astrología 2016·cruz mutable·cuadratura cardinal·mercurio retrógrado

mercurio retrógrado :: el vacío fértil de no saber::

Paciencia Consciente. Presencia Vulnerable. Curiosidad Liberadora. Humildad Radical. Éstas son algunas las combinaciones de palabras-energía que este año nos inspira a abrazar. Jugar con las palabras, darles cuerpo, crear con ellas espacios y realidades es una manera de sintonizarnos con la energía de este año. Energía nueva, energía movida, energía de cambio. Palabra a palabra, abrimos Caminos Verdaderos que nos llevan a innovar y transformar nuestra percepción de la realidad. Una realidad mutante, una realidad que se disuelve, que se arma y se desarma, caótica, desgarradora, hermosa, vital, paradójica. Una palabra con la que construimos la actitud y la manera en que nos queremos posicionar ante los territorios de crecimiento y cambio que se avecinan.

Este nuevo ciclo nos habla de un cambio en nuestra actitud frente al cambio. Un cambio que construimos de adentro hacia fuera, un cambio que nos pide una coherencia impecable entre el mundo que predicamos con nuestra palabra, el mundo que sentimos en nuestro interior y el mundo que influenciamos con nuestras acciones y actitudes.

Si creemos que este mundo es una farsa; si la realidad que nos rodea nos parece una gran mentira; si somos capaces de reconocer que somos todos producto de una estrategia de control, de una propaganda religiosa, económica y política que esclaviza nuestro tiempo y energía; si tenemos la capacidad de darnos cuenta del peligro que las mentiras que hemos dado por verdades implica; si realmente despertamos del sueño hipnótico, del trance consumista y publicitario en el que estamos sumergidos, entonces es inevitable reconocer que estamos en territorio de transición. Estamos viviendo un giro en nuestra conciencia, en nuestra presencia y en nuestra participación. Estamos caminando un nuevo territorio. Esta es una realidad ineludible.

El 2016 es un año de acción y espera, de movimiento y revisión, y de inestabilidad creativa en la manifestación . Esta inestabilidad se expresa hacia fuera en el terreno colectivo, en la narrativa global, y se expresa a nivel interno a través de la pérdida de los puntos de referencia de nuestras creencias sólidamente construidas que se disuelven para dar paso a una nueva manera de pensar y actuar. Este proceso puede resultar caótico y confuso para muchos.

El 2016 nos invita a dar un paso más en este proceso de despertar, en este rasgar los velos de la ilusión, en este proceso de individuación colectivo y personal.

Este paso es tal vez uno de lo más difíciles en nuestro proceso evolutivo porque implica abrazar la narrativa de esta farsa que proyectamos hacia fuera, que vemos en la sociedad, en la cultura, en los gobiernos, llamémosla sistema, matrix, capitalismo , y reconocerla dentro nuestro. Este es el año para reconocer nuestra farsa, nuestra mentira.

¿de qué creencias y actitudes somos esclavos? ¿en qué sueño hipnótico nos hemos dejado adormecer para no sentir, para huir de la realidad? ¿qué verdad negamos? ¿cómo manipulamos nuestro diálogo interno? ¿cómo nos engañamos a nosotros mismos? ¿qué brecha hay entre el adentro y el afuera?

Este año nos toca reconocer en nosotros este territorio más profundo y más sutil de un juego del cual somos cómplices o esclavos. No es agradable. Es necesario. Estamos en una etapa de nuestro proceso personal y colectivo en que no tenemos escusas para huir, para escapar. No podemos seguir mirando hacia fuera y echarle la culpa, responsabilidad al sistema, a los otros. Somos el sistema. Lo tenemos todos dentro. No importa si estamos sumergidos en la vida urbana, trabajando en una multinacional, o si estamos plantando semillas orgánicas en un pueblo rescatado de la montaña. No importa si somos refugiados sin tierra ni hogar o si somos maestros espirituales y líderes. Somos uno. Todos uno.

