activismo sagrado·astrología 2017·cuadratura cardinal·eclipse en leo·el tiempo es amor·en primera persona·gran cruz cardinal·júpiter en libra·liderazgo compasivo·luna llena·soberanía creativa

luna llena en Aries :: ¿qué y a quién quiero cuidar? ::

Amigas y amigos de Luna de Abril,

Me dirijo hoy a cada uno de ustedes desde un nuevo paisaje personal. Me encuentro en el epicentro de una realidad que todavía me cuesta digerir e integrar. Soy de Puerto Rico, isla que este pasado 20 de septiembre fue devastada por el huracán María y que vive una crisis humanitaria sin precedentes. Por otro lado, vivo en Cataluña, tierra que ahora atraviesa un momento histórico importante. El mismo día, un pie en cada orilla, sentí la vida temblar y el cielo le cantó al cambio. Bienvenido seas Gran Cambio Maestro. Y bienvenida sea la claridad que traes.

Y en estos días leí a una colega que escribió : “mi corazón está roto y estoy de pie. Estoy enfadada pero es puro. Grito desde mi ser salvaje y a la vez abrazo el más profundo silencio. Siento que hemos llegado a un lugar en el que yo/nosotros tal vez no lo logremos. Con lo que nos queda, usemos nuestro tiempo con sabiduría. ¿cuánto amamos? ¿cuánto hemos amado? ¿y cuánto podemos amar?”

Sobre lo que vivo en estos momentos todavía no tengo palabras para articular la voz de la inmensidad que me habita. Necesito tiempo para compartirme a la vez que lo siento necesario . Por ahora, la astrología, tan elocuente como siempre, tiene la palabra.

Sí quiero aprovechar este espacio para hacer un llamado de colaboración solidaria con el proceso de reconstrucción de Puerto Rico. Estos tres enlaces más abajo les llevarán a tres proyectos que están recaudando fondos para estos fines. Estos tres proyectos son de mi entera confianza. Son personas que conozco, íntegras, con un largo recorrido en servicio y autogestión comunitaria y con corazones comprometidos a fondo con lo que más valoro. Trabajan con la base comunitaria, con valores de sustentabilidad, diversidad y cuido. Les invito a que visiten sus páginas, se familiaricen con sus proyectos y, si así los sienten, den click al enlace y aporten su grano de arena.

Desde Cataluña también estamos organizando formas de ayuda y apoyo, cuando las iniciativas estén maduras, las compartiré aquí, para quien quiera sumarse.

Un abrazo de mar,

Paloma

http://casapueblo.org/

http://www.tallersalud.com/

http://www.opaspuertorico.net/

****

 

Luna llena en Aries :: ¿a qué y a quién quiero cuidar? ::

Mañana cruzamos el umbral de la Luna llena en el primer signo de la rueda evolutiva del zodiaco, Aries. El Sol en Libra (aire), refleja su luz en la Luna en Aries (fuego). La polaridad de estos signos es cardinal, dinámica, iniciadora. Esta Luna llena en Aries nos convoca a la cautela y a la reflexión antes de actuar. Nos invita a ponderar nuestra acciones, ya que las decisiones que tomemos en estos momentos se darán en un ecosistema energético volátil y cargado, por no decir peligroso.

Aries y Libra nos hablan de fuerzas arquetípicas que equilibran la dinámica básica de la experiencia humana : yo y los demás. Aries nos habla de nuestra identidad individuada, del poder de nuestra singularidad. Nos invita a cultivar la autonomía, la independencia, la voluntad y la acción. Libra nos habla del encuentro con el otro, de nuestra necesidad del espejo para reconocernos y del poder que tienen nuestros vínculos en definir nuestro ser y estar en el mundo. Libra busca gustar, ser amado, quedar bien, armonizar, negociar y mediar. Bajo esta Luna llena estamos todos experimentando esta dinámica Aries-Libra de manera interna y externa.

