Sin categoría

sol en aries :: entre eclipses :: cruz cardinal

Ya estamos en la segunda semana de Marzo y a medida que la Luna mengua hacia la Luna nueva, hacia el primer eclipse solar del año y hacia la entrada del Sol en Aries (Equinoccio), así podemos sentir en cuerpo y alma la intensidad evolutiva de estos días. ¿hacia dónde nos movemos? La astrología pide que lo hagamos hacia nuestra verdad. La astrología pide que seamos profundamente sinceros y dejemos de escapar de la verdad que se quiere expresar en nuestro interior, a través nuestro.

Estamos atravesando un territorio de mucha actividad planetaria, con planetas maestros cuya influencia es de largo alcance y repercute en el tiempo. Es recomendable sostener una perspectiva abierta ante los cambios, desafíos y oportunidades que se presentan. El camino para algunos puede estar minado de reacciones explosivas, juegos de poder, luchas por la energía y por la atención. Es un tiempo para tener cuidado tanto con lo que decimos, como cómo lo decimos. Lo que no decimos también tiene mucho poder por lo cual medir nuestro silencio y lo que callamos es tan importante como cuidar hasta dónde nos expresamos.

Marte hace una conjunción con Urano en Aries, y ambos hacen un trino con Júpiter en Leo. El fuego de la acción creativa arde y se expande, ¿o este fuego se expresa a través de la frustración, irritación o enfado? La energía es potente y depende de nosotros en cómo y hacia qué o quién la canalizamos.

El Miércoles Pluto hace una cuadratura exacta con Marte como preámbulo a la última cuadratura de Urano y Pluto, el 17 . También Saturno empieza su movimiento retrógrado que lo llevará de nuevo a Escorpio el 14.

Esta semana tenemos la oportunidad de recapitular lo que han movido estas siete cuadraturas entre Urano y Pluto en nuestra vida (recuerda que la primera fue en Junio del 2012) y es probable que nos muestre los escenarios internos y externos en las cuales algunas tareas se han quedado por hacer. Algo se repite, algo vuelve, algo regresa y la pregunta es, ¿hemos hecho nuestra tarea? Este es un momento de tomar responsabilidad, remangarnos y actuar (poner luz, conciencia, presencia) ahí donde hasta ahora nos hemos escondido o escapado. No es un tiempo para hacer de verdugos, nuestros y de otras personas, sino de mirar la verdad de frente, aceptarla y hacernos cargo de nuestra parte en el proceso que vivimos. El sufrimiento alimentado por la víctima, el verdugo y el salvador en nosotros se reactiva en estas semanas. La trampa es la de caer en la repetición, lo conocido aunque doloroso. La repetición de huir, de escapar, de tapar y de callar, de complacer, de atacar. La repetición de avivar el drama que clama y consigue atención, la queja que perpetua energías vampíricas del pasado que no nos dejan evolucionar.

Esta es la astrología del basta ya. Esta es una astrología de cierre. Del punto final. Es una astrología de acción y compromiso, de grandes oportunidades de avance creativo, de fuerza y poder para quien quiera llevar a cabo sus proyectos y sueños.

Para algunos parece que el pasado viene a pasar factura, a pedir cuentas. Lo que creíamos resuelto vuelve. Para otros lo callado y reprimido detrás de las buenas maneras sociales se expresa de manera visceral e incontrolable. Esta manera puede ser abierta, desde la expresión de nuestro enfado, de nuestra ira, de nuestro desencanto. Puede ser cerrada y expresarse desde lo oscuro de nuestro inconsciente, a través de un malestar profundo, sueños, miedos desconocidos, somatizaciones.

