astrología 2016·cruz mutable·cuadratura neptuno y saturno·diosa de la discordia·eris·luna llena·solsticios

luna llena en sagitario (bis) :: el nuevo orden revelará sus formas ::

Con la Luna llena del 20 de junio repetimos lección. Esta es la segunda Luna llena consecutiva en el signo de Sagitario. El 21 de Mayo se dio en el primer grado del signo del Arquero del cielo y hoy se da el último grado de este signo. Saturno está retrógrado en Sagitario y hace cuadratura con Neptuno en Piscis: esta es la segunda de tres cuadraturas entre estos dos signos dentro de la narrativa de la cruz Mutable. Marte sigue su marcha retrógrada en Escorpio hasta fin de mes. Estos son los tránsitos más consistentes y de más influencia de los pasados meses. Hay otras influencias que afinan esta narrativa, tal vez la más notable de mencionar es la conjunción de Urano y Eris en el grado 23 de Aries. Aquí encontrarás un texto dedicado a este evento.

Esta doble lunación en Sagitario es como subrayar una lección importante en el libro de texto de la vida. En toda repetición hay una nueva oportunidad para integrar, para recordar. Sagitario es el signo del Maestro Espiritual, de la Sabiduría y de la Verdad. Es la memoria viva del libro de la vida que somos. Con esta doble lunación pareciera que el Universo nos empuja a que profundicemos en la lección. De ahí esta segunda oportunidad de experimentar la iluminación de la Luna en Sagitario, ya que enfatiza un mensaje, ilumina un sector de nuestra experiencia, nos insiste en que recordemos, integremos algo vinculado a Nuestra Verdad.

Además de la singularidad de repetir dos lunas llenas en el mismo signo a unas hora pasada la plenitud de la Luna, el Sol entrará en Cáncer y cruzaremos el umbral del Solsticio de verano en el hemisferio norte – y de invierno en el sur. Desde 1997 no experimentamos un Solsticio de Junio con Luna llena. Cuando se repite un evento celestial singular, siempre es útil recapitular y recordar qué narrativa caminábamos en ese momento del tiempo y ver qué resonancias encontramos con el presente. Es probable que, para quien tenga edad y camino, esta búsqueda de pistas resonantes le resulte reveladora. El estudio de la astrología es la integración de lo ciclos planetarios en nuestra vida, en nuestro tiempo. Es este estudio en el tiempo el que nos ofrece una experiencia directa de la manifestación de un orden que, más allá de ser condicionante y limitante, nos inspira a reconocernos como parte activa y creativa dentro del gran diseño de la vida.

El hecho de que esta Luna llena se repita en el último grado de Sagitario tiene un simbolismo especial. El último grado de cada signo, llamado anarético o grado kármico, es tal vez el grado más misterioso y mágico de la rueda evolutiva del zodiaco. El grado 29 de cada signo enfatiza la cualidades del signo. Es un lugar de cierre y de anticipación a algo nuevo.

En este grado no hay marcha atrás. Ya hemos caminado las lecciones del signo, las tenemos integradas y pasamos a un nuevo comienzo. Dejamos la energía de un arquetipo para pasar al próximo nivel de integración evolutivo. No hay marcha atrás y sin embargo tampoco estamos en el nuevo territorio. Estamos suspendidos en el tiempo : fuera de curso, en transición. La Luna llena en este grado nos habla de un momento culminante en la integración de la cualidades del eje de Géminis y Sagitario, un momento en que estamos listos para un nuevo nivel de acción y que sin embargo requiere un ajuste, un tiempo de cuidado y conciencia antes de pasar a lo próximo.

También nos advierte de la mutabilidad de nuestras certezas y que lo que percibimos como verdadero hoy, mañana puede cambiar. Por lo tanto este no es un momento propicio para tomar decisiones vitales aunque nos sintamos flechados por la verdad y el entusiasmo que nos inspira a movilizarnos. Tampoco es un tiempo para dejarnos deprimir por lo que desaparece de nuestra vida, ya que pronto lo nuevo emergerá y un nuevo orden revelará sus formas.

Justo después de la Luna llena la Luna cambiará de signo y doce horas después el Sol hará lo propio. Entonces, esta Luna nos habla de una revelación suspendida en el tiempo que necesita un tiempo antes de aterrizar y manifestarse. Nos habla que la luz de la verdad apunta hacia lo que ha de ser cerrado antes de abrirnos a lo nuevo. Nos dice que honremos el ciclo que culmina y honremos lo que hemos recordado e integrado hasta ahora. Nos dice que cerrar con integridad es vital antes de dar nuevos pasos. Nos dice que bajo esta Luna hay dos tiempos que navegan y cohabitan dentro nuestro. Nos dice, que escuchemos y discriminemos bien lo que ya no queremos en nuestra vida para abrir espacio limpio y vacío para lo que quiere manifestarse.

