luna nueva·mercurio

luna nueva en Escorpio :: la voz de la verdad :: el fuego de la palabra ::

Escorpio es el signo de la transformación, de la muerte y el renacimiento. En Escorpio aceptamos dejar morir lo que ya no es útil, dejamos perecer lo que nos limita, soltamos los apegos y creencias del pasado para abrazar la nueva etapa que se abre ante nosotros. En Escorpio vivenciamos alguna iniciación, ese rito de pasos que nos invita a la renuncia, que nos invita a morir y el renacer. En Escorpio entramos al Inframundo, nos iniciamos al poder de la muerte, aceptamos el ciclo de vida- muerte-vida. En Escorpio, como el ave fénix, nos levantamos de las cenizas de nuestras pérdidas, nos elevamos, renacemos, vivimos. Escorpio nos inicia al poder de la renuncia. Esta renuncia implica un desapego, un desprendimiento de alguna parte de nosotros que nos impide alzar el vuelo en libertad. En Libertad de Ser.

La Luna nueva en Escorpio anuncia un cambio. Si recapitulamos la narrativa interna y externa de este último mes, en particular entre la Luna llena en Tauro y esta Luna nueva en Escorpio, es muy probable que veamos con claridad lo que ya no pertenece a nuestro presente. La fruta madura ha caído de la rama. Algo antiguo, probablemente ancestral, se ha desprendido. Desprendimiento de un punto de vista, desprendimiento de una creencia, desprendimiento de un pacto, contrato, acuerdo. Desprendimiento de una manera de relacionarnos. Desprendimiento de una interpretación en la que nos hemos refugiado en determinada situación. Desprendimiento de una alianza, una promesa, un pacto , un voto de obediencia, una manera de relacionarnos, una parte de nosotros que ya no está viva, que ya no corresponde a lo que somos hoy. Desprendimiento de una relación con el poder y la autoridad que ya no es cónsona con nuestros valores.

Ya sea porque hemos dejado ir o ya sea porque nos han dejado ir, estamos ahora- en el umbral de esta Luna de siembra y nuevas intenciones- despojados de alguna limitación que nos bloqueaba la entrada a un proceso de cambio importante y necesario. Es probable que, aunque doloroso, este proceso tenga sabor a liberación.

Mercurio está en Escorpio en conjunción con la Luna y el Sol y en ángulo con Pluto en Capricornio. Esta liberación que estamos experimentando, tanto en un plano sutil como en expresiones concretas, está vinculada a un proceso más largo y más profundo que se ha venido desarrollando en los pasados tres años. Podemos recapitular específicamente las fechas de Abril y Mayo de 2013, 2014 y 2015 y es probable que en diferentes escenarios, con diferentes personas nos encontremos con una misma narrativa de fondo, con un mismo patrón o sistema que responde a una narrativa interna nuestra, más que a un drama externo.

La escenificación externa de esta dinámica, tome la forma que tome, nos ofrece una oportunidad de reconocer sus raíces internas. Es probable que la narrativa se refleje en luchas de poder; independencia y liberación de relaciones y situaciones poco claras vinculadas a acuerdos de intercambio; y la resignificación de nuestra relación con la autoridad. Es importante reconocer que estas dinámicas son expresiones de las creencias y automatismos aprendidos desde una educación y condicionamiento jerárquico. Lo que se está desprendiendo por capas es la jerarquía en nuestro interior. La pregunta importante – más allá de quién es mi jefe, quién me ordena, a quién obedezco, a quien entrego mi tiempo y poder fuera de mi- es ¿quién manda dentro de mi? ¿a quién, qué fuerzas, creencias, obedezco dentro de mi? ¿qué autoridad, más allá de una persona o institución o camino espiritual, gobierna mis elecciones? ¿cuál es mi verdad?

Escorpio es un signo de agua fija. En probable que nos enfrentemos a algún tipo de bloqueo o estancamiento en nuestro proceso de cambio. La energía estancada genera resistencias al cambio. Dada la narrativa de los planetas enfocada en el eje de Piscis y Virgo, es probable que el proceso de soltar o disolver estas resistencias a movernos hacia una nueva dirección se expresen como una profunda sanación. Una sanación que nos habla de la liberación de un dolor profundo, de una herida, ancestral. La resistencia a cambiar, a movernos, a elegir nuevos caminos, a explorar otros puntos de vista, a crear nuevas formas de hacer, a aceptar la realidad tal como es, a renunciar a las fantasías que nos ha acunado hasta ahora, a salir de nuestra zona de confort, se expresa de distintas maneras.