Esta semana, antes de la Luna nueva en Piscis del 20 de Marzo, marca el final del calendario lunar. En Abril con la Luna nueva en Aries iniciamos otro ciclo, otra vuelta en la espiral del infinito. De aquí al 20 de Marzo tenemos oportunidades importantes de trabajar nuestra sombra, de integrar aspectos que proyectamos fuera de nosotros como nuestros. Nuestra sombra, cuando no está integrada en nuestra consciencia, toma el poder y actúa en contra de nuestra voluntad, cobra vida propia. Aquello que escondemos, ignoramos, encubrimos, proyectamos se activa en el espejo de nuestros vínculo. Este es un momento para observar quién enciende el fuego de nuestro enfado, ¿quién nos irrita? ¿quién nos da miedo? ¿quién nos rechaza? ¿de quién nos sentimos aislados y rechazados? ¿a quién rechazamos y aislamos? ¿quién enciende el fuego de nuestra pasión, de nuestra creatividad, de nuestra expresión? ¿quién nos critica, ataca, demanda, juzga? ¿quién nos apoya, reconoce, valora? ¿en quién confiamos? ¿en quién desconfiamos? ¿porqué?

Estamos cerrando un ciclo. En diciembre del 2013 Marte empezó su estadía de ocho meses en Libra. Marte en Libra está debilitado. En este signo nos habla de la rabia reprimida disfrazada de paz y armonía. Ahora Marte en Aries, el signo opuesto a Libra, con el apoyo de Urano y de Júpiter y bajo la presión de Pluto, puede que esté listo para expresar todo lo que se ha callado hasta ahora. Las buenas formas se pueden desvanecer y la cruda verdad ser expresada. El arquetipo del guerrero se despierta en nosotros. El enfado que sentimos nos despierta de un largo sueño de complacencia. Es bueno recordar que decir nuestra verdad no es una declaración de guerra, es el cómo y desde qué lugar lo decimos que puede resultar agresivo y despertar reacciones explosivas.

Marte y Urano sacan de debajo de la alfombra lo que Pluto silencia . Es probable que salgan secretos a la luz. Nuestros, de otras personas, o a nivel político o institucional, por ejemplo. El muro de defensas y resistencias detrás del cual nos escondemos, protegemos o acomodamos se cae. A medida que aceptamos , acogemos e integramos estas revelaciones cerramos la puerta al control tóxico del pasado sobre nuestro devenir.

Para abrirnos paso a lo nuevo, para que este ciclo cierre, el Universo nos invita a tener el valor, el coraje y la voluntad de soltar. Si caemos en la trampa de revivir el fuego del drama y nos negamos a cambiar nuestra relación con el sufrimiento que nos causan y causamos podemos caminar hacia un futuro más armonioso y gozoso. Es un buen momento para ser sinceros y enfrentar la verdad de que, tal vez, estamos enganchados a la familiaridad del sufrimiento. El drama y el sufrimiento han sido una manera en la que hemos recibido atención, energía de los demás. Cada vez que revivimos nuestras quejas y repetimos nuestras historias, lo que hacemos es alimentarnos de nuestro sufrimiento. No es lo mismo hablar desde el corazón, y hacer una confesión de nuestro dolor para honrarlo y liberarlo, que caer en nuestros personajes sufridores que se alimentan de nuestros dramas pasados. La línea es fina y requiere valor y coraje expresar con sinceridad lo que sentimos.

La repetición es un refugio ante el cambio. La astrología pide algo nuevo, una nueva manera, una nueva forma. Si caemos en los viejos roles, si buscamos el conforto de lo familiar y nos resistimos al cambio cerramos la puerta a las fuerzas evolutivas que nos quieren ver crecer y volar. Cuando hablamos de cerrar un ciclo, de soltar, hablamos de liberarnos de nuestra relación ambigua con el sufrimiento.

Este es un tiempo en que tenemos un caudal de energía poderosa a nuestra disposición. ¿cómo la usamos? ¿en guerra con otros? ¿en guerra con nosotros? ¿en guerra con la autoridad? ¿en guerra con una institución? ¿en guerra con entidades energéticas y fantasmas? ¿ la usamos para fortalecer nuestra voluntad en nuestro proceso de individuación?

Esta astrología nos habla de un proceso de libertad y soberanía que pide todo nuestro compromiso y conciencia. Los planetas nos dan oportunidades para enfocarnos y centrarnos en lo que requiere esfuerzo, tenacidad, foco y compromiso. Quien no esté dispuesto a salir de su zona de confort no puede aprovechar esta fuerza, ya que su propósito es precisamente sacarnos de nuestra zona de confort. Nos toca elegir, actuar, decidir, dar un paso con valentía y en libertad. Es ahora.