astrología mundana·cuadratura cardinal·entre eclipses·gran cruz cardinal·luna llena

eclipse lunar en aries :: la artesanía de ser :: solidaridad y activismo

“He aprendido intentar no convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, es un intento de colonización sobre el otro.” – José Saramago

“Colocarse al servicio significa colocar tus dones y talentos al servicio del amor. Cuando te colocas al servicio, te sientes ocupando tu lugar en el mundo, y percibes que tienes mucho para dar. Cuando comienzas a dar, comienzas a experimentar el sabor y la fragancia de la alegría. Y es justamente por eso que vengo colocando tanto foco en la importancia del servicio.” — Prem Baba

Mañana la Luna Llena en Aries viene acompañada de un Eclipse Lunar total. Un Eclipse Lunar es cuando la Tierra cruza la trayectoria de la luz del Sol sobre la Luna, oscureciendo la Luz Solar. Es una interrupción de la Conciencia Solar en el espejo Lunar. Esta interrupción funciona como una desactivación de un patrón, de ahí que los eclipses lunares tienen un tono de cierre, de soltar, de renuncia. El Nodo Sur de la Luna en Aries -la Cola del Dragón- punto que refleja nuestro pasado y nuestras deudas, conscientes o inconscientes, nos habla de que este es un momento para cortar de una vez lo que nos impide experimentarnos y compartirnos en libertar. De una vez, porque lo que hemos de soltar no es nuevo, ya hemos visto la multiplicación de nuestra herida, ya conocemos el laberinto de nuestro dolor y opresión. La narrativa de los pasados años nos ha mostrado los hilos, nudos y amarres que nos mantienen sujetos a una identidad que ya no es pertinente al presente.

Esta Luna Llena cierra el portal abierto hace dos semanas con la Luna Nueva y Eclipse Solar en Virgo. Seguimos en el portal de la actualización, del refinamiento de cómo nos presentamos al mundo, de cómo nos relacionamos, de lo que creamos. Entre estas dos semanas de reprogramación, una series de ángulos planetarios -especialmente la cuadratura entre Mercurio retrógrado en Libra con Pluto en Capricornio- nos devolvió a los escenarios de la Cruz Cardinal de los pasados tres años. Este sabor a pasado, sutil o explícito, vivido de manera íntima e interna, o proyectado en situaciones externas, nos ofrece un síntesis de lo que podemos soltar en esta Luna Llena, y una oportunidad de corregirnos y afinarnos.

Esta Luna nos invita a celebrar la Libertad de Ser, con valentía y autenticidad (aries), soltando mecanismos adquiridos que nos devuelven al espejo de la dependencia de la mirada y opinión ajena (libra). Es posible que tengamos la sensación de estar dislocados, fuera de lugar, o de nos estar bien situados, ya sea con relación a nuestro cuerpo, nuestro medio ambiente, nuestras tareas, en nuestras relaciones y círculos. Este es el síntoma de un ajuste, no de algo que estemos haciendo mal, sino de una actualización profunda de nuestra manera de sentirnos, presentarnos y compartirnos. Un ajuste en nuestro servicio desde el Ser.

Esta Luna nos convoca al poder de definirnos a nosotros mismos en nuestros propios términos. Este proceso puede despertar patrones ocultos e inconscientes vinculados a la culpa, el pudor, el miedo y la vergüenza. Este Eclipse Lunar nos invita a liberarnos de estas emociones tóxicas cuyas raíces se nutren de lugares ancestrales de victimismo anclados en memorias de acusación, censura, juicio, crítica, burla, persecución. Esta Luna nos recuerda que lo que más tememos es a expresarnos en libertad, a experimentar nuestro poder creador y a hablar, y mostrarnos en toda nuestra autenticidad y verdad. La censura externa, abierta o encubierta, es solo un reflejo de un No que habita en nuestro inconsciente, que nos dice : ¿quién te crees que eres?, no te atrevas, nos brilles, no te muestres, escóndete.

