luna nueva

luna nueva en libra :: equilibrio creativo

La Luna Nueva de hoy se da en el grado 5 de Libra. Esta Luna está acompañada por Mercurio, Venus y Saturno. Mercurio hace una oposición con Urano en Aries, y la Luna y el Sol están en cuadratura con Pluto en Capricornio. Esta Luna Nueva nos vuelve a colocar en la energía dinámica de la Cruz Cardinal. Esta Cruz está formada por Aries, Cáncer, Libra y Capricornio. La energía cardinal representa los cambios de estación, es una energía de cambio, acción, dinamismo y también fricción.

El año astrológico empezó el 21 de Marzo con una alineación planetaria en el signo de Aries  y ahora nos encontramos con una segunda alienación  en su signo opuesto, Libra . Estamos ahora justo a la mitad del camino, del ciclo. Los pasos que dimos en Aries hacia la afirmación de nuestra individualidad, hacia el comienzo de un nuevo camino interno y externo, encuentran hoy su espejo en el signo de Libra. En Libra equilibramos los que iniciamos en Aries.

Durante la pasada semana estuvimos bajo la influencia de esta energía ya que Venus, el planeta regente de Libra hizo una oposición con Urano y una cuadratura con Pluto. Posiblemente algún evento inesperado nos enfrentó a la energía del miedo y también nos dio la oportunidad de encontrar nuestro equilibrio interno a través del amor.

Pluto nos habla del conflicto que tenemos con la muerte, con la sombra y con lo oculto. ¿qué murió en estas pasadas semanas? ¿quién murió? ¿quién estuvo cerca de la muerte? ¿qué parte nuestra ha muerto? La primera fase del viaje de Pluto por un signo es la de desmantelar lo que ha estado instalado por mucho tiempo, ilumina la sombra que no queremos aceptar. Este planeta nos libera de las cargas y del sufrimiento asociado con el apego al pasado. Su presencia en Capricornio pone el énfasis en la familia, nuestros progenitores y nuestro rol como padres. Pluto representa a la “oveja negra” de la familia, la persona que manifiesta y expresa la sombra oculta de la dinámica familiar. Casi siempre estas personas hacen un trabajo profundo de transformación para toda la familia a través de su experiencia personal, su vida. Su función es ayudar a la familia a evolucionar a través del espejo de cambio que ellos ofrecen con su vida. Es a través del rechazo y miedo que generan la dinámica de cambio ya que le dan la oportunidad a los miembros de su familia, especialmente los padres, a abrir su corazón al amor incondicional. Este servicio que hacen dentro de su familia puede conllevar sufrimiento y es precisamente este sufrimiento el que permite que la transformación ocurra a nivel del corazón. ¿quién es la oveja negra de nuestra familia? ¿qué aprendemos de ellos? ¿ qué espejo nos devuelven? ¿somos nosotros?

Saturno es otro planeta que ha estado vinculado a este proceso de cambio en nuestra dinámica vincular y familiar. Saturno, regente de Capricornio,  entró en Libra en Octubre de 2009. Saturno está vinculado a los condicionamientos tribales que nos mantienen conectados al pasado. Estamos en un proceso de depuración de la sombra y del drama familiar. Es en el seno de nuestra familia que hemos aprendido a amar y a vincularnos, por lo tanto, todo proceso, que se está manifestando en nuestra vida , en nuestra familia, por más difícil que sea, nos da la oportunidad de transformarlo en amor.

En estos dos años hemos atravesado una serie de lecciones relacionada a nuestra manera de relacionarnos, a nuestra manera de amar, de compartir nuestra energía con los demás, de trabajarnos en el espejo de nuestros vínculos más cercanos a la misma vez que , gracias a Urano en Aries, creamos una nueva identidad, un nuevo Yo. El año que viene, para la próxima Luna Nueva en Libra, Saturno estará en el signo de Escorpio. Esto quiere decir que hoy, y durante los siguientes días, tenemos una última y valiosa oportunidad de integrar el legado de Saturno en Libra en nuestras vidas. ¿qué hemos aprendido? ¿qué ha cambiado en nuestra manera de compartir con los demás? ¿qué realidad se ha hecho visible en nuestra relación? ¿qué hemos equilibrado en nuestra vida?

