astrología 2016·cruz mutable·cuadratura neptuno y saturno·entre eclipses·luna llena

luna llena en acuario :: temporada de eclipses :: fortalecer el centro ::

Mañana cruzamos el portal de la Luna llena en Acuario. Nuestra estrella El Sol en Leo refleja su luz sobre la Luna en Acuario, su signo opuesto. Esta lunación abre la segunda temporada de eclipses del 2016. En la comunidad astrológica no hay un consenso claro si mañana hay eclipse o no. Esta duda sobre si es o no es un eclipse hace parte de la incertidumbre y ambigüedad que corona la narrativa de estos tiempos mutables y cambiantes.

Los Nodos de la Luna son los puntos de intersección entre la trayectoria del Sol y de la Luna. Un eclipse es cuando los Nodos de la Luna están a 12 o 18 grados del Sol y la Luna. Técnicamente mañana no hay un eclipse ya que la órbita de separación entre los nodos y el Sol y la Luna es más amplia que 18 grados. Pero energéticamente o simbólicamente el que “casi” sea un eclipse lunar sí contribuye a la historia y lectura astral que se está desplegando en el cielo.

Los nodos de la Luna están suficientemente cerca de la Luna y el Sol como para subrayar la intensidad de esta lunación. Los nodos son el Eje del Destino, personal y humanitario, y cuando se alienan con el Sol y la Luna (eclipses) recibimos una invitación del Cosmos a caminar el Buen Camino, y a tomar decisiones desde una perspectiva más amplia de nuestra existencia.

En temporada de eclipses la Rueda del Samsara gira y, en medio de la inconstante mutabilidad del movimiento, la enseñanza que el universo nos ofrenda es una: recuperar nuestro centro si lo hemos perdido; fortalecerlo si se ha debilitado; cuidarlo y honrarlo si ya lo habitamos. Este centro de la rueda, esta ancla en medio del caos, es nuestro tesoro. Este centro se nutre de nuestro tiempo, necesita nuestro espacio, es nuestra energía. La conciencia que ponemos en la intersección de estas tres dimensiones del Ser y Estar es la brújula que nos ayuda a navegar los giros de la rueda. Cuando todo se deshace a nuestro alrededor, cuando estemos en duda, cuando estemos perdidos, preguntémonos: ¿cómo uso mi tiempo? ¿en qué lo pierdo? ¿con quién lo comparto? ¿lo cuido? ¿qué prácticas cultivo? ¿habito mi espacio? ¿habito mi cuerpo? ¿habito mi casa? ¿cuido mis espacios? ¿me dejo invadir? ¿de que energía me nutro? ¿necesito a otros para sentir vida? ¿puedo estar en soledad? ¿me alimento del drama?

El primero de Septiembre tenemos un eclipse solar en Virgo y el 16 de Septiembre un eclipse Lunar en Piscis. Si la Luna de mañana es o no es un eclipse no es tan relevante como el hecho de que esta Luna sí abre la puerta a la segunda temporada de eclipses en el eje de Piscis y Virgo. A medida en que la Luna mengüe de Acuario a Virgo -entre mañana y el primero de Septiembre- tenemos dos semanas para alinearnos y despojarnos de lo que ya hemos reconocido que no queremos más para nuestra vida. El patrón se repite: con mayor o menor intensidad, lo tenemos arrinconado, ya hemos podido VER qué atenta contra nuestra verdad, nuestra soberanía creativa, nuestra integridad energética y nuestro gozo. Ya sabemos que, independientemente de las relaciones y situaciones en las que esta narrativa se constela en nuestra vida, el origen nos habita desde lo más profundo de nuestro trauma ancestral. Ya lo sabemos. Ya sabemos que somos nosotros los que elegimos, aunque nos cueste elegir en libertad, aunque el proceso de poner límites nos cueste, aunque las fuerzas externas nos desafíen cada vez más a definirnos, a posicionarnos, a atrevernos a expresarnos.