Esta Luna Llena en Aries nos convoca a celebrar el Fuego Sagrado del Espíritu, desde nuestra voluntad de renovarnos, de nacer y ser. Es una Luna de coraje, de conexión con nuestro deseo de Vida. Nos invita a decir que sí, a encarnar este Fuego, y a dejar que queme la negación ancestral en nosotros, a que queme el poder que le damos a la mirada, opinión y palabra inhibidora que colocamos en los demás. Nos invita a que nos reconozcamos como Individuos Libres.

El Sol está en Libra, por lo cual es inevitablemente que este proceso de valorización y reconocimiento personal de Aries tenga un impacto en nuestras relaciones. Esta Luna nos convoca a ser agentes de cambio acogiendo la sanación de nuestra imagen propia : la sanación de cómo nos percibimos a nosotros mismos. Es probable que veamos esta dinámica en las personas que nos rodean. Tal vez nos hemos acostumbrado a determinados roles, o viceversa, hemos acostumbrado a otros a ser y actuar de una manera que ya no corresponde con nuestra verdad y camino. Este es un pasaje delicado que requiere mucho compromiso y apoyo mutuo y, sobre todo, de una solidaridad a toda prueba.

En la medida que estamos llamados a una renuncia íntima y personal de lo que nos oprime, también el llamado es a renunciar a determinadas maneras de relacionarnos o de servir para que el Fuego de la Autenticidad en nosotros cree nuevos espacios, nuevas maneras de compartirnos. Esta Luna Llena nos ofrece una oportunidad importante para disolver dinámicas de codependencia y servilismo ya que el llamado es a la conquista de una independencia personal primero. Este es el primer paso. Solo así podemos servir auténticamente y con integridad. Solo así podemos compartir e intercambiar de manera renovada, sincera y sana. De manera plena. Este es el llamado a la integridad que la astrología del 2015 nos hace. Primero dentro, con nosotros, y después afuera, con los demás.

La clave para este proceso nos la ofrece Virgo. Marte, el regente de Aries, el planeta que gobierna esta lunación, acaba de hacer su entrada en el signo de Virgo. Nuestro activismo está en el servicio y la salud. Esta Luna nos recuerda que la línea que separa el egoísmo del “yo primero” de un proceso de individuación consciente y responsable está vinculado a nuestra entrega al mundo, a nuestra participación, a nuestra colaboración solidaria. Es la salud, nuestro cuerpo, nuestra relación con la Tierra, con el Tiempo y la Materia, la clave para encontrar nuestro lugar, para situarnos con integridad y consciencia en el mundo. ¿somos solidarios con nosotros mismos? ¿somos solidarios con nuestro proceso? ¿somos solidarios con nuestro cuerpo? ¿somos solidarios con nuestro corazón?

Esta Luna Llena nos puede mostrar las violencias del descuido. Podemos tener revelaciones de cómo nuestro descuido afecta nuestro entorno, nos agrede o agrede a los demás. Todo está unido. Nuestro bienestar personal tiene un impacto directo en todo lo que hacemos y con lo que interactuamos. Igual nuestro malestar. Si no estamos bien, ¿desde dónde servimos?

Es posible que esta Luna revele que hemos entregado nuestra energía a situaciones, proyectos o personas desde un lugar de deber, desde un lugar de servilismo y sacrificio, que hemos confundido con un servicio íntegro. Donde hay sacrificio no hay integridad. Si no nos cuidamos, no podemos cuidar y menos nos podemos dejar cuidar. Si hemos experimentado la violencia del descuido, este es el tiempo para dejar ir la parte de nosotros que todavía entrega a otros los que ha de darse a si misma. Integridad y cuido son lo mismo. Cuido e integridad son expresiones del Amor en Acción.

Bajo esta Luna Llena Marte en Virgo nos invita a ser Artesanos de Ser. Nos invita a refinar y pulir nuestro Ser y Estar a través de una Artesanía de la Autenticidad y de la Sinceridad. Esta artesanía nos convoca a cultivar es Arte de Ser y respetar nuestro Ser primero y después, en el escenario compartido, practicar el respeto radical al proceso y experiencia de los demás como espejo del nuestro.

