astrología 2018·chirón en aries·ecoternura·júpiter en escorpio·nuevos tiempos·puente tierra·saturno en capricornio·urano en tauro·venus retrógrado

el clima astrológico del 2018 :: segunda parte :: tránsitos y narrativas ::

Saludos y bienvenidxs a esta nueva entrega de Luna de Abril. Este es el segundo artículo sobre la energía planetaria del 2018. Aquí encontrarás la primera entrega sobre los tránsitos de este año. Te invito a que los leas y sientas la información vibrar en tu cuerpo. Te invito a sentir qué te resuena, qué no te resuena. Estas guias no aspiran a predecir o condicionar el futuro. Estas guías son el mapa del clima astrológico-arquetípico del año.

La intención de estos textos es la de contribuir, desde una perspetiva holística, a cómo acoger la energía de los cambios planetarios. Este año tiene características especiales que nos habla de patrones cíclicos de karma colectivo que se aceleran y nos empujan a evolucionar. Este clima no es ni benévolo ni malévolo, es solo un camino de crecimiento y conciencia. Podemos caminar con mapa o sin él, las energías no dejarán de actuar por ello. El mapa, sin embargo, nos ayuda a navegar el territorio, nos ayuda a ubicarnos, o, por lo menos, a entender y aceptar los ciclos energéticos que actúan en determinados momentos. En este sentido estas previsiones del clima astrológico del 2018 tienen una función práctica de apoyo y acompañamiento.

Para quienes quieras profundizar más en el estudio de la astrología del 2018 les recuerdo que este año he preparado una guía astrológica específica para cada uno de los signos del zodiaco :  PUENTE TIERRA :: ENCARNAR LA VOZ . Te invito a que te acerques a este proyecto. Te invito a que te unas, colabores y participes. Al hacerlo no solamente estás invirtiendo en una guía inspiradora y práctica para cada signo que puedes compartir con tu tribu, con tus amigos y familia, sino que también apoyas este esfuerzo creativo.

Muchas graciaS

Paloma

 

***

En el 2018  algunas cosas se ponen serias. Esta seriedad hace parte de la trayectoria de nuestro destino colectivo. El patrón energético de la Tierra con relación a los movimientos planetarios nos ofrece un clima astrológico, un clima energético y psíquico. No podemos cambiar la narrativa planetaria, no podemos cambiar el ciclo evolutivo y kármico que nos toca vivir. Lo que si podemos hacer es integrar y comprender lo que estos ciclos energéticos activan en cada uno de nosotros. Este es el compromiso que se nos pide : usar nuestro libre albedrío para asumir la responsabilidad de nuestra propia narrativa individual y conscientemente co-crear con estas fuerzas arquetípicas. Así transformamos nuestra relación con el destino kármico de la humanidad.

Cómo decidimos posicionarnos con relación a las fuerzas planetarias, sus lecciones y energías, tiene un impacto directo en nuestra vida, nuestras relaciones, amistades, círculos, comunidades. Es un camino de autorresponsabilidad. La invitación es a hacer la pregunta, ¿cómo puedo servirme, servir a mis relaciones y mis círculos en plena integridad? El arte de la interrogación activa nuestra mente a explorar otros territorios. Salimos del circuito cerrado de la repetición, de lo familiar. Salimos del patrón de respuestas condicionadas. La salida del patrón es a través de la pregunta. El propósito de la pregunta es no escapar de la lección. Es aceptar las fuerzas que hay en juego y empezar a relacionarnos conscientemente con ellas. Cuando nos atrevemos a hacer las preguntas, detonantes de cambios, participamos de un proceso de cocreación poderoso. Como todo lo que conlleva el uso de un poder, una buena dosis de valentía e integridad es necesaria para sostener lo que la pregunta revela, para aceptar el cambio al que nos convoca.

Este clima energético planetario tiene múltiples variables. No es un sistema cerrado. Tampoco es una predicción fija. Es un aviso de cómo está el territorio y una invitación a escuchar dónde las estrellas nos invitan a ralentizar, anclarnos, materializar. Esta es la clave para el 2018.

El 2018 tiene momentos en que el clima puede ser extremo, como cuando hay aviso de tormenta. Esta energía de la tormenta activa nuestro miedo. Miedo al poder destructivo de algunas energías planetarias. El gran desafío que tenemos entre manos es a usar el poder de la tormenta como un camino de transformación. Es mirando al dragón de nuestro terror de frente que abrimos nuestras alas, nos levantamos y descubrimos otros caminos.

