entre eclipses·luna llena

luna llena en géminis :: entre eclipses

Acabamos de salir de la Luna Nueva y eclipse en Sagitario y estamos en un proceso de crecimiento hacia la plenitud de la Luna llena en Géminis, la cual también estará acompañada de un eclipse. El tiempo que transcurre “entre eclipses”  es un periodo en que hay una alta concentración de energía  a nuestra disposición. Esta energía nos impulsa a un cambio acelerado, ya que durante este tiempo tenemos la oportunidad de crear nuevos patrones, nuevas formas, para nuestra vida. La posibilidades que tenemos durante este tiempo es de intervenir en el diseño original de nuestro proyecto de vida y cambiar lo que nos impide evolucionar, crecer y expandir nuestra conciencia y nuestro campo de acción.  Los eclipses están vinculados a los nodos lunares, dos puntos que representan la línea de nuestro camino de vida, el pasado y el futuro : lo que cargamos y lo que nos limita, y las nuevas puertas que hemos de cruzar para transitar nuevos territorios. El nodo sur está vinculado al karma, las cosechas de nuestro camino, los efectos de las causas que hemos iniciado; el nodo norte representa el destino, la vía del dharma : la acción correcta. En estos momentos la humanidad está atravesando un ciclo evolutivo dentro de la dinámica de Sagitario y Géminis. La vía del dharma, la acción correcta, está orientada hacia Sagitario mientras que la del karma, lo que hemos creado hasta ahora, está en Géminis.

Este eje energético está vinculado a nuestro pensamiento y a nuestra capacidad de cohesionar los fragmentos de información que recibimos, tanto a nivel interno como externo, y a nuestra capacidad de procesar y transformar esta información y encontrar su principio unificador . En Géminis podemos conectar con lo que hemos aprendido desde que hemos nacido y como nuestros “pasados aprendizajes” condicionan nuestra manera de abordar el mundo hoy. El nodo sur en Géminis nos invita a revisar los patrones educativos que nos han moldeado y condicionado, nos invita a recapitular sobre qué influencia han tenido las figuras educativas en la formación de nuestra identidad, y cuánto de esta herencia está vigente en nuestra realidad, y nos limita y condiciona a abrirnos a nuevos conocimientos. ¿con cuánta apertura y curiosidad abordamos nuestra realidad? ¿cuán abiertos y flexibles estamos a procesar nuevas ideas, nuevos paradigmas? ¿qué relación tenemos con la escuela y los maestros y cómo se refleja esta relación en nuestra relación con la realidad, con nuestra capacidad de seguir aprendiendo? Toda experiencia, todo abordaje de la realidad, implica un proceso de adaptación y aprendizaje, de integración y unificación. En Sagitario podemos conectar con la vida, la existencia, como escuela.

Desde Sagitario , este principio unificador tiene que ver con la verdad. Tanto a nivel personal como a nivel colectivo la enseñanza que nos ofrecen los nodos lunares tiene que ver con encontrar la perspectiva que nos permita conectar con nuestra verdad personal y con la verdad colectiva. Este proceso tienen que ver con nuestra capacidad para asimilar información y experiencias nuevas que nos ofrecen una nueva visión de lo que es verdadero y falso para nosotros.

Sagitario nos vincula con la mente superior, con la visión del espíritu, con una perspectiva abierta que nos permite ver la realidad en su totalidad. Este proceso pasa por la integración de nuestro instinto y de nuestra naturaleza salvaje y animal y por la apertura de nuestro corazón y nuestra conciencia.  En Sagitario aprendemos que para llegar a nuestra visión más amplia y unificadora de la verdad, tenemos que conectar con nuestras tripas, con nuestro corazón y nuestro discernimiento.

En este sentido Sagitario nos enseña que la posibilidad de conectar y reconoce la verdad, tanto dentro como fuera de nosotros, implica un proceso que tiene que ver con sentir. La verdad es una resonancia que podemos reconocer cuando nuestros tres fuegos están alineados. La vibración de la verdad la sentimos en las tripas, la sentimos en el corazón y la sentimos en nuestra mente.

Durante este tiempo entre eclipses, Mercurio retrógrado en Sagitario nos invita a hacer una evaluación profunda sobre lo verdadero y lo falso en nosotros; lo verdadero y lo falso de lo que hemos aprendido y heredado; lo verdadero y lo falso de lo que nos rodea y estimula nuestra atención.