Esta es la energía de Virgo que, unida al mensaje de acción de Marte, nos indica que es vital que reconozcamos que el mayor servicio que podemos hacer en estos tiempos es el cuido radical. Marte el guerrero nos muestra los detalles de la violencia en nuestra práctica diaria. Esas pequeñas acciones u omisiones que perpetúan nuestra negación al bienestar. Esta Luna nos invita a cuidar nuestras pequeñas rutinas, esos pequeños actos de auto sabotaje, esos pequeños descuidos que hacemos de manera inconsciente y que, sin embargo, son la punta del iceberg de una narrativa más profunda de violencia inconsciente.

También nos invita a ser muy sinceros a la hora de observar nuestra percepción de los demás. Esos descuidos que hacemos en el cuido ajeno cuando nos posicionamos en determinado rol y no tomamos en cuenta cómo se siente, cómo está la otra persona; cuando el egoísmo de nuestra demanda sobrepasa la realidad de la experiencia ajena. No se trata de enjuiciarnos mutuamente, solo se trata de tomar consciencia y corregirnos para, desde ahí, crear un tejido solidario de apoyo mutuo. Esto implica un respeto radical a los límites de otros, a sus tiempos y procesos. Implica hacernos cargo de nuestros sentimiento de abandono o rechazo. Implica hacernos cargos de nuestra dependencia.

Es la dimensión transpersonal de esta Lunación la que nos ofrece la clave y la pertinencia, por no decir urgencia, de este proceso de autonomía personal. La entrada de Júpiter en Virgo y de Saturno en Sagitario han abierto las puertas a la energía de la Cruz Mutable en nuestro paisaje personal y colectivo. Neptuno, el planeta más alejado del Sol – por lo tanto el que más impacto tiene en nuestra experiencia transpersonal y colectiva- hará, desde Piscis, tres cuadraturas con Saturno en Sagitario entre el 2015 y el 2016.

Estamos en el umbral de esta narrativa de cambio vinculada a la Gran Mentira y al poder de la Verdad y la Realidad. Neptuno nos habla de los hechizos de la propaganda y la publicidad como herramientas de control y manipulación. Nos habla de la ilusión, la cortina de humo, que nos hace partícipes de una escenificación de la realidad al servicio de los intereses de unos pocos y de la anestesia de muchos. Este proceso nos habla de un proceso de colonización de nuestro Espíritu. Lo que llamamos despertar es la recuperación de nuestra realidad basada en nuestra experiencia íntima y personal versus lo que nos venden. Lo que llamamos sociedad de consumo es una maquinaria que depende de la satisfacción de nuestros deseos y necesidades. Este es un lugar importante ya que es el eslabón entre lo que llamamos espiritualidad, política y activismo social lo que se revela a través de la Cruz Mutable. Este es el nuevo escenario. Uno de integración y coherencia. Uno que también está llamado a desmantelar el mercado de la espiritualidad, de la salud y del bienestar.

Cuando nos rechazamos a nosotros mismos, cuando nos desvalorizamos, preferimos consumir (comprar) lo que nos gusta en vez de crearlo desde nosotros mismos. Escapamos de nosotros mismos, escapamos de nuestra realidad, escapamos del presente, de nuestro cuerpo. Escapamos de nuestra memoria y nuestra consciencia. Escapamos de la sanación de nuestras heridas. Es la violencia del mercado, es la violencia de la mentira hecha realidad, la que tenemos codificada dentro nuestro y de la cual nos estamos liberando.

Estamos contaminados por narrativas que han sido creadas para el beneficio de unos pocos. Estamos envenenados por historias falsas llamadas ignorancia. Solo podemos ser colonizados si tenemos un falso sentido de nuestro Ser. Solo podemos ser víctimas y marionetas de los mercenarios del tiempo y del deseo si no hemos hecho un trabajo de autonomía e individuación personal. Primero hemos de reconocer estas voces que nos han colonizado, que han colonizado nuestro árbol genealógico, nuestros deseos y propósitos, y que nos habitan en el hoy. Voces que crean necesidades falsas y que nos atrapan en la rueda de un tiempo mentira.