 :: el clima astrológico del 2018 ::

Los movimiento más lentos y profundos que actúan en la psiquis colectiva son los de Pluto en Capricornio y Neptuno en Piscis. Ambos están a medio camino del signo que transitan.

Una breve recapitulación nos recuerda que Pluto hizo su entrada en Capricornio en enero del 2008. Por donde Pluto pasa, la sombra se levanta. Capricornio tiene que ver con el sistema económico, político y social. Sus leyes y estructuras. En su acepción más profunda es el patriarcado y sus ramificaciones. El costo de la sombra patriarcal emerge a través de las dinámicas de abuso de poder, corrupción, el fraude. Cuando Pluto se activa en un signo, el colectivo está preparado para ver e integrar la sombra del arquetipo que visita. Esta sombra del capitalismo nos permite ver el costo medioambiental de los estilos de gobierno y la política pública. Esta conexión nos habla del karma acumulado por el sistema económico y los valores que promueve. Esta energía se expresó en el colectivo en el 2008 como la caída de la bolsa y la crisis financiera que reveló la sombra y la corrupción del sistema capitalista.

En el 2018 veremos esta narrativa revelar capas más profundas (y lamentablemente oscuras) del entramado de la corrupción del poder y de la sombra del capitalismo patriarcal. El tránsito de Júpiter en Escorpio hasta noviembre del 2018 acentúa el paradigma de la cacería de brujas. Los esqueletos más ocultos de la psiquis colectiva nos habla de la relación entre el abuso sexual, el abuso del poder, las transacciones económicas y sexuales ilícitas y cómo esta red de abuso sexual está vinculada a nuestra relación con la Tierra. El 2018 probablemente traiga más revelaciones y escándalos de abuso sexual en la esfera política. La invitación es a no tomar este proceso a la ligera, a no huir de lo que nos muestra, ya que hay otros aspectos en la astrología del 2018 que nos indican que la liberación de estas prácticas secretas del inconsciente al consciente colectivo son vitales para nuestro futuro como humanidad.

Neptuno entró en Piscis en el 2011 y este tránsito ha activado en el tejido colectivo la Conciencia Global de Unidad. Neptuno activa la conciencia de que todos somos uno. En una cultura que se basa en fronteras, muros, separación, secretos y limites esta conciencia de Unidad revela el veneno profundo de la polarización de la mente dual . El misticismo de Neptuno en Piscis nos invita a abrazar esta conciencia Unitaria como la fuerza que derrite los hechizos ilusorios de la separación, la ilusión de la diferencia. Es la conciencia mística de nuestra esencia espiritual la que nos permite bracear un territorio de apertura y compasión hacia nuestra realidad humana global material. Somos uno, sí, y para llegar a abrazar plenamente esta verdad mística que nos devuelve a la Unión a través del amor incondicional, nos tenemos que reconocer y aceptar todos y cada uno, con nuestras luces y nuestras sombras.

En el 2018 hay cambios importantes en la posición de los planetas que van a resignificar o cambiar el tono de Neptuno en Piscis y de Pluto en Capricornio.

Urano cambia de signo en Mayo. Desde el 2011 Urano en Aries nos ha enfrentado a una crisis evolutiva vinculada a la expresión de nuestra individualidad. Nuestro lugar ha sido desafiado. Nos hemos expresado y no hemos sido recibidos y esto nos ha despertado a una elección -crisis identitaria- entre ser auténticos y valientemente ubicarnos en nuestro lugar, u obedecer y seguir la realidad consensuada.

Las siete cuadraturas entre Urano en Aries y Pluto en Capricornio entre 2012 y 2015 son el mapa de este despertar de nuestra individualidad y el reajuste que ha detonado en nuestras relaciones y círculos. Sin duda nuestra relación con la autoridad reveló complejos matices que ahora vamos integrando y digiriendo. Urano entra en Tauro en Mayo y volverá sobre sus pasos en Aries. En el 2018 Urano teje un puente entre nuestra realidad desde Aries y nuestra realidad desde Tauro. En el 2019 entra definitivamente en Tauro hasta el 2026.

Cuando Urano entre en Tauro sentiremos cómo la narrativa evolutiva gira hacia un proceso de adaptación de nuestro sentido de individualidad. Cómo nos adaptamos personalmente a cambios radicales vinculados a la economía, a cómo manejamos nuestros recursos, a nuestra relación con el alimento y, sobre todo, a nuestra conexión o desconexión con la Tierra. Nuestra burbuja individualista choca con los modelos de sobrevivencia básica que la entrada de Urano en Tauro detona.

