cruz mutable·cuadratura neptuno y saturno·luna nueva·nuevos tiempos

luna nueva en sagitario :: disolución e integración

La Luna nueva en Sagitario de hoy es la última Luna nueva del año 2015. Tiempo de recapitulación y de siembras, tiempo de reflexión e introspección, tiempo de integración y digestión de un ciclo de crecimiento que culmina con esta Luna.

Este ciclo de crecimiento ha pasado por tres fases importantes este año.

La primera fase, influenciada por la última de las siete cuadratura entre Urano en Aries y Pluto en Capricornio, y un ciclo de eclipses en Marzo, cerró un ciclo abierto en el 2012. A través de la toma de conciencia de la fuerza liberadora de nuestro Yo Soy hemos sostenido las bases de un largo proceso de desconstrucción del antiguo paradigma patriarcal.

La segunda fase, influenciada por el tránsito de Venus retrógrado en Leo y las diversas conjunciones que hizo con Marte y Júpiter, abrió un proceso de varios meses de toma de contacto profunda con la energía del Sagrado Femenino Solar.

La tercera fase, influenciada por la activación de la Cruz Mutable que nos convoca a soltar amarras y permitir la disolución sanadora y liberadora de leyes que nos gobiernan desde adentro y que no responden a la verdad de nuestro ser, ni a nuestro bienestar, ni a nuestra libertad.

El año 2015 hemos vivido el cambio de la energía Cardinal a la Mutable, una experiencia que nos ha sacudido las bases y raíces de nuestras creencias más profundas. Experiencia que ha revelado “la hora de la verdad” en algún aspecto de nuestra vida. Movimiento y cambio en el que lo externo y lo colectivo se hace cada vez más próximo a lo íntimo y lo personal. El cambio de la energía Cardinal a la Mutable, nos ha revelado una proximidad entre el mundo interno y el externo, entre lo personal y lo colectivo, entre lo visible y lo invisible, entre lo espiritual y lo político. En esa frontera de posibles ambigüedades, confusiones y complacencias inconscientes emerge un nuevo proceso de transformación que nos invita a la disolución de todo lo vano, falso, complejo, superfluo, ilusorio, fantasioso, dominante, sumiso en nosotros. Esta fase nos habla de la muerte del espíritu del sacrificio y entrega en nombre de la verdad llamada Dios, conocimiento, arte, salud.

La mutabilidad de los planetas activos en esta Lunación nos ofrece la posibilidad de una revolución sanadora interna lo suficientemente potente como para transformar lo que nos rodea, aunque esta transformación se exprese en principio a través de la pérdida, la ruptura, el duelo. Los cambios vividos en marzo y abril fueron los detonantes de un proceso que ahora vemos lentamente desplegarse hacia su disolución-resolución. El shock y los efectos de la Cruz Cardinal y los eclipses de marzo y abril trajeron una ruptura con un elemento externo que nos confrontó a un aspecto oculto de nosotros. Esta ruptura pudo haber sido traumática, violenta, dolorosa, confusa y, sin embargo, profundamente necesaria para romper con algo antiguo, y visibilizar las creencias enraizadas detrás de nuestros condicionamientos y promover un verdadero proceso de liberación interno

En estos días Marte en Libra hace una oposición con Urano en Aries. Esta astrología nos devuelve al sabor de la energía Cardinal de los pasados tres años, y a lecciones vinculadas a dinámicas de abuso de poder, de desequilibrio en el intercambio de energía y de agendas ocultas en nuestras relaciones. Durante esta Luna, y en los próximos días, esta energía nos devuelve a un antiguo enfado, a un agravio pasado, o a un malentendido herido por el silencio. Nos devuelve a escenarios familiares, situaciones conocidas que activan nuestras respuestas defensivas, nuestras escenas infantiles, nuestros lugares mapeados, nuestras zonas cómodas. Y, sin embargo, si hay algo que la energía Mutable nos ofrece es la posibilidad de experimentarnos en nuevos paisajes del alma, nuevos territorios creativos, nuevas maneras de relacionarnos que potencian lo vital en nosotros y nuestro entorno.