La verdad a medida que nos libera, también nos puede confundir, esto depende de cuánto valor, poder  y autoridad le hemos dado a lo que hemos aprendido en el pasado. ¿qué hemos reconocido como verdadero hasta ahora? ¿qué “verdades” se nos presentan como falsas? ¿qué valores o creencias están en proceso de revisión y cambio? ¿cómo vivimos estos posibles cambios de percepción?

Tanto a nivel personal como a nivel colectivo el nuevo paradigma que nos ofrecen los nodos lunares tiene que ver con encontrar la perspectiva que nos permita conectar con nuestra verdad y con la verdad global. Este proceso tienen que ver con nuestra capacidad para aprender y para asimilar información y experiencias que nos lleven a transitar por nuevos territorios de nuestra mente  y  que nos ofrecen una nueva visión de lo que es verdadero y falso para nosotros.

Géminis y Sagitario son signos mutables, de cambio y transformación, y nos invitan a integrar los principios de la flexibilidad y la adaptación. Este es un tiempo para darnos cuenta de cuál es nuestra relación con el aprendizaje; cómo vinculamos aprendizaje con cambio; cuán dispuestos estamos a aprender a cambiar; cuán flexibles somos antes el aprendizaje; o cuán rígidos , cerrados y dogmáticos somos ante cambio.  La sombra de Sagitario tiene que ver con los dogmas y el fundamentalismo, tanto de ideas, filosófico, como religioso y político.

Es un periodo en que podemos prestar atención especial a nuestros pensamientos , a la verdad como principio que gobierna nuestra vida y a observar cuán alienados están nuestros patrones mentales con las verdaderas motivaciones de nuestra vida. Entre eclipses tenemos la oportunidad de corregir y transformar las creencias implantadas en nosotros y de recodificar creativamente nuestra manera de percibir y crear nuestra realidad. Es importante prestar atención a lo que tenemos tendencia a repetir, ya sea bajo forma de adicción, de hábito, ya sea mental o de conducta.

La luna entrará hoy en Piscis y mañana hará una cuadratura con el Sol en Sagitario(Luna creciente), a la vez que hará una oposición con Marte en Virgo. Marte y el Sol también estarán en cuadratura entre sí. Esta posición planetaria es llamada una cuadratura en T. Es un aspecto dinámico, y ésta en particular se da en los signos mutables, por lo cual dinamiza los procesos de cambio y nos aporta un  tono evolutivo acelerado. Estamos en una transición dinámica, cuyas raíces están anclada en nuestra capacidad de integrar y cohesionar nuevas formas de percepción y pensamiento dentro de nuestras estructuras cognitivas y en  nuestra psique.

Es posible que la clave de este dinamismo nos la ofrezca Marte en Virgo. Marte suele transitar por un periodo de seis semanas por un signo, sin embargo, su estadía en Virgo se prolongará hasta Julio del año que viene. Durante este tiempo hará un movimiento retrógrado por este signo los cual orientará nuestra energía vital a todos los proceso vinculados a Virgo . Marte representa nuestra acción, nuestra voluntad y nuestra vitalidad. Virgo está vinculado a nuestra cotidianidad, al aquí y ahora; a nuestra salud y a nuestro servicio y trabajo. Es un signo que nos pide que nos enfoquemos en estos asuntos como puente o camino hacia la trascendencia de su signo opuesto, Piscis. Estamos en un tiempo en que es importante que podamos estar activos, vitales y conectados con el aquí y ahora. La energía sostenida de Marte en Virgo nos ayuda a anclar parte de todo este cambio en una acción enfocada y comprometida en nuestra cotidianidad . ¿qué hábito podemos cambiar? ¿qué práctica podemos modificar, mejorar o incorporar? ¿qué detalle de nuestra vida podemos mover y cambiar?

Entre eclipses, estos pequeños cambios pueden tener un efecto y repercusión amplificada. Cada pensamiento, cada acto, cada movimiento, por más pequeño que sea, está entrelazado en la trama colectiva, en una visión amplia y abierta. Los cambios que experimentamos fuera de nosotros son un espejo de nuestros movimientos internos. Tal vez no tenemos la potencia ni el alcance para incidir en los grandes cambios que nos influencian, sin embargo, tenemos la energía y la capacidad para movilizar los pequeños cambio que están a nuestra mano. Marte pide acción y Virgo trabaja en lo pequeño.

El cambio que nos rodea nos puede quedar grandes, más este es un tiempo de evolución acelerada en donde es vital  aprender a aprender . Nuestros maestros están en el día a día, en los pequeños pasos que damos en el camino.