Este paisaje tal vez revela conflicto donde antes había concordia. Tal vez dónde antes había confianza ahora hay duda. Tal vez dónde antes nos sometíamos obedientes a los ritos de un vínculo, ahora nos liberamos y nos damos permiso para expresarnos de otra manera. Tal vez ahora gravitamos hacia personas que antes no apreciábamos. Tal vez ahora nos alejamos de personas con quienes congeniábamos. Tal vez vivimos el duelo de darnos cuenta que determinadas personas no nos aprecian profundamente. Tal vez nos sentimos marginados porque no sentimos o pensamos como otros. Tal vez nos sentimos llamados a soltar vínculos porque ya no estamos dispuestos a traicionarnos en nombre de la pertenencia.

Esta Luna alumbra un paisaje de conflictos inter-relacionales. En parte estos conflictos tiene que ver con la dificultad librana de acoger la sombra. Libra aborrece lo feo. Libra busca belleza, armonía y equilibrio. Sin embargo se mueve en un campo mental, de aire. Lo que le inspira son ideas, ideales. En la práctica, Libra a menudo fracasa en poder integrar la sombra. La siente, tal vez la ve, pero no la reconoce como propia, la proyecta fuera. Esto, a nivel vincular, pone la carga de expresar esta sombra en el otro, los otros. Esta es una dinámica tóxica, ya que la carga de la dualidad luz y sombra no es compartida, sino proyectada. Por eso Libra detona su opuesto, Aries.

Aries es esa rabia, esa expresión visceral y explosiva, que tanto repele a Libra y que a la vez tanto añora poder expresar. Una de las grandes lecciones de Libra es reconocer que la fricción y el conflicto son potenciales dinámicos y creativos. Esta parte librana en cada uno de nosotros prefiere esconderse detrás de máscaras de complacencia, o de un silencio cargado de verdades no expresadas.

Es probable que -independientemente de nuestro signo- esta Luna llena en Aries nos muestre el costo de nuestra necesidad de agradar, de ser amados y apreciados por otros. Es probable que nos esté mostrando que hemos idealizado nuestro amor por alguien. O no lo hemos sabido sostener porque solo hemos querido ver lo bueno y lo bonito, sin comprometernos a trabajar la sombra compartida. Puede que estas realizaciones nos duelan, o nos lleven a un lugar más profundo en nuestro interior, que revele las raíces de esta idealización, para darnos cuenta que no sabemos honrar nuestra sombra, que nos da miedo decir nuestra verdad, que tememos mostrarnos tal como somos.

Por otro lado Aries se quiere liberar de los juegos superfluos y de las máscaras azucaradas. Aries quiere y necesita expresar su enfado. El peligro bajo esta Luna es que dirijamos nuestra frustración en una persona o causa específica, en vez de darnos cuenta que, al final, esta rabia primaria es muy antigua y es proporcional a un sentimiento de injusticia profundo.

De nuevo, bajo esta Luna, cuidado con las proyecciones y con acusar a otros de nuestro malestar. Aries nos enseña a expresarnos y hacer valer nuestro poder, esto no implica abusar del mismo. Por otro lado, si hacemos el viaje interno, descubriremos que las raíces de nuestra rabia nos habla de un linaje del abuso en nuestra vida. Un abuso de poder, un abuso de autoridad.

La tensión de esta Luna abre un espacio propicio para las confrontaciones abiertas o para silencios tóxicos cargados de energías no digeridas. En su peor expresión esta Luna nos habla de rupturas afectivas. También nos habla de una censura social consensuada en la que cualquier voz disidente es abiertamente señalada, avergonzada o humillada.

Bajo esta Luna llena pareciera que el fuego de nuestra adrenalina emocional nos diera fuerza y energía, sin embargo ésta es efímera y a medida que la Luna mengüe veremos como esta fuerza se va desvaneciendo para dar paso a un vacío de sentido, un vacío creativo, y una falta de capacidad de realización. Los fuegos destructivos arrasan y son efímeros. Los fuegos creativos calientan y perduran.

Esta Luna llena nos invita a no olvidar que el tejido social y comunitario depende de la calidad de nuestras relaciones. Si no podemos hablar abiertamente de los conflictos, si en determinados círculo sentimos el peso de la censura, si nuestra voces son silenciadas por un consenso grupal, cuidado. La gran trampa de Libra es usar la palabra PAZ para evitar el conflicto. El conflicto no es guerra. La guerra es cuando no hay capacidad de diálogo y se recurre a la fuerza o el engaño para dominar y hacer valer nuestro punto. La paz es un proyecto constante en construcción y empieza desde lo más profundo de nuestro ser.