En las semanas previas a esta Luna se ha activado la oposición de Júpiter en Virgo y Chirón en Piscis. Hay una realidad que no queremos mirar porque nos duele y nos desafía a crecer. Esta realidad está vinculada a nuestra integridad espiritual y a cómo elegimos caminar en esta tierra. Se expresa a través de nuestra relación con la verdad, nuestra verdad, la verdad universal, las leyes de la naturaleza, de la vida. Se expresa a través de nuestro cuerpo. La voz de nuestro cuerpo nombra aquello que no queremos ver o aceptar. Visibiliza lo oculto detrás de nuestro miedo a crecer, a evolucionar, a cambiar. Nuestro dolor espiritual , tome forma de escapismo, negación, confusión, adicción, ambigüedad, lealtad a autoridades externas, se expresa a través de nuestro cuerpo, de nuestras prácticas, de nuestra manera de cuidarnos, de caminar. Crecer puede doler, y mucho. Crecer es morir en cada paso, para renacer en el próximo. Si nos aferramos a la idea de cómo queremos que sean las cosas, en vez de fluir en colaboración con el cambio en nosotros, es probable que en estos momento nos duela más estar vivos. Si nos aferramos a nuestro punto de vista sin aceptar su renovación, y sin interrogar las raíces de nuestra percepción, de nuestra obediencia ciega, es probable que sea nuestro cuerpo el que le dé voz a nuestra dureza y rigidez. Ahí donde hay dureza y rigidez, hay dolor. Ahí donde duele hay resistencia a la verdad.

Podemos sentir dolor en el espíritu, dolor en el alma, dolor en el corazón. Podemos sentir dolor en el cuerpo porque no escuchamos la voz de nuestro espíritu. El agua de nuestro cuerpo, canal de nuestras emociones y memorias, se hace cuerpo a través de nuestras lágrimas. Es probable que la tensión que genera nuestra resistencia a cambiar se disuelva gracias a nuestras lágrimas de entrega, lágrimas de dolor, lágrimas de aceptación y lágrimas de consciencia. Quien tenga dificultad en abrirse a la fluidez de sus aguas, de flexibilizar su punto de vista, de suavizar su postura, es probable que sienta cómo su cuerpo le grita. Dolor de espaldas porque cargamos una historia que ya no nos corresponde, dolor que nos paraliza en la rodillas, las piernas, dolor de cabeza, dolor de estómago, dolor de alma, dolor de corazón.

Dos días después de la Luna nueva, después de 18 meses en el eje de Aries y Libra, los Nodos de la Luna se mudan al eje de Piscis y Virgo. Este es un nuevo camino evolutivo de 18 meses de aprendizaje vinculado a la polaridad de Virgo y Piscis. El Nodo Sur (el pasado) en Piscis apunta a aquello a lo que nos aferramos y repetimos, ya sea por conocido y familiar, ya sea por deudas kármicas de obediencia contraídas por nosotros y/o nuestro linaje.

El Nodo Norte en Virgo apunta hacia nuestro camino dhármico, esos pasos hacia lo nuevo, eso que nos lleva hacia el crecimiento y la liberación. Júpiter en Virgo hace un ángulo armonioso son la Luna y el Sol en Escorpio, y nos recuerda cuidarnos en el proceso. Cuidar nuestro tiempo, nuestro espacio, nuestras prácticas y hábitos. Nuestro dolor se expresa a través de nuestras adicciones, esos lugares, personas y situaciones que generan la química que nos engancha y limita. Este es un buen tiempo para poner la intención de crecer valorizándonos. Es una buena Luna para revitalizar nuestras prácticas, renovar nuestros compromisos de cuido propio a través de nuestro alimento y descanso, a través de la honra de lo que somos, de nuestros dones y regalos. Es nuestra responsabilidad cuidarlos, cuidarnos. Esta Luna nos dice que esta responsabilidad se expresa a través de nuestra voluntad de estar bien. Nos dice que sanar, crecer, transformarnos, liberarnos, evolucionar, todo este proceso de renovación, tiene como propósito estar bien, sentirnos bien, vitales, sanos.

Una semana después de la Luna nueva Neptuno en Piscis hace la primera de tres cuadraturas con Saturno en Sagitario. Esta narrativa ya se está revelando en nuestras vidas como preámbulo de lo que queda por ser visibilizado en los próximos años. Los velos se rasgan. Las mentiras y engaños, propios y ajenos, quedan al descubierto. El reino de la ilusión se estrecha. La verdad interior emerge cada vez con más fuerza. El reino de Neptuno, resbaladizo y ambiguo, es desafiado por la reveladora fuerza de la Verdad de Saturno en Sagitario. Este fuego de la Verdad quema toda ilusión parasitaria, toda cortina de humo que nos intoxica y adormece en el letargo de la repetición, la sumisión, el victimismo y la obediencia mesiánica. Los valores sagrados de Sagitario reforzados por el realismo de Saturno levantan la bandera de la Verdad, de la Sabiduría, del Orden Natural : disolución de todo hechizo que actúa como anestesia de nuestro Libre Albedrío.