Esta Luna nos habla de una coyuntura decisiva, de un momento crucial. Algo se cierra definitivamente. La Luna llena en este grado nos habla de un sentimiento de urgencia, de necesidad de resolver una situación, de cerrar un tema que nos ha acompañado largamente y que necesitamos liberar, dejar ir, soltar. Es un tiempo en que tal vez antiguas alianzas, maneras de vincularnos y de intercambiar se han ido disolviendo a lo largo de este año y, ahora, tenemos la oportunidad de cerrar una puerta definitiva de nuestro pasado. Algo que nos ha condicionado, limitado, influenciado excesivamente está listo para soltar sus amarras. Este fin puede estar vinculado a un capítulo reciente de nuestra vida, o puede ser el fin de un ciclo vital mucho más amplio.

Puede que lo que concluya sea una relación. Puede que detrás de este final lo que realmente se disuelve es todo un sistema de creencias manifestado en un patrón vincular que ha condicionado años de intercambio que ya no son apropiados para el camino a seguir. Lo mismo aplica a la creatividad, a la economía, a cualquier área en que nos relacionemos e intercambiamos nuestra energía. El proceso de disolución que vivimos desde principios de este año empieza a revelar su orden. Empezamos a ver con más claridad.

De una manera u otra, desde nuestras narrativas personales, desde nuestra vivencia interna, todos somos partícipes de un cambio de paradigma colectivo. Todos somos parte de un cambio de juego. A mayor o menor grado de participación consciente -o resistencias inconscientes- estamos todos abriendo los ojos donde antes no podíamos o no queríamos mirar. Algunos miramos con valentía. Otros huimos y nos refugiamos en lo familiar. La culminación a la que nos convoca esta Luna llena nos habla de un “basta”, “hasta aquí”, “no más”.

El fuego de la Verdad de Sagitario quema, por lo tanto este es un tiempo en que se hace cada vez más evidente la falsedad de nuestros juegos. Ahí donde hasta ahora la superficialidad nos ha mantenido a flote, perdemos pie y nos hundimos. Marte retrógrado en Escorpio nos lleva a lugares profundos y antiguos, desamarrando antiguos pactos y alianzas con fuerzas que nos han dominado y que ahora pierden su poder sobre nosotros. Eris despierta, rompe hechizos ancestrales, sutiles formas en las que nos hemos colocado a merced de intereses ajenos. Tenemos la claridad y la fuerza para decir que no. Y decir que no es sagrado.

Este es un tiempo de mucha profundidad en la sombra, en lo oculto y reprimido. Para quienes han confundido la verdad con solo estar en la Luz, esta fase puede ser desgarradora, ya que no hay verdad sin Sombra. El Sol en el último grado de Géminis nos recuerda la lección de la dualidad : la Sombra y la Luz son ambas partes de la Unidad. Esta es la Verdad que nos confronta a nuestros puntos ciegos, a eso que no queremos ver, eso que nos da miedo.

El juego de la separación ha polarizado lo que está llamado a ser un complemento. Este es un tiempo en que nuestra sombra nos pide que no la neguemos más, que es imprescindible que la integremos y para eso la tenemos que reconocer, aceptar. Es probable que alguien o alguna situación haya lanzado la manzana de la discordia en nuestro orden, en nuestro juego, para revelar nuestros puntos ciegos. Tal vez nos sentimos vulnerables y desprovistos de certezas ya que estamos en otro juego y todavía no sabemos cómo se juega.

Eris desmantela nuestros viejos trucos. Esas herramientas y poderes que nos han resultado útiles hasta ahora pero que ya no están a la altura de la tarea. La tarea de ser auténticos. La tarea de llegar al corazón de la verdad que somos. La tarea de liberarnos de mentiras colonizadoras que nos dominan y no nos dejan elegir y actuar con voluntad. La tarea de llegar al corazón del trauma y recuperar nuestra soberanía creativa. La tarea de ser verdaderos. Eso es lo único que nos pide el juego.

Este puede ser un tiempo doloroso de darnos cuenta de nuestros puntos ciegos y de cómo nos hemos dejado engañar, o nos hemos refugiado en fantasías existenciales que no nos acompañan en esta fase. Esta es la razón por la cual este es un tiempo confuso, incierto e inestable, ya que esta transición, este cambio de percepción, está desarmando las bases sobre las cuales hemos construido nuestra vida hasta ahora. Esta Luna llena nos puede ofrecer un golpe de claridad : la fuerza del rayo que rasga los prejuicios y las armaduras defensivas del antiguo paradigma. Y si hay mucha luz, es decir si este es un momento en que la verdad aflora, entonces también es un tiempo en que las mentiras propias, ajenas y del colectivo se hacen cada vez más evidentes.