Libra rige la balanza. Es un signo mental que nos ayuda a trabajar nuestro centro, nuestro equilibrio. La balanza busca la armonización y la justicia entre dos partes que pueden ser opuestas, o que están separadas. Por lo tanto, Libra es un de los signos dobles que nos ayuda a traspasar la ilusión de la dualidad y encontrar en equilibrio en nuestro corazón, en nuestro sentir. En Libra aprendemos a equilibrarnos en el espejo de nuestros vínculos. Las lecciones de Saturno en este signo están orientadas a que encontremos este equilibrio a nivel interno , que nos armonicemos con nosotros mismos primero para poder entrar en la danza de cualquier relación. Saturno nos pide que nos responsabilicemos por nuestra participación en esta danza.

Saturno es quien nos ayuda darle forma a nuestros impulsos creadores. Nos muestra donde están nuestras limitaciones y lo que tenemos que hacer para movernos hacia delante. ¿qué limitaciones hemos podido reconocer en nuestra manera de compartir nuestro amor? ¿a qué límites nos hemos enfrentado? ¿qué límite externo es el reflejo de un límite interno? ¿qué hemos aprendido? Saturno está ahora transitando la segunda parte del signo de Libra. Entramos en una etapa de integración y consolidación con relación a estos temas. Saturno en Libra nos ayuda a darle forma a nuestro amor y nos ayuda a que la forma que tome sea duradera y real. Crea los fundamentos y las bases para que el amor crezca sólido y fuerte.

Saturno trabaja en equipo con Júpiter, y Júpiter está ahora en Tauro. Ambos planetas están en signos regidos por Venus. Venus nos pide amar. Que nos amemos , que amemos lo que hacemos, que amemos la vida. Estamos aprendiendo a amar. Estamos aprendiendo a amar de nuevas maneras y estamos alcanzando un nuevo nivel de expansión y maestría en el amor. La potencia de los cambios que estamos atravesando gracias a estos planetas maestros tiene como propósito que soltemos todo lo falso, lo superfluo, todo lo que no sea amar.

La dinámica de Júpiter y de Saturno nos invita a interrogarnos sobre si estamos, o no, en la relación adecuada. La pregunta no está orientada a si estamos con la persona adecuada, ya que desde las lecciones de Libra toda persona que está en nuestra vida es  la persona con a que necesitamos estar, sea pareja, colaboradores, pacientes, clientes.

Esta Luna Nueva no trae balance y armonía a través del poder del amor expresado en nuestras relaciones. La lección de Júpiter en Tauro es que cultivemos nuestro valor propio, nuestro amor hacia nosotros mismos, nuestra dignidad. Nos ayuda a sentir la expansión interna de quienes somos a través del valor que le damos a lo que somos.

Si no estamos en armonía con nosotros mismos cómo podemos estar en armonía en nuestra relaciones . La tendencia es a buscar en otra persona la armonía y el equilibrio que no tenemos en nuestro interior. Los síntomas de esta dinámica se manifiestan cuando nuestros límites están difusos, cuando damos demasiado. Si no reconocemos nuestro valor y dignidad nos damos demasiado . Si nuestros límites están difusos no podemos compartir lo que somos porque no lo tenemos. Si no sabemos quienes somos, intentaremos resolverlo en nuestras relaciones, que serán entonces un espejo de lo que no está balanceado en nosotros. Solo podemos dar lo que tenemos, y es solo teniéndonos a nosotros mismos que podremos dar sin límites. Esta es la estructura que Saturno y Júpiter nos están ayudando a crear para que al amor y la abundancia fluyan libremente.

