astrología 2016·el tiempo es amor·luna nueva·mercurio retrógrado·venus :: belleza magia amor

luna nueva en tauro :: néctar de vida

“Como una abeja, de cada una de las virtudes deberíamos extraer lo que más nos beneficie. De esta manera, al tomar una pequeña cantidad de cada una, con la práctica de estas virtudes, construimos una gran colmena inundando nuestra alma de la delicia de la miel de la sabiduría.” St. Gregory de Sinai – siglo 14

“Al cruzar los campos la abeja recoge los ingredientes para la miel; Atravesando el tiempo el alma infunde dulzura en la mente.” Ilias the Presbyter – ca. siglo 12

La Luna nueva en Tauro no ofrece un remanso de tierra firme y fértil en la cual sembrar nuestras intenciones para el nuevo ciclo Lunar. Remanso ya que los pasados meses han tenido sabor a iniciación, purificación e inframundo. Remanso que nos ofrece un descanso de las intensidades sanadoras y que nos invita a parar un momento, a detener la marcha para sentir, estar, escuchar y disfrutar antes de actuar. Remanso porque Venus está en Tauro, su casa : aquí la Diosa del Amor florece y con ella florecen las virtudes unificadoras del amor, la creatividad y la belleza. Venus, Sol, la Luna y Mercurio en Tauro hacen equipo para recordarnos que nuestro Jardín Interior necesita nuestra atención. Hay un florecimiento lento y sutil que vibra internamente y necesitamos la quietud que Tauro nos ofrece para escuchar las voces que desean emerger y expresarse desde lo más profundo de nuestra alma deseante.

Tauro es el segundo signo de la rueda evolutiva del Zodiaco. Después del fuego y la impulsividad de Aries, le sigue Tauro quien nos regala la virtud de la perseverancia, la parsimonia y la lentitud. Tauro es obstinado. De ahí que esta Luna es propicia para sostenernos en nuestros deseos y visiones, enfocarnos en las acciones concretas que sean necesarias para llevarlos a cabo. Tauro nos ofrece la voz de la confianza en medio de los aparentes retrasos y obstáculos que se presentan en el camino de la manifestación creativa.

La Luna y el Sol hacen un trino con Pluto en Capricornio y con Júpiter el Virgo. Este Gran Trino de Tierra nos ofrece apoyo para canalizar nuestros poder y expandir nuestras acciones. Es una configuración laboriosa, implicada, enfocada que nos pide compromiso en la acción y perseverancia en nuestras intenciones. Este es un buen momento para sostener nuestra visión y polinizar nuestras creaciones con acciones concretas. Acciones hechas ceremonia, ritual, poema, danza, arte, creación. Acciones agradecidas enfocadas en la productividad, en darle cuerpo y forma al sueños, en traspasar las resistencias que nos detienen.

Esta Luna nos invita a caminar nuestros procesos de manifestación en la materia honrando la belleza del proceso. De ahí que las prisas y el estrés se hacen enemigos de la creatividad. Para crear en belleza hay que disfrutar. Para disfrutar necesitamos tiempo. El peligro de Tauro es que en su deseo de manifestar, en su obstinación de alcanzar sus metas, se olvide del poder del gozo. Esta Luna nos recuerda que la prisa no es buena compañera y que aquello que no puede esperar merece nuestra interrogación. La Luna nueva en Tauro nos invita a cuidarnos de las aceleraciones para que contemplemos los ritmos del tiempo natural, el tiempo de la Tierra. Tiempo que si lo honramos nos recuerda cómo movernos en armonía y gracia. Tiempo que nos recuerda que nuestra mente y nuestro cuerpo necesitan encontrarse. Tiempo que nos alerta de nuestras distracciones, disociaciones, fantasías y proyecciones.

Si estamos teniendo dificultad en llevar a cabo nuestros sueños a la práctica, es posible que nuestra visión solo esté anclada en el plano mental. Esto implica que alimentamos nuestro sueño con la imaginación y sin haberlo hecho cuerpo. Hacer cuerpo de la visión implica aterrizar nuestro sueño en la tierra fértil de nuestro ser. Aterrizar, hacer tierra, llegar a la raíz, son algunos de los temas de esta lunación. Tierra siendo ese lugar seguro dentro nuestro, ese núcleo de firmeza flexible que nos sustenta y sostiene íntegros. El llamado es a anclar la visión en nuestro cuerpo, en nuestras tripas, en nuestro sexo, en nuestras piernas, en la planta de nuestros pies. Esta es la manera de caminar nuestro sueño : haciendo el sentir desde adentro.

Tauro nos habla de integridad: ese proceso en el que integramos lo que deseamos en un camino coherente, en acciones conscientes, en honra y valorización de los recursos que tenemos y somos. En los tiempos de prisa, aceleración y competitividad que vivimos, hacer cuerpo y encarnar son parte de un proceso sagrado de honrar la vida y honrarnos a nosotros mismos. Es amor hecho camino.