Urano tejiéndose paso entre Aries y Tauro nos habla de un puente entre nuestra independencia personal y nuestra interdependencia colectiva. Compartir recursos, crear redes y proyectos unidos por valores globales son algunas de sus voces. Un desafío a generar respuestas que materialicen estructuras (materiales, emocionales y espirituales) que sostengan los cambios. Este tránsito nos habla de una realización colectiva de la gravedad de nuestra situación global vinculada a vivienda, alimentos, dinero, recursos. Especialmente veremos cómo el cambio climático activa respuestas creativas de unión y colaboración para hacer frente al impacto sobre nuestro ecosistema de vida.

Otro cambio significativo es la entrada de Chirón en Aries en Abril. Chirón ha estado en Piscis desde el 2011. Chirón nos habla de nuestra medicina personal y de cómo la queremos poner a disposición de otros. Para quien siente el llamado de compartir sus creaciones, saberes, medicina con los demás, es necesario integrar las lecciones de este arquetipo. Este es un proceso que nos invita a profundizar en nuestra herida sagrada como un camino de conciencia ¿qué medicina venimos a encarnar a través de nuestra individuación? ¿qué hemos de sanar en nosotros que será la medicina que compartimos?

Chirón nos habla de nuestra conciencia shamánica. Ese lugar en nosotros que teje puente entre el mundo de la energía y el de la materia. La conciencia shamánica implica trabajar entre mundos y tejer un puente entre el invisible y el visible. Chirón nos quiere con un pie en cada mundo y nos invita a cultivar la maestría de nuestra individualidad consciente en ambos lados del puente. En Piscis nos habla del impacto del mundo energético arquetípico invisible en nuestra realidad material ordinaria. Para muchos el paso de Chirón en Piscis abrió nuestra percepción sensorial, abrió nuestra visión al invisible. Una visión que en muchas ocasiones nos abruma. El ver y sentir tanto colapsa nuestro sistema nervioso. Estas revelaciones que nos agotan nos invitan a encontrar nuevas maneras de manejar, integrar y digerir las energías – a abrazar y aceptar todo lo que vemos y percibimos sin que nos paralice.

Con la entrada en Aries, Chirón nos invita a levantarnos de estas formas de colapso energético, nos habla de superar nuestro victimismo energético como respuesta ante el misterio de la existencia. Chirón en Aries nos invita a abrazar la valentía de levantarnos del victimismo y del colapso para encarnar nuestra medicina a través de la voluntad de Ser íntegros.

La dificultad de sostenernos en integridad abre heridas y revela nuestras inseguridades identitarias : ¿cómo somos recibidos? ¿es peligroso ser y expresarnos? Heridas de rechazo, el sentimiento de orfandad y la autoexclusión, el aislamiento y la impotencia pueden ser algunas de las expresiones de este tránsito.

La búsqueda de la pertenencia en un mundo en que nuestras seguridades están siendo desafiadas por los cambios globales nos enfrenta a una crisis de identidad. Este puente entre nuestra experiencia individual interna del ser y la frontera de las relaciones, acciones, decisiones que tenemos que tomar nos habla de la relación entre el Yo y el Nosotros. Nos habla de la posibilidad de un Nosotros que domina el Yo -que lo censura y lo opaca- o de un Yo que se rebela y se aleja del Nosotros. En esta encrucijada la llamada de Chirón en Aries es a tejer un puente que sostenga nuestra independencia de criterio, nuestra singularidad creativa en sinergía, en interrelación, con el colectivo.

Esta es la lección de un proceso de maestría que nos pide el coraje de la expresión personal auténtica, aunque implique compartirnos desde la herida. La vulnerabilidad de compartirnos desde lo auténtico y verdadero en nosotros abre un nuevo camino. Chirón en Aries nos habla de un proceso pionero, de abrir valientemente un nuevo territorio en el que nos atrevemos a sostenernos más allá del miedo al rechazo. En una cultura que abraza el éxito y la fama, en la que la singularidad es reconocida desde la conquista y el ganar, el desafío de brillar desde un lugar interno no carteado es un camino de valientes. Es probable que en el 2018 escucharemos voces encarnando esta necesidad colectiva de transformar nuestra relación con el éxito personal y crear nuevas vías para apoyarnos mutuamente en nuestra expresión personal sin la violencia del juicio.