En este contexto es importante recordar que durante la década de los años sesenta Urano y Plutón hicieron una larga conjunción en Virgo. El servicio de Virgo, su compromiso y capacidad de entrega, su vínculo con la Vida y la Ecología, su Virginidad y Pureza, lo hace ser uno de los signos más Libertarios de la Rueda del Zodiaco. De ahí que la voz de los 60, en todas sus dimensiones, desde la política, la ecología, la sexualidad, la comunidad, el arte fuera una de ruptura y revolución. Los 60 fue un periodo histórico en que se escenificó un intento de rasgar el velo e imperio de la ilusión colectiva y de movilizar un cambio social pasado en la justicia y la libertad. Este espíritu fue nuevamente devorado por la maquinaria del mercado y de las dinámicas jerárquicas del privilegio y la comodidad.

Parte de este fracaso es que el activismo de lo 60 solo se dio como una expresión externa de la energía de Urano y Pluto, y no como la consecuencia de una revolución íntima y profunda en cada ser. De ahí que la maquinaria de la ilusión se rearmara. Es probable que uno de los legados de las siete cuadraturas entre Urano y Pluto en signos cardinales nos ha ofrecido ha sido la oportunidad de empezar a desarmar los nudos de esta opresión desde adentro y reconocer que el llamado “enemigo” no está afuera, sino adentro.

No solo estamos hablando de narrativas que implican una violencia depredadora y un atentado a la continuidad de la vida en nuestro planeta, sino narrativas mucho más profundas y sutiles que nos revelan que por más consciencia planetaria, o por más espirituales, que nos llamemos, todavía no sabemos poner orden en nuestro interior, y encauzar nuestras emociones más primarias y básicas.

De ahí que seguimos siendo testigos y presas de las trampas de Neptuno, que pueden ir desde la farsa de un mercado de comida ecológica que sigue usando cantidades desmedidas de plástico para empacar sus productos, hasta líderes y maestros espirituales que cobran cantidades obscenas de dinero para guiarnos en nuestro camino de realización.

Esta Luna y Eclipse nos invita a ir más profundo en nuestro proceso de despertar y en nuestra reintegración a la única verdad válida : la de nuestro corazón; la del amor en nosotros. ¿somos o no somos un canal de amor? ¿cómo podemos ser un canal auténtico de amor si no somos dueños de nuestro cuerpo, de nuestro tiempo, de nuestro deseo? ¿cómo podemos predicar amor si no nos lo damos, si no nos respetamos? ¿cómo podemos amar a otros si no nos amamos a nosotros?

Todos somos agentes de cambio. Todos tenemos un tesoro que descubrir y ofrecer en servicio. Nuestra mayor participación en los procesos de paz y justicia colectiva empieza en nuestro interior, en nuestra relación con nosotros mismos. De ahí, vínculo a vínculo, relación a relación, rearmamos el tejido de una solidaridad renovada. Estos próximos años nos ofrecen un escenario de activismo integrador que pasa por la expresión de la singularidad de cada uno de nosotros en la formación de un tejido diverso.

La raíz de la palabra solidaridad nos habla de aquello que está unido al Sol. Que tiene calidad de sólido e íntegro. Nuestro Sol y el Sol de los demás es Uno, un mismo soldado al servicio del Amor.

Que está Luna y Eclipse nos ayude a soltar toda duda, toda prohibición ancestral a nuestro brillo. Solo desde ahí veremos el Sol de nuestros hermanos y nuestras hermanas brillar. Solo así dejamos que disfruten del nuestro.

Buena Luna, buen Eclipse y buena renovación solidaria !

 

3 comentarios sobre “eclipse lunar en aries :: la artesanía de ser :: solidaridad y activismo

Los comentarios están cerrados.