¿Dónde posicionarnos en medio de la confusión y el caos que sentimos? Hay dos lugares que nos anclan a la verdad y está vinculados a la energía de Virgo. Júpiter (crecimiento y expansión) , el regente de esta Luna, está en Virgo en conjunción con el Nodo Norte de la Luna. El foco, la punta de la flecha, la salida del caos del pasado está en el Dharma de Virgo que se expresa a través de nuestro cuerpo, nuestra salud, nuestro servicio y nuestra capacidad de enfocarnos en nuestra tarea y práctica, con devoción, precisión y humildad. La tierra de Virgo nos ofrece el territorio para crear la realidad, para caminarla, más allá de los laberintos de nuestra mente que intenta agarrarse a sus creencias y puntos de referencias antiguos. La tierra de Virgo es también ese cuerpo, salud, avatar que nos sostiene. Es el territorio de encarnación, la materia. Aquí digerimos y creamos.

Si somos capaces de escuchar las voces de nuestro cuerpo, tenemos un territorio seguro, una guía confiable que nos acompaña en esta transición. El cuido radical de nuestra energía, de nuestro tiempo y nuestra salud nos permite sostener el cambio en acciones concretas que emprendemos con cuido, con amor y respeto hacia nosotros que luego podemos extender y compartir hacia afuera. Escuchar nuestro cuerpo, respetar y acoger sus voces, familiarizarnos con la verdad que se expresa a través de nuestro día a día, en lo pequeño de nuestra cotidianidad, nos ofrece un punto de referencia estabilizador dentro de los múltiples cambios que giran dentro y fuera de nosotros. Si escapamos de lo que nos revela nuestro cuerpo, si no estamos abiertos a esta escucha íntima de la verdad que nos habita estamos huyendo de la tarea, estamos escapando de la lección. Este es el verdadero juego, el más importante, el que empieza en casa, con la responsabilidad de hacernos cargo de lo nuestro.

Es importante recordar que del aparente caos del cambio emergen nuevos ciclos de crecimiento. Estos nuevos ciclos contienen la semilla de un nuevo orden, un nuevo juego. Un juego en el que somos partícipes activos. Se trata de seguir sustentando el proceso, sin rendirnos y hacernos cargo de nuestra participación creativa dentro del gran juego de la vida.

 

19 comentarios sobre “luna llena en sagitario (bis) :: el nuevo orden revelará sus formas ::

  1. Leo.. regreso y vuelvo a leer. No sabría expresar cuanto me gusta y me sirve todo lo que encuentro en tus palabras. Muchas gracias Paloma.

  2. Muchas gracias! Hermoso. Me movió por la situación que vive mi país y porque hoy me enteré que estoy embarazada 😀

  3. Me encantan tus textos, cada vez que los leo siento las energía
    as fluyendo en mi en consonancia, entendiendo mi proceso ….. gracias !!!!

  4. Wow! Qué profundo, como siempre, esclareciendo realidades con la finura de ese pincel, lleno de amor y precisión. Me encanta, gracias mil por compartir toda esta información repleta de luz.

  5. Me encanta el comentario que de ha desrrollado. . Soy de Sagitario y mi ascendente es Géminis !!!!1. Pienso que estoy volando en estos momentos!!!. Estoy dentro de la comunicación poseo un programa de radio ahora , y tuve en TV en el mismo lugar sin ser redituable , en un pueblo del interior del Uruguay . Este ,con difícil acceso a una nueva apertura en la mayoría de sus habitantes enfocado al tiempo que estamos y que vendrá. Porcentage elevado de gente mayor con miedos y mirando de igual forma a la vida actual sin escuchar o muy poco otras campanas. Tengo apoyo de profecionales que invito siendo los temas acuciantes como La Educación tanto familiar y de las Instituciones y todo lo relacionado en estos momentos. Por cierto abundan programas que reditúan y acrecientan a no pensar. Siendo este mi panorama en el que estoy, pero me quiero ir de acá. Tengo 73 años, estoy sola, y es muy difícil en estos momentos vender mi propiedad. Frente a esta situación que se expone (la de la luna y la mía) que sería lo conveniente?Gracias!

    1. Lo que te dice un chico cristal es que seas felíz con lo que te gusta hacer, haz un corto viaje si te agrada, dices que tienes 73, estás joven y hermosa, todavía tienes mucho por vivir, lo mejor que puedes hacer es ser tu misma, estas sola, perfecto!!! tiempo para redescubrirte a ti misma, encontrar a la Diosa que hay en tí. Ánimo preciosa que tu puedes ser felíz siempre y cuando escuches a tu corazón, y le sigas. Eres muy valiosa, el mejor regalo que te puedes dar no pensar en los otros, lo conveniente es pensar en tí y en tu propia felicidad. 😉

    1. Amaya! qué bueno verte por aquí… cómo va esa semilla que sembramos en primavera? la mi germina con fuerza 🙂 Un abrazo! Paloma

  6. Hola Paloma. Muchas gracias por tus textos, resuenan y repercuten siempre en mí en ese lugar preciso, en ese momento justo. Admiración y agradecimiento, besos!

  7. Buenísimo. A cambiar con valentía el juego y lanzarse a lo desconocido y a la vez, nuevo por conocer ✨🔮✨💟

Los comentarios están cerrados.