astrología 2016·cuadratura neptuno y saturno·luna llena·mercurio retrógrado

luna llena en leo :: la disciplina del gozo

El Sol está en Acuario y desde ahí ilumina nuestros sueños e ideales de futuro. Paisajes de la imaginación, visiones que nos inspiran a ser protagonistas de nuestra propia vida. Visiones de servicio, de participación y de comunión en las que, tras haber reconocido el valor de lo que somos y de nuestros dones, nos compartimos generosamente en/con el tejido colectivo. Necesitamos una consciencia clara de nuestra singularidad para sentarnos en el círculo y co-crear juntos. Lo que aportamos nos une y nos diferencia. Es desde el reconocimiento de lo que somos y valemos que podemos crear con otros. Si no nos hemos reconocido, entonces esta visión participativa que tanto anhelamos manifestar se ve truncada, no brota, no crece.

En el momento en que queremos compartir nuestro arte, nuestros dones y talentos, nuestras ideas y visiones, nos encontraremos en una encrucijada evolutiva interna. En el momento en que nos queremos abrir y decimos, sí quiero, sentimos el peso de la negación. Cada movimiento que damos hacia el crecimiento y la expansión parece estar acompañado de un mismo proceso involutivo. Obstáculos, dificultades, resistencias se presentan, dentro o fuera, poco importa, para mostrarnos el espejo de nuestras inseguridades e incompetencias. A mayor nuestro deseo de expresión mayor parece ser la resistencia a que demos a luz y seamos la luz.

Hace falta una sólida dosis de autoestima para sostener nuestra autenticidad creativa y nuestro crecimiento evolutivo en un medio ambiente de resistencias. La batalla puede estar dándose afuera o adentro, el drama es el mismo. Queremos crecer, sabemos cómo lo queremos hacer, y a la vez las limitaciones se hacen proporcionalmente feroces a nuestro deseo de ocupar nuestro lugar en la rueda evolutiva colectiva.

Esta parece ser la energía con la que nos presentamos a esta Luna llena en Leo. A mayor o menor grado, con mayor o menor sutileza, esta dinámica de expansión- resistencia se expresa en cada uno de nosotros. El sueño es vívido, real, tangible y sin embargo la realidad parece refutar estas certezas que emanan del fuego de nuestro corazón. Sabemos lo que queremos crear, hacer y sentir, y a la vez nos perdemos en el cómo. Nos perdemos por que no tenemos idea de cómo hacer tierra de nuestros sueños. Nos perdemos porque no sabemos medir nuestras tareas y organizar nuestro tiempo. Nos perdemos porque nuestras estrategias y metodologías no parecen funcionar (como antes). Nos perdemos porque tenemos prisa y no estamos dispuestos a comprometernos con un proceso-tiempo determinado. Nos perdemos porque lo queremos fácil, ya, ahora, instantáneo. Nos perdemos porque no toleramos el caos creativo del cambio.

Mercurio sigue retrógrado en Capricornio hasta el 25 de Enero. Júpiter está retrógrado en Virgo. Saturno, regente de Capricornio está en Sagitario regido por Júpiter. Y Mercurio retrógrado es el regente de Virgo.

Aquí esta el freno. Esta es la configuración planetaria que nos está convocando a la revisión. Esta combinación planetaria nos dice que esta revisión es enorme, multidimensional, sutil, abstracta, concreta, real : todo a la vez. De adentro hacia fuera, las resonancias internas se escenifican inmediatamente y nos hacen de espejo. Espejo que nos invita a parar, a cambiar de estrategia, a cambiar de método, a cambiar y punto, porque algo no está funcionando, algo no fluye, algo nos está diciendo que es otro camino, otra manera, otra forma.

Requiere temple y madurez no confundir esta negación a avanzar con una negación a nuestro sueño. Requiere confianza y amor propio no tomarnos el proceso como algo personal. Requiere cierta experiencia creativa el no confundir la resistencia que se expresa en el “cómo” como una invalidación del “qué”. Lo que queremos hacer nos inspira y la dificultad en cómo llevarlo a cabo nos frustra, nos paraliza, nos aterra. Nuestro nivel de tolerancia a esta frustración está estrechamente vinculado a nuestra madurez emocional. A mayor la falta de experiencia, mayor la ingenuidad y mayor el idealismo de cómo creemos han de ser las cosas. A mayor la ingenuidad, más dura la confrontación con la realidad. A mayor el infantilismo y las fantasías, mayor la sensación de abandono y rechazo. Para algunos el sentimiento de abandono pasa por la sensación de rechazo de alguien, o algo, sin embargo, la astrología nos dice que lo que hay detrás de esto es un sentimiento de abandono espiritual, cósmico, trascendente, que proyectamos en nuestra cotidianidad, en nuestro trabajo, pareja, amigos, servicio.