La Luna Nueva es el periodo en que trabajamos con nuestro caos, con nuestra sombra, con lo que nos impide expresarnos y manifestarnos libremente. Es un tiempo en que si formulamos preguntas sinceras obtendremos , en las próximas dos semanas, las respuestas que nos ayudan a movilizar la energía en nuevas direcciones. Bajo esta Luna obtendremos estas respuestas gracias a Pluto y Urano. Es un tiempo para preguntar con sinceridad, desde el corazón y con el deseo de crecer. ¿qué nos da miedo en estos momentos? ¿qué cambios se han movilizado que pide nuevas preguntas, nuevos camino? ¿qué estamos haciendo para honrarnos, valorarnos, respetarnos? ¿qué necesitamos cambiar en nuestra manera de relacionarnos? ¿qué espejo nos devuelve nuestra pareja? ¿nos sentimos en la relación correcta? ¿en qué tipo de relación estamos? ¿es tiempo de soltar? ¿es tiempo de comprometernos?

Saturno nos invita al compromiso y a la madurez. El compromiso de Saturno es a crecer, a darle una forma y una estructura a nuestro amor. Cuando una relación es sana se siente de ambas partes. La cuadratura de la Luna Nueva con Pluto nos habla de que el velo que separa lo visible de lo oculto se hace cada vez más fino  . Es posible que ahora tengamos acceso a una claridad que nos permite ver las dinámicas ocultas en nuestras relaciones, especialmente del pasado. Podemos bajo esta Luna mirar hacia atrás e integrar aspectos de nosotros mismos a los cuales no teníamos acceso, y sanar.

Este es un periodo para recapitular nuestra historia afectiva y ver qué patrones surgen que podamos transformar ahora. ¿qué relación del pasado está viva en nosotros? ¿qué afecto, amor, vínculo del pasado ha creado un ideal en nosotros que buscamos revivir o repetir en nuestros vínculos presentes? ¿cómo sabemos si amamos a la persona con quien estamos o si es una ilusión del pasado? ¿qué vínculo del pasado tiene parte de nuestro corazón? ¿qué experiencia del pasado nos impide abrir nuestro corazón hoy?

En esta recapitulación nos puede ayudar conectar con lo que estábamos viviendo entre 1988 y 1991, cuando Saturno estaba transitando por Capricornio. Es muy probable que la pista de lo que nos bloquea hoy , tenga sus raíces en algo que vivimos en ese periodo que necesitamos recuperar, soltar, transformar o integrar. Puede ser tiempo de liberar una vieja historia de amor que nos impide abrirnos a lo nuevo, o recuperar un proyecto creativo que renace de la cenizas, o algún aspecto vincular con nuestra familia. Si nuestro corazón y nuestra creatividad está en el pasado , no podemos abrirnos al presente y crear.

Otro tema importante que se presenta en esta Luna Nueva tiene que ver con la comunicación. Tenemos la oportunidad de hablar, de comunicar, de darle forma con la palabra a lo que nuestro corazón necesita expresar. A lo mejor algo ha quedado sin ser dicho. A lo mejor necesitamos decirle a alguien que ya no está en nuestra vida lo importante que es , o ha sido, para nosotros. Tal vez somos capaces hoy de comprender y expresar algo que en el pasado no estaba a nuestro alcance. La energía está disponible para abrir brechas de comunicación con la intención de crear equilibrio y armonía.

Cuando somos capaces de ir hacia atrás y sanar, lo que hacemos es quitarle peso al pasado y movemos esta energía como potencia creativa hacia el futuro. La balanza de Libra nos muestra que el verdadero equilibrio está en la conciencia del centro que es el presente. Ni el pasado ni el futuro existen. Sin embargo, estamos constantemente fluctuando entre ambos. Cuando recapitulamos, cuando rescatamos la energía del pasado, fortalecemos nuestro presente, y nos damos la oportunidad de sanar y crear juntos un nuevo guión para nuestra vida. Pluto está potenciando este proceso de liberación.

