luna nueva·venus :: belleza magia amor

sol y venus en libra :: 2011

Venus, el planeta del amor, la belleza y la abundancia, acaba de hace su entrada en Libra, signo en el cual manifiesta sus cualidades con fluidez y armonía. Venus está vinculada a la energía de nuestros sentimientos : qué sentimos, por quién lo sentimos, cómo nos sentimos, quién, o qué, nos hace sentir. Si Venus se siente bien, nosotros también nos sentimos bien.

Venus hará este fin de semana una oposición con Urano en Aries. Este aspecto es volátil, y no favorece las situaciones en la cuales nos sentimos oprimidos, o que en las no podemos expresarnos libremente. Es posible que nos encontremos con algún tipo de rebeldía, propia o ajena, que no favorece el compromiso, o la seguridad en nuestro vínculo. Puede que algún evento sorpresivo nos ayude a liberar energía reprimida, y que necesitemos expresarla de manera súbita.

El Lunes Venus hará una cuadratura con Pluto. Pluto ha estado en movimiento retrógrado desde Abril de este año,  y ayer recuperó su curso directo. Una fuerza que ha crecido invisible en estos meses está lista para emerger y manifestarse. Es probable que en los próximos días y semanas empecemos a sentir y ver señales de nuestro proceso de transformación interna de manera más concreta, y que nuestras acciones y decisiones cobren un tono más intenso y una determinación más precisa. Es la intensidad de nuestro sentir, de qué nos mueve por dentro en determinadas situaciones, lo que nos va a dar la clave de hacia dónde dirigir nuestra energía.

El ángulo entre Venus y Pluto es tenso y creativo, y esta tensión provoca fricción. Si bien es una combinación propicia para la pasión en la pareja, es un tránsito que también nos pide cautela, ya que si lo que se visibiliza es nuestra frustración, nuestro enojo, o algún rencor oculto, es en el terreno de nuestros vínculos más cercanos que tendremos tendencia a  expresar esta energía . Lo que surge, de lo más profundo nuestro, tiene que ver con nuestro deseo más íntimo, y con el poder de traspasar la materia y manifestarlo. Este aspecto nos invita a preguntarnos ¿cuál es la fuente de nuestro poder? ¿ es interna o externa? ¿dependemos de otros energéticamente, económicamente, sexualmente? ¿necesitamos más autonomía? ¿le entregamos nuestra energía o poder a otra persona?

Es un buen momento para indagar si lo que queremos para nosotros está en armonía con los que amamos,  y si las personas próximas en nuestra vida nos apoyan en la expresión de nuestra esencia.

La entrada de Venus en Libra abre un periodo cuyo énfasis estará puesto en esta dinámica, y tendremos, progresivamente, la oportunidad de profundizar en estos temas ya que el 23 de Septiembre el Sol le sigue los pasos a Venus, y el 27 tendremos la Luna Nueva en Libra.

El tránsito del Sol en Libra nos invita a que cultivemos conscientemente la armonización de nuestro Yo a través de los demás. Todas las personas que nos rodean son, lo aceptemos o no, un reflejo de una parte de nuestra esencia. En el Equinoccio de la Primavera, el 21 de Marzo, iniciamos un ciclo de conciencia individual, un trabajo con nosotros mismos. Ahora, en Libra, iniciamos la segunda parte del año astrológico, en el que compartimos con los demás las riquezas de nuestro camino interno. Esta segunda parte del camino nos invita a un proceso de conciencia social, y de crecimiento a través de nuestros vínculos. Las lecciones que se nos presentan a partir de ahora están orientadas a aprender a construir nuestros relaciones desde adentro, desde nuestro centro. Para que este proceso ocurra de manera armoniosa y equilibrada es vital que tomemos en cuenta a los demás como una parte íntegra de nosotros. Necesitamos la experiencia del encuentro con los otros para vivir los procesos que experimentamos en nuestro interior. Si ser capaces de estar solos es un parte vital de nuestro proceso de desarrollo personal, vincularnos es tan, o más, importante que estar solos. Es en el aprendizaje de saber estar bien  con nosotros mismos, que podemos estar bien con los demás. Libra es el signo de la balanza, de la búsqueda del equilibrio entre el yo y el tú. Los días que preceden a la Luna Nueva en Libra nos orfecen un proceso de depuración y de liberación para que podamos acoger abiertos este proceso.

Amarnos a nosotros mismos es vital para poder amar a los demás, y amar a los otros es una extensión de nuestro amor hacia nosotros mismos. Cuando aprendemos a amar lo que no nos gusta de nosotros, nos abrimos a una mayor aceptación y comprensión de aquello que rechazamos en los demás. Es en la búsqueda del equilibrio entre lo que nos une y lo que nos separa que encontramos el centro de la balanza : el fino equilibrio entre dos, dónde de común acuerdo creamos paz, belleza y abundancia.