Júpiter retrógrado en Virgo está en conjunción exacta con el Nodo Norte de la Luna. Ahí los astros nos dan una pista de cómo o por donde proceder. Virgo es proceso, es el signo en el que creamos método, en los que sistematizamos para llevar a cabo la tarea de encarnar el sueño y la visión de Piscis en la materia. La visión de Piscis es enorme, gigante, infinita. Y ahí, en Piscis, tenemos a Neptuno que nos conecta con narrativas creativas eternas de un mundo, universo, ideal, mejor, bello, perfecto : un continente de inspiración e ideas fantásticas que solo esperan ser canalizadas, realizadas y encarnadas aquí en la Tierra. Encarnadas en la tierra de Virgo.

Virgo es pequeño, está atento al detalle y disfruta la tarea, porque sabe, como buena artesana, que es poco a poco y paso a paso que se crean las grandes visiones. La grandes realidades. Lo que Piscis no sabe y Virgo sí es que el glamour de la visión se desvanece en la práctica de la realización. Si estamos intoxicados por la visión, si solo nos nutrimos del sueño, cuando trabajamos en él en la materia nos desconectamos del efecto (químico) que nos causaba este sueño. En el proceso de realizar nos desintoxicamos de la fantasía y nos damos cuenta que nuestra mente nos engañó y que nuestro corazón no está para la tarea. Hace falta mucho corazón, mucho fuego del amor, para sostener nuestros sueños por los pasajes del desencanto de la realización, por el día a día de la práctica. Esta es la disciplina del gozo, el eslabón, el ancla que hace coherente el sueño en la materia.

La magia es una práctica que requiere atención plena a nuestros autoengaños y desengaños. A las fantasías narcóticas que adormecen nuestro cuerpo y sentir. Que adormecen nuestras tripas. Esta Luna llena nos habla del proceso de muerte de nuestros ideales y de nuestras ensoñaciones intoxicantes para que renazcan en nuestras creaciones y en nuestra práctica. Este proceso implica un duelo e implica un gozo. Duelo de la perfección del sueño mental que confundimos con sentimiento amoroso y el gozo del verdadero enamoramiento con la práctica de traerlo a la tierra. Del romance al amor verdadero hay un trecho. Y en el proceso creativo también.

El Nodo Norte en Virgo en conjunción con Júpiter retrógrado nos muestra nuestro camino evolutivo colectivo. Nos dice : es por aquí, sigue la flecha. La flecha nos saca del ensueño de Piscis y nos dice : manos a la obra, hay que trabajar. Y muchos no queremos trabajar. No queremos picar piedra, arar la tierra, y esperar pacientemente a sincronizarnos con los tiempos de la tierra. Estamos adictos a nuestros sueños y no nos damos cuenta que para manifestarlos hemos de superar esta adicción.

La visión de Piscis es atemporal. Lo vemos, lo sentimos, lo creemos y ya está hecho. Lo nombramos y creemos que con el simple hecho de ponerle palabras ya ha nacido. No es así. La palabra es el primer paso de la creación y es vital saber usarla. La palabra es la llave y la trampa, el decreto que libera o el hechizo que congela. Este es un buen momento para ver la relación entre nuestra palabra y nuestra acción. La Luna llena ilumina, revela. Tal vez en estos días se revela una fisura, más o menos amplia, más o menos profunda, entre lo que nombramos y lo que hacemos.

Mercurio está en conjunción exacta con Pluto en esta lunación. Lo volverá a estar a fin de mes en la medida que Mercurio recupera su marcha directa y vuelve a pasar por el mismo grado en el que está durante la Luna llena. Este es un umbral de transformación, de muerte y renacimiento, de nuestro diálogo interno, y sobretodo de qué voces nos dominan, seducen, intoxican. La voz patriarcal autoritaria que no permite el alma florecer libre y soberana está en jaque. ¿quien es más poderoso, el pasado o nuestra conciencia hoy? ¿la sombra de nuestro dictador interno, seductor o violador, o la flor de nuestra luz que brota viva en medio de las piedras?

Seguimos en la escuela de la palabra. Seguimos explorando la escucha, el vacío del silencio fértil y el poder de la pregunta, sin embargo, también es tiempo de nombrar y definir. Es tiempo de nombrarnos y definirnos a nivel interno. ¿quién manda en nuestra mente?¿quién es la reina, el rey?