Dar la palabra es una práctica. Con la palabra nos ofrecemos al mundo, extendemos lo que somos e invitamos a los que nos escuchan a conocernos y reconocernos. Creamos espacios de paz o espacios de guerra. La palabra vibra, es voz, es sonido, es honda electromagnética, es poder. Las palabras nos rodean, nos influencian, nos dan forma. Somos las palabras que nos han moldeado. La creencia, hecha palabra, está codificada dentro de nosotros. Digo lo que siento, digo lo que pienso. Palabra y verdad van de la mano. Palabra y mentira también. Creamos mundos con las palabras. Palabras que hechizan. Palabras que liberan. Jugar con las palabras es un acto de soberanía. Darles la vuelta, combinarlas de manera creativa hasta que lo que sentimos y vibramos se alinee, es crear un nuevo juego. Un juego bien acogido por un cuerpo de palabras que hemos sabido construir para transmitir. Transmitir lo que queremos dar al mundo, lo que le ofrendamos a otros, de lo que somos, de lo que queremos compartir. Con la palabra nos damos. El 2016 nos invita a dar lo mejor de nosotros. Nos invita a entregarnos plenamente, totalmente, a la búsqueda de soluciones reales a los males que aquejan el mundo, a la realidad en la que estamos sumergidos. Este proceso empieza desde lo más profundo de nuestro ser.

Este año Mercurio, el planeta de la comunicación, estará en movimiento retrógrado cuatro veces, en vez de tres. Marte, el planeta de la acción también estará retrógrado (entre abril y junio). Estas dos configuraciones nos habla de un año de revisión constante de nuestros planes. Un año de dar un paso, probar, revisar, volver hacia atrás, refinar, volver a avanzar. Es un proceso.

Cuanto más nos agarramos a cómo creemos que las cosas deben ser, más difícil es avanzar con certeza y asertividad dentro de este proceso. El llamado es a estar abiertos a la desintegración de nuestras creencias, a aceptar que nuestras certezas serán desafiadas, a interrogar nuestra realidad hasta lo más profundo, hasta la célula original, hasta su raíz. Tenemos una visión de lo que queremos crear, hacia dónde nos queremos mover, de cómo queremos actuar, de lo que el futuro nos ofrece, y a la vez, hay una energía de contención, de duda, de confusión. Hay una llamado a la espera que nos invita a la paciencia consciente. Es un llamado a cuidar nuestros planes y nuestras ideas ya que serán puestas a prueba en nuestra práctica, en nuestro día a día.

La irritación, la dificultad de ver la salida, la frustración con el tiempo que toma manifestar nuestra visión nos invita a abrazar la incertidumbre del proceso con una buena dosis de curiosidad. La paciencia da resultados, y la espera es un estado que abre la puerta a la pregunta que nos libera de la rigidez y el control, reflejos de algo aprendido que ha perdido su utilidad. Si en vez de aferrarnos a una manera determinada de hacer la cosas nos abrimos a un proceso de curiosidad creativa, usamos el potencial de estos movimientos retrógrados a nuestro favor. Si en vez de enfadarnos y frustrarnos, nos abrimos con curiosidad al proceso, nos alineamos con esta fuerza mutable, nos abrimos a lo desconocido y permitimos que la sorpresa de algo nuevo se manifieste. Curiosidad es preguntar. Curiosidad es recuperar un estado de frescura e inocencia. Curiosidad es jugar. Curiosidad hace parte del fluir.

Preguntar es salir de la certeza cerrada. Preguntar es abrirnos al misterio en nosotros. Al misterio en los demás. Al misterio del proceso. La curiosidad es la semilla de lo nuevo, lo que potencia la posibilidad de la sorpresa. ¿siento curiosidad por el proceso de otra persona, o prefiero juzgar y criticar lo que nos diferencia? ¿siento curiosidad por saber porqué una situación se desenvuelve de determinada manera o prefiero cerrarme y huir de la revelación escondida detrás de lo que no entiendo, o de lo que temo?

Este es el tono con el que empieza este año. El 5 de Enero Mercurio empieza su primera fase de retrogradación en el primer grado de Acuario. El 8 de enero entrará nuevamente en Capricornio. A fin de mes hará una serie de cuadraturas y conjunciones con Urano en Aries y Pluto en Capricornio. Esto implica una vuelta al pasado, una vuelta a un cabo suelto, una dinámica no integrada, vinculada a la obediencia y la rebelión, la responsabilidad , el compromiso y la libertad. Este es un mes para estar atentos, tener paciencia, hacer preguntas y a esperar las respuestas.

Tenemos un atisbo de la visión, podemos ver nuestro sueño dibujarse en el horizonte y sin embargo todavía no es el momento de actuar. Algo necesita ser revisado. La entrada al año 2016 nos invita revisar nuestros planes con una mirada curiosa y creativa. Nos invita a hacer preguntas, a abrazar el proceso creativo de la incertidumbre. Tenemos una idea, la queremos llevar a la práctica, algo nos detiene: preguntemos. Usemos el poder de la palabra para preguntar, para indagar, para movilizar. Usemos la acción de la pregunta para participar de este proceso de retrogradación de Mercurio. Hay una verdad oculta, hay un secreto escondido, hay un poder latente que espera por nosotros. Interroguemos el pasado. Interroguemos nuestra relación con la autoridad y el poder. Interroguemos nuestra rebeldía. Interroguemos nuestro dolor. Interroguemos nuestro miedo.