Esta configuración genera fricción y brotes inesperados de rabia, o de frustración, a la hora de darnos cuenta que estamos en un paisaje del pasado, en el que no queremos estar, y del cual nos queremos liberar. Cárceles emocionales, burbujas energéticas, en las que partes de nosotros reaccionan según un condicionamiento que no controlamos. Huidas de nosotros mismos hacia roles que llenan vacíos, espacios y necesidades en las vidas de otros, y en los cuales ya no nos sentimos íntegros, auténticos, verdaderos. Paisajes en los que no nos sentimos cuidados, en casa. Paisajes fríos. Paisajes solitarios. Este es un proceso que vuelve en el tiempo para ser digerido, filtrado y destilado en la Rueda de la Medicina de la Cruz Mutable. Este es un proceso de verdadera liberación del pasado.

La segunda fase del año 2015, entre junio y principios de octubre, nos ofreció maravillosas danzas astrales en torno a Venus, nuestra Reina del Amor, y a su retrogradación en el signo de Leo. Fase vinculada al despertar del Fuego del Amor y a la activación de nuestro Corazón Alquímico. En esta fase el Sol inseminó a Venus con su conciencia solar. Una semilla que encendió un Fuego en nuestro corazón y activó el poder del coraje y del valor para vivir nuestra verdad íntegra y auténtocamente. Fuego del Amor que nos acompaña y nos inspira a superar los desafíos del proceso de transformación que vivimos cuidando nuestro calor interno. Cuidando nuestro corazón. Cuidándonos para brillar desde nuestro amor hacia el mundo.

Es probable que las pasadas semanas nos hayan mostrado las dinámicas de un cambio irreversible en nuestras vidas. Un tiempo en el que las decisiones y elecciones tomadas desde nuestro corazón nos revelan ahora sus consecuencias, resultados y manifestaciones concretas. Nos guste o no nos guste el nuevo territorio en el que nos encontramos, esta es la realidad que nuestro cambio abre y la hemos de aceptar. Esta es la verdad que nos toca caminar. Este es el sentimiento de la Cruz Mutable. Esta es la lección evolutiva que estamos integrando. Dentro de esta aceptación realista, la Luna nueva en Sagitario nos convoca a confiar en el proceso y a creer en lo que deseamos crear.

Es solo desde la aceptación de esta realidad que podemos responsabilizarnos con un proceso orientado hacia crear el cambio que necesitamos y merecemos. Proceso que nos invita a rasgar el velo del idealismo y asumir el poder creador de una mirada madura, de una mirada adulta, que sabe lo que quiere, y que sabe lo que ha de hacer para llevarlo a cabo. También una mirada que no juzga, solo discrimina, que mira creativamente la realidad y elije posicionase. Estamos llamados a posicionarnos en el medio, en el centro de nuestra existencia y elegir existir desde nuestro corazón.

La Rueda gira, las norias del tiempo juegan con los vientos que abren y cierran los caminos, la mente se agita, la percepción se nubla, nos dejamos llevar por las fuerzas, las distracciones, invitaciones. ¿elegimos? ¿elegimos de verdad?

La Luna nueva en Sagitario nos habla del fuego del Espíritu, del fuego de la Verdad, del fuego de la Sabiduría. Un fuego que nos habla de una resurrección. Un fuego que nos habla de la superación de una etapa de muerte y de pérdida, de una etapa de miedo y confusión. Que nos habla de la culminación de un proceso de duelo, de aprendizaje, que nos ha llevado a soltar las pieles de condicionamientos, mentiras, ilusiones, encantamientos y hechizos, y a abrazar el renovado sentimiento de pertenencia a nuestra propia Existencia Sagrada. Esta existencia sagrada que somos necesita de nuestro cuido devocional y de nuestro compromiso para mantener el centro de la rueda firme y flexible en medio de la danza del cambio. En medio  de la aceleración de esta danza mutable.

Un centro que nos pide tiempo y escucha. Un tiempo que nos pide conexión y alineamineto, proceso que pasa por enraizarnos en el cuerpo, moverlo, sentirlo, amarlo, cuidarlo, sanarlo. En este centro nuestro Fuego nos nutre, nos fortalece, nos conecta con nuestro tiempo sagrado. Nos inspira a ocupar nuestro lugar, a habitar el centro de nuestra rueda, y las ruedas en las que nos movemos, y a participar y compartir la Luz que nos ilumina desde adentro hacia afuera.

Para muchos este Fuego de la Verdad de Sagitario revela el brillo interno, la chispa, la llama del Fuego del Alma que esperó eterna por nuestro retorno a casa, por nuestro reconocimiento de esta Verdad ineludible que somos y recordamos ser. La Voz del Espíritu del Fuego en nosotros nos revela quienes somos, nos muestra la sacralidad de nuestra existencia y nos pide compromiso y madurez para sostener y asumir esta luz en el mundo. Nos pide que la honremos y la celebremos.