Este es el umbral en el que damos un paso hacia la verdad que se ha revelado gracias al poder de nuestras preguntas. Si hemos hecho la pregunta. Si hemos hecho vacío, si nos hemos permitido la curiosidad y el asombro de acoger la respuesta, esta Luna llena nos ilumina con su luz, nos empodera con su amor. Es probable que esta respuesta desinfle una visión irreal, es posible que la respuesta nos libere de un largo hechizo y ensueño. Es probable que esta respuesta nos muestre un rostro del amor desconocido, profundo, serio y real. Esta respuesta puede que implique un fin, un duelo una despedida, de alguien, de una relación, de una manera de ser y vincularnos.

La palabra crea la realidad y ahora mismo la Luna llena en Leo parece decir : es ahora, este es el momento de hablar, este es el momento de expresarte. Es el momento de empezar a mover la energía, es el momento de salir de este lugar incómodo, complejo, difícil del no lugar. Lugar interno que necesitamos para actuar, para hacer, para crear. Lugar interno desde el cual nombrar la verdad de lo que somos, de lo que amamos. Lugar interno libre. Lugar interno soberano.

El no lugar en nosotros es aquello que no somos capaces de nombrar. Eso que late vivo en nuestro interior, ese deseo del alma, profundo, que emerge del silencio y del vacío que nos hemos permitido sentir y acoger, necesita del poder de la palabra para nacer y ser parte del mundo. Esta Luna nos convoca a encontrar el trono de la palabra soberana en nuestro interior. El lugar de la verdad. Nos convoca a encontrar la valentía y el coraje para hacer frente a las palabras depredadora, exigentes, autoritarias, engañosas o envolventes que nos habitan y que ocupan este lugar. El lugar de la verdad.

Nuestras conversaciones superfluas y repetitivas que bordean el núcleo de la verdad, la esencia de nuestro corazón, pero que no penetran la coraza que lo protege se desintegran. Necesitamos nombrar, necesitamos confesar, necesitamos decir y a la vez, el miedo, la incertidumbre, la cautela, la censura emergen. Esta Luna llena es un buen momento para conectar con esta voz interna, este movimiento profundo de habitarnos, de encontrarnos, de reconocer lo que necesitamos expresar, de decir y nombrar. También es el momento de ver cómo escapamos de la verdad, como huimos de lo que tememos y que a la vez nos libera.

Este es el momento para nombrarlo para nosotros mismos primero: en nuestra libreta sagrada, en nuestro diálogo interior, frente al espejo . Y si sentimos el llamado a cruzar el umbral, la línea que nos conecta con el otro, es vital que estemos claros que cuando hablamos nos expresamos desde nuestro corazón, que no tenemos agendas ocultas de dominar o manipular a otras personas, ni de quedar bien y complacer en nombre de una idea de lo que es la paz. Nos pide que seamos reales, honestos y sinceros. Si no somos capaces de encontrar este lugar dentro nuestro, hay un llamado a la cautela, ya que esta Luna tiene un tono dramático y, aunque es en Leo y nos ofrece abundancia de luz y amor, también está rodeada de trampas más o menos peligrosas para quienes tengan tendencia a resbalarse en el territorio de la palabra y la comunicación.

Este fin de semana hay mucha fuerza asertiva que bien canalizada puede mover montañas y sacar del pozo a quien quiera sinceramente generar un cambio y comunicarse desde el corazón. La clave para medir nuestra verdad es si lo que decimos es desde el despecho y enfado (pataleta que reclama atención) o si es un acto de autenticidad y coraje porque estamos pudiendo nombrar algo antiguo, profundo, sincero, real. ¿qué nos libera y libera a otros?

Cuanto más estratégicos seamos a la hora de construir nuestro discurso, más cuidado hemos de tener. La autenticidad es espontánea. La voz del niño representada por la Luna en Leo es custodiada por el adulto. No es censurada. La verdad es inocente aunque nos duela escucharla. Marte en Escorpio nos dice que no todo lo que brilla es oro y que debajo de la superficie de los no dicho laten los silencios cobardes y el inconsciente lleno de secretos que están tan vivos como nuestra voluntad de expresarnos sinceramente. Es una elección. Es un acto de valentía. Es el camino que nos lleva al gozo de compartirnos plenamente.

11 comentarios sobre “luna llena en leo :: la disciplina del gozo

  1. Simplemente, gracias.Tus artículos son una fuente de sabiduría y aprendizaje , impresionante! !!!

  2. Gracias de corazón!!! Ahora comprendo mejor lo que estoy experimentando. Simplemente, gracias!!

  3. He quedado rotundamente impresionada… Es que me vi reflejada en toda la publicación y a la vez tus consejos me han nutrido e iluminado… Seguiré tus publicaciones en el futuro. Infinitas gracias… 💜

  4. Gracias por compartirnos tus conocimientos. Estoy experimentando las fases que mencionas tan lúcidamente en tu artículo.

Los comentarios están cerrados.