La Luna en Aries y el Sol en Libra hacen además una cuadratura con Pluto en Capricornio, otro signo cardinal. Capricornio actúa en el tejido colectivo. Nos indica que el escenario para esta Luna llena se da en el campo de las relaciones de poder colectivo. Los choques con la autoridad y la impotencia ante el abuso del poder son voces claras de esta lunación.

Para los que llevan algunos años leyendo los textos de Luna de Abril, reconocerán que la dinámica de esta Luna llena en Aries trae la energía de la Gran Cruz Cardinal. Los eventos mundiales, interpersonales y personales que experimentamos en el presente no están aislados, están estrechamente vinculados a la energía de las siete cuadraturas entre Pluto y Urano entre el 2012 y el 2015. Las fisuras en el sistema que llamamos realidad han debilitado las bases de la estructura social, económica y política que gobierna nuestra realidad planetaria. Los juegos de poder global , los imperativos del neoliberalismo, la explotación de los recursos, la corrupción del liderazgo son -entre tantas otras variables- la evidencia de un profundo deterioro en el tejido colectivo que tiene un impacto directo en nuestras relaciones comunitarias y afectivas. Y un costo devastador para la biodiversidad y sustentabilidad del planeta.

Esta Luna llena revela con claridad la intersección entre lo personal y lo colectivo y nos recuerda que así como lo de afuera nos impacta en lo más profundo de nuestro ser, así también nuestro proceso interno impacta el colectivo. No hay separación. De ahí que para cultivar un camino de paz, hemos de cultivarla desde adentro hacia fuera.

Pluto entró en Capricornio en el 2008. Capricornio está regido por Saturno. Saturno entrará en Capricornio en diciembre de este año. La conjunción de Pluto y Saturno en Capricornio será el 12 de enero del 2020. Para esta fecha el Nodo Sur y Júpiter también estarán en Capricornio.

La pregunta válida para este momento es ¿dónde y con quién quiero estar en el 2020? Y las revelaciones que configuran nuestro paisaje hoy están estrechamente vinculados a las decisiones que desembocarán en el escenario que habitaremos en el 2020. Los planetas nos convocan a seguir nuestro corazón con lealtad y a honrar los llamados de nuestra alma a expresarnos, movernos, cambiar de curso si es necesario.

Somos testigos de un drama humano. Tome la forma de desastre climático, de crisis humanitaria, de revolución y represión política, la realidad es que estamos en un escenario que no nos muestra nada nuevo. ¿qué hay de nuevo en lo que estamos atestiguando? Lo nuevo es la intensificación y la multiplicación de la violencia, desde frentes diversos en un marco temporal reducido. Lo nuevo es que vivimos este impacto en la inmediatez gracias al internet y las redes sociales.

Esta magnificación del drama humano es una de las expresiones de los eclipses en Leo. Leo no nos ha traído nada nuevo, solo ha visibilizado y expresado lo que ya había de una manera contundente y dramática : una crisis de liderazgo profunda.

Es evidente que el planeta está en manos de dirigentes que tienen la edad emocional de niños y que tienen en sus manos el poder más radical y destructivo del fuego. Esta es una situación extrema y reactiva. Leo nos habla del líder ególatra, de la pataleta inconsciente animada por una necesidad y deseo de reconocimiento y supremacía. Y cuando el fuego está en manos de la inconsciencia necesitamos invocar a fuerzas mayores de templanza, de diálogo, de cooperación para apaciguar las llamas, calmar los vientos, sosegar las emociones y encontrar pausa y remanso a lo que parece ser una escalada de eventos que no sabemos cómo parar ni a dónde nos va a llevar. Esta pausa empieza en nuestro interior, en nuestra casa y en nuestras relaciones interpersonales. Necesitamos tiempo para digerir, para integrar, para hacer duelo de lo perdido. Necesitamos tiempo y calma para ajustarnos a la intensidad, para adaptarnos al cambio, para recalibrar nuestra energía.