La configuración planetaria de los dos eclipses de Septiembre es tan potente y radical (sobre todo el del primero de Septiembre) que no podemos hacer otra cosa que tomar la Luna llena de Acuario de mañana como la puerta de entrada a otro momento de profunda transformación personal y colectiva que cerrará el primero de Octubre con la Luna nueva en Libra. Es probable que ya hemos sentido estos movimientos sutiles. Si hemos sentido inquietud, dificultad en relajarnos y descansar, si estamos más sensibles y susceptibles que lo usual, es probable que se esté movilizando la energía estancada que será liberada en las próximas semanas.

Lo más importante en estos tiempos es recordar cuales han sido las lecciones que nos han acompañado este año. No perder nuestro norte. Seguir con la tarea y el foco puesto en nuestra visión y tener un plan radical de auto-cuido y auto-preservación. Plan radical que pasa por la conciencia del uso que hacemos de nuestro tiempo, espacio y energía. Como probablemente hemos ido recordando a lo largo del año, nuestro cuerpo es nuestro mayor aliado. El vacío interno, el silencio mental, la capacidad de escucharnos y de retirarnos cuando así lo sentimos, de poner límites, de decir que no cuando hace falta, sin miedo, sin culpa, y sin avergonzarnos de nuestras necesidades y de nuestras fragilidades, son algunas de las conquistas hechas que nos van a resultar de gran valor para esta temporada.

Es probable que también estemos aprendiendo a cortar por lo sano cuando no queda otra alternativa, aunque nos duela. A dejarnos de tonterías y asumirnos como adultos soberanos que somos. De honrarnos profundamente e íntimamente. De valorar más allá de toda duda lo preciosa que es nuestra energía, lo valiosa que es nuestra vida, nuestro tiempo, nuestro espacio. Sin este mapa, sin esta estrategia de sobrevivencia básica, el nivel de vulnerabilidad con el cual nos movemos es alto. Es un tiempo para estar muy atentos a las distracciones : esas partes de nosotros que se dejan seducir y nos sacan de nuestro lugar, a entregar nuestra energía, a regalar nuestro tiempo sin discriminar. Para algunos tal vez es un tiempo de retiro necesario hasta sentir que el ambiente nos apoya, nos hace sentir bienvenidos y confiados y, sobre todo, si apoya la expresión de nuestra verdad, autenticidad y belleza.

Este es el tema del año : Saturno en Sagitario no suelta prenda y desmantela lentamente, poco a poco, los referentes sobre los cuales nos hemos apoyado hasta ahora, esas creencias que nos han dado dirección y propósito. Saturno recuperó su marcha directa la semana pasada y hemos sentido el peso de la seriedad de este planeta. No es un juego, nos dice. Toca crecer y madurar. Lo que hasta ahora nos ha funcionado como trucos seductores, obediencias ciegas y confortables o autoridades incuestionables ahora se desvanecen y caminamos en medio de cortinas de humo. Un día es una cosa, otra día es otra. Un día somos, el otro no sabemos lo que somos. De ahí la cautela a estar anclados solo en creencias. Ser es una experiencia y un sentimiento, no es una creencia.

Los tránsitos más potentes del año, y que enmarcan este lento proceso de disolución, son las cuadraturas entre Saturno en Sagitario y Neptuno en Piscis. El mayor desafío de estos meses ha sido el movimiento retrógrado de Marte de Sagitario a Escorpio. Hemos caminado en medio del valle de los espejos de humo y algunos de estos espejos nos ha devuelto visiones terroríficas, voces de nuestros traumas y dolores invisibles.

De lo más profundo de nuestra alma han salido los demonios del pasado a recordarnos que el núcleo de nuestro ser, la memoria esencial de lo que somos, esa huella de divinidad que tanto invocamos y llamamos nuestra verdad, es también la cede del trauma y el dolor. El gozo emerge irrevocable como un derecho sagrado cuando hemos tocado este núcleo y hemos rescatado nuestra esencia. Una vez que conocemos el sabor de esta victoria, las idas y venidas en la rueda del Samsara se suavizan porque somos dueños de nuestro tiempo, de nuestra energía y nuestro espacio. Reconocemos su valor. Nuestro valor. Lo sabemos cuidar.