Esta Luna Nueva nos invita a hablar y a llegar a acuerdos. Libra es un signo de contradicciones, por lo cual es un buen momento para observar cómo nuestras palabras contradicen nuestras intenciones, o como nuestras acciones contradicen nuestra palabra. El equilibrio entre lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos es el eje que nos permite conectar y vincularnos de manera armoniosa y fluida. En estos momentos podemos sentir una gran necesidad de amor y de comprensión por parte de nuestros seres queridos y, tal vez, nos enfrentamos a su crítica, a su indiferencia o a su autoridad. Es importante que podamos conectar con lo que sentimos dentro nuestro.

La astrología actual también apunta a que están surgiendo emociones muy profundas de ira, de duelo, de miedo . Hay también un potencial de detonar confrontaciones o de alimentar el conflicto con la expresión de nuestra verdad . Antes de hablar es buena idea conectar con la emoción que nos atraviesa e interrogarnos sobre la intención que tenemos al comunicarnos. Tenemos la oportunidad de alcanzar un lugar mucho más profundo desde el cual conectar con el otro y Pluto nos ayuda a alcanzar esta profundidad. Este proceso puede ser intenso , desafiante y muy liberador. ¿cómo está nuestra comunicación con los demás? ¿dónde nos sentimos bloqueados o atrapados? ¿de qué estamos concientes pero no logramos expresarlo? ¿qué nos impide unirnos a los demás en colaboración? ¿ nos hemos aislado de los demás? ¿porqué? ¿a qué le tememos? ¿con quién hemos perdido el contacto y porqué? ¿cuál es nuestra responsabilidad?

La Cruz Cardinal está formada por cuatro signos. Durante esta Luna Nueva, Cáncer es la parte vacía de la Cruz. Cáncer es el signo del útero y de la Madre. Es este lugar de la Cruz Cardinal donde encontramos el potencial, la parte creativa de la dinámica de la Cruz. La actividad que está ocurriendo en Aries, Libra y Capricornio necesita de la energía de Cáncer para alcanzar su máximo potencial de transformación. Es la energía que nos ayuda a crear la alquimia que permite que traspasemos el cambio.

¿Qué quiere la divina energía de la Madre expresar a través de mi? ¿cómo participo concientemente en la gestación y nacimiento de esta energía en mi? Estas son preguntas que si las formulamos con sinceridad obtendremos respuestas que nos ayudarán a armonizarnos y equilibrarnos con los cambios que vivimos. El útero representa la mente creativa del cosmos manifiesta en la materia. En estos momentos algo debe morir y disolverse para que podamos decir que sí a lo que estamos gestando y darle luz.

Estamos gestando el renacer de nuestra verdadera capacidad creativa.  A medida que lo familiar, lo conocido, se desvanece, muere, desaparece, también estamos creando una nueva energía y una nueva estructura . Esta Luna Nueva en Libra nos invita  a que encontremos soluciones creativas a través de nuestro encuentro con los demás. Nos adentramos en un tiempo en que la colaboración, la cooperación y la solidaridad serán el tejido y la estructura que hemos creado para que el amor fluya. Es en nuestras relaciones más próximas que afirmamos nuestro compromiso de participar de esta creación.

Es importante que seamos capaces de reconocer cómo se mueve la balanza entre nuestra parte que quiere que las cosas se queden como están, y la parte nuestra que invoca el cambio. En este eje encontraremos lo que bloquea o lo que potencia nuestra creatividad. Nuestra resistencia al cambio impide el fluido de la energía de la creación. Es en nuestra entrega y aceptación total al proceso que encontramos el equilibrio que nos permite tener acceso a la fuente creativa en nuestro interior. Es vital que reconozcamos que lo que realmente amamos en nosotros quiere salir a la luz y manifestarse. Es tiempo de compartirlo.