Este es el tiempo de reconocer si “eso” en lo que creemos, eso a lo que le entregamos nuestra fe, nuestra confianza, nuestro tiempo, nuestra energía, nuestra alma y nuestro cuerpo, es veneno o medicina. La clave que rompe todo hechizo es la integridad y la coherencia. Solo desde el pragmatismo de una prédica caminada con conciencia y sinceridad, en cada paso que damos, podremos atravesar la letalidad de la ilusión y el engaño. Necesitamos del realismo de Saturno para traspasar los valles del encantamiento de Neptuno y llegar a los reinos más sutiles de la Libertad Espiritual.

Toda Sagrada Magia Creadora que no esté anclada en valores supremos de Respeto y Libertad, son trucos y prestidigitaciones. Los magos inescrupulosos, creadores de ficciones, que se aprovechan del sueño de la inconciencia de muchos, pasan ahora el examen de Saturno. Todo persona que se haya colocado como líder, maestro espiritual, terapeuta, sanador, shaman curandera y curandero, agente de cambio, artista predicador estará en primera fila de esta toma de consciencia, de este llamado al alineamiento con la Verdad. Toda vertiente sectaria, todo grupo, toda doctrina, todo movimiento social de cambio, toda técnica de sanación, salvación, liberación, despertar, toda religión, sentirá sus cimientos tambalear a medida que Saturno pone orden, discrimina, deshace y rearma. Saturno pone fin a lo que no funciona, a lo que no sirve. Fortalece lo que sí está alineado.

Si hay fisuras entre nuestra prédica y nuestro caminar, en nuestras prácticas, en nuestros pensamientos, en nuestras agendas e intenciones, vamos a sentir los vientos de este cambio disolver las paredes que hemos construido para preservar nuestras creencias llamadas verdad. Estamos atravesando el valle del autoengaño y afinando una visión profunda, esa que ve más allá de la confusión y el caos, más allá de las fantasía y el encantamiento.

Esta energía de limpieza y ordenamiento de nuestro mundo espiritual, de alineamiento con las leyes supremas de la creación, nos va a mostrar los engaños y la corrupción de las religiones, las contradicciones en la prédica de grupos sociales y ecológicos, y las fisuras letales de la llamada Nueva Era. Este escenario del engaño, la mentira, la falsificación y la manipulación tiene una narrativa externa que ira desplegándose en los próximos 18 meses. También podremos ver y sentir cómo este proceso se abre en nuestro interior. Nuestro propio autoengaño, nuestra propia falsedad, nuestra ceguera e ignorancia, es rasgada por la luz de nuestra Verdad. Para muchos esta verdad se revela gracias a un dolor agudo. Ver puede doler. Esta Luna nueva nos invita a honrar el duelo de lo que la visión de la verdad ha herido de muerte en nosotros. Esta Luna nueva nos invita a abrazar la confianza de que la ilusión que ha sido rasgada y el dolor que nos causa, es solo parte de un proceso. No es el fin. Este proceso nos habla de una liberación importante, necesaria, bienvenida.

En Escorpio, a dos grados de la Luna y el Sol, Mercurio tiene una revelación para nosotros. Un mensaje emerge de las cenizas de nuestros duelos. Una voz se eleva desde el corazón de nuestra renuncia. Es una verdad que ha estado enterrada detrás de nuestras armaduras y máscaras, de nuestras fantasía e ingenuidad, de nuestras durezas y miedos. Una verdad que pide de nuestra escucha, que la acojamos, que le demos su tiempo y su espacio para expresarse. Este es un buen momento para interrogarnos, para hacernos preguntas profundas, para usar nuestra mente y nuestra palabra para indagar, para ir al encuentro de esta verdad. Detrás de los velos ilusorios del orgullo, de la vanidad, de querer tener razón, de competir y prevalecer, nuestra voz pide ser reconocida en su vulnerabilidad. Esa voz que tiembla detrás de nuestros discursos, de nuestras palabras bien ensayadas, de los monólogos que repetimos y llamamos comunicación. Esa voz que nos susurra desde adentro, esa que quiere cantar, esa que quiere contar su historia. ¿la oímos? ¿la ignoramos? ¿qué necesita de nosotros esta voz? ¿una confesión? ¿una plegaria? ¿valentía? ¿humildad? ¿confianza? ¿amor?