Tierra extraña ésta la de la verdadera libertad de ser. Esa chispa, brasa, que nos revela desde lo profundo la verdad que somos. Nuestra vida. Nuestro camino. No hay tiempo para oscurantismos parasitarios de quejas, juicios y lamentaciones. Emociones antiguas. Tiempos pasado. Somos llamados por la Libertad de creer y de crearnos.

Saturno en Sagitario nos pide que nos alineemos con esta Verdad, que nos pongamos al servicio de esta Tarea Sagrada. La tarea sagrada de Ser esta Verdad que somos. El Espíritu del Fuego Sagrado nos da la fuerza, la integridad y el poder para sostener esta Luz en medio del caos y de la confusión de nuestros entornos y medio ambiente. En medio del laberinto de espejos, de distracciones, de llamadas diversas a desviarnos de este Fuego, para servir a otros intereses, otras fuerzas.

Estamos llamados a encarnar la Integridad del Ser. La integridad de nuestro Ser pasa por un proceso de sanación, personal y colectivo, muy profundo. Estamos rescatando nuestra alma fragmentada en el tiempo de la guerra y la opresión, de la mentira y la violencia. Estamos asistiendo en el renacer de una parte nuestra dada por muerta, dada por perdida, y que regresa, se revela, se levanta. Resucita. Esta sanación se nos puede revelar dolorosa, en la medida que la verdad rasga velos antiguos, velos adheridos a nuestras creencias, velos que nos hieren en su proceso de desprendimiento. De ahí que esta Luna en Sagitario nos sugiere cautela. Nos sigiere  estar atentos a los viajes lúgubres a los paisajes del sufrimiento, el juicio y la dureza en nosotros. Lugares antiguos que nos dictan que para sanar hay que sufrir. La fuerza de Sagitario está en su capacidad de celebrar, de generar el Gozo Sagrado. Esta Luna nueva nos convoca al gozo sagrado de sabernos sanos y de celebrarlo. Sabernos sanos es sabernos vivos. Es sabernos existentes. Celebrar es elegir existir.

También es posible que en estos momentos hayan aspectos dolorosos que necesitan de nuestra dulce atención y cuido. Situaciones que nos dan la oportunidad de darle un giro a nuestra relación con el dolor y acompañarlo con dulzura, con ternura y delicadeza, hacia nuevos lugares en los que, después de honrar el duelo de lo que ya no es , abrazamos y damos la bienvenida a lo que se revela vivo, presente.

La verdad presente en nuestro interior abre sus alas. La movemos en el cuerpo cuando danzamos, cuando cantamos, cuando hacemos el amor, cuando estamos en conexión con la naturaleza, cuando somos uno con nuestro entorno. La Luna en Sagitario nos habla de Expansión. De Crecimiento. En Sagitario danzamos sobre las brasas de un renacer. El camino que nos lleva a la celebración de la vida, a la Celebración Sagrada del fuego que nos une.

La libertad está justo detrás de la verdad. La vorágine del cambio nos ofrece una gran oportunidad de vivir con mayor integridad, ya que decir nuestra verdad nos libera. La verdad que nos quema y nos convoca a la valentía de honrar nuestro corazón y expresarnos. Expresión que supera el miedo a decir lo que queremos decir, que supera el miedo a hacer las preguntas que abren las puertas al cambio.

Verdad reveladora. Verdad incendiaria. Verdad que quema. Verdad que transforma. Verdad que duele. Verdad libre.

Que podamos celebrar este proceso de ser verdaderos. Que podamos aceptar y digerir la verdad que se revela a través nuestro . Que cuidemos bien de nuestro Fuego Sagrado. Es de todos y todas. Feliz Luna nueva!

 

 

3 comentarios sobre “luna nueva en sagitario :: disolución e integración

  1. Gracias Paloma por tu trasmision de tu sabiduria por ser canal de tanta belleza y conexion con el Ser.Gracias por alentar el camino por activar y enseñaros a activar nuestro fuego interior y conectar con nuesta verdad mas honda y verdadera para nuestra libertad de Ser como la mas elevada expresion del Ser Uno desde el trabajo interno de cada uno y dsde ahi compertir y manifestarlo.Gracias Paloma Mensajera.Gracias infinitas.Carlota

Los comentarios están cerrados.