semilla, una intención, a la cual le siguen una serie de movimientos que llamamos decisiones y acciones. Movimientos que llamamos proceso. Esta Luna nueva en Virgo nos invita a alinearnos con nuestra visión y a ordenarnos para sostener el proceso que la materializará.

Dentro de este orden, Mercurio (Hermes, el mago) tiene una función vital. Mercurio retrogradó en Leo, recuperó su marcha directa y ahora acaba de entrar en Virgo donde transitará tres semanas. La función de Mercurio en estos momentos es la de apoyarnos a tejer el puente entre nuestra mente y nuestro cuerpo-corazón. La disociación que hay entre la información que nos da nuestra mente y la que nos da nuestro cuerpo es la brecha por donde la energía creativa se fuga, se nos escapa. Es también la fisura por la cual la información o energía externa entra en nuestro ecosistema energético y nos influencia. Influencias que llamamos distracciones, despistes, ideas o deseos ajenos que toman las riendas de nuestros deseos.

Mercurio ahora en Virgo nos apoya en la capacidad de sostener nuestro foco en la tarea, de nos despistarnos, de nos dejarnos seducir por fuerzas que nos invitan a salirnos de nuestro cauce. Nuestra mente es una aliada en la medida en que tengamos claro lo que queremos.

Si logramos sostener nuestro foco, es probable que podamos ver con claridad lo que nos invita a despistarnos. Es probable que podamos discernir con claridad qué resuena con nuestra verdad y qué nos seduce con sus encantamientos engañosos y nos distrae de nuestro rumbo. Para esto necesitamos nuestras tripas y sus mensajes sin temer lo que Mercurio nos muestra como verdadero y como falso.

Neptuno en Piscis hace una oposición con la Luna y el Sol en Virgo. Bajo esta Luna, esta es la advertencia de una trampa: el territorio es resbaladizo y estamos rodeados de visiones escapistas. En este ecosistema energético es fácil que nos dejemos seducir, engañar o distraer. Tal vez es útil entender que detrás de cada distracción que no hemos interrogado conscientemente puede latir el vampirismo energético, el robo de sueños y de visiones. Tal vez esta Luna nos invita a ser menos ingenuos y a discriminar con quién o con qué compartimos nuestro tiempo, nuestra energía. Neptuno en Piscis nos habla de energías depredadoras sutiles que se mueven a través de la seducción y el encantamiento.

Más que nunca necesitamos estar claros en cuál es nuestro propósito, cuál es nuestro servicio para este tiempo, ahora. Si no lo tenemos claro estamos expuestos a ser marionetas de otras voluntades que energéticamente ocupan el lugar que nosotros no ocupamos; que encarnan otras voluntades en la ausencia de la nuestra. Es nuestra falta de raíz, nuestra falta de tierra y nuestra dificultad en encarnar nuestro compromiso lo que posibilita este acuerdo e interferencia.

Lo que esta Luna en Virgo quiere de nosotros es que nos ordenemos. Lo que implica este ordenamiento cambia según las circunstancias de cada una, sin embargo, lo que esta Luna no quiere es que sigamos perdidos o colgados en lugares de inercia, en burbujas new age enajenadas, en actividades escapistas o en falsos sueños que nos anestesian de la realidad. El costo de estos falsos sueños es alto y en los próximos meses y años necesitamos que nuestra conexión con la Tierra sea fuerte, íntegra y poderosa.

Esta Luna nueva en Virgo quiere que nos comprometamos en trabajar para y con el sueño de la Tierra. Esta es la semilla que sembrada en estos días con amor y sinceridad veremos florecer y desplegarse a su debido tiempo. Buenas Luna y buenas siembras a todas y todos!

 

:: CONSULTA ASTROLÓGICA ::  Si sientes el llamado de trabajar con tu carta astrológica y conocer qué las energías y arquetipos planetarios están actuando en tu vida puedes ir a  este enlace y hacer una cita. Será un gusto acompañarte en tu camino evolutivo.

***

:: ALQUIMIA LUNAR :: SESIONES INDIVIDUALES ONLINE :: he abierto nuevos espacios de consulta individual con la metodología de ALQUIMIA LUNAR :: si sientes el llamado de trabajar con los ciclos de la Luna, recorrer la Rueda del Año Astrológica y experimentar este camino de Soberanía Creativa escríbeme a consultaluna@gmail.com

:: TALLER DE ALQUIMIA LUNAR EN BARCELONA :: en este taller trabajamos en profundidad con los ciclos de la Luna como un camino de Soberanía Creativa :: para encarnar nuestras visiones en la Tierra necesitamos un mapa de cómo descodificar los condicionamientos del tiempo lineal. En este espacio potenciamos los recursos y herramientas para sostener nuestro tiempo propio honranos la circularidad de los ciclos de la tierra y las estrellas.  Aquí encontrarás las fechas de los próximos talleres en Barcelona ::

***

♥ COMPARTE CON AMOR ♥ Este texto está bajo unalicencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Copyright textos e imágenes ©Paloma Todd para http://www.lunadeabril.com

 

15 comentarios sobre “Luna nueva y Mercurio en Virgo :: encarnar la voz del Sol en la Tierra ::

  1. Hermoso! Reconozco , valoro tu gran servicio y conexión , cada que te leo todo es claro y resonante.

    Gracia hermana ! Te abrazo deSde Playa del Carmen,México 🙏🏽

  2. Siempre sigo tu entradas sobre las Lunas, son para mí una preciosa guía.
    Hace un tiempo se la recomendé a una amiga, y después de leer una de ellas me dijo: ‘lo leí, y en mí sólo podía agradecer la generosidad de esta mujer, por compartir abiertamente, y darse el tiempo de hacerlo, una guía, una poesía tan bonita’
    Hoy reCordé sus palabras,
    desde aquí, simplemente Gracias.

  3. Paloma, llevo años leyéndote y hoy es una de las veces que más he sentido que estoy ahí. Me he reconocido entera y he sentido la satisfacción de resonar con el mensaje.

    Te he escrito algunas veces y te he mostrado mi arte. Pero es que justo ayer, entregué a una Virgo por su 40 cumpleaños, mi hermana, este regalo hecho por mí.

    Te mando fotos para que veas que Mercurio, el mensajero alado ha sido más que escuchado y que este regalo es el inicio de una visión que tuve hace 4 años y que voy a seguir obedientemente.

    Mis tripas ahora no sólo son escuchadas, sino admiradas y celebradas.

    Mucho amor Paloma!!!!

  4. Hola Paloma!!! Gracias, como siempre resonando íntimamente, gracias!!!
    Tus palabras me ayudan a confirmar y anclar/ordenar todo lo que se ha movido en mis entrañas en estas semanas. Eres sostén y compañía, querida, gracias 🙏🏽✨💕

  5. Hermoso articulo Paloma, muchas gracias. Resoné completamente con tus palabras, saludos desde Buenos Aires!

  6. Espero que hayas descansado lo suficiente. Excelente el artículo. Un abrazo desde Neuquén, Patagonia argentina

Los comentarios están cerrados.