La energía de Acuario nos ofrece el don del desapego y la objetividad. Es un signo mental y fijo. Esta Luna nos convoca a dar un paso atrás, a distanciarnos de los dramas que nos llaman a participar, a soltar los excesos emocionales que demandan nuestro tiempo y energía para así poder apreciar el patrón que se revela. Cuando nos distanciamos del drama, es más fácil ver lo que expresa lo oculto.

Acuario es un signo frio y hace preguntas frías: ¿cuán funcionales son nuestras alianzas? ¿cuán prácticas, realistas y útiles son nuestras relaciones? ¿qué propósito o servicio concreto nos une a determinadas personas? En esta lunación Venus en Virgo hace un trino con Pluto en Capricornio y la Luna en Acuario hace un séxtil con Urano y Eris en Aries. Son ángulos gentiles con planetas poderosos. Nos invitan a tomar distancia y ver qué relaciones necesitan transformación y de cuáles necesitamos liberarnos; qué duelo hemos de hacer con relación a alguna persona que ya no está en nuestra vida; o qué o quién hemos de despedir. Esta Luna tiene una narrativa de separación y de liberación. Separación de quienes que ya no nos va acompañar hacia la creación de la vida que soñamos,  que no nos apoyan en el proyecto que queremos materializar o en la manera en que nos queremos compartir y expresarllena.

Es probable que nos tengamos de despedir. Especialmente de las partes de nosotros que han proyectado un deseo irreal o una fantasía en algún proyecto creativo o asociación. La fría realidad puede tener el sabor agridulce de la desilusión y a la vez de la liberación. Podemos ver como los patrones infantiles se repiten y a la vez ver cómo nuestra mirada madura discierne y elige. Esta capacidad de elegir es el tesoro rescatado de la sombra.

Acuario es el signo que rige la Amistad y el Amor Libre. Donde hay amor verdadero no puede haber obligación o deber. La libertad afectiva es una virtud y un valor supremo que requiere presencia, claridad de propósito, autenticidad y sinceridad. En una amistad verdadera no pueden haber agendas ocultas o medias verdades, ya que el amor todo lo visibiliza. Este es un tiempo en que nuestras relaciones siguen a prueba. Las antiguas maneras de relacionarnos ceden paso a nuevos modelos vinculares que piden cada vez más integridad y transparencia. Este es el poder de la sinceridad.

La sinceridad es un estado que hemos cultivado a nivel interno primero a través de la escucha íntima. Solo después de este proceso íntimo de diálogo personal podemos pasar a la expresión y a la palabra con las personas que nos acompañan y valoramos. Entre la Luna en Acuario y el eclipse solar del primero de Septiembre estaremos sintiendo la formación de una alienación planetaria entre Mercurio, Júpiter y Venus en Virgo que nos invita a poner orden en nuestra palabra. La Verdad necesita nuestro compromiso. Necesita que nos ordenemos como sus fieles sirvientes a través de una expresión limpia, amorosa y al servicio de la integridad y de la impecabilidad que custodiamos. Si no podemos hablar, si no nos sentimos acogidos en nuestra palabra, es tiempo de retirarnos un tiempo de aquellos vínculos que no nos acogen en nuestra autenticidad. Ya llegará en buen tiempo para compartir lo que nuestro corazón necesita expresar. Tal vez el tiempo nos está pidiendo el fortalecimiento de nuestra palabra interna antes de construir mundos con otros. La clave está en la escucha.

Ser capaces de sentirnos seguros con otras personas es tal vez el aspecto más importante de una relación sana. Conexiones seguras son fundamentales para una vida significativa y satisfactoria. Son tiempos de alta sensibilidad y estamos más que receptivos a los sutiles cambios emocionales de quienes nos rodean. Es posible que registremos hostilidades y que nos sintamos particularmente vulnerables a los cambios ajenos.