Hay un sentimiento de profunda impotencia que unido a la incertidumbre nos coloca en una vulnerabilidad personal y colectiva que merece nuestra atención y cuido. Es nuestra responsabilidad cuidarnos para cuidar.

Venus -planeta regente de Libra- y Marte -planeta regente de Aries- hacen una conjunción exacta en el grado 19 de Virgo. Marte y Venus hacen un ángulo benéfico con Pluto en Capricornio. Esta configuración nos ofrece una guía dinámica y creativa para aprovechar al máximo la intensidad de este momento. Los dos planetas regentes de la polaridad Aries-Libra están en un mismo lugar del cielo, con un mismo foco, un mismo propósito.

Virgo nos invita a servir, nos invita a interrogar la utilidad de nuestros actos, nos invita a cuidar nuestra alimentación, nuestras prácticas y nuestro ecosistema próximo. Nos invita a cuidarnos. Virgo nos invita a no distraernos de lo esencial. Nos habla de nuestra salud, de nuestra relación con la tierra, de los recursos básicos y necesarios para la continuidad de la vida. Virgo es práctico.

Ante la pregunta ¿con dónde y con quién queremos estar en el 2020? Podemos añadir, ¿a quién y a qué quiero cuidar?

Virgo es el arquetipo de la guardiana del ecosistema Gaia. Esa inteligencia y cosmología que llamamos vida y la interrelación de todos los seres vivos que contribuye a un sistema eficiente y sustentable. Esta inteligencia llamada Gaia es nuestra Tierra y todas sus expresiones, incluyendo la humana. Marte y Venus juntos en Virgo nos habla de la unidad de la polaridad femenina y masculina en colaboración armónica el servicio de la inteligencia de nuestro planeta. Este es el foco. Este es el servicio.

Toda lucha o reivindicación que no plantee en su esencia este valor supremo del cuido de esta relación es una distracción. Esta Luna llena en Aries puede revelar lo distraídos que estamos de lo esencial. También puede revelar que nuestra falta de propósito y servicio nos hace vulnerable a movimientos que nos alejan de la única tarea válida que nos concierne -tanto en lo personal como en lo colectivo- que es la continuidad de la vida. La astrología de estos tiempos nos habla de una urgencia de propósito y nos avisa de las trampas ideológicas que nos llevan a quemar nuestra energía y tiempo en tareas superfluas a largo plazo.

Este es un tiempo en que cualquier dependencia en creencias o modelos cerrados va a crear fronteras y quiebres interpersonales. La despedida de Júpiter en Libra (entrará en Escorpio el 10 de octubre) nos ofrenda liberarnos de la obediencia ciega a las normas sociales y a las leyes del hombre. En estos momentos es mejor no creer en nada, y abrazar todas las posibilidades. La multiplicación de nuestra mirada y nuestra escucha abre campo a preguntas creativas, potenciales dinámicos. Los sistemas cerrados, basados en certezas y respuestas, son solo límites que contienen el enorme potencial evolutivo de este momento.

Estamos en el filo de un juego en el que si vamos a Trabajar la Paz –no solo predicarla- la tenemos que construir mano a mano, juntos. La paz no es un abstracto. Es un campo de acción concreta que nos lleva hasta el más mínimo detalle de nuestras decisiones y elecciones.

En estos momentos el camino se bifurca y parece decir blanco o negro. Este sistema binario tiene nuestro ecosistema interno y externo atrapado en la polaridad de la elección limitada y en la repetición de patrones colectivos. ¿y las otras vías? ¿las del centro? ahí donde el arcoíris nos habla de un mundo diverso, de opciones dinámicas.

¿a quién le conviene que nos peleemos entre nosotros? ¿ a quién le conviene que abramos fisuras en la hermandad y en la familia humana? ¿ a quién le conviene que nos alejemos de lo esencial?

La repetición es el resultado de la falta de memoria. Repetimos para recordar. Y cuando repetimos caemos en las mismas trampas del pasado. Preguntémonos de nuevo, ¿a quién le conviene que estemos alimentando el fuego de las luchas políticas y fronterizas, cuando la identidad es algo mucho más profundo que nos lleva a una raíz común, compartida?