Marte en el primer grado de Escorpio hace una cuadratura con Mercurio en el momento de la retrogradación de este planeta. Este es un aspecto tenso, propenso al conflicto, que merece nuestro cuidado a la hora de usar la palabra, hacia adentro en nuestro diálogo interno, y hacia fuera en nuestra expresión. Marte en Escorpio es poder, es agudo, afilado, y ataca si hay miedo. Este ataque puede ser interno y nos puede hablar de un proceso mental despiadado en el que no nos damos tregua a nosotros mismos. Una parte de nosotros quiere actuar ya. Quiere conquistar territorio nuevo ahora. Quiere posicionarse con poder y voluntad y, a la misma vez, no es el momento. ¿cómo vivimos esta dinámica? Es probable que necesitamos ventilar nuestra frustración hacia fuera, que acusemos algo, alguien, fuera de nosotros, porque la energía se nos desborda y no encontramos el canal adecuado para expresarla. De nuevo, hay un sabor a pasado, a algo que creíamos resuelto, cerrado, que vuelve para invitarnos a ir más profundo, a ir más al corazón de una situación.

La clave es acoger la vulnerabilidad de hacer preguntas difíciles, la vulnerabilidad de acoger las respuestas incómodas. Esta vulnerabilidad es imprescindible que sepamos abrazarla. Es el antídoto al miedo. Es el antídoto a la lucha. Es el antídoto a la violencia. La vulnerabilidad es la que ablanda la rigidez del trauma, de los profundos dolores existenciales ocultos en dinámicas de conflicto y duda en las que nos podemos estar moviendo. La vulnerabilidad nos ayuda a acoger la incertidumbre del proceso. La vulnerabilidad de “no saber” es un gran poder porque es real, es sincera, es verdadera.

No se lo que quiero. No se hacia dónde voy. No se cómo solucionar este conflicto. No se cómo abordar esta persona. No se cómo expresarle a esta persona cómo me siento. No se cómo posicionarme. No se qué actitud tener. No se qué decir. No sé cómo lo voy a hacer. No se lo que quiero. No se si quiero eso que creo querer.

El poder sostener nuestra vulnerabilidad es estar presentes. Presentes en medio del caos. Presentes en medio de la tormenta. Presentes en el vacío. Vacío de respuestas que por un tiempo nos incomoda. Vacío de respuestas que por un tiempo nos agita. Vacío creativo. Vacío abierto. Vacío fértil.

Como raza, los humanos padecemos de una soberbia descomunal de cara a la Verdad que es la Vida. Todos tenemos la semilla de esta soberbia, de este orgullo kármico y ancestral codificado en nuestras creencias. En el vacío del no saber brota la semilla de la humildad. Humildad radical de reverenciar la Vida y sus leyes imperecederas. Humildad de confesar que no sabemos. Humildad que nos libera al darnos cuenta que no tenemos que saber, solo ser, sentir, estar presentes y acoger lo que emerge.

Que en el vacío que crea la muerte de nuestras certezas más enraizadas podamos encontrar la humildad de ser verdaderos. Qué en la vulnerabilidad de ser fieles a nosotros mismos encontremos la chispa de la pregunta creativa. Que la curiosidad nos motive a habitar la incertidumbre de este momento en presencia y consciencia.

 

Luna de Abril publicará más información sobre los tránsitos e influencia de este año. También  una guía para cada signo que deberá salir a la luz a fin de mes. Las personas interesadas en una lectura individual de su mapa natal me puedes escribir a consultaluna@gmail.com

 

 

 

 

 

 

12 comentarios sobre “mercurio retrógrado :: el vacío fértil de no saber::

  1. Gracias Paloma por los mapas que nos ayudan mes a mes a entender tantas cosas que vivimos.
    Me traen Paz, siento que estoy alineada con la energía del momento.
    Bendiciones por tu Gran Labor.

  2. Gracias Paloma por tus inspiradoras palabras, dan paz, luz entre tanta oscuridad. Saludos desde Buenos Aires.

  3. Que palabras más maravillosas…en medio de la tormenta, tus palabras traen paz, luz, esperanza. Infinitas gracias por cada una de tus publicaciones.

  4. Gratitud Infinita hacia tu labor de contribuir a nuestro despertar. Gracias por compartir tu Luz.

Los comentarios están cerrados.