Acuario nos convoca a construir una verdadera red de apoyo basada en nuestra necesidades más sinceras. Estar rodeados de personas o estar en contacto con otros a través de lo social, o de los círculos sociales o espirituales, no es lo mismo que contar con una red de apoyo íntima y segura. Este apoyo se nutre de la reciprocidad. La reciprocidad implica sentirnos profundamente escuchados desde el corazón de otra persona e implica regalarnos y ofrendarnos a través de lo que somos en palabra y actos sinceros. Todos necesitamos esta seguridad visceral de la cual se alimenta la verdadera amistad. Así que no temamos la purificación y los desprendimientos que esta Luna abre y que se irán revelando en los próximos meses ya que quien se va de nuestro entorno deja espacio para lo nuevo y lo nuevo resonará con lo que estamos queriendo compartir desde lo más profundo de nuestro ser.

Nuestra responsabilidad es ser fieles a lo que queremos para nosotros en plena autenticidad. No tenemos que complacer a nadie. No tenemos que hacer nada para complacer a otros. No tenemos que actuar según lo que los demás esperan de nosotros. Lo único que tenemos que hacer es honrar nuestros valores más altos, más preciados y cuidarnos en nuestro camino hacia  hacerlos realidad. Nuestra red necesita nuestro centro. Por ahora cuidamos el centro, sabiendo que al hacerlo también cuidamos la red.

♥ CUIDA LO QUE LEES ♥ Este texto está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

20 comentarios sobre “luna llena en acuario :: temporada de eclipses :: fortalecer el centro ::

  1. Haaaa, entonces nos quedámos tranquilos por acá, por la limpieza de vínculos y liberación no?! jjajajaja Gracias Paloma, siempre con palabras tan acordes, tan dulces, tan acertadas.

  2. Me gusto mucho como expresas el horoscopo. .con claridad y sensibilidad .Me gustaria mucho recibirlo y disfrutarlo.Gracias.Karo.

  3. No te conozco, pero

    desde hace tiempo me llegan tus palabras a través de un amigo…que suerte tengo!
    Gracias Paloma !

  4. Te leo hace ya un par de años y siempre de una forma u otra das en el clavo. Eres en verdad una guía imprescindible para entender los procesos tan distintos por los que pasamos. Gracias por estar ahí
    Un abrazo

  5. Gracias Paloma.Centro, centro y más centro como cualidad elevada de Ser y así ir impactando aquellos con los que conectamos con nuestro centro y más centro!!!Besos y abrazos gigantes!!!😊Carlota

    Enviado desde mi dispositivo Samsung

  6. ¡¡¡Gracias,Gracias, Gracias por tus palabras luminosas¡¡¡ Con profunda presencia en este proceso de cambio¡¡ AnaMaría de Caba

  7. Y si, además, el ascendente está en la carta astral en Sagitario?? Se acentúa más todo en lo referente a Saturno en Sagitario? Si alguien sabe, agradecería la información.

  8. Lo clavaste, Paloma. Como siempre. Una certeza más de la sincronicidad con los astros que me acompaña en mi camino. Y así es: diciendo adiós con el corazón abierto. Un abrazo.

  9. Muchisimas gracias Paloma,sigues aportandome tanta luz para poder seguir por este camino que un dia elegi y en el que cada vez me siento mas segura, comprometida y acompañada.
    Te escribo estas palabras mientras contemplo esta luna llena tan maravillosa.

  10. Hola Luna de Abril, este es otro ejemplo mas de la certeza y sabidutia que abrazan tus articulos!., Gracias por dejarme entender todo este caos que hoy se me revela. Un abrazo de luz, Teresa

  11. Te leo con mucha alegría y recuerdo. Gracias por esas palabras tan asertivas y dulces. Me siento muy identificada con todo lo que comentas y me ayuda a seguir tomando decisiones. Gracias nuevamente, querida!! Abrazote

  12. Gracias Paloma, tu corazón toca mi corazón. Aquí desde el valle de Traslasierra en Córdoba , Argentina, la red vibra en resonancia contigo…Maravilloso sentir la red vibrante. Cariños. Mariana

    1. Infinitas gracias Paloma !!!! Desde Abril sigo tus palabras atentamente. Que acompañan,colaboran ,iluminan, el profundo y maravilloso proceso que transito . Gracias,gracias,gracias. Saludos cordiales ! Ariana ,descendiente de catalanes, de Buenos Aires ,Argentina Valeria

Los comentarios están cerrados.