En el campo de la macro política no podemos hacer nada. Los intereses globales están en manos de una mafia que controla los recursos y la leyes. A estos poderes les conviene ver a las masas atrapadas en las narrativas de los buenos y los malos, de las víctimas y los opresores. Esta dinámica es arquetípica. Saturno es el planeta que conserva, reprime. Es un arquetipo paternalista. Domina a través del cuido de la moral instituida, del consenso. Si nos salimos de la línea marcada por la realidad consensuada, si damos voz a una diferencia, entonces encarnamos el arquetipo de Urano, el rebelde, el marginado. La represión y la rebeldía son fuerzas polares que nos atrapan en roles. Lo más importante es reconocer que esto no es exclusivo de la política, o de la historia. Al ser arquetípico, opera en todos los planos, en todos los intercambios, relaciones y grupos. Incluso en nuestro interior.

Lo que necesitamos es darle otras opciones expresivas a estos arquetipos. La creatividad opera en un plano que nos permite escapar la cárcel de la repetición. Los problemas que atravesamos como aldea global son muy serios, muy graves. Ya no podemos negar la realidad, y quien tiene la posibilidad de negarla es porque vive en un mundo falso, en un mundo de fantasías y de ensueños que no tienen ni tierra ni realidad. Saturno es un signo de tierra, es un signo que nos pide que conservemos la Tierra, que administremos los recursos, que nos dediquemos de lleno a construir. Urano nos ofrece campos creativos y de innovación inimaginables.

Esta Luna llena nos habla del poder un nuevo liderazgo, el que honra la singularidad creativa y el servicio de cada uno de los miembros del círculo. En este tejido todos tenemos un lugar, un espacio, una voz. La paz abraza la diversidad, aplaude las diferencias y honra cada servicio en su belleza y utilidad. ¿en qué campo nos movemos? ¿cómo participamos? ¿qué ofrendamos de nosotros en este proyecto de construcción vital?

Hay lugar para todos. Para los que conocen la tierra y la siembran. Para los que cuidan a los más vulnerables. Para los que crean espacios de belleza y bienestar. Para los que cantan y danzan. Para los maestros. Para los que tejen las historias que nos devuelven a la raíz. Para los que cuidan a los niños, a los ancianos. Para los que construyen. Para los que tejen. Para los que, manos a la obra, hacen, inician, participan en este proyecto de paz llamado Tierra.

:: Si sientes el llamado de conocer tu carta astral y escuchar las voz de tus estrella puedes ir a este enlace ::será un gusto acompañarte y trabajar contigo.

::  Aquí encontrarás las fechas de los próximos talleres de Alquimia Lunar en Barcelona y Madrid ::

♥ COMPARTE CON AMOR ♥ Este texto está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional. Copyright ©Paloma Todd para http://www.lunadeabril.com

 

 

10 comentarios sobre “luna llena en Aries :: ¿qué y a quién quiero cuidar? ::

  1. Paloma tus palabras resuenan profundamente conmigo. Estoy en PR y leerte me ayuda a sentir todo esto como lo necesitaba. Cuando tenga más conexión te escribo para seguir expresandonos. Un abrazo inmenso y gracias.

    1. Querida Susana, cuán pertinentes son las herramientas que hemos adquirido en nuestra formación! :: multiplicar la mirada, las micropilíticas, el derecho a la ternura y sobretodo una ética personal en construcción constante. ¡Cuánta creatividad hace falta invocar para abrir paso a otros potenciales! Un abrazo lunero

  2. Gracias. La crisis, violencia y caos es global, al igual que la fuerza y las ansías de cambios.
    Saludos desde Argentina!
    (Espero que se sume alguna fecha más de taller para el 2018, justo voy a Madrid y Barcelona en Marzo hasta el… 13 de abril!! 😦 No puedo creer que me lo pierda por días nomas! Bu)

  3. Pura inspiración y medicina, como siempre! Se vienen tiempos importantes de reconexión y autocuidado.
    Gracias Paloma, te mando amor y luz para estos tiempos complejos…

  4. Gracias infinitas Paloma! por tus regalos permanente, tu generosidad permite entender otras dimensiones del vivir.

Los comentarios están cerrados.