Aries y Chirón juntos nos habla de la herida del enfado. Tal vez necesitamos reconocer el poder sagrado de un enfado que nos levanta del pozo de la víctima, que nos moviliza fuera de la impotencia, la adicción y el escapismo. Un llamado a compartir nuestra medicina enfrentando las limitaciones de un guión tóxico de obediencia a las modas y patrones consensuados del colectivo. Aquí hay una lucha. Lucha en el sentido más noble del término. Lucha como el proceso de levantarnos, de salir de la inercia de un ensueño tóxico, de un hechizo creado por otros para reprimir la libertad del ser. Hay una lucha sagrada vinculada a no dejarnos adormecer, a no seguir drogándonos en trances y consumos que nos separan de nuestro poder personal.

Chirón en Aries viene a mostrarnos nuestro poder personal herido, o las maneras en que aceptamos desconectarnos de nuestro poder por miedo e inseguridad. Chirón es un cuerpo celeste que conecta la órbita de Saturno con la de Urano. Es un puente entre la realidad no manifestada del espíritu con la realidad manifestada en la materia. Un puente de conciencia que nos habla del poder de materializar nuestros sueños. Este poder solo puede expresarse a través de nuestra individualidad. Las heridas que emergen este año nos mostrarán las dificultades en materializar. El ego falso con sus trucos y máscaras, con sus respuestas codificadas y sus imitaciones se hace bufón. Nuestra crisis de identidad nos enfrenta a las máscaras que nos limitan y que opacan la medicina de nuestro ser.

El otro tránsito importante de este año es la entrada de Saturno en Capricornio. Este tránsito cumplirá una doble función. Una, recorrerá los grados que Pluto ya ha caminado en Capricornio desde el 2008. Es posible que este año los temas que se abrieron en el 2008 vuelvan a presentarse para ser ordenados y estructurados. Por otro lado, Saturno en Capricornio también dará forma a las verdades reveladas durante su tránsito por Sagitario.

Saturno nos mueve de lo energético a lo manifestado. Chirón nos habla del puente somático, el recorrido por el paisaje herido para abrir paso a esta conexión. Saturno nos muestra cómo encarnar.

Lo que se activó entre diciembre del 2014 hasta diciembre del 2017 encuentra ahora la Tierra para anclarse y materializar nuestra verdad en nuestra vida. Esta ancla nos habla de nuevas leyes, nuevas formas, un nuevo foco y un nuevo orden. La invitación es a conectar con la verdad básica, simple, sencilla que como timón nos ayuda a navegar la complejidad de nuestra realidad personal y colectiva. Nos habla de simplificar.

Nuestra verdad más básica, íntima y personal es la guía que nos orienta, es la que da forma a nuestras prioridades, a nuestro foco, a nuestra dedicación. Nutre nuestra perseverancia. Este principio básico nos ayuda a separar el grano de la paja, a discernir y a elegir. Sin esta conciencia básica, sin esta raíz, estamos a merced de múltiples opciones que nos despistan de nuestro foco y que hacen nuestra vida más confusa y caótica.

Entonces en el 2018 pasaremos por varias etapas de refinamiento y ajustes que nos permiten encontrar nuestra ancla, nuestra base interna, nuestra acción esencial.

Saturno gobierna las estructuras de la sociedad codificadas en la forma. La leyes del sistema. ¿con qué leyes personales organizamos nuestro sistema? Nuestras creencias (eso que resonamos como verdad) son el código ético con el cual nos anclamos. A través de los detonantes de los cambios económicos, de la intensificación de los efectos del calentamiento global, de la exposición de la sombra del poder y la corrupción, nuestra identidad es desafiada y sacudida. ¿desde dónde respondemos?

El 2018 nos pide que no nos dejemos distraer con las narrativas del desastre y que cultivemos la capacidad de vivir acorde a nuestros valores y creencias para ser parte de un tejido que sostiene el cambio con integridad.

Otro tránsito importante este año es el paso de Júpiter por Escorpio. En Escorpio las lecciones de Júpiter en Libra pasan por la prueba transformadora de Escorpio. Nuestros ideales más bellos y elevados son iniciados a las verdades ocultas. Este tránsito es profundo y moviliza las aguas estancadas detrás de nuestro deseo, las agendas ocultas detrás de nuestras idealizaciones. También nos habla del rol de la sombra en el vínculo amoroso, amigo, colega y cómo es necesario que nos permitamos caminar juntos nuestras sombras. Negar la sombra va de la mano de un romanticismo infantil.