Esta Luna nueva nos invita a que interroguemos nuestra capacidad de engañarnos y traicionarnos a nosotros mismos a través de nuestras palabras, a través de cómo nos comunicamos, a través de la conciencia del abismo que hay entre lo que sentimos y pensamos y lo que realmente logramos decir, comunicar. Entre nuestras tripas y nuestro corazón hay un viaje, una elevación de energía que nos pide el poder de la confianza para traspasar las barreras de nuestra garganta. ¿qué retiene nuestra verdad en nuestro interior? ¿un secreto? ¿vergüenza? ¿miedo? ¿culpa? ¿encubrimos o descubrimos? ¿somos leales a nosotros mismos o nos traicionamos? ¿nos mentimos? ¿mentimos a otros? ¿decimos medias verdades? ¿decoramos la verdad para no herir?

Para elevar nuestro poder, para levantar nuestra voz de las cenizas del pasado, para ser íntegros, y estar integrados, es vital que reconozcamos lo que sentimos y que lo expresemos. Es real que para mucho de nosotros decir la verdad nos conecte con un miedo ancestral primario, un peligro devastador. Esta Luna nueva nos invita a que vaciemos nuestra verdad, nos invita a que hablemos. Ya sea bajo forma de escritura, en un papel, con la confianza que nadie lo va a leer; ya sea con un amigo amiga íntimo, ya sea con un terapeuta, es vital que conectemos con la visceralidad y el poder de la Verdad Cruda, con la vulnerabilidad a la que nos convoca cuando no la destilamos para acomodarnos a otros. Algo quiere revelarse en nuestro interior. Algo quiere ser liberado. Algo necesita de nuestra palabra para ser sanado.

Es vital que acojamos la narrativa caótica de nuestro malestar. Es vital que seamos sinceros, que no disfracemos lo que quiere salir. Solo expresándolo podemos hacerlo nuestro. Solo expresándolo podemos elegir qué hacer con esta verdad. Las narrativas que emergen de adentro nuestro han de salir a la luz para que las podamos encauzar, transformar y llevar a buen puerto. Esta Luna nueva nos convoca a tejer puentes de sanación a través de la palabra.

Traicionar nuestra verdad es violencia. El poder de Mercurio en Escorpio rompe lo hechizos de los decretos, pactos, alianzas y contratos de silencio que hemos hecho. ¿qué o quién protege nuestro silencio? ¿a qué y quién le hemos entregado nuestra voz? ¿existe un “de eso no se habla” en nuestro linaje, en nuestra historia, en nuestro presente? ¿hay una prohibición a hablar?

Esta Luna nos convoca a una reflexión profunda sobre el rol de nuestra palabra en nuestras creaciones. El cambio de paradigma que vivimos nos invita a abrazar nuestro poder, de sentarnos en círculo igualitario y hablar. En el círculo la palabra es sagrada, es la medicina de la unión, es la fuerza del cambio. Acoger la palabra de nuestros hermanos y hermanas, dar nuestra palabra en un círculo, hacen parte de esta mudanza lenta y progresiva que estamos haciendo de la pirámide jerárquica al círculo.

Que esta Luna nos permita llegar profundo a las raíces de nuestra verdad, que nos de la fuerza para elevar el fuego de esta verdad hasta nuestro corazón.

Qué el calor de este fuego de la verdad en nuestro corazón ilumine nuestra mente y nuestros pensamientos y que podamos crear la hermosa alquimia de destilar este poder a través de nuestra voz, nuestra verdad, nuestra palabra. Este es el cambio, la sanación y el poder. El poder de hablar. El poder de la verdad.

 

 

3 comentarios sobre “luna nueva en Escorpio :: la voz de la verdad :: el fuego de la palabra ::

  1. Gracias querida Paloma!! en momentos importantisimos de cambios en este mes de mi nacimiento, me resuenan tus palabras como una verdad que sale de mi Corazon, gracias por ayudarme a lanzarme al vacio de lo que siento me guia y me espera con amor!! Abrazos. Mararia

  2. Paloma querida, quanta información valiosa, muchas gracias!! <3Te mandé algunos links de temática venusiana, no sé si los viste? Algunos por mail y hoy uno por facebook,avisame si te gustan para que te mande más, o no, vale?buena luna nueva!Luisa Date: Wed, 11 Nov 2015 10:32:02 +0000 To: luisaocl@hotmail.com

  3. Entiendo que los lenguajes sagrados se mantienen en quienes puedan leerlo como un milagro, como gran regalo para esos ojos, su voz y todos los corazones con oídos dispuestos a abrazarlo.
    Abrazo y atesoro en mi corazón todas y cada de las palabras de este texto. Mi alma ha buscado inquieta las últimas semanas y esta es la respuesta.
    Muchos son los caminos de lo divino. Muchos son las vueltas que se toma para llegar a quienes preguntan.
    Sólo infinitas GRACIAS PALOMA.
    Estoy muy conmovida…. Hoy ya todo me parece más claro y ad portas a la aceptación.
    Bendiciones por tu medicina.
    Mis respetos.

Los comentarios están cerrados.