eclipse en leo·el corazón del leo·entre eclipses·mercurio retrógrado·soberanía creativa

Mercurio retrógrado en Leo :: ¿qué mensaje tienes para mi?

La conciencia no está en los planetas. Los planetas tampoco ejercen un poder unilateral sobre nosotros. La relación entre las fuerzas planetarias y nosotros es recíproca y participativa. Emanciparnos de una visión cerrada, predictiva y determinista de la astrología es abrazar la evolución de nuestra conciencia. No somos los mismos que hace 5000 años.

Hemos heredado un arte astrológico cuyo linaje contiene una concepción del mundo antigua. La relación mente, cuerpo, espíritu y corazón de la humanidad no es la misma hoy que hace 5,000, 2,000 o 500 años. Trabajar con un código antiguo no actualizado para definir el presente no solo es absurdo sino también irresponsable. ¿somos marionetas de los dioses, de las energías planetarias, de lo arquetipos? ¿tenemos libre albedrío, voluntad y participación creativa? ¿somos soberanos u obedecemos inconscientemente a narrativas condicionadas por los movimientos de la Luna y demás cuerpos celestes?

Lo de adentro y lo de afuera está en diálogo recíproco. No somos sujetos pasivos. Somos participantes activos y estamos en la tierra. Estamos hechos de la tierra y la tierra se mueve en resonancia con los demás planetas. Esa es una realidad corporal y temporal.

La astrología evolutiva nos invita a ir más allá de la predicción y el condicionamiento de los patrones planetarios. Nos invita a ir más allá del determinismo autoritario de unas leyes que nos dominan sin nuestra voluntad. El mapa del cielo es un mapa, no es el territorio. El territorio somos nosotros, con nuestro cuerpo, sus aguas, su aire, su tierra y su fuego. El territorio somos nosotros con nuestra capacidad cognitiva, nuestra capacidad de amar, nuestra voluntad y deseo, nuestra capacidad creativa de transformar.  El territorio somos nosotros y nuestra conciencia de ser.

Esta conciencia incluye sabernos parte de un ecosistema, sus energías, movimientos y ciclos. Si de algo nos sirve la historia de la astrología es a reconocer los patrones cíclicos del tiempo. Los miles de años de observación empírica acumulado por los estudios se este arte, son útiles para ubicarnos, para entender e integrar dónde estamos en nuestro camino. Esta es una información práctica que nos ayuda a elegir cómo nos relacionamos y nos posicionamos ante determinados momentos de crecimiento en nuestro camino de vida. La voluntad no está en los planetas. La voluntad está en nosotros. La acción y la elección es un don que nos pertenece y que merece nuestro cuido y atención.

La conciencia no está en los planetas. La conciencia está en nosotros. Sin conciencia, las fuerzas arquetípicas planetarias se expresarán. Se expresan a través de nuestra inconciencia. En el momento que entramos en contacto con la información podemos elegir. Cuando elegimos asumimos nuestra responsabilidad. Cuando elegimos con conciencia podemos reconocer las energías dentro y fuera de nosotros. Podemos sentirlas, moverlas, dialogar con ellas, negociar con ellas.

Cuando miramos la carta astrológica de una persona, la carta no nos revela el nivel de conciencia en la que está. Una misma carta astral puede ser la de un místico como la de una asesina. Dependiendo del nivel de conciencia evolutiva del alma la persona expresará las energías arquetípicas de una manera u otra. De ahí que conocer el mapa nos ayuda a transitar el territorio que somos. No como un destino cerrado sino como una herramienta, como una brújula del clima -los climas- que vamos a navegar a lo largo de nuestro camino evolutivo.

Mercurio inició su marcha retrógrada en el signo de Leo el 26 de Julio y volverá a recuperar su marcha directa el 19 de agosto. Este es un portal que nos invita a ir hacia adentro, a navegar y cartear los paisajes internos de nuestra psiquis. Cuando la herencia de la astrología predictiva nos dice, “cuidado con Mercurio retrógrado, no es un momento propicio para comprar equipo electrónico, o para firmar un contrato; cuidado, porque estamos en territorio impredecible, con potenciales accidentes”,  vale la pena detenernos para profundizar sobre lo que late detrás de estas sentencias mundanas y superficiales.