Todos somos avatares de la sabiduría interna. Sabiduría que brota de la experiencia de vida. Sabiduría que viene de nuestro cuerpo. Sabiduría de la Tierra y el Cosmos. Sabiduría de la flor que brota y se hace fruto. Sabiduría de la fecundación, gestación y parto. Sabiduría del cuerpo amor que despierta, recuerda, siente, vibra, crea en armonía con todo lo que le rodea. Sabiduría de la respiración de nuestro planeta en cada uno de sus movimientos.

La luna nueva en Tauro nos invita a honrar la sabiduría de nuestro cuerpo, que acoge el poder de nuestro espíritu, la memoria de nuestra alma, la alquimia de nuestros sentidos. Honrar y amar el milagro de la vida que somos y, en la medida que nuestra visión está encarnada en nosotros, honrar nuestros frutos y nuestras creaciones. Creaciones que nos revelan nuestros dones y talentos. Creaciones que son la voz de nuestra esencia y nuestro ser que quiere florecer. Esta Luna nos invita a honrarnos con todo el amor del cual somos capaces. No invita a enfocar nuestro deseo más íntimo y profundo en ser capaces de valorar lo que somos, nuestros recursos y lo que hacemos con ellos.

Tauro también nos recuerda nuestra integridad. Ser humanos íntegros implica estar conscientes de nuestra totalidad, de lo que somos, de nuestro lugar y de nuestra participación en el ecosistema en el que vivimos. Esta Luna nueva nos invita a sopesar el uso que hacemos de nuestros talentos y recursos. Nos invita a evaluar cómo encarnamos nuestra creatividad, a quién sirve, con qué valores está alineada. Qué propósito la fecunda.

Mercurio está retrógrado en Tauro, invitándonos a abrir nuestros sentidos a la Sabiduría de la Tierra. Mercurio en Tauro nos recuerda nuestros cinco sentidos como los portales sagrados de la creación. Con ellos recibimos los dones de la vida, nos nutrimos. Es a través de nuestros sentidos que somos fecundados. Esta Luna en Tauro nos invita a honrar la abundancia y riqueza de nuestra hermosa Tierra, que generosamente nos regala sus sabores, sus olores, sus formas, movimientos y colores, sus sonidos y sus texturas. Tauro es sensual en la medida que honra estos cinco portales de la nutrición, del sentir, del placer, del amor. Esta Luna en Tauro nos invita a saborear la vida, a valorar el poder de nuestra sensualidad, de despertarla si está dormida. De llamarla de vuelta para que nos camine, nos guie, nos inspire.

Mercurio es el planeta más cercano al Sol.  El Sol fecunda la Tierra, le da vida a todo lo que nos rodea, es la luz que lo hace todo posible. Mercurio retrógrado nos invita a recuperar el Néctar de la Vida si lo hemos perdido, a volver hacia donde haga falta en el tiempo, para establecer la conexión fecunda con nuestros dioses creadores, nuestras virtudes y valores. Nos invita a alimentar los dioses de nuestra creatividad con la dulzura de nuestra gratitud. Nos invita a reconocer nuestras virtudes como expresiones de nuestro Sol interno. Un Sol que nos alimenta, un Sol al cual le devolvemos nuestro brillo a través de la integridad en nuestras creaciones. Integridad en acoger el placer con respeto. Integridad en valorar lo que entra por nuestros sentidos y fecunda el sagrado avatar templo que es nuestro cuerpo.

El Néctar de los Dioses es el alimento de la belleza que nos ofrece la Tierra, y también es un lugar sagrado en nuestra consciencia. La miel de la dulzura que nos habita en la íntima quietud de nuestro ser esencial. Ese lugar que saborea plenamente la vida y se deja conmover y atravesar por su belleza. Belleza que celebramos y honramos. Belleza que nos transforma y libera. Belleza como expresión de nuestro amor : hacia nosotros mismos, hacia la vida.

Esta Luna nueva nos invita a abrirnos a este néctar interno, a meditar en el placer de estar vivos, a disfrutarlo como un acto de integridad y coherencia necesaria, vital. Este es el antídoto a la violencia. Este es el camino que se abre paso desde el vacío que hemos creado, desde la limpieza y purificación que estamos sosteniendo. Luna remanso dulce. Luna del amor.

 

 

 

 

 

4 comentarios sobre “luna nueva en tauro :: néctar de vida

  1. Gracias Paloma tus palabras y tu transmisión son medicina para el Ser en búsqueda de esa integración que comienza por uno mismo y que impacta allá donde vas y observando el movimiento natural de tantos seres marcando camino con la misma dirección con esa visión común de comunidad basada en la Fortaleza del amor que sale de los corazones conectados que crecen y evolucionan con su profundo sentir y ese sentir es individual y comunitario al mismo tiempo.Namaste Paloma.Gracias, gracias y mas gracias!!!

Los comentarios están cerrados.