Hay una paradoja en la presencia de Júpiter en Escorpio que nos dice cuanto más profundo podamos bucear en lo oscuro mayor luz, levedad, gozo y potenciales expansivos encontraremos. En el 2018 descendemos y este descenso es realmente un ascenso. Bajamos al inframundo con el propósito de aprender a volar. Bajamos a la raíz para poder fortalecer la base y así cosechar los frutos más adelante. Sin una base sana, no hay futuro. Para muchos esta idea de descenso es repulsiva y genera negación y rechazo. Los eventos colectivos vinculados a este paisaje de la sombra actúan como detonantes de un proceso interno que derriba nuestra resistencias a bracear nuestro miedo a ver en lo oscuro.

El 2018 es un año de tejer puentes con delicadeza y cuidado. Este es un tiempo de reparar juntos lo que se ha roto o fragmentado. Los hilos compartidos, las biografías que se alquimizan en colaboración recíproca y nutritiva, tejen juntos puentes que sostienen procesos. El 2018 nos invita a no tener miedo de tomar otros rumbos y gravitar hacia los vínculos con quien haya una voluntad compartida de navegar lo profundo juntos.

El 2018 nos trae una danza entre la superficialidad y la profundidad. Este año veremos el contraste entre el grupo de personas dispuestas a mirar y sostener la sombra del colectivo y las que eligen escapar o negarlo. El 2018 también es un tiempo para tejer puentes entre la parte de nosotros que no quiere ver, la que colapsa víctima de la verdad, y la que sí está dispuesta a bracear las capas más profundas de la realidad.

Cuando los hilos que hemos compartidos con otros ya no se entretejen en armonía, el llamado es a dejar ir, a soltar. Estamos llamados a entretejer en un diseño unitario y a veces los cambios, aunque dolorosos, son necesarios para la actualización de nuestro propósito del alma.

El 2018 es un año de cambio de rumbo. Veremos nuestras prioridades cambiar, nuestro foco moverse hacia otra diana. Es un año puente porque este cambio no se da de la noche a la mañana, es un proceso que iniciamos este año y que veremos madurar a partir del 2020 hasta el 2026. El 2018 es un año semilla en el que es el propio proceso el que revela el nuevo paisaje que vamos a caminar. No es un año de materialización inmediata. Es la materialización del  inicio de un nuevo camino.

Hoy también he publicado un texto sobre URANO EN TAURO :: puedes ir a este enlace para leerlo ::

 

:: En este enlace encontrarás la información sobre :: PUENTE TIERRA :: ENCARNAR LA VOZ :: la astrología del 2018 para cada signo del Zodiaco ::

:: las próximas sesiones individuales de astrología abren a mediados de Enero del 2018 :: si te interesa hacer este trabajo recomiendo reservar espacio pronto ya que las fechas son limitadas :: puedes ir a este enlace para hacer la cita :: será un gusto trabajar contigo ::

:: En este enlace encontrarás las próximas fechas del Taller Intensivo de Alquimia Lunar , en Barcelona y Madrid ::

♥ COMPARTE CON AMOR ♥ Este texto está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Copyright textos e imágenes ©Paloma Todd para http://www.lunadeabril.com

 

 

Navegador de artículos

4 comentarios sobre “:: puente tierra :: primera parte :: introducción a la astrología del 2018 ::”

  1. Paloma, te leo y te releo y cada vez descubro entre tus palabras algo nuevo. Palabras cuidadas, amorosas, sabias, directas, que acompañan tantos momentos míos de soledad, y me llevan a re-conectarme y a sentir que debo descalzar mis pies y unirlos en la Tierra para acompañarme desde otro lugar, cuando olvido.
    Mil felicitaciones para este nuevo proyecto Puente Tierra. Me ha encantado leer el proceso creativo de las imágenes, seguro que fue muy especial y las obras son preciosas, cada una para entrar y profundizar.
    Muchas gracias.

  2. GRACIAS ,por regalarnos tu voz y,tu profundo y bello analisis….como dice Jesus intentare ser digna del conocimiento generosamente entregado por tu consciencia y ponerme a trabajar en la construcion de los puentes que me hayan sido asignados.
    Una vez mas GARCIAS por compartirte

  3. Maravilloso ❤️
    Muchisimas gracias por honrar tu voz , sabiduria como lo haces !!! Agradecido de poder aunque sea intentar utilizar tan valioso material a nivel evolutivo personal o colectivo

Responder