Si la invitación de este tránsito es a tomar conciencia de que este es un ciclo que nos invita a ir hacia adentro y a cuidar nuestros movimientos, es probable que si intentamos ir hacia afuera nos encontremos con algunos obstáculos. Y, si nos movemos hacia afuera sin la conciencia de que no es un tiempo favorable para ello, estamos yendo contracorriente a un llamado que no solo viene del cosmos, sino que también viene de nuestro interior. Porque como es afuera es adentro. Este es un ejemplo de la relación recíproca mencionada previamente.

Entonces, tal vez, ejercer nuestra conciencia planetaria se trata de escuchar y de respetar nuestros movimientos internos en resonancia con el cosmos al cual pertenecemos. Se trata de adaptar nuestra voluntad, deseo y acción en una resonancia acorde al mapa, a la brújula, al ciclo en el que nos movemos. Algunos preferimos desafiar las coordenadas climáticas y ejercer nuestro libre albedrío de otra forma. No es un tema moral -de si es bueno o malo- es, simplemente, el de reconocer la responsabilidad de nuestra elección y asumir las consecuencias.

Cuando tomamos en cuenta que nos movemos en una sociedad construida en el imperativo de la demanda externa, en el exceso de velocidad y en unos valores que no propician el cultivo del mundo interno, ni el cultivo de la escucha del tiempo cíclico, podemos ver que la función de Mercurio retrógrado sea la de ralentizarnos. Ralentizar nuestros movimientos. Ralentizar nuestra mente. Ralentizar nuestras decisiones.  Tal vez el ciclo de Mercurio retrógrado sea una invitación a caminar en resonancia corporal. Una resonancia en la que nuestra mente se alinea con nuestro cuerpo. Un cuerpo ubicado en una narrativa energética más amplia que la construida por la sociedad y el tiempo lineal.

Tal vez cuando Mercurio retrógrado “hace de las suyas”, simplemente es un llamado a honrar la ralentización propicia para este tiempo. Y si el llamado de Mercurio es a ralentizar, ¿podemos confiar en la benevolencia colaborativa de los planetas y aceptar la invitación a danzar con ellos? ¿nos resistimos y luchamos empujando nuestra voluntad fuera del “dominio” planetario porque los planetas no tienen poder sobre nuestra vida?

Armonizarnos con el tiempo cíclico es un camino de benevolencia. Si Mercurio nos invita a ralentizar, a pausar, a ir hacia adentro, es porque tiene un mensaje que ofrecernos. Podemos aceptar la invitación o no.

Mercurio es el planeta más cercano al Sol, centro de nuestra Galaxia y de nuestra vida. El fuego del Sol impregna las plantas, los árboles, los animales, nuestro cuerpo, nuestro ser. Cada una de nuestras células es portadora del Sol. Mercurio, como planeta más cercano al Sol, es un puente entre el Sol y la Tierra. Es un mensajero.

Tal vez Mercurio nos trae los mensajes de nuestro Sol. Tal vez nos habla de nuestra conciencia solar. Mensajero del Sol, representa cómo se mueve la información en nuestro interior: cómo procesamos la experiencia, cómo integramos de manera cognitiva los mensajes de la vida; los mensajes internos de nuestro cuerpo, los mensajes de nuestro fuego interior; los mensajes externos de nuestro entorno y sus estímulos.

Mercurio, entonces, nos habla de comunicación, percepción, escucha, integración y también traducción de la información. ¿cuál es el lenguaje de nuestro cuerpo? ¿qué nos pide en este momento? ¿podemos honrarlo?

La primera comunicación humana, la más antigua y arcaica está vinculada a las plantas, a los elementos, al fuego. El primer mensaje de Mercurio pasa por la receptividad a los mensajes anímicos. Y luego vino la palabra. Y la realidad, llamada vida, fue nombrada. Lenguaje, mito, historias conforman los paisajes narrativos de este arquetipo mensajero. Estamos hechos de historias.

Entonces, tal vez este llamado a ralentizar y a retirarnos por un tiempo de la aceleración del tiempo lineal, no solo sea propicia para escuchar los mensajes que nos habitan sino también para escuchar los mensajes de un entorno libre de palabra y lleno de presencia y vida. Tal vez se trata de escuchar el fuego de nuestras células o escuchar el fuego en la flor, el árbol, la piedra, para darnos cuenta de que somos espejos, somos relación.

Cuando Mercurio retrograda hace una conjunción con el Sol. En este ciclo esta inseminación simbólica del Sol a Mercurio será el 9 de agosto. Este es un llamado a honrar este viaje interior, a subirnos a la barca de Mercurio y llegar directo a nuestro Sol. Para quienes estemos atentos, esta es una fecha en la que revelaciones creativas se presentan para ser honradas, valoradas. El mensaje puede llegar a través de la expresión creativa, el ensueño, un paseo en el bosque, una danza en la que abrimos nuestro cuerpo, un encuentro íntimo. Tal vez leyendo mitos animistas encontraremos una resonancia creativa que será semilla de lo que crecerá más adelante. Lo que sea, vale la pena estar atentos para acoger, recoger y cosechar.

Mercurio retrógrado en Leo nos trae mensajes de juego, expresión, confianza, valorización, autoestima, amor propio, gozo, placer. Nos habla de abrazar nuestra niña y niño interior, rescatarlo de las exigencias, críticas y juicios para recuperar la inocencia necesaria para expresarnos con autenticidad. No es poca cosa. El próximo 11 de agosto tendremos un eclipse solar en Leo, el último de una serie de eclipses que comenzaron en enero del 2017. La danza de los planetas nos invita a conectar con nuestro León y Leona, a poner conciencia en qué necesita y expresa este arquetipo en nuestro interior.

En esta colaboración creativa al que el gran juego planetario nos invita, podemos usar el poder de la palabra para hacer preguntas. La pregunta abre puertas e invita a la magia, la magia del Sol y Mercurio. ¿qué mensaje tienes para mi, Mercurio?

***

Si sientes el llamado de trabajar con tu carta astrológica y conocer cómo las fuerzas planetarias están actuando sobre tu carta puedes ir a  este enlace y hacer una cita. Será un gusto acompañarte en tu camino evolutivo.

***

:: Si quieres recordar cómo trabajar con los ciclos de la Luna como un camino de soberanía creativa acércate al taller de Alquimia Lunar :: Aquí encontrarás las fechas de los próximos talleres en Barcelona ::

***

♥ COMPARTE CON AMOR ♥ Este texto está bajo unalicencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Copyright textos e imágenes ©Paloma Todd para http://www.lunadeabril.com

4 comentarios sobre “Mercurio retrógrado en Leo :: ¿qué mensaje tienes para mi?

  1. “Mercurio inició su marcha retrógrada en el signo de Leo el 26 de Julio y volverá a recuperar su marcha directa el 19 de julio” Pregunta: ¿ 19 de julio de qué año?
    El eclipse de sol en leo ¿es el 11 o 13 de agosto?
    Me fui a dormir con esa pregunta a Mercurio. .. Y tuve respuesta! un susurro al oído un mensaje claro, tal vez palabras e imágenes… Mi consciencia danzaba entre el sueño y la vigilia “mañana al despertar, recordalo” me decía a mi misma
    .. y no puedo recordarlo. Pero confío y me sonrío cómplice de los misterios del universo porque sé que tarde o temprano el mensaje saldrá a la luz.
    Gracias Luna de Abril. Te escribe Libertad, Guerrera Florida.

  2. Agradezco siempre tu entrega e impecabilidad. saludos desde mza arg

    ________________________________

Los comentarios están cerrados.